I Love Bicis

Las carreteras no eran para los coches

Por: Pablo León

08 feb 2012

RoadsWereNotBuiltForCarsEbook

Carlton Reid estaba investigando sobre la manera en la que se financiaban las carreteras en los años treinta. En su búsqueda se topó con la figura de Ress Jeffreys, uno de los primeros agentes en hacer lobby para que se asfaltaran las calles de las ciudades. Jeffreys presionaba a los políticos para que se asfaltaran los caminos como representante de la Road Improvements Association (Asociación de mejora de las carreteras), un grupo de presión de la CTC, el club del turismo a pedales. Es decir, defendía la necesidad de mejorar las vías para la buena circulación de las bicicletas con “la amenaza del polvo” como estandarte. “Los ciclistas fueron los primeros en interesarse por el buen estado de las carreteras; incluso por su creación”, dice el autor vía mail. Poco antes, en 1896, al otro lado del Atlántico había surgido un movimiento parecido: Good Roads. Este grupo estaba en contacto directo con los candidatos presidenciales en liza de lo que se deduce que el apoyo de los ciclistas en la carrera presidencial era relevante. “Hoy en día poca gente conoce la historia del origen de las carreteras”, continúa Reid que para solucionar este problema publicará su libro Roads were not built for cars como eBook descargable el mes de abril.

Si los primeros en apostar por el asfalto fueron los ciclistas, ¿cómo consiguieron los coches expulsarles de su medio natural? A finales del siglo XIX principios del XX, los ciclistas veían en los carruajes de caballos a sus antagonistas. Con ellos tenían conflictos similares a los que tenemos hoy en día con los automóviles. Los usuarios de la bicicleta, ampliamente extendida entre la burguesía y las clases media altas, comenzaron a presionar para que la circulación de los carros no levantara tanto polvo y afectara a los pedaleantes; pedían que se asfaltara la arena. Imagen de la serie Downton Abbey, que se desarrolla en 1912 y en la que un personaje se mueve en bicicleta

La cohesión ciclista también se parecía a la que hay ahora: había pequeños grupos que reclamaban diversos derechos, en ocasiones enfrentados unos con otros. Pero la construcción de carreteras les unió a todos. El brillo duró poco. En 1900 en España había cuatro coches matriculados. En esa época en otros países de Europa y en Estados Unidos ya había surgido una discreta industria del automóvil que compartía los caminos con caballos, carros y bicicletas. La revolución llegó en 1908 con el popular Ford T. Los apasionados de las dos ruedas se convencieron rápidamente por los beneficios del motor.

Tras la exitosa experiencia que había tenido la comunidad ciclista, el lobby del coche comenzó a usar sus maneras para reclamar más asfalto en nombre de una mejor rodada para sus vehículo y, por tanto, del progreso. El resultado son las ciudades modernas. “No hay que olvidar que fueron los ciclistas los que empezaron esa modernización de las villas. Juntos podemos hacer cosas increíbles. Si pudimos mejorar los caminos de todo el mundo; podremos tener la misma fuerza civilizadora si presionamos a las ciudades para que sean diseñadas para las personas y no para los coches”, concluye Reid. Si a principios de siglo pasado los ciclistas fueron la vanguardia de la ciudad moderna; en el XXI también pueden liderar.  

Hay 10 Comentarios

ESO ERAN CAMINOS! DE UN SOLO CARRIL ,NO EXISTÍA LA GUARDIA CIVIL DE TRÁFICO.

Lo que quiere decir Eneko es que el colectivo ciclista es escaso y desunido y él hace todo lo posible para que continúe siendo así.

Eneko: De acuerdo. Pocos y desunidos.

Opinando: Cierto es que hay ciclistas muy poco respetuosos con peatones. Es muy irritante que te pase a toda pastilla un tip@ en bici en una acera o paso de semáforo. Sobre el casco, supongo que te refieres a ciclistas en carretera donde es obligatorio llevarlo.¿Auriculares?, pues si, al igual que peatones con auriculares que caminan ajenos a ellos mismos y conductores con la radio puesta a un volumen que les aisla del resto de circulación. Todos están en peligro. ¿Saltarse las señales y las normas?. Las normas se adaptan al tipo de circulación, de momento las bicis no han sido consideradas parte de la circulación, dando lugar a situaciones absurdas, como tener que respetar la señalización vial para coches como si ambos vehículos fueran equivalentes.

Las carreteras vale, pero lo que no han captado aun los ciclistas es el tema de la circulación, señales y normas que se saltan de manera constante. Repito: no hacen caso de señales e indicaciones (semáforos incluidos), ropa inadecuada y no hacen uso del casco, la mayoría va con sus auriculares oyendo música (o la radio... me da igual ¡Qué está prohibido oiga!). Ni caso a los ciclista son los más incívicos de todo el tráfico (más que las motos... que ya es decir).

Hay un pequeño detalle que se le escapa a todo el mundo que escribe sobre este tema, como a todo el que escribe sobre la imperiosidad de hacer carriles bici: la MASA CRITICA influyente.


Para que un grupo conforme un lobby son imprescindibles dos cosas: que sea representativo de una masa de población significativa y que tenga algún tipo de influencia decisiva en la sociedad (básicamente económica o política).


El colectivo ciclista no sólo es minoritario, es también pobre, y, para colmo, está desunido y tremendamente disperso. Pensar en grandes misiones como estas es una estupidez. Ahora, por ejemplo, ConBici nos ha prometido 1.000.000 de ciclistas más con 100.000 euros y aún no nos ha dicho cómo va a hacer el milagro.


Sólo de la mano de peatones y usuarios del transporte colectivo los ciclistas tendrán algo que rascar. E incluso así lo tendrán complicado porque la todopoderosa industria del coche vela por sus intereses y sabe hacer alianzas con otros sectores estratégicos.


De todas maneras, está bien hacerse ilusiones o tratar de reinterpretar la historia para ensalzar los supuestos logros de los ciclistas. Olvidarse de que las bicicletas en 1900 eran el utilitario moderno con la competencia del burro, el caballo y el mulo se nos hace algo simpático, pero es irrepetible. Así pues, hay que jugar con las reglas actuales del juego donde el coche es el rey y los ciclistas no son bienvenidos.


Un saludo.


http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com

Harto de que me piten los conductores por no ir en el carril bici lleno de nieve y hielo, he escrito una carta al club alemán ADAC para saber cual es su opinión.
La pueden ver en mi blog: http://vehiculosverdes.com/opiniones-y-criticas/carta-al-club-adac-aleman/gmx-niv20-con939.htm
Gracias a todos los que van en bicicleta y gracias a todos los conductores que son cívicos

¡Hola Pablo! Te escribo desde la Ciudad de México y deseo felicitarte por los excelentes artículos que publicas. Soy ciclista y asidua lectora de tu blog.
Yo ruedo con un grupo de ciclistas que se llama Mujeres en Bici y desde hace un año este grupo organiza la Rodada de Altura en el marco del Día Internacional de la Mujer. El fin de esta rodada es juntar a la mayor cantidad de mujeres posible para que rodemos en tacones por la Ciudad. Este año la rodada se llevará a cabo el 3 de marzo a las 12:00 hrs. Se pretende que sea un evento mundial y simultáneo por lo que ya extendió la convocatoria a varios grupos de Ecuador, Colombia, El Salvador y algunos estados de México, mismos que ya están confirmados. Sería fenomenal que algún grupo de mujeres ciclistas españolas nos acompañara en esta rodada y para nosotras sería un honor contar con algún post tuyo. Si deseas más información no dudes en contactarnos a través de Facebook Mujeres en Bici o Idalina Smaragdos (el mío).
Que tengas un excelente día :D

¿Y quien sale hoy con la bici? ¿o andando? ¿o aun peor en coche? Hoy hay que rascar el hielo de los cristales, en algunos casos hasta hay que poner cadenas. Hoy en casa.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal