I Love Bicis

El crepúsculo de los coches

Por: Pablo León

08 nov 2011

Coches
Los coches están abocados a desaparecer. Este podría ser el resumen del concepto de peak car (o peak car use o peak travel). La idea, planteada por primera vez en el artículo Are We Reaching Peak Travel? Trends in Passenger Transport in Eight Industrialized Countries de la Universidad de Standford, hace referencia al máximo de coches que pueden conducir por una ciudad. Una vez que se alcanza ese pico, el uso de las cuatro ruedas empieza a decaer. La idea es análoga al peak oil, el momento en el que las limitadas reservas de crudo del planeta empiecen a descender. Como el agotamiento del Brent, el peak car anuncia la decadencia de un modelo. En al menos ocho ciudades de países desarrollados, como Reino Unido, Australia, EE UU o Japón, el declive ha comenzado.

Un ejemplo práctico: Londres. Mientras el número de coches en Reino Unido ha permanecido bastante estable desde 1990, en la capital ha habido un cambio significativo. La densidad de población de la urbe no ha dejado de crecer por lo que el número de viajes en coche por día ha permanecido estable. Lo que significa que los recorridos en coche por persona han descendido. “Parece que la capital alcanzó su pico a principios de los noventa. Desde entonces el uso del automóvil ha decrecido y lo va a seguir haciendo”, explica David Metz, profesor adjunto del Centro de estudios del transporte de la Universidad de Londres (University College London).

En España, en 2009, había 30.855.969 vehículos y aunque el número no ha decrecido en los últimos años, sí lo han hecho las matriculaciones de turismos, que entre 2002 y 2009 pasaron de 1.408.426 a 971.177. En nuestro país, no ha comenzado el crepúsculo de los coches pero las condiciones para que arranque están ahí. La crisis global ha hecho que la gasolina, a precios desorbitados, actúe como medida disuasoria del uso de las cuatro ruedas. Además, el crecimiento de las grandes capitales fomenta otro modelo de movilidad. En 2008, por primera vez en la historia, más de la mitad de la población mundial vivía en una ciudad; en 2030 se esperan 5.000 millones de personas en las urbes. En estas capitales afecta el denominado London-Bike-Superhighway-2muro de Marchetti. La idea, planteada por un urbanista italiano del que toma el nombre, habla sobre la barrera psicológica que experimenta la mayoría de la gente cuando tiene que pasar más de una hora de trayecto para llegar al trabajo. A partir de ese momento o las capitales dejan de crecer o se vuelven disfuncionales; por esto el tamaño ideal de una ciudad tiende a ser el de “una hora de viaje”. El coche choca con esta idea.

Por otro lado, el desarrollo de la red de transporte público más eficiente y el nacimiento de una nueva cultura urbana favorecen la desaparición del coche. En los setenta, el centro londinense perdía adeptos que cambiaban los autobuses de dos plantas por una vida cochedependiente en los suburbios. En los últimos 20 años esa tendencia ha cambiado. Ahora, los centros urbanos se han rehabilitado, se han puesto de moda y no pueden aguantar los coches en su entorno lo que fomenta el uso del transporte público, el ciclismo o los paseos. Arquetipo de nuevo urbanismo

Otro aporte a este cambio de paradigma lo aporta el Nuevo Urbanismo. Este movimiento, surgido en los ochenta y actualizado en los noventa, promueve el diseño de ciudades más amables y cercanas, priorizando al peatón. Su influencia va un paso más allá con el New Pedestrianism que incluye entre sus dogmas dejar el coche de lado. Puede que sea tarde pero, por suerte, estamos abocados al fin del automóvil; por lo menos tal y como lo habíamos pensado durante todo el siglo XX.

Hay 20 Comentarios

A veces parece que el crepúsculo es el del sentido común de los políticos. El Alcalde de Castelldefells va a quitar el carril-bici para que los coches contaminen menos: http://www.elpais.com/articulo/cataluna/funeral/carril/bici/Castelldefels/elimina/via/bicicletas/argumentando/causan/polucion/elpepuespcat/20111114elpcat_2/Tes Según el Ayuntamiento: "las bicis estorban al tráfico y los coches contaminan más". ¡Digno de un premio Nóvel o un Príncipe de Asturias al político más ínutil y cabeza hueca del planeta!.

Es increiblemente triste que Pablo León, el autor del artículo, tenga un puesto privilegiado desde el cual hablar sobre la bicicleta y la movilidad y lo desaproveche para escribir de una manera tan fanática (de hincha deportivo) y desinformada.
Es triste que suponga una buena noticia para la bicicleta el simple hecho de que al parecer el uso del coche este disminuyendo si no se valoran las causas de ello. Ojala fuera debido a una nueva mentalidad, a que los ciclistas estamos contagiando nuestro movimiento sostenible, relajado, orgánico, sencillo y no a la pérdida de poder adquisitivo por la crisis, al alza en los precios del combustible o al aumento de la edad de la población entre varios otros.
Es patético y de perdedor absoluto alegrarse de una victoria por fallo del rival.

Una vez inventado el automóvil es imposible erradicarlo. Lo que se puede y se debe hacer es reducir mucho la cantidad de automóviles y reducir también mucho el uso que se hace de el. Dados los tremendos efectos negativos del uso del automóvil (numerosos muertos y heridos graves por accidentes, numerosos casos de enfermedades por contaminación atmosférica y acústica y falta de ejercicio físico, excesiva ocupación del suelo, etc.), deberíamos actuar con el automóvil de manera similar a lo que se ha hecho con el tabaco, es decir prohibir la publicidad y restringir fuertemente el uso.

#pedaleante nadie ha negado que el peak oil sucederá. Es una simple cuestión de lógica de preescolar: recursos finitos contra demanda cada vez mayor = agotamiento antes o después.

Lo que dije es que comparar eso con la forma en que se utiliza un medio de locomoción (al hacer la analogía del peak cars); es algo tremendamente erróneo y fuera de lugar. Es como comparar el tocino con la velocidad.

#Álvaro: No sólo es que el urbanismo de la mayoría de ciudades orbite alrededor del vehículo utilitario. Es que dicho vehículo es insustituible por ningún otro mediod e transporte en muchos "entornos de uso". Por poner un simple ejemplo: casi cualquier servicio técnico de reparación se verá obligado a utilizarlo. No puedes depender de un trnasporte con horarios y rutas fijas para atender incidéncias de los clientes ni puedes utilizar motocicletas (y aún menos bicicletas) por su escasa capacidad de carga. Fontaneros, electricistas, cerrajeros (en menor medida), informáticos, carpinteros, reparaciones de electrodomésticos... Sólo esa gente suponen una enorme cantidad de vehículos "tipo coche" que no van a desaparecer de las calles sin importar qué tipo de motor utilicen.

A mi me parece más ciclos naturales de las ciudades. Primero la gente deja el centro para ir a ciudades dormitorio pensando que van a la naturaleza y un mundo mejor, suburbia. Luego se rehabilita el centro y se vuelve. Depende del punto donde esté la ciudad en evolución aumenta o disminuya su cochedependencia. Por supuesto la administración debe regular y vigilar. Ahí está la legislación de Londres para evitar que circulen los coches.
Por mucho que me duela el jefe Ryback tiene razón en parte. Las formas de las ciudades están hechas a medida del coche, largo desplazamiento a precio barato de gasolina. Problema? Eso ya no es así. Pero esas casas y ocupantes no van a desaparecer. Supongo que vamos a un mix. Pero ese mix debe encauzarlo la administración con políticas de transporte y ordenación del territorio para evitar el desarrollo horizontal. Nuestros pulmones lo agradecerán.

Negar el peak oil viene a ser como negar el cambio climático: nos gustaría que no fuese cierto pero ahí están los científicos para argumentar la cruda realidad. Otra cosa es que prefiramos mirar hacia otro lado hasta que se acabe la fiesta pero eso no cambia las cosas. Los que ya vamos en bici eso que tenemos ganado por si, efectivamente, vienen mal dadas. Os dejo un enlace que asocia peak oil con larga crisis, ojalá que no sea cierto: http://crashoil.blogspot.com/2010/06/digamos-alto-y-claro-esta-crisis.html

Dentro de unas pocas décadas, la mayor parte de la población mundial (varios miles de millones de personas) vivirá en ciudades. ¿Serán viables esas ciudades superpobladas llenas de coches (sean coches eléctricos o fósiles)? No lo creo. No es sostenible un vehículo que pesa una tonelada y con frecuencia transporta solo a un único pasajero (el propio conductor). Somos un planeta cocheadicto, pero sí o sí habrá que cambiar (de mentalidad, de políticas de movilidad, de sistema energético, etc.). ¡Corta vida al coche privado!

A ver si lo de Londres tiene que ver con la prohibición de circular coches por el centro (el Congestion Charge), y no con un supuesto peak car.

Artículo pobre, en efecto. ¿Peak oil? siguen encontrando yacimientos, y nuestros probables años de vida están totalmente cubiertos en ese aspecto. El retroceso del coche tiene que ver con el urbanismo y los impuestos. NY es una ciudad densamente poblada, donde mantener un coche es complejo y caro. Lo mismo con Londres, etc. El coche no va a desaparecer si eso no ocurre. Incluso con eso no desparece, se hace más selectivo. En España, donde vivo ahora, sigo viendo un uso de la bici más snob que otra cosa (yo la uso). Los niños no van en bici al cole o al instituto. Los jóvenes tampoco. Y son la población que más podía usarla, por razones varias. La bici en España es anecdótica, desgraciadamente.

Me parece todo muy bonito, pero espero que en su zona no llueva como en la mía. Ya verá lo divertido que es ir en bici cuando llueve de esa manera. Para lo del "peak oil", recuerdo la existencia de coches eléctricos, del mismo modo pasara con los coches, se adaptarán, sobre todo para ese 50% de la población mundial que no vivimos en una gran ciudad.

Yo no creo que que el coche vaya a desaparecer pero si irá quedando más y más relegado en el transporte urbano en favor del trnsporte publico puro y mixto con bicicletas y bicicletas eléctricas

Al carajo podría enviarlo yo a usted señor Jesús Mateos; pero creo que sería más útil si lo enviase de regreso a un instituto a donde le enseñasen la comprensión lectora que demuestra carecer.

En ningún sitio he dicho que "molen" los coches. He dicho que tienen su utilidad INSUSTITUIBLE, al igual que la tienen el resto de medios de transporte (incluida la bicicleta). Cada cual es el mejor para unas circunstancias dadas y lo que se debe buscar es enseñar eso a la gente y darles todas las opciones posibles para una mayor racionalidad en el transporte en nuestras sociedades.

Si ataco a la forma de ser del blog, es porque ya van demasiadas veces que demuestran ser lo mismo que usted: unos "bici-talibanes" para los cuales sólo existe "blanco" (la bicicleta y esporádicamente algún transporte público) y "negro" (casi todo lo demás), sin elaborar argumentos, pretender debatir (parecéis movidos por dogmas) y siempre con esa actitud "militante" como usted mismo ha dicho.

Si pensáis de verdad que con esa forma torticera de entender la realidad váis a llegar a algún lado, lo lleváis claro.

Discrepo rotundamente del comentario de arriba . Este blog me parece estupendo y las personas que como yo que han hecho de la bicicleta una militancia diaria, no entendemos que aparezca un troll a decir que lo que mola son los coches . Vete al carajo Jefe rayban

La verdad, me parece un artículo de nivel muy bajo, pobremente argumentado pero que a la vez no me extraña conociendo el sesgo que adolece el blog entero.

Los coches NO van a desaparecer, no existe ni existirá ningún "peak car" equivalente al "peak oil"; puesto que el coche es una herramienta que forma parte de nuestra organización diaria mientras que el petróleo es una fuente de recursos FINITA.

Quizá haya gente de por este blog que tenga sueños húmedos pensando en ciudades sin un solo coche, pero cuando despierten y vuelvan a la realidad no les quedará más remedio que reconocer que el coche (y sus funciones) NO ES SUSTITUIBLE por otros medios de transporte.

Una cosa muy distinta es que en la locura social de mediaddos y finales del siglo XX, el coche se utilizase para todo, ignorando y arrinconando a casi cualquier otra opción de transporte, a menudo mejores para el uso que se le daba al vehículo particular.

Eso sí que justifica que se reduzca el tráfico rodado, el hecho de que poco a poco la sociedad en su conjunto se vaya concienciando de que hay más alternativas que no sólo el coche (y a la vez se faciliten tales alternativas).

Pero de ahí a la desaparición del vehículo utilitario hay un muro muy alto e infranqueable que separa la realidad de las utopías fantasiosas.

Cuidado con generalizaciones simplistas.
ETodo depende de la extension de la ciudad , de lanaccesibilidad del metro y del precio de los taxis.
He vivido en muchas urbes mundiales y viajo frequentemente. En grandes ciudades: new York, MAdrid, Shangahi si puedes pagarlo lo mejor es el taxi.
Si eres inteligente de compras un piso cerca de tu lugar de trabajo y caminas. Desgraciadamente en muchas urbes, con ciudades satelites el auto es todavia la unica oprcion.Por ejemplo en Miami.
Benditas sean las ciudades europeas medievales donde en una hora se atravesaba la ciudad.

Les cuento que aca en Argentina la venta de autos ,gracias al populismo perverso a crecido casi un 40% mas no entran en las deplorables rutas Agentina ,los ciclista hacemos malabares para andar .
los Fanaticos seguimos ,pero aca no se alienta la bicicleta puro marketing politico de cuarta.

La última imagen, etiquetada como "Arquetipo de nuevo urbanismo", representa un modelo coche-dependiente que no tiene nada que ver con lo que dice el texto. Lamentable, otra vez.

Vendo mi coche mientras todavia haya alguien que lo quiera.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal