I Love Bicis

La guerra de las aceras

Por: Pablo León

24 feb 2011

ARTCRANK-299x300
En la misma semana la Dirección General de Tráfico apuesta por las bicicletas como vehículo preferente en las ciudades y permite a los biciclistas circular por las aceras de más de tres metros de ancho para luego, un par de días después via @ministrodeinteriorrubalcaba, matizar que solo por aquellas que tengan carril bici. En resumen, Tráfico va a permitir circular por el carril bici. Es la política de vamos a cambiarlo todo para que todo siga igual.

"La DGT quiere fomentar el uso de la bicicleta no ya como medio de transporte alternativo, sino preferente", aseguró hace casi una semana el subdirector general de normativa de la DGT, Ramón Ledesma. Carrilbici Parecía que preferente implicaba la ampliación de espacios y el reconocimiento social de la bicicleta, en realidad se refería a la posibilidad de circular por el carril bici. Menudo cambio radical.

El espacio hay que quitárselo a los coches no al peatón. Partiendo de esa base, es mejor instalar el carril bici en la calzada. Pero permitir circular por las aceras es básico en algunos tramos de la ciudad, sobre todo las zonas agresivas. En Madrid y en nombre de la seguridad (la capital es una de las ciudades más tranquilas de Europa) el parque de El Retiro cierra por las noches. Además de controlar el uso ciudadano de un espacio verde, el cierre corta la comunicación entre la puerta de Alcalá y O´Donnel lo que obliga al biciclista a circular por la calle Alcalá. Ese tramo es como una carrera de cuadrigas de Star Wars con túnel incluido. La acera es insultantemente pequeña, aún así alguna noche he pedaleado por ella. A los biciclistas no nos gusta ir por la acera: es más lento y complicado. Pero saber que, cuando temes ser revolcado por la calzada, puedes usarla, alivia. Es como Concha Velasco con las tena lady: no las necesita siempre pero va más tranquila con ellas.

Desde la sede central de ConBici se ha emitido un comunicado (muy educado y muy correcto) al respecto: “Preferimos evitar las aceras pero, transitando por ellas en condiciones adecuadas, ayudan a la promoción de la bicicleta y consideramos positiva la regulación de su uso en la reforma del Reglamento General de Circulación”. Y añaden que si apoyan y alientan más espacios peatonales no es a costa de reducir “nuestro espacio vital”. Vamos que si de verdad se quiere promocionar la bicicleta se tienen que hacer políticas que la regulen no que la atenacen.

Brenda Leyva

“Es que los ciclistas también…”, decía el otro día mi tía con una cierta acritud. Esa postura existe porque los usuarios de la bici han sido los últimos en llegar al entorno urbano y empiezan a reclamar espacio y atención. Pero no por ser los últimos tienen que aceptar todo lo establecido. Porque hayan sido espacio exclusivo de los peatones, las aceras no deben estar vetadas a las dos ruedas. En Berlín (una vez que visitas la capital alemana aparece, casi inevitablemente, el síndrome porque en Berlín que consiste en comparar todo con la Disneylandia de los posmodernos) la gente no solo va por la acera, a veces pita. Y los peatones se apartan con un gesto amable. El otro día pité a unas señoras de esas que van paseando y se paran en seco para dramatizar la conversación. Al sentir el sonido del timbre interrumpieron su avance informativo y cargaron toda su ira verbal contra mí. Las llamé maleducadas y se quedaron de piedra. A las señoras del barrio de Salamanca las puedes llamar de todo pero una simple alusión a su educación las deja estupefactas. Para fomentar la bici la DGT debería organizar viajes de educación vial, para peatones, conductores y ciclistas, por Europa. Y cursos intensivos en Japón.

 

 

Hay 34 Comentarios

Vaya delito ¡andar por la acera en bici! En muchísimos países es habitual, normal e incluso integrador, ver a pesonas, bicis, triciclos, patines... compartir la acera sin ningún tipo de problema y con total respeto. La bici es algo integrador, no una barrera!

Un ejemplo: http://revolucionalegre.blogspot.com/2010/11/una-vida-sobre-ruedas.html

Totalmente de acuerdo con tu entrada, a mí personalmente no me gusta tampoco ir por las aceras (casi nunca voy), ahora es como bien dices, algunas veces es sumamente arriesgado ir por algunas avenidas...en Sevilla también ocurre. Saludos desde Sevilla

Pues lo siento, Santo, pero yo suelo respetar casi todos los semáforos. Mentiría si dijera que nunca me salto un semáforo, pero veo más motos pasarse semáforos en rojo que bicicletas.
Es posible que algún día te cruces conmigo y me veas parado en un semáforo...

Y en cuanto a las aceras, creo que el que circule en bici por ellas debe respetar al máximo a los peatones, llegando a parar si fuera preciso; yo no lo hago casi nunca, pero tengo claro que pertenecen al peatón y no tengo derecho a molestarles ni a asustarles. Sólo faltaba que después de lo que nos llevamos quejando de los coches, lo paguemos con los peatones, que no tienen la culpa (salvo los pesados que se empeñan en pasear por los carriles bici, que a esos si me gustaría darles un buen susto).

Animo y a seguir peleando por la bici.

No sabía lo de la marcha atrás de la DGT, me decepciona muchísimo. No veo ningún problema porque los ciclistas puedan compartir acera con peatones.
Los que escriben aqui sobre la preferencia para los peatones contra los derechos de los ciclistas, olvidan que las ciudades más amigables para el peatón tienden a serlo también para las bicicletas.
No es igual que un coche atropelle a un ciclista a que un ciclista choque con un peatón en una acera urbana. Lo siento pero no es lo mismo y todos los años mueren un poco menos de 100 ciclistas en nuestro país. Son uno de los colectivos más vulnerables al mismo tiempo que colaboran en la desintoxicación de nuestras ciudades que con las emisiones contaminantes de los coches crean problemas de salud pública que están relacionados con más de 10.000 muertes al año. Los que aquí niegan el derecho de las bicis a circular prudentemente por las aceras no hacen nada por avanzar la situacion. Gracias.

No creo que los peatones tengan que sufrir a otros vehículos. Totalmente de acuerdo cuando afirmas que el espacio hay que ganarselo a los coches, pero sin paliativos.

En las aceras hay niños pequeños que corren, gente mayor que se desplaza con limitaciones y simples peatones cuya atención no está en ir evitando ciclistas.

El carril bici es una necesidad. La reforma que si hizo (por poner un ejemplo) de la calle Baravo Murillo en Madrid fue una vergüenza. Se levantó todo para dejarlo igual, una oportunidad perdida de ir tejiendo un carril bici en el eje Norte-Sur.

Y una amonestación generalista. A día de hoy, en Madrid, no he visto uno, ni uno solo, ciclista que respete los semaforos. Me parece que esta actitud lleva a dos sitios: a la perdida de una buena imagen de cara a la sociedad y al hospital de repetirlo con tanta asiduidad. Es un suicidio.

Yo creo que en España no somos tan respetueosos y educados como los japoneses, y los que funciona allí no creo que lo haga aquí.
He visto carriles bici en las aceras en Madrid y Barcelona y puedo asegurar que en ambas ciudades no los respetaban ni los peatones ni los ciclistas. Aparte, en el caso de Madrid, está muy mal planificado. En la calle Hermanos García Noblejas hicieron un carril bici en la acera hace unos años, dicho carril da un rodeo para pasar un puesto de la ONCE, se corta al llegar a un kiosko de prensa y continua al pasar éste. Este mismo carril bici de Madrid pasa por la puerta de un colegio, donde la acera es más estrecha y donde se producen aglomeraciones de personas a la salida y la entrada de los niños. Para evitar accidentes la decisión que tomaron fue la de separar el carril del resto de la acera mediante una valla, igual que las vallas que separan la acera de las calzadas. Lo dicho muy mal planificado.

muy buen articulo pablo y perdona que te tute pero me has hecho reir tres veces y creo que te mereces mi reconocimiento y felicitacion..si supieras que lo que escribes se vive en todas ciudades de España..el verano pasado estuve por Valencia y me impresiono lo bien montado que lo tienen con los carriles-bicis, yo soy de Gran Canaria y tenemos el mejor clima del mundo y los peores carriles-bicis del mundo, tenemos dos y uno de ellos es un jugarte el pellejo...coches que cruzan por el medio, paradas de guaguas(autobuses) justo encima..en fin es lo que hay,si quieres te envio un video y lo ves por tu propios ojos al fin y al cabo mas vale una iagen que mil palabras..chaito y a seguir publicando con ese estilo incisivo.

A veces no sé qué me da más miedo y/o desesperación, si los coches o los peatones que se meten en el carril bici sin mirar ni nada... y que encima luego se enfadan si les pitas. El carril bici sevillano está sobre las aceras, así que a menudo tiene estas cosas.

Por fin algo se mueven. En parte dejan de promocionar y "usar" asociaciones carrilbicistas para sus fines: Apartar las bicis de la calzada a mayor gloria del "motor-petróleo".
La bici debe ir por la calzada, con tráfico pacificado y dejar a los peatones (que somos todos) su espacio natural.
Eso si, ir en bici no es saber mantenerse encima, es saber conducirla, respetar señales de tráfico, etc.
Eso deberían promocionar, porque con el tiempo tendrán que hacerlo así, si o si.
El tiempo que tarden haciendo carriles-bici nos costará mucho dinero y muchos más accidentes. (Si no se asombre nadie, la más alta siniestralidad en bicis se produce por los carriles y no por la calzada).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal