I Love Bicis

El lenguaje de la calle

Por: Pablo León

29 jun 2013

Playa urbana en el Mulafest de Madrid.
Playa urbana en el Mulafest de Madrid.


El calor ajusticia a los jóvenes, con tatuajes, rastas, camisetas de tirantes o pequeñas bicicletas BMX, que aparecen por la explanada de IFEMA a mediodía. En procesión, se acercan a la puerta del pabellón 12. Las paredes de hormigón de la entrada aparecen embellecidas. A través de una valla, que aisla un solitario escenario, se atisban numerosos graffitis que dotan de alma al monstruoso recinto ferial madrileño. “Oásis de cultura urbana”, describen los organizadores. “Mucha rueda, mucha tinta y un estilo muy alternativo”, cuenta Florencio Bautista, abogado de 36 años, que, cuando deja la toga, cede a sus pasiones callejeras y a un estilismo más canalla. En MULAFEST todo lo que ocurre en la calle tiene cabida: motos, tatuajes, bicicletas, saltos, pintadas, cervezas o conciertos. Un festival que, por segundo año consecutivo y hasta el domingo 30 de junio, convierte el Campo de la Naciones en la plaza más underground de Madrid.

El sonido de unas máquinas tatuadoras llama la atención de Floren, como le gusta que le llamen sus amigos. Ignora las motos de la entrada y pasa directo al pabellón 14, donde una decena de tatuadores realizan sus trabajos sobre la espalda de una chica, en el brazo de un hombre o en la mano de un joven. Un treientañero, con una pantaloneta tan corta que muestra casi entera su fornida pierna, no puede disimular el brillo en los ojos. Sobre su pantorrilla enrojecida, resaltan trazos negros de lo que va a ser un gran dibujo que crece hacia el tobillo. “Estoy por hacerme uno”, confiesa el abogado de Vallecas, que se ha traído un boceto por si acaso se anima a pasar por cabina. Chico tautado en MulaFest

 

Un chico sobre una HoodBike cruza el pabellón. Le siguen dos jóvenes sin camisetas, que no superan los 20 años, en sendas BMX. Lucen costillas y moreno callejero. Van a saltar a una zona en la que skaters, bikers y demás protagonistas de la vida urbana muestran su talento con saltos, vueltas y acrobacias.  “La calle siempre ha sido un lugar de expresión. Algo que, en tiempos de crisis, cobra vigencia. Desde este espacio se puede establecer un discurso cultural muy potente”, resume Luis Bermejo, diseñador gráfico de 26 años aficionado a los patines y monopatines. Para dar más peso a su argumento señala varios cuadros, entre ellos un Hopper o un Canaletto, del Museo Thyssen. El centro de alta cultura también esta presente en la cita: ha invitado a varios artistas urbanos a reinterpretarlos en su estilo.

“Creatividad y talento sobre una bici y en una bici; sobre un patín, con un patín; con las manos, el cuerpo…”, exclama emocionada Patricia Delgado, una joven estudiante de 22 años que ha sacado abono para los cuatro días. Florencio Bautista necesita recargar energías. “Si quiero aguantar hasta los conciertos, necesito cafeína”, confiesa desde el stand del Ace Café. El mítico local londinense, icono de moteros y rockers, fue fundado en 1938, cerrado en 1969, y reabierto en 1997. Acude al festival madrileño como ejemplo del establishment de la cultura urbana. Hopper reinterpretado

En el patio entre los dos pabellones el sol no perdona. A pesar del calor, decenas de personas disfrutan de una cerveza a la sombra, montan en bicicleta, realizan un taller de parkour o fuman. Los deportes en plena calle forman parte del discurso urbano del festival. Así, entre las instalaciones, diseñadas por el colectivo de arquitector Zuloark, aparece una pista de voley, piscina o BMX. La calle como pista de entrenamiento es la premisa del workout, entrenamiento a nivel gimnasio usando aceras, bancos y paredes de la ciudad. Mientras tanto, el escenario, negro, vacío, emana un calor abrasador. Su momento llegará  por la noche cuando grupos como Pony Bravo, Delorean o Triángulo de Amor Bizarro agitarán a los asistentes. Aún quedan dos horas para que comiencen. A pesar de que el cansancio acumulado se ha hecho evidente en su rostro, Floren ha quedado con su novia para el recital. No le importan las ojeras ni el sueño. “Si te gusta este ambiente, hay que venir y aguantar”, sentencia.

 

Hay 3 Comentarios

¿Que puedo hacer para prevenir la deshidratación?.

Ahora que aprieta el calor (al menos aqui en Madrid), os remito nueva entrada al blog de la Comunidad del Anillo Verde. Espero que os sea de utilidad :)
http://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/07/06/que-puedo-hacer-para-prevenir-la-deshidratacion-2/

qué monada de cultura!! qué vanidositos...subidos en sus chatarras con marca... Las bicis no han quitado ni un solo espacio a los coches, pero están convirtiendo las aceras en un continuo acoso al más débil. Qué bien

"A través de una vaya.....", que escriba esto alguien que pretende ganarse la vida escribiendo.....

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal