I Love Bicis

¿Cuánto cuesta un atasco?

Por: Pablo León

18 may 2012

La tasa de atasco de Londres reduce los problemas de movilidad.

Las ciudades europeas del siglo XXI se  mueven a la velocidad del XIX. Debido a los problemas de congestión, en Londres se circula a unos 19,5 kilómetros por hora, en Berlín, a algo más de 24 km/h y Madrid, en su mejor momento, se acercaba al ritmo de la capital alemana. Ante este problema, que en términos económicos implica a un 3% del PIB de los países de la OCDE, las capitales tienen que aplicar nuevas estrategias de movilidad. Una de ellas, la congestion charge o tasa por atasco.

Los romanos ya se dieron cuenta de que el tráfico era un problema para el Imperio. En el 45 a.C., Julio César decretó que por el centro de Roma solo podrían circular determinados vehículos, de las clases pudientes, en horario de 6.00 y 16.00. El emperador Claudio, en el año 50 extendió el control de los centros urbanos a otras ciudades italianas; una idea que 80 años después, Marco Aurelio mantuvo, según publica M. G. Lay en su libro Ways of the World: A History of the World’s Roads and of the Vehicles That Used ThemCuando se limita el acceso a los centros urbanos, la velocidad de circulación aumenta y los atascos se reducen. En Londres, donde la tasa por atasco se lleva aplicando desde 2003, la velocidad media ha crecido un 37% mientras que los embotellamientos se han reducido un 40%, según las conclusiones de un estudio de Forbes sobre el funcionamiento de la congestion charge londinense.

Además de la tasa, en la capital británica se introdujo la bicicleta pública. El mercado hizo el resto. Ante los altos precios del metro, la ineficiencia del autobús y la tasa para el vehículo privado, la gente se pasó a la bicicleta. “Además de llegar de mejor humor al trabajo, ahorro cerca de 100 libras en transporte al mes”, cuenta Jo Geenen, representante de prensa de Visit London, oficina de promoción de la capital. En general, Londres ha mejorado gracias a la aplicación de una política global de movilidad; en parte también gracias a la congestion charge.

Un atasco en píxeles. 

En las regiones metropolitanas europeas se realizan un promedio de 3 viajes por persona al día, según un estudio paneuropeo realizado por el Ministerio de Fomento en 2010. Cada uno de esos viajes implica, de media, 33 minutos y el 40% se realizan para acudir al centro de trabajo o al colegio. Este trasiego genera un problema en los centros urbanos. Si sufren una degradación por el tráfico, ¿por qué no se aplican medidas que hagan menos atractivo el acceso? 

En Sevilla lo hicieron; prohibieron a los vehículos privados acceder al casco histórico. Durante cuatro años funcionó pero al llegar a la alcaldía Zoido, derogó, en clave contrareformista, el plan centro y permitió que los coches circularan de nuevo por el casco histórico de la ciudad. La rivalidad política primó frente a la eficiencia. Un lujo que ahora nadie se puede permitir.

En general, los coches se comportan como un gas. Cuando introduces una sustancia gaseosa en un contenedor, esta se expande hasta ocupar todo el espacio; da igual que sea un botellín de agua que una garrafa de cinco litros. En el caso de los vehículos ocurre lo mismo: cuanto más carreteras tengan, más ocuparán. Esto se debe a los denominados conductores durmientes: aquellos que no usan el coche porque consideran que les agrava el viaje en lugar de hacérselo más agradable. Cuando se amplían infraestructuras, se cambia la percepción de incomodidad y genera un efecto llamada en los conductores. 

Debido al agujero inmobiliario, en España se va a empezar a cobrar por las recetas y se está planteando el pago por el uso de las carreteras. En las grandes capitales, algunas de ellas como Madrid o Barcelona con un grave problema de contaminación añadido al tráfico, el acceso al centro debería estar limitado. El modelo, prohibición explícita o impuesto de acceso, dependerá de las cuentas de cada Ayuntamiento. La crisis puede ser una oportunidad para tomar decisiones racionales sobre el modelo de movilidad que necesitan nuestras ciudades; una de ellas, pasarse a la bicicleta

Hay 8 Comentarios

El tráfico motorizado del centro de las ciudades solo debería ser para los servicios(limpieza,urgencias,transporte mercancias...) y residentes bajo algún tipo de regulación.NADA MÁS.
Las ciudades son para vivir.

Estoy con Laarst.
Lo mejor sería planificar la pacificación del tráfico urbano, si no es posible al menos las medidas que se vayan tomando deberían ir en esa dirección, subir impuestos a coches particulares, facilitar el tráfico ciclista y peatonal, etc

Con la crisis que está cayendo y el buen tiempo es una oportunidad de oro para dejar el coche bien tranquilo aparcado por más tiempo.
Salud y pedal
http://bici-electrica.blogspot.com/

Tienes toda la razón, hay que extender el modelo por todos nuestros ambitos, a mi me miran un poco raro en el pueblo porque la utilizo para todo, pero cuando te preguntan por las alforjas que aquí llaman aguaeras, te dicen que es una buena idea. Los que si que utilizan las bicicletas son los abueletes que van cada día a su huerto a prepararlo o a dar de comer a los animales, estos si que son forofos de las fixies.

La mala leche que tiene la gente en el coche en un atasco cuesta demasiado.
http://bicicleta-electrica.blogspot.com/

Juega con el mejor simulador económico, político y militar; gratuito y por navegador: http://xurl.es/n2yw0

Es hora que los ayuntamientos de MAD y BCN se atrevan a ponerse serios con la reducción de circulación de los coches. La contaminación, el impacto negativo a la economía y a la salud, el ruido, los expedientes de la UE abiertos contra ambas ciudades, la calidad de vida en la ciudad - ¿cuántos más argumentos necesitan? ¿De qué tienen miedo? Me imagino de perder votos porque puede que a los votantes no les guste que se les quitan la libre circulación con su coche. Pero hay varios ejemplos que han mostrado que la pacificación de tráfico en los centros de la ciudad fue aplaudida por los ciudadanos - a pesar de las protestas previas en contra. La introducción del Bicing en BCN ha cambiado la cara de la ciudad: ahora es más seguro circular con bicis y más ciudadanos van con bicis que nunca ¡Bravo! Un primer paso. Más de eso, ¡por favor!
Flipo que en MAD se sube el precio del transporte público cuando se debería fomentar su uso. Me pregunto ¿por qué no se ha optado por subir el coste del uso del coche?
Creo firmemente que cuando hay que hacer recortes o generar más ingresos, incluso en el corto plazo, es posible hacerlo con algo más de visión al futuro - e incluso para el bienestar de los ciudadanos y con un efecto positivo a la economía.
Queridos ayuntamientos, ¡ánimo, un poco de valentía! Cuando la siguiente vez vais a cortar algo, empezad con el tráfico de coches. Y si queréis hacer florecer aún más a las ciudades, investid en transporte público y subid a la bici.

la bicicleta ganara espacio en la medida que la gente comun empiece de una buena vez a sentirce identificado con ella , es buen momento la primavera Europea para empezar ,dar paceos ,salir de noche ,cuando menos lo esperas se te pego y no podes vivir sin ella.-

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal