I Love Bicis

Sin coche oficial; políticos en bici

Por: Pablo León

12 jul 2012

La Bike One, en referencia al Air Force One, de Obama.

"Ellos nos lo han quitado todo; vamos a dejarles #sincocheoficial”. Este hashtag (etiqueta), que lleva dando vueltas por la red social Twitter desde ayer, es la respuesta de varios colectivos -parece que iniciada por Sevilla en bici en relación con los coches oficiales del Ayuntamiento de la capital andaluza- a la subida del IVA y los recortes en el paro, educación y sanidad. Una campaña de activismo virtual que aboga por la retirada de los coches oficiales. En España circulaban 22.500 coches oficiales. Aunque desde hace unos meses esas cifras se han reducido a golpe de subasta para sacar cash, la cultura del coche gratis imperaba entre los gobernantes. Los últimos datos del Gobierno al respecto reconocía 436 coches oficiales; la administración Obama, que gobierna a 300 millones de personas, posee 412. El Sindicato Unificado de Policía, responsable de conducir con seguridad a los representantes públicos, estima que hay entre uno y tres coches por representante público y que el 95% de ellos son suprimibles. El objetivo de #sincocheoficial es que los políticos empiecen a moverse de otra manera: en bici, en metro o en autobús. Sería ideal la imagen del presidente del Gobierno con sus escoltas pedaleando al Congreso para ahorrar gasolina.

 

La bicicleta no va a sacar a España de la crisis. Hace relativamente poco, la Comunidad Valenciana subastó 42 vehículos oficiales por los que obtuvo 85.000 euros. No es mucho comparado con los 65.000 millones del último recorte del Presidente. Económicamente, no; moralmente puede apoyar la idea de que es necesario cambiar los vicios financieros de España. Apoyados por el obsceno crecimiento de los años del boom inmobiliario, los políticos decidieron gestionar España desde la cresta de la ola con políticas desmesuradas en todos los ámbitos; en movilidad también. Así construyeron metros obviando las necesidades reales de la población, fomentaron el modelo suburbio y cochedependiente sin valorar el gasto en combustibles o la eficiencia y se agenciaron coches pagados por todos para realizar cualquier tipo de trayecto por corto que fuera o caro que saliera.  Portada de la semana pasada de The Economist

En los boyantes noventa el representante político se movía en Audi oficial blindado; automóviles que llegaban a sobrepasar los 100.000 euros. En la España de los nuevos ricos, la bici era para pasarlo bien o para gente joven y alternativa. Ahora es tiempo de otra cosa. En el austero siglo XXI se lleva gastar lo menos posible. El alcalde de Londres llega en bici a su oficina; el de Nueva York, en metro. La reina de Holanda tiene bici real que utiliza para sus recorridos habituales.

La bicicleta no nos va a salvar de políticos incompetentes, de mafiosos disfrazados de banqueros o de Presidentes ineptos. Si todos ellos fueran en bici al trabajo, en el camino podrían pensar sobre la justicia de las decisiones que toman.

#sincocheoficial

 

Hay 7 Comentarios

Mientras creo que es admirable buscar soluciones para recortar los gastos y reducir el número de coches en las ciudades (oficiales y no oficiales), no estoy de acuerdo con el mensaje negativo de esta campaña - me suena como si fuera un castigo dejar el coche para ir en bici, pero para mi y para muchos no es así, es un verdadero placer y alivio ir en bici. No es ningún castigo :-)

Estoy en la misma situación que bicifuncionario, solo que en el ámbito nacional y que yo no tengo coche particular, así que iría en mi bici :) Tendría que hacer etapas, ¡pero molaría mazo!

Han sido suficientes pocos metros pedaleando contigo Pablo , para darme cuenta que sabes de lo que hablas, soy Francesco y venía hoy pedaleando desde Cantoblanco, y nos cruzamos por Nuevo M.
Efectivamente a la raiz de lo que propones en este articulo hay una cultura mucho mas avanguardista y progresista de la que estamos acostumbrado a ver por aqui...(en Italia pasa lo mismo). Hoy hablando con un chico (Un verdadero chaval de 50 años) que todos los dias llega al curro en Cantoblanco desde P.Pio, me dijo que en todo ese trayecto quotidiano, tiene tiempo para reflexionar y planer su trabajo de manera muy eficiente. Un buon consejo a dar a los que parece no metan mucho esfuerzo en su trabajo, el de ser "nuestros" empleados".

Me temo q todas las estadísticas de este tipo son falsas. No hay un sistema internacional para comparar coches oficiales. Yo soy funcionario y 3 o 4 días a la semana voy en "coche oficial", un peugeot 308 del año de la polka, para inspeccionar obras públicas q hacemos por la geografía regional. Habría 3 alternativas sin coche oficial: 1-Ir en mi coche particular (saldría más caro para la administración, al menos a los importes q paga la empresa de un amigo en parecida situación), 2-Ir en tren y autobús (necesitaría una semana para hacer lo q hago en un día) y 3-No inspeccionar las obras (si nos intentan engañar inspeccionando, me imagino lo que pasaría si no inspeccionásemos). Así q menos demagogia, la administración debe tener coches para la realización de sus labores, igual q cualquier empresa.
Por lo demás, ánimo con el blog, yo tambien me muevo en bici por mi ciudad y ojalá se amplíe el nº de los que lo hacemos.

mejor que sigan llendo en coche, más de uno les querría atropellar si los ven en bici. Menudo magnicidio tan pintoresco...

Siento mucho carecer de esperanza en el sentido que apuntas. Son gestos que nacen de una base de pensamiento, actitud social y personal de la que carecen muchos de nuestros políticos y mira que tenemos para aburrir, y todos, sin excepción, salen de la sociedad que formamos todos. Y no digo más, creo que se entiende.

Coche oficial para el presidente y ministros, como mucho.
El resto que arrglen.

Salario máximo de 5xsalario mínimo y al que no le guste que se vaya al sector privado que en política se debe estar para hacer algo por la tierra de uno (como dijo Labordeta) y no por dinero.
Salud y pedal
http://bicicleta-electrica.blogspot.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal