I Love Bicis

"No solo representamos a 35 millones de europeos"

Por: Pablo León

15 jun 2011

Tintin au vélo Tintín usaba la bicicleta de vez en cuando. Ya fuera para escapar de la policía china o para pasear por Moulinsart, el velocípedo estaba presente en los cómics de Hergé. La tradición por las dos ruedas tiene historia en Bélgica pero no tanto éxito si se sabe que solo 4 de cada cien trayectos diarios se realizan en bicicleta (en Sevilla la cifra asciende a 6). A pesar de eso, la Federación Europea de Ciclismo (ECF) tiene su sede en Bruselas. En la ingobernable cabeza de Europa (el 13 de junio cumplió un año sin Ejecutivo por falta de acuerdo entre los partidos tras las últimas elecciones) se permite circular a contramano en casi todas las calles. Un guiño a su ordenado caos. Y aunque Magritte pintaba cielos de un azul increíble, en la capital belga el firmamento gris es norma para su millón de cosmopolitas habitantes. Y bajo esa lluvia pelea la ECF por el colectivo ciclista europeo. Chloé Mispelon trabaja en ese lobby de los pedales y va en bici por Bruselas

I ♥ Bicis. ¿Necesitamos los ciclistas un lobby?  CMon bike

Chloé Mispelon. Sin niguna duda. En la política europea los grupos de presión tienen cada vez más importancia.

 I♥B. ¿Qué hacen? 

C.M. En nuestro caso, tenemos que contar, mostrar y explicar, una y otra vez, a los políticos que los pedales necesitan apoyo. No solo porque los ciclistas sean una parte importante de la población, 35 millones de europeos usan la bici como su principal medio de transporte, sino porque es la solución para muchos retos de movilidad de la sociedad del siglo XXI. 

I♥B. ¿Qué significa trabajar en un grupo de presión? 

C.M. Es un trabajo intenso porque hay muchas cosas por hacer; estimulante porque trabajamos para mejorar la calidad de vida de la gente; frustrante porque no siempre funciona todo lo que intentamos hacer y amigable porque conectas con cualquier ciclista del mundo y, si lo necesitas, siempre están dispuestos a ayudarte. Un ejemplo: los blogeros de Cycle Chic. 

I♥B. Y desde allí, ¿cómo se ven las bicis en España? 

C.M. Sin duda España no comparte la cultura bicicletera del norte de Europa. Pero estuve en el último Velo City, en Sevilla, y me quedé impresionada. España está creando su propia cultura de bici y la desarrollará en el futuro. 

I♥B. ¿En Bruselas está muy desarrollada esa cultura?

C.M. A medias. Hay bastantes carriles, algunos segregados y otros pintados, y la normativa valora en su justa medida a las bicicletas: se puede circular a contramano en casi todas las calles de sentido único. Pero luego los ciudadanos tienen la percepción de que circular en bici por la ciudad es peligroso. 

I♥B. ¿Lo es?

C.M. El tráfico a veces es bastante denso pero no es muy agresivo. Aunque no todo el mundo tiene una bici, se nota que cada vez la usa más gente en sus trayectos diarios. Los días soleados -sí, a veces tenemos sol en Bruselas-, en algunos semáforos parece que estemos en Copenhage.

Dia europeo sin coches en Bruselas. C.M.
I♥B. ¿Es una cuestión climatológica?

C.M. ¡No! Los días de lluvia también se va en bici a trabajar, al cine o al museo o con los niños al cole. Además, algunos la usan para estar a la moda en sus recorridos diarios así que no la pueden dejar por cuestión del tiempo. 

I♥B. Vamos que se lleva...

C.M. Podría decirse que en ciertos ámbitos usar la bici es cool. Pero creo que, tendencias aparte, es más importante que los no ciclistas sepan que se pierden una parte muy divertida de la vida. Yo hago cuatro kilómetros diarios al trabajo y en el camino siempre sonrío. Da igual el día que haya tenido. 

I♥B. ¿Qué es lo peor de la ciudad para las bicicletas?

C.M. Los baches, los charcos y los robos. 

I♥B. ¿Hay muchos problemas con la mafia? 

C.M. Te refieres a esa gente que te intenta secuestrar cuando vas en bici, ¿no? [Risas] Ahora en serio, el robo de bicis es un problema en Bruselas. Todo el mundo conoce a alguién a quien se la han quitado. Yo, por eso, la meto en casa por la noche. 

I♥B. No vaya ser que tengas que ir a recogerla al mercadillo. 

C.M. En el Rastro hay una zona dedicada a las bicicletas de segunda mano (robadas o no). Para evitar esos problemas, mucha gente alquila una en el fietspunt, puntos de alquiler de bicicletas en las estaciones de tren, o hace uso de Villo, el sistema público. Si me robaran la mía, tendría que buscar otra enseguida; no me imagino mi vida sin una bicicleta

Hay 10 Comentarios

Yooooooooo estuve con joel y nuestras esposas pedaleando en brujas con lluvia y frio lo mas hermoso del mundo con su aroma de chocolate y frente a los molinos hasta perderse es maravilloso jaja ni bien llegamos a nuestro pais Ecuador me compre una bicicleta aunque no es lo mismo pues aca no hay infraestructura por ahora saludos

Totalmente de acuerdo contigo Bicilenta.... En el mes de junio visité Brujas con mi esposa y unos amigos, y fue una verdadera delicia pedalear con llovizna incluída.... Pero que importaba, la pedaleada no nos la quitaba nadie....

No, Pablo: este no es un caso de que los datos "bailen": es un caso de datos falsificados desvergonzada y chapuceramente por el Ayuntamiento de Sevilla. Y la falsificación de datos, y el cocineo en su interpretación, son mucho más profundos y mucho más serios que lo que apunta Eneko en su blog. Porque no afectan solo al nivel actual de uso de la bici en Sevilla, sino al supuesto nivel de uso de la bici que había allí antes del horror carrilbicista, al aumento neto producido, a los factores que lo han facilitado (¿qué papel ha tenido la peatonalización masiva?), al origen de estos nuevos ciclistas (¿vienen del coche o eran peatones?) y a los efectos (nulos) sobre el tráfico motorizado y el medio ambiente en la ciudad. Y todo se resume en una palabra: FARSA.

Y es una farsa con un objetivo muy concreto, claro: "vender" y rentabilizar políticamente la infame red de vías segregadas de Sevilla.

Pero lo más revelador aquí es comprobar lo deseosos que estais muchos de los pro-bici de creeros las mentiras políticas, por burdas y chapuceras que sean, y de hacer la vista gorda ante su difusión o incluso de contribuir a ella. Si creeis que dando aire a este tipo de bobadas le estais haciendo un favor a la causa de la bicicleta, estais muy equivocados.

Es hora de cambiar el juego.

Txarli estoy de acuerdo contigo con que los datos pueden bailar. Independientemente del porcentaje, la experiencia de Sevilla es muy positiva como una gran ciudad española. Es cierto que el 6% ha sido usado como estrategia de publicidad y que el dato ha sido criticado, en el blog también, pero está más que admitido, por asociaciones nacionales, internacionales, ciclistas y organismos públicos, que Sevilla ha apostado por la bici y que ha aumentado su uso.
Aunque ´solo´tenga el 4,2 % como se explica en las encuestas que aportas, sigue siendo una de las ciudades españolas con mayor uso de la bici y que más ha hecho por desarrollar su uso.
Con respecto a Flandes y Valonia, la influencia holandesa no se puede evitar y los flamencos pedalean mucho más que sus vecinos del sur. A pesar de ello, sorprende que en Bélgica no se vaya más en bici.

"en Sevilla 6 de cada cien trayectos diarios se realizan en bicicleta"

Pablo, machote: eso es, ejem, mentira:

http://bit.ly/hED734

Ya está bien de alimentar acríticamente la carril-propaganda repitiendo por las buenas eslóganes de panfleto político, ¿no?

Más allá de lo "cool" que resulte ir en bici, lo "hippy" o lo "rebelde" quizás haya que insistir más en que el actual modelo de gestión de la movilidad en las grandes ciudades es inviable y que si no se pone remedio conducirá al caos absoluto en un futuro no muy lejano, de hecho en algunas ciudades ya se está rozando. Sea en bici, a pie o en transporte público la movilidad en las grades urbes pasa por estos tres modelos de transporte, pues de lo contrario el colapso estará garantizado.

La bici no se puede vender como una moda sino como una necesidad de solución frente a temas tan preocupantes como el calentamiento global, la crisis de los combustibles fósiles y la dictadura energética de las compañías petrolíferas. La solución es bien simple: la bici (entre otras cosas) es una cuestión de salud pública (bienestar social y ambiental) y de liberación personal frente a la dictadura de las grandes corporaciones (petroleras e industrias automovilísticas).


Saludos desde la Inopia, lugar donde la única moda es la de no dejarse llevar por ninguna en concreto.


http://www.inopiamientos.blogspot.com

Para fm.
Pues sí, se da en todos los aspectos.
Valonia es industrial y se nota que el nivel económico es menor. El norte es rico, ostentoso y lleno de joyas arquitectónicas.
En cuanto a infraestructura ciclista, Flandes tiene toda una red de carriles que cruza la región mientras que Valonia está empezando a construirlos ahora. Si quieres hacer rutas en bici por el país, lo más recomendable es hacerlo en Flandes.

Un saludo.

Bruselas tiene un inconveniente importante para las bicis, y es que, aunque esté en un país muy llano, es una ciudad con bastantes cuestas, y fuertes. Aparte de eso, el firme de las calles es pésimo. La lluvia es menos problema: por algo la vecina Flandes, llana y con buen asfaltado, aunque con el mismo clima, es el paraíso de las bicis.

parece como si belgica fuesen dos paises distintos.
Flandes, nbcon la misma lengua (un dialecto) que los holandeses es la europa germanica y walonia, incluida Bruselas la latina.

¿se da esto tambien en el tema ciclista?

gracias por la respuesta

En Bruselas vi poca infraestructura para bicis, pero donde sí existe una extensa y buena red es en la región de Flandes. ¡Es una gozada pedalear por Brujas, por ejemplo!
Si queréis ver una ruta por la ciudad, aquí os la dejo:
http://bicilenta.blogspot.com/2010/09/brujas.html

Un saludo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal