I Love Bicis

Queridos Reyes Magos…

Por: Pablo León

04 ene 2011

 

Diarios_de_bicicleta_grande 

Este último año no ha sido el mejor. Con el credit crunch se ha destruido mucho empleo, solo han grabado seis capítulos de The Walking Dead y no he podido cambiar los frenos de la bici. Pero pasé la ITV anual, tal y como se recomienda. Como el mundo estaba fatal, he de reconocer que he tenido tendencias nihilistas y casi no me he puesto el casco. Por lo menos, no me he saltado muchos semáforos, he discutido con poca gente por las calles y, si he circulado por la acera, no he amedrentado a los peatones. Cuando acabe la Navidad y deje de comer como si el mundo se fuese a terminar mañana, estaré, de nuevo, pedaleando por las calles de Madrid; por eso quiero regalos para la bici.

Alforjas o cesta. Tengo una duda. La cestas tiene un rollito europeo que me gusta pero las alforjas molan. Colores brillantes, recubrimiento plástico y espacio frente a rejilla y sofisticación. Difícil. Ni siquiera David Byrne lo tiene claro. “Aquí [en Europa]las bicicletas mismas son prácticas. Generalmente son negras, con pocas marchas, guardabarros y, a menudo, con una canasta, algo que en Norteamérica a ningún ciclista se le ocurriría añadir a su bicicleta”, escribe el que era cantante de Talking Heads. Acaba de publicar su libro en castellano, Diarios de Bicicleta. Lo quiero, lo necesito. No es por su llamativa portada naranja, es por las ideas, entre frívolas y filosóficas, que asaltan a Byrne mientras pedalea por diferentes ciudades del mundo.

 

El año pasado la bici se puso de moda. Y, observando un poco el mundo de las tendencias, decidí recuperar el gorro de aviador soviético que usábamos en Berlín en invierno. Quise adelantarme, era tarde. El  moderneo capitalino ya lo había incluído en su vestuario. Lo que quiero ahora es un gorro de lana, una bufanda y unos mitones. Siempre me han gustado los guantes sin dedos. Útiles para agarrar el manillar a la par que anacrónicos.

Majestades estén atentos a las ofertas y cuidado con los packs de bici con ballesta incluída. Después de que en Florida una tienda de coches de segunda mano regalara, con la compra de un vehículo, un bono para una armería cercana no me sorprende nada. Coche y AK 47 venía a decir la promoción.

Este año he ahorrado. Dinero poco; CO2, bastante. Lo he calculado. Me paso tiempo en la bici y como el sillín del año pasado me lo robaron, ahora tengo otro. Es más barato y, por lo tanto, más duro.Hello Kitty  Mucho más duro. No sufro pero cuando llevo a amig@s de paquete me lo comentan. No me vendría mal un cubresillín de gel. Uno sencillo, cómodo y sin dibujos. Hay mucha gente que no se sentaría sobre una funda con una imagen de Hello Kitty.

Por último me gustaría pediros un pack de reflectores, un dinamo cargador con puerto USB para el móvil, unas luces de quita y pon y un timbre de diseño. No me atrevo a encargaros los altavoces para escuchar música mientras pedaleo – que luego me critican – pero si la mañana del día seis aparece en casa, no me va a importar. Por cierto, el alcohol está en el mueble bar frente a la tele y aún quedan langostinos de Nochevieja en el frigo.

Hay 9 Comentarios

Alforjas for ever! Las cestas añaden peso a la dirección, lo cual siempre resulta arriesgado. Alforjas hay de mil tipos, algunas muy bonitas. No quiero hacer publicidad, así que no sé si mencionar alguna marca o tienda on-line...
Pero yo uso las Basil.

"Diarios de una Bicicleta " es un imprescindible para los ciclistas / lectores, bastante ameno y divertido, muestra el recorrido de David Byrne y sus experiencias ciclables en distintas ciudades por las que pedalea.
Y es que Mr. Byrne decidió un dia subirse en una bicicleta, y ya no se bajó, pues una vez que montas " la sensación de felicidad es plena y la visión que tienes de la ciudad mas positiva" . Es una verdad como una bicicleta de grande, cuando pedaleamos somos mas felices, y nuestra relación con el entorno, mas buena, mas libre y mas bella. Todos asociamos la bicicleta a la infancia, verdad, al ocio, al tiempo libre, por la tanto a las cosas que nos hacen mas y mejores personas. Ole David Byrne ! Ole los ciclistas felices! Abrazos desde Sevilla. Voy a dar una vuelta en la bici ! ;)

Hola, Carlos.
Yo siempre voy en bici y por la noche parezco una verbena. Llevo tres luces en la parte posterior, además de dos reflectantes. Y otras dos en la parte delantera. También reflectantes en los laterales.
A mí, si me golpea un coche no puede aducir que no me ha visto. En todo caso podría alegar que mis luces le ponían histérico.

Por favor, os lo pido de rodillas, que se os vea mas y mejor.
No hay cosa peor que en horas de poca luz, o en días de lluvia o similar el automovilista se encuentre con una sombra vestida de negro y sin ningún chisme de colorines o luz que avise de esa presencia, pasando como una exhalación demasiado cerca del auto.
De verdad que os queremos un monton y nos dais una envidia loca, pero haceros ver coño, que no cuesta na.
Comprar y regalar iluminaciones o colorines, por favor, tengamos la fiesta en paz.
Feliz año y menos coches.

Al fin y al cabo, traigan lo que traigan, lo que hay que hacer es pedalear, pedalear y pedalear. Por mucho que se vista de seda, bici se queda.

¿Y porqué hay tantas bicis negras en vez de blancas y rojas, alegres y luminosas?

Hace dos días me pasé por una tienda de bicis muy importante que hay en mi ciudad, y la verdad es que había bastantes clientes atípicos, que parecían estar buscando regalos de navidad para allegados ciclistas.
Yo me di una vuelta para ver que tenían y seguían igual que siempre, dedicados solamente a bicicleta de montaña y carretera, con el mejor material del mercado y precios de joyería.
La verdad es que me llevé una desilusión, por que de bicicletas urbanas seguían sin tener nada, bueno como no, 4 Brottom y para de contar, por no tener, no tenían ni un aparcabicis en la puerta (los clientes de esta tiendan vienen en coche), asi que tuve que atar la mía a un mastil del porche exterior. Una vez en el interior vi que dentro tenían una especie de soportes para las bicicletas de los clientes, y me acordé que este tipo de cliente no suele llevar candados en sus bicis.
Una pena la verdad, pudiendo disfrutar de tu bici todos los días, solamente poder montar el sábado o el domingo.

Una carta muy interesante!! Lo que no entiendo es como sus "Majestades" no se modernizan y cambian el camello por la bici. Esos bichitos necesitarán jubilarse después de 2011 años, no?

Queridos Reyes Magos.

Este año he sido muy bueno. He circulado con precaución, respetando las normas. No he insultado ni respondido a los automovilistas que me han agredido verbalmente o me han echado el coche encima (es que a los ciclistas no ven como un cancer del arcén). He cuidado de mi entorno medioambiental y he procurado contaminar poco y gastar poca energia (solo la justa en casa, que hay que ser sostenibles).

En fin queridos Reyes, solo os pido un par o tres de cosas: La paz en el mundo, el respeto medioambiental al planeta, y a ser posible, que pueda circular con mi bici por mi ciudad sin temor a que un autobús me invada la vía o un coche me de un mal golpe.

Siempre monárquico-mágico, vuestro admirador secreto:
Nino Schurter (campeón del mundo de MTB).

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal