I Love Bicis

Dolor de culo

Por: Pablo León

31 mar 2011

Carta abuela Toronto
"Cuando voy al centro, los ciclistas me parecen un dolor en el culo". Literal. "A pain in the ass". La frase, del alcalde de Toronto Rob Ford, muestra el compromiso que el conservador tiene con las bicicletas. Lo dijo en un pleno del Ayuntamiento, meses antes de llegar a la alcaldía de la capital. Luego añadió que, en aras de la seguridad, era mejor que los ciclistas circularan por vías segregadas. Una medida contra la que votó en un pleno. Pero este alcalde, archienemigo de las bicicletas, tiene su némesis: una señora que, en los cruces de la ciudad canadiense, entrega un sobre a los ciclistas. Dentro, 5 dólares y una carta: "Gracias por vuestros esfuerzos para que Toronto tenga un aire más limpio [...] Gracias por vuestro liderazgo".   

Ciclistas vs peatones. Entre su retórica, el alcalde Ford recurre al enfrentamiento entre caminantes y pedaleantes. Peaton_cojonitis3
Habla sobre seguridad y educación vial, argumentos que la anciana anónima rechaza, elegantemente, con escritura y dólares. En las ciudades donde crece el uso de la bicicleta, muchos peatones expresan en alto su rechazo a las bicicletas. Miedo, accidentes o velocidad son palabras que se repiten en cuanto se habla de velocípedos. Y algunos alcaldes (y alcaldables), sobre todo en campaña, toman nota y establecen discursos hiperrestrictivos a la circulación en bici. 

No hay duda de que el  peatón es el elemento más vulnerable del sistema de movilidad. En España, en las ciudades, representan el 46% de los fallecidos en accidentes de tráfico, el 30,6% de los heridos graves y el 13,7% de los leves, según la DGT. Pero en todos esos incidentes normalmente ha estado implicado un atomóvil no una bicicleta. 

Todos somos peatones en algún momento de nuestra vida, no así conductores. Proteger el estatus y la seguridad de los transeuntes es básico pero no hay que dejarse llevar por el populismo ni la manipulación. La lucha de los ciclistas no es con los peatones; tampoco con los automóviles que, en todo caso, serían un enemigo más lícito. La pelea es por el derecho a poder circular por las ciudades con seguridad. Del mismo modo, las quejas de los ciudadanos que van a pie no son contra los pedaleantes, excepto algún conductor que se considera peatón por caminar desde el lugar donde ha aparcado hasta su destino final. Su causa se centra en construir una ciudad más humana. 

Comparativa de espacio ocupado por coches, bus o bicis para llevar al mismo número de personas
"No compartimos la imagen de enfrentamiento que se ha dado entre ciclistas y peatones", dice Marcos Montes, presidente de A pie, asociación de peatones de Madrid. "Estamos contentos con las bicis pero pensamos que la acera no puede ser el lugar donde cabe todo", continúa. En unas ciudades donde el urbanismo ha sido salvaje y esclavo de los coches, las aceras son un bien a reivindicar y defender. Por eso, la intromisión de las bicis en ellas levanta suspicacias en algunos ciudadanos. Los ciclistas no quieren surcar las zonas peatonales sino recorrer la ciudad. Ante el miedo que producen las calzadas, las aceras son, en ocasiones, un recurso; una isla de seguridad en el océano de motores.  

El alcade de Toronto usaba como escudo de su exabrupto antibicis a los peatones pero estos no se quieren dejar manipular tan fácilmente. El enfrentamiento pie-pedal es gratuito y capcioso. Pedestriasn and cyclists La heroína anónima con sobres cargados de billetes de dólar es un ejemplo de que l@s urbanit@s no quieren ser utilizados. Las personas que viven en las ciudades desean habitar urbes cercanas, transitables y cómodas. Y la bici es básica en esa pretensión. "Desde Peatones de Sevilla tenemos claro que nuestro principal objetivo radica en defender un modelo de ciudad más accesible para todos. Siempre hemos defendido los carriles bici solo pedimos que su construcción respete el espacio de los peatones y la accesibilidad universal", escribía en una columna Pablo Barco, presidente de la asociación.

Defensa de su espacio vital, de su terreno. La bicicleta no quiere ese espacio; solo quieren tener un hueco. Y lo que es un dolor es ver cómo políticos demagogos intentan enfrentarnos. En mes y medio se celebran elecciones autonómicas y municipales en casi todas las regiones de España. ¿Entrará la bicicleta en campaña con un discurso serio o se hablará de ella en el terreno de los reproches y la manipulación? 

 

Hay 22 Comentarios

Txarli, eres un payaso. Vete a giñar.

"Por cierto, Txarli: ¿vas siempre llamando "chorradas" a las opiniones de los demás que no te gustan?"

No: yo solo voy llamando "chorradas" a las chorradas. Aunque a veces, en mi esfuerzo por ser educado, también llamo "chorradas" a las jilipolleces, como las tuyas.

Y tú, ¿vas siempre por ahí diciendo chorradas (la de "¡Abajo la dictadura peatonil!" es divertidísima) y haciendolas pasar por opiniones?

Añado más: no entiendo, sinceramente, esta moda de criminalizar al ciclista urbano, como si fuera el causante de todos los males del sufrido y santo peatón y del sufrido y santo conductor de coches privados. Si hay que buscar un culpable de ir por la ciudad despistado e incumpliendo a menudo las normas es el peatón. El ciclista urbano , por mi experiencia de muchos años, conduce con prudencia por la cuenta que le trae. Suele ir con los ojos bien abiertos y pendiente tanto de coches como de peatones imprudentes. Sin embargo, el peatón va a su aire, hablando por teléfono, escuchando música , leyendo algo, con prisas, invadiento carriles -bici, cruzando calzadas por donde no debe o no puede, etc. etc.
¡Basta ya de criminalizarnos! ¡Abajo la dictadura peatonil! ¡Abajo el coche!

Por cierto, Txarli: ¿vas siempre llamando "chorradas" a las opiniones de los demás que no te gustan?

No, si ahora va a resultar que los PEATONES son unos benditos y unos santos que NUNCA cruzan una calzada por donde no deben, que NUNCA invaden el carril-bici, qué NUNCA cruzan de espaldas al sentido de la circulación porque "si no se oye venir un coche será porque no viene nadie" (a punto estuve de atropellar ayer a un abuelo que cruzó la calzada sin mirar porque, supongo yo, el tipo debió de pensar que, dado que no se oía venir a ningún coche ni a ninguna moto, entonces seguro que no venía nadie. Pues oiga, sí, mire por dónde llegaba yo con mi silenciosa bici, capullo!!! XD).
Por tanto, casi nadie se cree ese rollo de "Uh, uh, probesitos peatones, sometidos a la dictadura maleducada de los malvados ciclistas urbanos que no respetan nada, uh, uh..., qué miedo...". No cuela, chavalote. XD
Y, sí, puede que las matemáticas y la teoría de conjuntos desmientan que "un ciclista de más es un coche de menos" (¡malditas ciencias!), pero lo que es seguro es que quien está conduciento una bici por la ciudad NO está, al menos en ese momento, conduciendo un coche. Y eso es ya un avance, a mi modesto modo de ver, claro.
"¡¡ Probesito peatón, socorrito...!!!, ¡¡¡le atacan los malvados Ciklistas Asesinos, socorritoooo...!!!" XD

"-----¿Por qué iban a tener que agradecerte los peatones que uses la bici?----- Ya lo dije:"

Sí, ya lo dijiste. Y una chorrada repitida es una chorrada al cuadrado.

Puestos a elegir entre un automovilista en la calzada dando por saco (quizá) a otros automovilistas, o un cicleatón en la acera dándome por saco (sin duda) a mí peatón, yo lo tengo claro: prefiero el automovilista. Los rollos esos de la sostenibilidad de la bici y tal y cual están muy bien para el futuro, pero no compensan el hecho de que circulando por la acera estás dando por saco a los peatones AHORA.

Si quieres que los peatones tengan algo que agradecerte, mantente en la calzada. Los peatones te lo agradecerán del mejor modo posible: no dándose cuenta de que existes.

Decir que una bici más es un coche menos es consecuencia de no haber prestado atención en el colegio cuando explicaban teoría de conjuntos. De hecho teniendo en cuenta que la mayoría de los desplazamientos en ciudad no se hacen en coche, si no más bien en transporte público o andando lo más probable es que una bici más signifique un peatón o usuario de bus menos.

A pain in the ass significa 'un coñazo'. No se traduce literalmente

-----¿Por qué iban a tener que agradecerte los peatones que uses la bici?----- Ya lo dije: porque cada bicicleta de más supone, posiblemente, un coche de menos en las ciudades. El coche, nos guste conducir o no, es una plaga a fecha de hoy. Lo que nació siendo un signo de progreso y avance se ha convertido, por su uso desaforado en todas partes, en una plaga, en una peste, en un peligro y en un incordio (ruido, olores, contaminación, riesgo de atropello, sobreocupación del espacio urbano, insostenibilidad económica y energética, etc. etc.). Por eso, un ciclista de más es un coche de menos, y el peatón, víctima también del sobreempleo del coche en las ciudades, debería agradecer al ciclista su valiente decisión de circular en una frágil bici y dejar el coche aparcado en casa.

¿los urbanitos?

¿los urbanitos?

A diferencia del alcalde de Toronto (que parece tonto, literal) está el también conservador alcalde de Londres Boris Johnson, que fomenta y defiende la bicicleta urbana como principal herramienta medioambiental de movilidad sostenible en la City.


Dentro de lo que cabe, este político inglés si que es un ejemplo a seguir para los alcaldes de ciudades del primer mundo.


http://megagalerias.terra.cl/galerias/actualidad/galeria.cfm?id_galeria=57890

> "Incluidos los peatones: deberían agradecernos
> a los ciclistas que usemos bici"

¿Por qué iban a tener que agradecerte los peatones que uses la bici? ¿Quién te has creido que eres, para que otros tengan que agradecerte que hagas algo que te gusta hacer? Ya está bien de darnos los ciclistas aires de importancia, ¿no?

> "¡Que no sean tan quejicas los ultrapeatones, hombre!"

He aqui la mentalidad cicleatona dominante. Joer cómo está el patio.

---- "A ver cuando empezamos a hablar de la "alianza entre ciclistas y automovilistas", porque es por ahí por donde va el futuro." ---- Un punto de vista interesante y respetable, sin duda, pero ¿por qué tendría que aliarme yo con un medio (el coche) contaminante, peligroso, ruidoso, sobreocupador del espacio urbano, etc.? En los centros urbanos del futuro las bicicletas estarán condenadas a entenderse con peatones, tranvías, autobuses, motos (a poder ser eléctricas), taxisas (¡cuerpo a tierra!), patinadores, skaters, etc. XD, pero posiblemente NO con los coches o al menos NO con TANTOS coches.
Tiene que ser una prioridad de todos los gobiernos municipales de las grandes ciudades ir vetando cada vez más el centro urbano a los coches particulares. Por nuestra salud física y mental, y por la salud física y mental de los propios conductores de autos particulares.
Por tanto, me niego a aliarme con los coches o, en todo caso, me niego a pensar que el futuro de la movilidad urbana pasa por una alianza de bicis y coches. Todos tenemos que cambiar. Incluidos los peatones: deberían agradecernos a los ciclistas que usemos bici: cada bici de más es, posiblemente, un coche de menos y por tanto menos riesgo para el peatón, menos humos para el peatón y, en suma, una ciudad más habitable para el peatón. ¡Que no sean tan quejicas los ultrapeatones, hombre! XD
He dicho.

Amigos hasta en el infierno, decía mi padre. No creo que haya que enfrentarse con nadie, pero tampoco creo que haya que poner la otra mejilla e ir cándidamente en bicicleta. Hay que exigir los mismos derechos que el resto, sean peatones o conductores, pues aunque en bici, ante todo somos ciudadanos, y también reivindicar que en ciudades donde la polución, el ruido, los excesos de velocidad, los accidentes automovilísticos, los atropellos de peatones por vehículos motorizados y la violencia que se genera en los individuos que se ponen al volante de su coche, las bicis deberían ser una bendición y no un problema.


http://www.inopiamientos.blogspot.com

Es siempre un placer ver como mis imágenes van apareciendo reutilizadas por acá y por allá, aunque habría sido un detalle que pusieras créditos o un enlace al original:

http://bicilibre.livejournal.com/84690.html

... que ya es antiguo y forma parte de la serie de "carril-señales" con las que me estuve divirtiendo en mi blog durante agosto y setiembre del 2007:

http://bicilibre.livejournal.com/2007/08/

En fin, minucias de estilo aparte: el conflicto entre ciclistas y peatones es un producto completamente artificial creado estrictamente por la desastrosa cultura cicleatonil que se ha desarrollado en las últimas décadas, y de la cual los responsables son (somos) los propios ciclistas, sin atenuante ninguno.

Y el discurso sobre la "alianza" entre ciclistas y peatones no es mas que un intento de vestir bonito un muñeco que no tiene ni pies ni cabeza. "Alianza entre ciclistas y peatones", dicho por un ciclista, significa en realidad "los peatones nos tienen que aguantar y a cambio nosotros no les atropellamos". Pues, la verdad: no cuela.

Los ciclistas no pintamos nada "aliándonos" con los peatones: lo único que tenemos que hacer es dejarles en paz en sus espacios, porque nosotros ya tenemos nuestro espacio natural: en la calzada y con los coches.

A ver cuando empezamos a hablar de la "alianza entre ciclistas y automovilistas", porque es por ahí por donde va el futuro.

http://i3.photobucket.com/albums/y99/bicilibre/propaganda/CiudadCiclista2010_bl2.png


Todos somos peatones. Incluso los ciclistas urbamos somos peatones muchos días del año, algunas horas del día. Dicho esto, creo que la implantación de la bici en la ciudad pasa por que el peatón se mentalice de que su forma de caminar por la ciudad quizá deba cambiar algo, porque podrá cruzarse con más de una bici durante su caminata. Todos los días tengo que frenar (la bici) porque me encuentro a peatones despistados (y no tan despistados) caminando por el carril-bici, o cruzándolo sin mirar, o incluso charlando despreocupadamente en mitad de un carril-bici.
Dicho lo cual, también, es obvio que a quien hay que robarle espacio urbano es al coche, especialmente en los centros de las ciudades. Y eso solo se consigue con medidas POLÍTICAS atrevidas. Todo el mundo cree que tiene derecho a usar el coche en cualquier sitio y a cualquier hora y a cualquier velocidad. Nos pensamos que el uso del coche es un derecho humano fundamental, y que es una forma más de ejercer nuestro derecho a la libertad de movimientos, etc. Debemos cambiar esa mentalidad. Debemos ser conscientes de que los coches, sobre todo en los centros de las ciudades, son una plaga: contaminan, hacen ruido, ocupan mucho espacio, son un peligro para peatones y ciclistas, convierten, en suma, los centros urbanos en lugares inhabitables e intransitables.
Necesitamos, en fin, políticos valientes que, de una vez, tomen el toro por los cuernos y pongan coto al coche. Incluso a nuestro coche, porque casi todos somos peatones y casi todos conductores de coche de vez en cuando.

Como ciclista urbano (con los días contados porque mi empresa me manda a Alcobendas) pienso que muchos ciclistas no respetan a los peatones. Pasar a toda leche a 50 cm de una señora que no te ve venir es una putada para la señora, pero la misma putada que te pase un tio en coche a 60 km/h a 1 m de la bici y encima te haga un gesto de desprecio porque solo vas a 12 km / h cuesta arriba. Nadie es perfecto.

Las bicis deben ir por la calzada.. En general, los ciclistas son bastante incívicos cuando van por la acera.
Lo dice un ciclista (que procura ir por la calzada)

Debemos de cambiar las normas para que no tengamos enfrentamientos (con nadie), pero sobre todo con los peatones. Debemos de circular por la calzada siempre que no haya un carril bici (y siempre que éste, esté en condiciones). Debemos quitar y cuando digo quitar me refiero a restringir el espacio y el uso del coche...Sólo así tendremos unas abuelas como las de Toronto...
http://enbicixsevilla.blogspot.com/2011/03/quiero-una-abuela-torontoniana.html
Saludos desde Sevilla

BUEN BLOG

Un bonito ejercicio de conciliación Pablo, pero creo que detrás de este discurso pacificador sí hay algo de confrontación entre los que van andando y los que van en bici por las aceras. De hecho, es sospechoso que en la ciudad que más aceras bici tiene exista la asociación de peatones más fuerte de España.


No hay que depreciar el asunto. Las ciudades españolas tienen un carácter marcadamente peatonal. El miedo de los ciclistas a la calzada (a la que pertenecen) es algo irracional más relacionado con la inexperiencia colectiva que de causas más objetivas.


Lo he tratado de explicar por activa y por pasiva. En uno de mis últimos posts reincido en ello:

http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2011/03/bicicletas-invasivas.html


Y no es una cuestión secundaria. Es principal. La invasión de las aceras y la renuncia a la calzada se está generalizando en nuestras aceras hasta un punto de difícil retorno. Lo mejor del asunto es que estamos dejando el terreno expedito a los coches que campan a sus anchas en nuestras ciudades.


La estrategia pasa por aliarse con los peatones y reconocer su hegemonía en las aceras y espacios peatonales, ocupar las calzadas, ralentizar el tráfico, condicionar la circulación y el aparcamiento de los automóviles y utilizar medidas para desincentivar su uso.


Lo demás es demagogia biciclista y apología de "cicleatones":

http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2010/09/cicleatones.html


Si queremos ciudades más habitables, más humanas, empecemos por proteger los espacios peatonales como espacios relacionales, nunca como espacios de circulación vehicular. Y ésta es una responsabilidad de la gente que anda en bici, no de los ayuntamientos ni de la DGT.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal