I Love Bicis

Retratos en bici: Santi D'Onofrio, su bebé y la mountain bike #BikeMAD

Por: Pablo León

22 jul 2011

Santi

Podés meter la bici”. Esa fue una de las primeras frases que Santi D´Onofrio me dijo en la puerta de su local de comida rápida de Malasaña. “Debe de tener una”, me dije a mí mismo, “pocos establecimientos madrileños te dejan meter la bicicleta con tanta facilidad”. La suya estaba escondida tras la puerta que lleva a la cocina de Ay mi madre, su negocio de comida rápida; una contemporánea empresa familiar. Su bici es una mountain bike.

Llegó a Madrid desde Buenos Aires hace cinco años y en 2009 abrió la pequeña pizzería. “Fue un proyecto entre mi novia, mi padre, mis hermanos y yo”. Todos argentinos. Por eso igual cocinan pizza estilo Mar del Plata que milanesas. Va en bici a trabajar. “Tardo dos minutos cincuenta segundos; a veces me cronometro”, confiesa. Vive en Argüelles y a la vez que inauguró el negocio, estrenó vida: la de padre. Su hijo Manuel tiene 21 meses y una bicicleta. “Es una Conor Monster 120 color naranja. Preciosa”, cuenta orgulloso.

No tenía papeles. Gran parte de su familia ya vivía en la capital. A pesar de ello, les costó un tiempo, a él y a su novia, conseguir la residencia. Madrid es compleja.  “No soporto las calles angostas ni el carácter de muchos conductores. Aparte de eso, cuando bajo de casa la luz es una pasada y cuando sentís ese vientito en la cara y deslizás entre los coches que parecen congelados, no puedes más que sonreír”, resume sus casi tres minutos de trayecto diario.

Va en bici porque “lo mamé”. Su padre le llevaba por Buenos Aires. “Hacíamos salidas juntos y era un momento muy especial. Yo haré lo mismo con mi hijo”, relata. Tiene una sillita adaptada a la bici de su novia donde transporta al pequeño. No camina pero va a pedales. Eso es concienciación. La bici con Manuel a bordo la usan los dos. Es otra de montaña. “Necesito los cambios; sin ellos no soy nadie”, añade. No entiende las fixies ni las bicis urbanas con pocas marchas. “Pa, pa, pa”, imita el chasquido de los engranajes, “cambio al arrancar, al subir o al bajar. Voy un poco loco”, explica. Es argentino: habla, habla y habla. No importa que esté en el trabajo, él mezcla ideas y frases y mientras tanto se le chamusca una pizza. Lo soluciona rápido: una sonrisa, una disculpa con su melódico acento y una invitación. 

Fuma. Y pedalea. Es ciclista y adora la nicotina. “Cogí la buena costumbre de fumar solo por la noche”, justifica su vicio. Cada calada es un pequeño respiro entre un tiramisú y una porción de pizza. Pasa de largo de la crisis. Argentino pero con apellido italiano. “Como la mayoría de los argentinos, mitad de España, mitad de Italia”, comenta sin poder evitar otra de sus sonrisa. No es la misma que pone para las fotos: una mueca algo chulesca. “Es por el sol”, aclara. En esa mirada se ven los 28 años que tiene. Su cuerpo no le delata.

Si tiene que comparar las dos ciudades por las que más he pedaleado en su vida, Buenos Aires y Madrid, se queda con la capital argentina. “El tráfico allá es terrible pero creo que estaba acostumbrado a la manera de conducir. Además, es muy plano y las calles son más anchas”, continúa su plática. Entre palabras y bicis se le ha hecho tarde. Hace un cuarto de hora que tenía que haberse puesto el delantal. “No pasa nada, en un minuto estoy allí”.   

Retratos en bici es una sección semanal de I love bicis que quiere reflejar la diversidad, en imágenes, de los ciclistas madrileños. Moeh Atitar, compañero periodista de El País y fotógrafo, lleva la cámara. La idea de la sección surgió tras la entrevista a Dmitri Gudkov, fotógrafo afincado en Nueva York, que, en febrero de 2010, empezó una serie de retratos a ciudadanos de la ciudad norteamericana con su bici. A cada imagen le pone el 'hashtag' #BikeNYC. Esto es, con nuestro estilo, #BikeMAD. 

Hay 20 Comentarios

Me veo totalmente reflejado en Santi,soy argentino y a esta altura me da muuuucha pereza caminar largas distancias y ni te cuento meterme en el metro...me he vuelto un poco agorafóbico jeje...de hecho,no entiendo a la gente que no nos entiende...y a la chica de Euskadi,si supieras en los sitios que he estado en Argentina con la bici y nunca me han robado lo fliparías,igual en madrid...el secreto es no ser muy ostentoso jejeje y tener suerte claro.Tengo una Rockrider de 99 euros,con alforja,donde guardo las herramientas de la bici...por lo que debe pesar alrededor de una tonelada...no sabes la felicidad que me da terminar una jornada de trabajo y montar en la bici hasta casa,sin escaleras de metro,esperas,aumentos de abonos jejeje un saludo ,no le encuentro nada negativo,buen,los coches que nos rodean y el poco respeto por las bicis que tienen los peatones..

Tras pasar unos días en Londres, recientemente, advierto varias cosas:
* que el número de ciclistas urbanos se ha incrementado considerablemente en el último lustro. Obviamente Londres no es todavía Copenhague, digamos, pero poco le falta.
* que da igual que llueva o no: incluso con lluvia la cantidad de ciclistas urbanos es sorprendentemente alta en Londres.
* que el tráfico es, en general, caótico.
* que algunos carriles-bici son compartidos, y por ellos pasan tanto bicis como coches, motos y camiones.
* que los carriles bici no se han conseguido, en general, a base de quitarles espacio a los peatones en las aceras, sino a base de quitarles espacio a los coches en la calzada. Eso sí, como indico en el punto anterior, a veces el carril-bici no es exclusivo de las bicis.
* que las autopistas azules para bicis, impulsadas, creo, por el alcalde Boris Johnson, son una buena idea, aunque en algunos tramos son extramadamente estrechas.
* que hay una cantidad enorme de fixies circulando por Londres, cosa que, por otro lado es razonable, dado que en esa ciudad parece conveniente usar bicis ligeras que tengan una arrancada rápida.
* que los lobbies bicicleteros londinenses están muy bien organizados y gestionados por personas muy profesionales.
* que Londres, una ciudad en principio llana o con pocas cuestas, no parecería a priori la ciudad ideal para circular con bicis (urbe gigante, tráfico caótico, lluvia, frío, pavimento irregular, muchos peatones por todas partes, etc.) y sin embargo se está convirtiendo en un gran referente de la bicimovilidad.
* que lo que ocurre en ciudades como Madrid no tiene perdón de Dios.

¿¿Les quedó claro?? : )

¡¡QUE ENVIDIAAAA!! ¡¡SE ANIMA A PEDALEAR POR MADRID!! y, más ¿¿PDALEABA EN BUENOS AIRES?? No me lo puedo creer: ¿¡cómo fue que no lo asaltaron y le quitaron la bici!? Y, además ¿le resultaba mejor andar en bici allí que aquí??
Seré yo, pero además de envidiarlo, no lo entiendo (creo que soy demasiado miedosa. Algún día tendré que animarme a sacar la mía, también mountain: me hace sentir más segura

¡¡QUE ENVIDIAAAA!! ¡¡SE ANIMA A PEDALEAR POR MADRID!! y, más ¿¿PDALEABA EN BUENOS AIRES?? No me lo puedo creer: ¿¡cómo fue que no lo asaltaron y le quitaron la bici!? Y, además ¿le resultaba mejor andar en bici allí que aquí??
Seré yo, pero además de envidiarlo, no lo entiendo (creo que soy demasiado miedosa. Algún día tendré que animarme a sacar la mía, también mountain: me hace sentir más segura

¡¡QUE ENVIDIAAAA!! ¡¡SE ANIMA A PEDALEAR POR MADRID!! y, más ¿¿PDALEABA EN BUENOS AIRES?? No me lo puedo creer: ¿¡cómo fue que no lo asaltaron y le quitaron la bici!? Y, además ¿le resultaba mejor andar en bici allí que aquí??
Seré yo, pero además de envidiarlo, no lo entiendo (creo que soy demasiado miedosa. Algún día tendré que animarme a sacar la mía, también mountain: me hace sentir más segura

¡¡QUE ENVIDIAAAA!! ¡¡SE ANIMA A PEDALEAR POR MADRID!! y, más ¿¿PDALEABA EN BUENOS AIRES?? No me lo puedo creer: ¿¡cómo fue que no lo asaltaron y le quitaron la bici!? Y, además ¿le resultaba mejor andar en bici allí que aquí??
Seré yo, pero además de envidiarlo, no lo entiendo (creo que soy demasiado miedosa. Algún día tendré que animarme a sacar la mía, también mountain: me hace sentir más segura

Desde Argentina, mando saludos a santi y felicito por amar tanto la bicicleta y mantener la costumbre bien ARGENTINA por el mundo! ....santi cuando quieras dejo mi correo /msn para te contactes conmigo ariel_2874hotmail.com
mi blog www.soybicicletanomeolvides.blogspot.com
saludos desde Pergamino, Buenos Aires, Argentina...

Desde Argentina, mando saludos a santi y felicito por amar tanto la bicicleta y mantener la costumbre bien ARGENTINA por el mundo! ....santi cuando quieras dejo mi correo /msn para te contactes conmigo ariel_2874hotmail.com
mi blog www.soybicicletanomeolvides.blogspot.com
saludos desde Pergamino, Buenos Aires, Argentina...

@Carlos iriondo. Nadie te obliga a llevar una "quesera" en la cabeza. En trayectos urbanos no es obligatorio el casco. Eso si, alla tú con tu responsabilidad y esperemos que no llegue el día en que te arrepientas por no llevar.

Pablo, no me queda muy claro. Si se le ha hecho tarde para llegar al trabajo y ponerse el delantal, ¿porqué se ha quemado la pizza del cliente?

Pablo, no me queda muy claro. Si se le ha hecho tarde para llegar al trabajo y ponerse el delantal, ¿porqué se ha quemado la pizza del cliente?

Pablo, no me queda muy claro. Si se le ha hecho tarde para llegar al trabajo y ponerse el delantal, ¿porqué se ha quemado la pizza del cliente?

Pablo, no me queda muy claro. Si se le ha hecho tarde para llegar al trabajo y ponerse el delantal, ¿porqué se ha quemado la pizza del cliente?

Pablo, no me queda muy claro. Si se le ha hecho tarde para llegar al trabajo y ponerse el delantal, ¿porqué se ha quemado la pizza del cliente?

Pablo, no me queda muy claro. Si se le ha hecho tarde para llegar al trabajo y ponerse el delantal, ¿porqué se ha quemado la pizza del cliente?

Pablo, no me queda muy claro. Si se le ha hecho tarde para llegar al trabajo y ponerse el delantal, ¿porqué se ha quemado la pizza del cliente?

Me parece fantástico, hay que reivindicar la vida saludable, la pena es que Madrid no está preparada para esto.
En estos momemtos estamos viajando rumbo a Berlín con nuestras bicis a cuesta, mi amiga Marión y yo la madre de Santi Donofrio.

Adoro la bicicleta pero odio que me obliguen a llevar una quesera en la cabeza.

Adoro la bicicleta pero odio que me obliguen a llevar una quesera en la cabeza.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal