I Love Bicis

Ciclista urbano = delincuente

Por: Pablo León

02 dic 2011

Valencia-y-la-bici. Fernando Mafé

El Ayuntamiento de Valencia le ha declarado la guerra a las bicicletas. Hace dos días, la Policía local coemnzó una campaña de sanciones que aseguran se extenderá hasta el 10 de diciembre. Quieren hacer cumplir la ultrarestrictiva ordenanza de movilidad que se aprobó hace unos meses y, de paso, recaudar. El valor de las multas, que puede llegar hasta los 500 euros, ha soliviantado a la comunidad de los pedales que se siente perseguida y engañada. “La bicicleta ha tenido un boom, no han preparado la ciudad para acogerlas y ahora multan a los usuarios”, cuenta Giusseppe Grezzi, edil de Coalició Compromís en Valencia. La campaña ya se ha cobrado 530 multas y 887 avisos, principalmente para ciclistas que circulaban por la acera o por los jardines públicos, donde también está prohibido. Según el Ayuntamiento, la campaña ha comenzado por las quejas de otros usuarios de las calles.

Desde que se instaló el servicio público de alquiler Valenbisi, la capital ha vivido una explosión del uso de la bicicleta. Ante el éxito de las dos ruedas, se aprobó una normativa para evitar conflictos entre los diferentes usuarios de la vía pública. Se prohibía que los ciclistas circularan por la acera, encadenaran sus vehículos al mobiliario público o fueran por la noche sin una prenda reflectante. A su vez, se construyeron algunos carriles bici pero no se iniciaron medidas efectivas de pacificación del tráfico, inserción de la bici en la calzada o concienciación de los conductores. “En general ningún ciclista quiere ir por la acera pero para los nuevos usuarios no es fácil. El modelo de ciudad hace muy complicado conducir por la calzada para principiantes: hay demasiadas grandes avenidas donde los automóviles van a velocidades muy superiores a los 50km/h permitidos”, explica Grezzi. Alquiler-bicicletas-valencia2

Como los automóviles circulan a una velocidad desmesurada, a los ciclistas neófitos les da miedo pedalear a su lado y muchos de ellos se suben a la zona peatonal. Ahí te multan desproporcionadamente. En lugar de establecer un régimen de sanciones ponderado, el Ayuntamiento decidido un duro castigo económico que puede llegar hasta los 500 euros. Una cantidad mucho mayor que la que debe pagar un conductor de coche cuando estaciona en doble fila y colapsa una calle o cuando bloquea un paso de peatones. Es abusivo. “No hay afán de recaudar dinero. Hemos tomado esta medida porque hemos recibido quejas de peatones que han sufrido atropellos de ciclistas. Eso a pesar de que llevamos tiempo con campañas informativas”, se justificaba Miguel Domínguez, concejal de Seguridad del Ayuntamiento.

Video en el que aparece cómo actúan los agentes locales del diario Las Provincias y que también ha levantado críticas por su sesgado y simplón punto de vista.

La bicicleta, ese nuevo ente que habita en nuestras calles, genera conflictos porque llega tarde al reparto del espacio urbano; tiene que pelear por su hueco. La administración debe tener visión estratégica y evitar esos problemas en ciudades no concienciadas con los pedales. En Valencia no lo hiceron. “Cuando lanzaron la idea del servicio público, avisamos al Ayuntamiento que debía haber una serie de medidas de acompañamiento como ciclocalles o calmado del tráfico con el fin de evitar conflictos en las aceras. No han hecho nada y ahora se dedican a poner multas”, denuncia Fernando Mafé representante de la asociación Valencia en bici.

Como cualquier ciudadano, la actividad de los ciclistas debe ser controlada y legislada. La norma implica un reconocimiento de deberes y de derechos. Pero parece que en Valencia, y en España en general, se hace más hincapié en las obligaciones; se reconoce a la bicicleta pero no se han interiorizado los valores del ciclismo urbano. La prueba: la ausencia de medidas de acompañamiento cuando las bicicletas aparecen en la ciudad y la desmesura de las penalizaciones.

Para calmar los ánimos, en el pleno del Ayuntamiento se ha lanzado la idea de crear una Oficina de la Bicicleta y el concejal ha recordado que las bicis no tienen prohibido circular por el carril bus. “La política está anquilosada. El Ayuntamiento no tiene una estrategia de movilidad concreta; solo se preocupa por no afectar al tráfico”, añade Mafé. En los tres días de la campaña se han puesto más de medio millar de sanciones y se han dado 887 avisos lo que ha alarmado, aún más, a la comunidad ciclista. El día 11 de diciembre hay una bicifestación convocada. Llevaba programada un tiempo. Ahora, se va a convertir en la valoración en la calle que la comunidad ciclista hace de las medidas promovidas por la alcaldesa Rita Barberá y su equipo.

Hay 86 Comentarios

NTC, lástima que no te multaran con 300 € por cruzar una calle donde no hay un paso de peatones o por cruzar con el semáforo de peatones en rojo. Que tú nunca lo haces, ¿verdad?

Pues teniendo en cuenta que mi bici me costó 200 euros, si se me acercara un policía a ponerme una multa de 500 euros tiraría la bici al suelo y saldría corriendo jeje.
http://maquetasestaticas.blogspot.com/

@ ntc. Vaya, ahora resulta que circular por una acera con una bici es algo muy grave... ¿No es más grave que cientos, miles de coches, circulen TODOS LOS DÍAS a TODAS horas por encima de la velocidad máxima permitida? ¿Cuántos atropellos mortales de peatones ha habido en Valencia en los últimos años? Pues unos cuantos, desgraciadamente. ¿Escribía la gente a los medios para quejarse de la irresponsabilidad de los automovilistas? Francamente, no. Sin embargo, ahora resulta que las bicis son un vehículo horrible, brutal, casi mortal... Pues no, oiga: la bici es muy molesta cuando circula por las aceras, pero no la criminalicéis tanto, hombre... :) Y sí, algunos circulamos por el asfalto incluso aunque haya carril-bici, porque con frecuencia los carriles-bici de Valencia son peligrosos por estar mal diseñados y mal trazados. Y con frecuencia es más seguro saltarse un semáforo con seguridad que esperar en el semáforo (con el riesgo de que un coche despistado te embista por detrás). Circula unos días en bici por Valencia y posiblemente acabes comprendiendo algunas de las presuntas "barbaridades" que cometemos los salvajes, malvados e inmorales ciclistas de esta ciudad. Eso sí, al ayuntamiento, ni tocarlo, ¿no? Qué gracia...

Acabo de decidir tirar la toalla a la espera de decisiones inteligentes de los ayuntamientos, también en relación a la movilidad y más en épocas de crisis. Y lo digo con total acritud (También puede influir que me levant´w con una mala hostia que no puedo conmio), pero solo pensar lo que nos espera los próximos 4 años en relación a esto y otros temas, no es para menos

Los cilcistas, como los motoristas, hacen lo que les da la gana en Valencia y en todo el pais, cuando les conviene circulan por el carril bici, cuando no por la acera, otras veces por la calzada aunque tengan carril bici, parece que las normas no van con ellos, los semaforos no existen, en lo pasos de cebra actuan como peatones, no como vehiculos de 2 ruedas, es decir que no paran ni cuando pasan los peatones, direcciones no existen van a favor o en contra.
Si les multan es porque no respetaran las normas y si les multan mucho es porque las respetan poco y si la multa es grande será porque la infracción es grave.
Ya estamos hartitos de estos grupos que pretenden tener siempre razón y pasarse las normas por el arco del triunfo.
MANO DURISIMA, TOLERANCIA CERO.

Gracias por el interés, Pablo. Tenemos a Valencia bastante "reflectante" en los medios, efectivamente. A ver si de esta manera el ayuntamiento se torna conciente del ridículo que está haciendo con su campaña de multazo al ciclista. Ojo: casi todos estamos en contra de que se usen las aceras para ir en bici (especialmente para ir en bici a lo bestia). Pero al respuesta municipal a esa mala práctica y a otras no puede ser el multazo desproporcionado. Este ayuntamiento está consiguiendo empañar la imagen del ciclista, criminalizándonos a todos los usuarios de bicis. El riesgo es que esa mala imagen se contagie a conductores de coches y motos, y acaben respetándonos menos y haciendo más riesgosa la conducción de bicis por el asfalto.

En Logroño pasa igual, detrás de los ciclistas, cuando el carril bici es un asco, que va por donde quiere, y los peatones se olvidan que existe, paseando tranquilamente por él.

De todas formas, el título del artículo creo que es un tanto amarillista porque es reduccionista y está dando el tratamiento de "ciclista urbano"

http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2011/09/soy-ciclista-soy-culpable.html

a gente que no son más que "cicleatones" (ciclistas de acera).

http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2010/09/cicleatones.html

No es un tema de ser demasiado puntilloso o tiquismiquis. Es que hay que diferenciar entre los que tratan de utilizar la bicicleta de una manera adecuada y respetuosa, de acuerdo con sus derechos y obligaciones, y los que mediante excusas como el miedo están infringiendo la ley y están comprometiendo la libertad y la seguridad de los peatones, encima a veces con prepotencia.

http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2011/11/la-prepotencia-de-los-ciclistas-de.html

No es sólo un tema de exceso de autoridad y de desmesura en el castigo ejemplarizante. Hay algo más.

Lamentable el caso de Valencia, que estamos siguiendo con estupor desde hace ya mucho tiempo:

http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2011/01/en-valencia-di-si-la-acera-bici-publica.html

El problema es que la medicina de palo ya se veía venir antes incluso de la campaña:

http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2011/11/palo-y-zanahoria-para-la-gente-de-la.html

Esperemos que no responda a una política de "inmovilidad" reaccionaria:

http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2011/11/la-encerrona-final.html

Aunque estando la cosa en manos de quienes está no sería de extrañar:

http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2011/11/la-conjura-de-los-necios.html

Un saludo

Un saludo y gracias por el artículo. Se puede explicar más alto pero no más claro. Desde las asociaciones ciclistas y partidos políticos de la oposición se han realizado un montón de propuestas conciliadoras y de coexitencia de la bicicleta como parte del tráfico. En definitiva les hemos lanzado un guante de terciopelo y ellos nos han devuelto un golpe al hígado que se ha traducido en un bajón del 20% de los desplazamientos ciclistas a día de hoy después de tres días de multas. La gente tiene miedo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal