I Love Bicis

No sin mi iBici (I)

Por: Pablo León

15 nov 2010

I_bikelogo 

Y llegó el día que Jobs (Steve) me conquistó. Tras un descarado chantaje a mi compañía de móvil, hace un mes me llegó el iPhone. Desde la entrada del artilugio en mi vida todo ha cambiado. Es un poco como cuando ves una peli de Lars von Trier que te deja el cuerpo de otra manera; con el teléfono de Apple pasa lo mismo. No sabes si para bien o para mal pero te altera el ánimo. El aparatito es muy de modern@s -aunque muchos reivindiquen la Blackberry- y, nos pongamos como nos pongamos, la bici se lleva, entre sus aplicaciones no podían faltar unas decenas dedicadas a las dos ruedas: cuentakilómetros, GPS, mapas y hasta taller virtual. Hay de todo. Además, existen soportes para colocar el teléfono modo TomTom; altavoces para escuchar música (biciTunes) y, si notas que se acaba la batería, te enchufas estilo dinamo y a seguir conectado. Bienvenidos a la era del geek cycling o los tecno pedales.

Mi compañero de piso, adicto al iPhone desde el sofá de la cocina, ya me avisó: “Cuando lo tengas verás que se puede usar para todo y serás peor que yo”, decía el agorero. “Bueno por lo menos en la bici me olvidaré del cacharrito”, me engañaba a mí mismo. BioLogic-CycleTunes
Así, inocentemente, la primera vez que me subí en la Kastel con el lustroso teléfono pensé en la música. “Es genial ir por la ciudad escuchando los greatest hits de Christina Rosenvinge que, como es activista de la bici, da buen rollo”, me dije. Luego pensé en los cascos, la pérdida de atención... Y descubrí que no había problema. Que quieres BiciTunes, instalas un soporte para el teléfono y otro para los altavoces y todo resuelto

Rápidamente surge otra duda: ¿durará la batería? Puede que con tanta aplicación, se le agoten las pilas al ingenio. Nada de eso. Maravillas de la tecnología, si te quedas sin carga te conectas a la rueda delantera, con tu propio pedaleo aportas energía a todo el sistema y encima eres ecofriendly. Todo por algo menos de 100 euros. Eso es lo que cuesta una dinamo que recarga los aparatitos usb que un ciclista 2.0 necesita. Un aviso: cuidado aquellos que tengan debilidad por la idiosincrasia choni-pokera que ya les veo con alerón en el casco y electrónica a todo trapo saliendo por los altavoces.

 

Una vez que la descubres ya se hace necesaria. Es lo que tiene la técnología. Así que cuando te llega el kit para ser un tecnobiciclista no puedes contener el ansia para instalarlo. No todo es tan fácil. Los cables no encajan, sobran piezas y encima te das cuenta de que los frenos rechinan. Bicycle-hazard-sign-image No pasa nada, consulta al oráculo de la manzanita y descárgate Bike Doctor. Esta aplicación es como el clip de Word pero en lugar de ayudarte con un documento te desglosa, paso a paso, cómo desmontar los cambios, reponer el cable de freno o engrasar la cadena. Y esa es sólo una. Para ver novedades de bicis está la aplicación Orbea; para mapas, iMap my ride; para consultar las bicis libres del sistema público de Barcelona, aplicación Bicing; si quieres quemar calorías y empezar desde ya la operación verano, Pedal Brain es tu entrenador personal; para instalar un ordenador de a bordo, B iCycle (7,99 euros) y para un Atari de a bordo -sin pagar un euro- iBike. Esta última está muy bien y es el estandarte de una avalancha de programas y artilugios para optimizar tus carreras.

Según veo más cosas me doy cuenta de que hay de todo. Bueno de casi todo. Por ahora no hay aplicación paraguas, por ahora. Bikeor Die Pero si llueve y te da pereza sacar la bici, el telefonito tiene la solución: una partida a Bike or Die (pedalea o muere) y así te quitas el mono.

Abruma un poco pero que nadie se asuste, no sólo de Apple vive el biciclista. En la siguiente entrega: la mochila con intermitentes, el sujetaparaguas, los paraguas transparentes y la bici de Apple.

Hay 34 Comentarios

SI LO QUE MOLA ES CRUZAR BAC A LAS 7 DE LA MAÑANA ES EL SILENCIO.....SOLO EL LIGERO RUIDO DE LA CADENA...DONDE VAS CON ESE EQUIPO VAMOS A CREAR LOS NUEVOS FREAKEBIKE?

Musica y bicicletas en la ciudad!
http://www.youtube.com/watch?v=4SPRPnLYXxo

Me pasa por leer al revés, ver el 2º "No sin mi bici" antes que éste.
Secundo lo que comentan muchos, hay temas importantes, temas superfluos y publicidad.
Empecé por pensar que se trataba del de enmedio para descubrir horrorizado que no sólo es el último sino que ¡Oh, Cielos! Yo no tengo un iLoquesea, ¡Seré infeliz!.

La tecnología bien empleada me parece cojonuda. Uso GPS, cargador solar en mis salidas largas, me gusta escuchar música y, cuando necesito saber cómo hacer algo puntual, la 1ª ó 2ª pregunta se la lleva San Google.

Entonces, ¿Por qué no tengo un iLoquesea? Por la sencilla razón de que no me hace falta ese "uniforme". Hay multitud de inventos ahí fuera para "facilitarnos" la vida y no todos (faltaría más) vienen con la manzanita de marras.

Si para el autor Tecnología en Bici = Manzana, o hace publicidad o es un ignorante.

En resumen: No lo tengo. No lo necesito. No lo quiero

me pongo negro!!!
que no se puede escuchar musica si conduces una bici, ENGA YAAAAA! entonces a destruir todos los coches con radio

Felicidades !! que buen Blog !
La bici me cambio la vida , deje mi "acura" solo para
trayectos largos, ya en mi empresa se implemento
prestamos de bicis a clientes y murales a favor del la misma
es una cultura fabulosa y todo el impacto que puede favorecer en la sociedad "metropoli" .

No creo que se trate de inutilidad, sino de inoportunidad. En Madrid desde luego. Sí, tengo coche que he decidido arrinconar para usar más la bici, tengo radio cd instalado, y una toma para el ipod... en la guantera (en el taller me lo quisieron poner en medio del frontal, para que se viera bien, y no entendían cuando les dije que yo no quería mirarlo, sólo escucharlo). Pero a cambio tenemos carreteras unidireccionales, varios carriles en la ciudad, carriles dedicados a buses, taxis y motos (esperemos que pronto para bicicletas también), semáforos, limitaciones de velocidad... Respecto a la bicicleta, aquí en España, salvo casos contados, los problemas que nos acucian son de primera necesidad, respeto y sitio para nosotros en la calzada, y una red que nos lleve de un lugar a otro. Cuando consigamos eso, te juro que me compro un paraguas o un reproductor mp4 para la mochila para que mi nena vea un dvd mientras vamos de paseo o a la biblioteca.

Hola Pablo, me encanta tu blog y desde luego la forma en la que planteas el tema de la bicicleta y las nuevas tecnologias. No por ser activista de este fabuloso medio de transporte debes ser pro-todo-tercermundista y/o odiar la tecnología. Todos los avances son bien acogidos en este mundo. Además, toda la gente que no está conforme, me gustaría saber si cuando viajan en coche (si es que su religión pro-activista-de-la-bicicleta-y-yo-molo-más-que-tú) no encienden la radio, no miran a que velocidad van, no usan el manos libres y sobre todo, si existiese una guía para reparaciones, no la usarían. El usar la bicicleta no es sinonimo de dominguero, perro-flauta etc,... Más nos valdría ver otros países y/o ciudades como Berlin, en donde la gente toma una cerveza mientras van en bicicleta y al mismo tiempo con sus iPhone conectados.

Soy anti-"i", aunque esté implicada en desarrollos de aplicaciones móviles para un banco, paso de comprar un iPhone que ni siquiera cambia la hora de las alarmas en los cambios de horarios de veranos y si son zurdos, al coger el dichoso telefonito con la izquierda pierde señal..... prefiero seguir con mi viejo LG, que aunque no tenga multiples aplicaciones, para medir tantas cosas, me sirve para ir escuchando musiquita al venir al trabajo y al regresar a casa..... pronto buscaré algo nuevo...

Hoygan, señores gestores del blog... :) : la última entrada es del lunes día 15. Estamos a jueves 18. Nos lo tomamos con tranquilidad, ¿eh? ;)

Vaya....desilusión al canto...una más.
Es que además hace casi 2 años, este dichoso invento ya figuraba en una página de la fábrica de bicis DAHON.
O sea, ni siquiera novedad.

Pffffff...

No teniamos bastante con los horteras del metro que van escuchando la radio, que solo nos falta ir por esos caminos de dios y encontrarte con el hortera de bicicleta.

flaco favor a los ciclistas es este blog si escriben patochadas como la que acabo de empezar a leer.
chico, es patético. vete con tu iphone a otra parte

lo de no poder llevar auriculares con la bici es una pena.
En alemania y usa (donde he vivido años con bici) si se puede y el camino de ida y vuelta al trabajo se hace mas agradable y mas corto!!

y si los que usamos la bici a diario* nos alegramos que los del iPhone la pongan de moda? No queremos bicis en la calle? pues que se ponga de moda!!!!!
*yo, desde hace 20 años

los maricas (yo, desde hace 38 años) se tuvieron que poner de moda para poder estar donde estamos, asi que por mí, como si saca una bici H&M. En mí estará el comprarmela o no!

¿es esto publicidad encubierta? ¿no había música antes del iphone o es que estamos tontos? bueno, tontos no, estos aparatos cubren una necesidad... la de aparentar... pero claro, cualquier otro móvil con gps con soporte y altavoces no sería noticia, pero claro al ser Apple ya se da por ello que no existía antes... ¡jo cuando saquen la icuchara! y no digamos nada de la ipiedra... para terminar con la imierda... (ojo con olores descargables de la itunes previo pago)

Siempre que no se use en carretera me parece una idea espectacular! creo que todos podríamos usarlo, eso sí, teniendo cuidado y en los sitios de tráfico rodado pasar de la música ;)

Está prohibido circular en bici escuchando música o la radio a través de los auriculares. Este artículo fomenta una práctica prohibida y anómala para quien debe estar atento a cualquier incidencia cuando pedalea por una calzada, bidegorri o paseo.

macho, eres un pijo que va en bici porque está moda. puaaaag

Pocas cosas tan sintomáticas de los tiempos modernos como el engullir dentro de la tecnologia las necesidades mas importantes y definitorias de una sociedad. Recargar la bateria de la nueva divinidad, iPhone, Osana, Ohh Osana, poco menos de 100 euros....¿de qué hablamos? ¿para quién se escribe estos artículos? ¿otro manierismo mas? ¿otra moda que usa y lo tira todo a los tres meses despues que todo tu entorno se ha cansado de lo nuevo, y de ti el primero? La bici como soporte comercial de la nueva religión contemporanea: Apple-MAc
¿Cuanto paga Apple a este delicioso blog? o ¿es solo una reverencia gratuita?

como dijo aquel refran: no hay dia sin sol ni paleto sin transistor.
Que bonito estar pedaleando y disfrutando de la tranquilidad al aire libre y que alguien con su supermega ipod lo rompa todo.
Mr Jobs: para cuando un ipod con pedales?? juas,juas juas...

Espero no encontrarme a ninguno en mis paseos...

Si no me parece del todo mal, siempre será mejor un mal blog de bicis que ninguno bueno, es que, viviendo en Madrid como vivo, y habiendo taaaanto por hacer, pensar que el único problema que pueda tener alguien sea si pongo el ibici o no, me parece surrealista. Yo cuando circulo con la nena llevo una mosca detrás de la oreja que me dice que me estoy jugando el tipo y el de ella, y no tengo que tener cuatro, sino cien ojos, para poder recorrer un mínimo trayecto. Como dije antes, no me parece malo el artículo en sí (en Amsterdam, en Barcelona, en Sevilla incluso, me parece casi casi apropiado -otra cosa es que alquien te pase al ritmo de Siempre Así-, pero señores, en la capital del maldito reino este artículo es, como poco, banal.

A mi también me va desilusionando un poco el blog, NIkrotis. Creo que un blog es una herramienta muy poderosa (sobre todo al estar publicada en un medio con tanta difusión) y hay tanto por hacer en el ciclismo urbano en general (no digamos ya en Madrid en particular, ciudad donde se publica el diario) que ocuparse de estos temas tan banales me parece un desperdicio de recursos lamentable. En fin..., salud y pedales.

A mi también me va desilusionando un poco el blog, NIkrotis. Creo que un blog es una herramienta muy poderosa (sobre todo al estar publicada en un medio con tanta difusión) y hay tanto por hacer en el ciclismo urbano en general (no digamos ya en Madrid en particular, ciudad donde se publica el diario) que ocuparse de estos temas tan banales me parece un desperdicio de recursos lamentable. En fin..., salud y pedales.

Patética la figura que el pedalista compondrá escuchando musiquitas inanes según se desplaza, y, lo que es peor, con ese hispánico desprecio al silencio, haciéndoselas oír a los que comparten con él la calle. Muy bonito, pedalista. La contaminación acústica es también contaminación. (Y la música de la Rosenvinge un petardo, independientemente de sus simpatías ciclistas.) Corolario: me revientan los místicos de la manzana mordida.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal