I Love Bicis

Un 'fuera de la ley'

Por: Pablo León

27 abr 2011

Pareja en bici por Valencia. Carles Francesc
Diez kilómetros. Esa es la distancia que, como mínimo, recorro cada día por las calles de Madrid. En ese trayecto me encuentro con peatones que atraviesan la Castellana sin ningún decoro; con decenas de coches que aparcan en doble fila en la calle Alcalá y colapsan el carril bus; con camiones cargados de mercancías que, al no poder estacionar en el espacio reservado para ellos, taponan pasos de cebra; con motos que circulan por la acera y que se incorporan a la circulación por lugares inesperados o con parejas que cruzan la Gran Vía por cualquier lugar. Todo eso ocurre una incívica mañana en Madrid.

“Cuando los ciclistas acaten las normas podrán exigir un espacio para circular”. “Todavía no ha llegado el día que haya visto a alguien en bici respetar un semáforo”. “Lo primero que tienen que pedir los usuarios de la bicicleta es civismo”. No paro de oír, y leer, comentarios de este tipo. Tanto que a veces me siento un poco un fuera de la ley. Se ha establecido una perversa asociación entre ciclismo urbano y quebrantamiento de las normas. Y es cierto que el sillín tiene una cierta tendencia a reinterpretar las leyes de circulación pero no es ni mayor ni diferente que las inclinaciones de muchos conductores y peatones con los que me cruzo cada mañana. Los pedaleantes no delinquimos por encima de la media.

Ciclistas_Recoletos. Álvaro García
Un total de 13,5 millones de conductores españoles admiten que no respetan los límites de velocidad en la autopista, según el estudio Driving Behaviour Questionnaire, realizado por el RACC Automóvil Club y el Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial. En el entorno urbano, además, un 25 por ciento de los conductores no respeta los pasos de cebra y un 30,3 por ciento de los peatones cruza semáforos en rojo.

Todo eso pasa en las ciudades españolas y no oigo a la gente hablar sobre el incivismo de los automovilistas o la irresponsabilidad del caminante. En cambio en el mundo de las bicis el buen comportamiento es un tema recurrente. En España ocurrieron, en 2009, 88.250 accidentes con víctimas; 48.000 de ellos provocaron en las ciudades 60.279 heridos leves, 5.175 graves y 543 muertos. Ninguno implicaba a ciclistas que en ese mismo año fueron responsables de 1.947 heridos leves, 221 graves y 13 muertos, según la DGT. La percepción engaña; los datos, un poco menos. Y si la diferencia de accidentes y víctimas es abismal, ¿por qué se asocia de manera recurrente ciclismo con inseguridad o malas artes conductoras?

Las ciudades españolas han incorporado la bicicleta a su entramado urbano tarde. Al ser un elemento nuevo es inevitable que genere el rechazo de los otros usuarios de las vías públicas. Es como cuando llega alguién nuevo al pueblo. Si además se tiene en cuenta que ni calles, ni avenidas, ni normas están diseñadas para ellas, el conflicto (ficticio) adquiere una mayor envergadura. Cuando las motos invadieron Madrid se adaptaron normativas para permitirles aparcar en la acera o avanzar medio metro en los semáforos y así arrancar antes. Esos cambios respondían a las diferencias entre los coches y las motos y se basaban en el concepto de ciudad eficiente. Favorecer la circulación para que el tráfico en la ciudad sea más fluido. Ese dinamismo implica menos atascos y una urbe más rápida que, al perder menos tiempo en sus desplazamientos, se vuelve más productiva (y amable). Como contrapartida, se generan una serie de molestias, como el secuestro de espacio de las aceras, que se asumen en aras del bien común.

Un hombre muestra una multa recibida en Nueva York. Alex Goldmark Mientras la bicicleta fomenta ese modelo de ciudad más equlibrada y efectiva, su uso se ve limitado y restringido. En algunos lugares no se les permite circular por las zonas peatonalizadas bajo ningún concepto, en otros se sanciona a los ciclistas por aparcar en el mobiliario urbano y en Nueva York la Policía ha impuesto un regimen de sanciones draconianas a los bicicleteros. En estos casos los argumentos del bienestar global, la polución o la fluidez son sustituídos por seguridad, control y prohibición. 

Legislar y ordenar el tráfico de bicis es una obligación de los Ayuntamientos en la que la Dirección General de Tráfico puede (y debe) participar. Nadie reclama un estatus alegal e independiente para las bicicletas sino una legislación mesurada y acorde con la realidad que representan. Es decir, valorando los beneficios que generan frente a los inconvenientes y los problemas (reales) que suponen. Si se tiene en cuenta todos esos factores, por mucho que les pese a ciertas personas, ir en bicicleta es un ejemplar comportamiento ciudadano. 

Hay 29 Comentarios

Nice work.

Great post I love this.

Nice

Nice article bike specially and flowers.

no se trata de un problema de bicis y coches, se trata de un problema de las personas igual que todos, así que no echemos la culpa al otro y mirémonos al espejo, es suficiente con un respeto mutuo y a las normas, y si éstas no nos agradan pues a pelear por cambiarlas, pero su incumplimiento no tiene nada que ver con esa lucha.
para acabar con este tema bastaría con que alguien con ganas en los ayuntamientos se diese un paseo por la capital danesa, como dijo un gran sabio im-presionante

Esun a falacia dividir a la población en conductores, peatones y ciclistas, la mayoría somos dos o tres cosas y probablemente los que son las tres cosas tendrán el índice de incumplir las normas más alto
Otra falacia: comparar números de accidentes es absurdo ¿Acaso hay algun estudio de verdad donde se compare la peligrosidad de cada medio de transporte? Si los hay habla de ellos y si no, no des opiniones. Se supone que sois periodistas.
No dudo quela bicicleta sea un medio de transporte interesante para distancias cortas pero ¿Qué pasa con los que vivimos en unextrarradio trabajamos en otro y no queremos o no podemos ser unos supercachas?
En todos los panegíricos ciclistas se comparan ciudades llanas y buen clima con Madrid que tiene grandes desniveles y clima continental. ¿Alguno de vosotros sube la calle General Ricardos,por ejemplo, todos los días haya 0º o 40º?

Civismo ≠ reglamento de la DGT
El civismo admite excepciones.
La diferencia está en que no todo el mundo está preparado para pensar por su cuenta respetando al prójimo.

Yo en barcelona llevo usando la bicicleta como medio de transporte desde hace mas de 15 años, nunca hasta hace cerca de 5 años he notado tanta animaversión hacia los usuarios de las bicis. En un principio creia que era consecuencia del incremento de su uso o de algunas campañas de desprestigio por parte de algunos medios de comunicación afines a la oposición consistorial. desde hace un tiempo, el asedio tanto desde el peatón como del automovilista como de la Guardia Urbana se ha incrementado. Eso sí todavia no he visto multar ni protestar por el hecho de que ningún conductor de vehiculo a motor vaya a más de 30 km/h en las zonas 30 o no se respeten los pasos de peatones. Que le vamos a hacer!

A la forista Susanabart

Bravo por las bicisendas en Buenos Aires, me alegro por ello y las defiendo, pero mi comentario respecto a mentes tercermundistas en el cono sur va mas allá de unas postas para bicicletas.
Conozco tu país desde Ushuaia hasta La Quiaca y te aseguro que viajar en bicicleta te aporta una visión muy real de lo que ocurre en tu entorno. Te recomiendo ir un poco mas allá de tus bicisendas y conocer mejor la realidad que se vive en tu país. ¿Por que te digo esto?, por que lo que descubrirás será un cúmulo de gente maravillosa, hospitalaria y preocupada por salir adelante día tras día, con inquietudes y proyectos de futuro. ¿Entonces cual es el problema?, el problema es que muchos de esos proyectos no pasan de ser proyectos y las mentes brillantes e inquietas son aplacadas por la pesada mano de mentes tercermundistas. Por que de nada sirve hacer de una capital el país de referencia, así como hacer de las maravillosas bicisendas de esta ciudad un elogio a la cultura Probicicletera de Argentina. Un país se gobierna de pies a cabeza y ello significa de Ushuaia hasta la Quiaca. No me mal interpretes otra vez, si es que lo hiciste, bravo por la iniciativa, todos en bicicleta por Buenos Aires, pero mi comentario sobre mentes tercermundistas es una invitación a mirar mas allá de la punta de nuestros zapatos para que estas ciclovías recorran toda la Argentina, así como todo el continente americano desde Alaska hasta Ushuaia. Me gustaría ponerle un titulo a este comentario: En bicicleta contra la opresión, la corrupción, el machismo y la intolerancia (mentes tercermundistas).

Hoy me he encontrado esto en uno de mis paseos. Es una señal:


http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2011/05/los-indeseables.html

Totalmente de acuerdo con el espíritu de este artículo, creo sin embargo que es lógico que los que andamos en bici estemos al margen de una ley que se ha hecho para responder y regular las conductas automovilísticas y el tráfico motorizado y por eso nos tomemos ciertas "licencias transgresoras". Lo intentaba explicar aquí:


http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2011/02/la-teoria-de-la-relatividad-se-gesto-en.html

Magnifico artículo Pablo. Poco a poco vuelves por la senda correcta y reivindicativa del ciclismo urbano y dejas el frikismo inútil e ineficaz atrás. La comparación sobre civismo entre "Farruquitos" automovilísticos y ciclistas está muy acertado y fino. ¡Muy bién biciclista! :)

Señores, la actuación de los ciclistas y la consabida reglamentación es una situación que se vive en todas partes. Vivo en Colombia y aquí las cosas son casi iguales a lo que todos aquí relatan. No creo que haya país del primer o tercer mundo, en el que los ciclistas respetemos la normatividad. Tenemos una mentalidad abierta, diferente, donde las limitaciones y las talanqueras están dadas a la capacidad física que tenemos para movernos. Somos libres, no tenemos dependencias, no pagamos impuestos, el mundo de los ciclistas es un mundo diferente. Creo que lo único que debe preocuparnos es nuestra seguridad. Lo demás vale tres cueros de sapo seco!!!

Al forista Marc Hors. Este señor hablando de Chile, en uno de los párrafos menciona al cono sur, (en esa denominación entran otros países, entre ellos Argentina). Por lo tanto le digo a ese señor que no se debe hablar de lo que no se conoce, porque como argentina comento que sobre todo en Buenos Aires, se incentiva a la gente para que se traslade en bicicleta. A tal punto se promueve este uso, que se han creado en muchas calles de la ciudad bicisendas y lugares tipo postas, donde el ciudadano puede tomar una bicicleta (contra la presentación de documento) para utilizarla por el término de (creo) dos horas y la deja en otra posta o en la de donde la retiró.
Saludos desde Baires

Sabéis esos segundos desde que el semáforo peatonal se pone en rojo y el de los vehículos en verde? Pues ahí salgo yo con la bici: para cuando se pone en verde, la mitad de la bici aún está detrás de la línea del semáforo. No sé si me lo salto técnicamente, pero me da esos segundos de vidilla para salir con la debida fuerza del semáforo.
Y no sé por donde váis, pero en la zona noroeste de Madrid los conductores no suelen ser ogros con nosotros, cohabitamos con bastante soltura. Subiendo por Bravo Murillo te cruzas con un número elevado de ciclistas, y hay un cruce en el que necesitas ocupar el carril izquierdo (de tres carriles) para girar a la izquierda camino de Francos Rguez y oiga, ningún problema, ningún pitido, nada.
Pero sí es cierto que alguna vez me ha tocado discutir con alguno que se cree el amo de la calzada, pero, si ocupas el centro de tu carril, lo único que puede hacer es adelantarte. Eso sí, algunos muy apurados, para meter miedo.
Me salto muy pocos semáforos, sólo en los que no hay nadie más esperando y el tráfico no es un problema. En el centro de la ciudad no se me ocurre porque que no se vea a nadie no quiere decir que no venga uno con coche potente creyendo que el rojo es el nuevo ámbar y me pille a una velocidad considerable.
Pero es lo que se dice más arriba: yo todavía estoy esperando que los coches respeten los 50km/h, la señalización con intermitentes, el fin de la doble fila y tantas otras pequeñas cosas que todo conductor tiene asumido. Entonces hablamos en igualdad de condiciones. Y sí, no pagamos impuestos ni seguro. La solución es bien fácil: monta en bici.

Hoy a las 8 y media o 9 de la noche coincidí en Atocha con una "manifa ciclista" -o algo de eso- hiper populosa ¡qué divertido! ¡qué envidia!
Pero al mismo tiempo y, a pesar de que estaban organizados y los policías organizaban y permitían el paso de los ciclistas, me tocó ver la prepotencia y chulería de coches (en realidad de un coche conducido por un "nene de papà") pegando la trompa del coche a las bicis o tocando la bocina: realmente chulesco

Cultura ciclista chilena... no se lo pierdan: La semana del 11 de abril un grupo de parlamentarios presentó al Congreso Nacional un proyecto de Ley que -en su artículo único – prohíbe la circulación de bicicletas en calles y avenidas, lo que por cierto causó estupor y rechazo en las organizaciones de ciclistas y los miles de usuarios de bicicletas que diariamente circulamos por la ciudad, y a su vez, enrareció y reavivó aún más el debate generado en las últimas semanas entre ciclistas y peatones por el uso de veredas.
En el cono sur de este maravilloso continente se vive cabeza abajo. Este no es un país tercermundista, ni si quiera un continente tercermundista, lo que es ocurre es que hemos de "convivir" con mentes tercermundistas. No queda otra que seguir adelante trabajando, y no por un auto mas grande o un nuevo celular, si no por el arte, la cultura y el medio ambiente.

Se debe legislar sobre estos grandes cambios eso es seguro. De todas maneras en donde yo vivo (Mendoza, Argentina) los ciclistas no suelen comportarse debidamente en las calles. si bien no protagonizan la mayoria de los accidentes es frecuente verlos violar normas de tránsito que para cualquier circulante rigen. Agrego que el flujo de bicicletas no es signifcativo ni masivo aun, aunque algunos departamentos cuentan con cilcovias en calles que representan riesgos para este medio.
Por otra parte creo que hay que empezar por preocuparse en lo personal en respetar. Respetar los semaforos, las sendas peatonales, límites de celocidad y demás.
No podemos justificar nuestros actos y nuestras faltas con las faltas de los demás. Es en principio cuestión de dar el ejemplo y de accionar en lo personal. Si veo que alguien no repeta la señal se lo hago saber, si un automovil esta contaminando y más si es público lo denuncio. Es a partir de estas acciones cotidianas y otras tantas que todo puede funcionar como debe o al menos mucho mejor. Además no olvidemos que nuestros sentidos pueden engañarnos, me refiero a que puedo ver (creer) que no viene nadie por otro carril o que no hay ningún transeunte cruzando y pasar en rojo y no ser asi y producir un accidente por no respetar una señal.
En lo particular muchas veces he intentado denunciar emiciones contaminantes de micros en mi ciudad a un número especial para presentar estos reclamos y no he conseguido que me contesten, ese es otro tema. Los entes reguladores deben ser en igual medida responsables y competentes en la tarea que deben desempeñar.
Me indigna la recurrencia en los comentarios de aquellos que desobedecen una señal porque el otro no respeta otra señal. Me parece un pensamiento totalmente errado y que lo único que puede dar como resultado es un accidente y a largo plazo un circulo vicioso en el que cada vez se infringe más porque nadie revierte la situación. Desvalorizan la accion individual que hace a lo colectivo.

Yo sólome salto el semáforo para evitar el peligro que generan la cantidad de cagaprisas que llevo detrás de mí. Prefiero adelntarme un par de metros y tener "espacio vital" a que me adelante un tipo a menos de diez centímetros.

En cuanto al que dice lo de la moto que pruebe a comprar la aceleración de una moto y una bici, sobre todo cuesta arriba, y luego me cuenta si es necesario adelantarse en el semáforo o no.

"Cuando los ciclistas acaten las normas podrán exigir un espacio para circular"

Si se aplicase simplemente a los coches no existiria ese espacio que ha día de hoy compartimos las bicicletas con los coches.

Yo me salto los semáforos de vez en cuando, pero que tire la primera piedra quien no se haya saltado un semáforo en rojo alguna vez con moto/coche. Y lo Hago en gran medida por lo que comenta Jose, si esperas al verde, los coches te comen. Es decir, lo hago por mi seguridad.

Por supuesto si me pillan me meten una multa, los ciclistas no estamos exentos de la ley de circulación.

Simplemente, lo que pido es que no exageremos y que no generalicemos a todos los ciclistas. Sólo se consigue demonizar a una parte (bicis) sin llegar a aplicar los mismos criterios a los usuarios de vehículos a motor.

Siempre habrá imbéciles al volante/manillar y en cualquier otro ámbito.

Yo uso la bici y me "salto" los semáforos cuando no supone peligro ni para mi ni para otros usuarios.
¿Por que me los "salto"?
Evidentemente por que no me multan, para que voy a mentir, pero también por otros motivos, con este solo no basta:
- no es una maniobra peligrosa si antes te cercioras que puedes hacerlo sin peligro.
- si paso tardo menos en mi recorrido.
- si me espero hasta que se ponga en verde y estoy en primera línea es muy probable que el conductor que está detrás, no guarde la distancia de seguridad, tenga prisa por llegar al siguiente semáforo en rojo, y me adelante sin respetar la distancia lateral mínima de seguridad (1,5 m). Esto lo hacen a lo mejor un 10% de los conductores, pero es suficiente para que te plantees si actúas de la mejor forma respetando los semáforos. Algunos conductores hacen esto y además intentan intimidarte o meterte miedo, poniéndote en peligro desde su santuario de seguridad. Cuando circulo por ciudad y oigo se que tengo vehículos detrás no puedo saber si el próximo que me adelante va a ser de los que tienen dos dedos de frente (90%) o de los macarras (10%).
-si me quedo en la última línea me tragaré todo el humo de los tubos de escape en la aceleración. Si hay algún camión o autobús, la inhalación de humo puede llegar a marearte.
- mientras estoy esperando a que se ponga en verde, veo como la calle que hay delante de mi no la usa nadie, esta vacía y cuando arranque estará llena de coches.
Por cierto, las bicicletas no pagan impuesto de matriculación, pero tampoco consumen la cantidad de espacio público y la cantidad de dinero en inversiones que se dedican al tráfico motorizado, para circular y para estacionar.
Tampoco es necesario tener seguro obligatorio, pero en los accidentes ocurridos no provocan la cantidad de daños materiales y personales que provoca en tráfico motorizado.
Es más con los impuestos de todos se subvenciona la compra de vehículos nuevos y el cambio de neumáticos.
Por cierto, la contaminación, el ruido, la falta de espacio público en las ciudades, y la dependencia energética exterior del petróleo no lo generan los desplazamientos en bicicleta en ciudad. A lo mejor no es descabellado primar a una forma de desplazarse que no genera tantos problemas.

El otro día vi en Almería uno que iba en bici y con un paraguas. Con un par:

http://www.ingenioconsaboralaca.com/2011/04/te-ruego-me.html

Esta vez has dado en clavo, Pablo. En la incívica Madrid (más incívica que otras ciudades por ser más grande) el respeto a los demás ha sido sustituido por la superviviencia propia a costa del resto (ejemplo: "aparco en el paso de cebra porque no hay otro sitio libre y si no lo hago así pierdo toda la mañana dando vueltas. Total, si yo no lo hago otro lo hará"). Se establece así una lucha o competición por el espacio público disponible, invadiendo unos los espacios de otros según propia conveniencia. En el caso de la bici, última en llegar a esta jungla a pesar de que ha venido para quedarse (mal que le pese al ayuntamiento) hay un limbo (sin normativa clara y sin infraestructuras eficaces) que provoca su rechazo tanto en calzadas ("molesta" a los conductores) como en aceras (asusta a los peatones). Y así seguirá todo porque nuestro soberbio alcalde seguirá mareando la perdiz con su tonillo afectado de voz pero sin hacer nada (igual que en el caso de la boina de contaminación). Al menos, hay una buena noticia: a pesar de todo cada día se ven más bicis.

Si cuando voy en moto tengo que respetar un semaforo, pq las bicis no? pq cuando se pone en rojo muchos se suben a la acera y siguen como si nada, pq con el coche tengo que adelantar al mismo ciclista varias veces pq el no para en los semaforos.


Yo reconozco que no cumplo todas las normas, pero en ciudad practicamente todas.

Si hay derechos hay obligaciones.

COMO EN TODO EN LA VIDA LO QUE HAY QUE TENER ES RESPETO Y SENTIDO COMUN

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal