I Love Bicis

¿Qué fue de la sostenibilidad?

Por: Pablo León

18 sep 2013

 

Procesión en bici en Madrid durante la Semana Europea de la Movilidad 2012
Procesión en bici organizada por el colectivo Biernes en Madrid durante la Semana Europea de la Movilidad 2012. Biernes.

 

Sostenibilidad. Sostenible. Desarrollo Sostenible. Movilidad. Movilidad Sostenible. Esta semana, entre el 16 y el 22 de septiembre, más de 2.000 ciudades, 387 españolas, de 43 países celebran la Semana Europea de la Movilidad Sostenible, que pretende reflexionar sobre la manera en la que nos movemos en las ciudades. Esta cita, cuyos orígenes se remontan a los albores del siglo XXI, cumple 13 años con proclamas en contra del abuso del automóvil, la promoción de la bicicleta o, como este año, el derecho a un aire limpio; Muévete por un aire más limpio (Clean air – It’s your move!). Lo sostenible es un concepto escurridizo. También manido. Grandes corporaciones lo han incluido en sus alegatos para conquistar a la sociedad con sus productos. Y con respecto a la movilidad sostenible, en muchas ocasiones, se ha quedado en una mera declaración de intenciones. “Cuando hace 25 años hablábamos de lo que significaba sostenibilidad, intentábamos describir el mundo y proponer alternativas a los retos que vivíamos”, cuenta Gro Harlem Brundtland, ex primera ministra de Noruega y creadora del concepto en 1987. “Preparar a las nuevas generaciones y convencerles de que era hora de cambiar”, continúa. Pero, en este tiempo, ¿qué ha pasado con la sostenibilidad?

 

“Sostenibilidad es una palabra que significa que algo no puede durar para siempre; el desarrollo sostenible habla de los patrones de crecimiento y de su cambio para que hagan posible la sostenibilidad”, resume, casi de carrerila, Brundtland. Como una de las creadoras de la idea, que nació del grupo de trabajo de la ONU de 1987 Our Common Future (Nuestro futuro común), ha tenido que aclarar su significado mil veces. Y aunque hayan pasado más de 20 años de la Cumbre de Río en la que se presentó la ponencia, en 1992, no se cansa de decirlo. Ahora, que la crisis económica se ha llevado por delante la pasión por lo ambiental típica de los dorados noventa, reconoce la perversión de la idea. “Muchas compañías, empresas e incluso ONG´s la han utilizado sin prestar atención a la profundidad de sus implicaciones”, lamenta.  EMW-logo2013

El idealismo de otra época, azuzado por el miedo y por los problemas económicos, ha dado paso al egoismo. “El desempleo y la crisis ha desanimado a los ciudadanos. Pero los problemas relacionados con el medio ambiente siguen estando ahí”, alerta Brundtland. La movilidad es uno de ellos. Para la política, los retos ambientales del siglo XXI no difieren tanto de los que afrontó en los 80 el comité de expertos en el que participaba: la falta de agua, la biodiversidad, la energía, el cambio climático y la polución en las ciudades. “Hace más de dos décadas ya hicimos una propuesta para su control”, apostilla en relación a la contaminación. Siempre ha tenido algo de adelantada a su tiempo: sentó la base de lo ecológico en la sociedad; fue pionera en la defensa de la emancipación política de la mujer – ha sido la primera, y única, primera ministra de su país en 1981–  y desde años antes de las leyes antitabaco, ya hablaba sobre su control en los espacios públicos.   

Su faceta visionaria está unida a la confianza en el cambio social. “Cuando ves revoluciones como la que ha experimentado Sevilla [con respecto a la movilidad, en parte, gracias a la bicicletas pública], te da esperanza. Hay políticas que pueden tener mucho impacto y mejorar los escenarios de los que parte”, dice con vehemencia. Para ella, el cambio climático sigue siendo el principal enemigo de la sociedad. En ese campo, la movilidad tiene bastante que aportar. El transporte urbanos es responsable del 14% de emisiones de efecto invernadero, según el Informe Stern; el tráfico urbano, del 40% de las emisiones de partículas y del 70% del NOx.

La semana europea de la movilidad sostenible intenta reducir esos niveles. Además de promover el aire limpio, un problema grave para las urbes españolas (el 94% de los españoles estuvo expuesto en 2011 a niveles de contaminación superiores a los recomendados por la OMS), invita a pensar en otras maneras de recorrer las ciudades. Aprovechando el boom de los pedales, la bicicleta puede presentarse como agente protagonista de ese cambio urbano. Para ello es indispensable el apoyo político. A ese nivel, esta celebración europea está pasando bastante desapercibida en muchas ciudades españolas. El Ayuntamiento de Valencia invitan a coger el autobus gratis el domingo - la oposición ha organizado sus actividades alterantivas-  mientras que en Madrid se organizan charlas, rutas y encuentros.

Parece que los ayuntamientos no tienen presupuesto para organizar más eventos. “El enriquecimiento personal, el individualismo y la frivolidad dominan en esta época. Cuando somos narcisistas y egoistas, ponemos de lado las cosas grandes e importantes”, concluye Brundtland. No se desalienta. “Eso sí, si una generación de gente joven, de alguna manera, cambia sus inquietudes, podemos cambiarlo todo”, añade. Ella sigue creyendo en la sostenibilidad. Confiada y visionaria. ¿Volverá la sociedad del siglo XXI a darle la razón cambiando la manera de moverse por las urbes? 

Hay 5 Comentarios

Por si os interesa, os remitimos la última entrada a nuestro blog: de domingueros y carriles bici.
https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/09/22/de-domingueros-y-carriles-bici/


Es habitual en los foros encontrar comentarios en los que en dos líneas "nos indican" el camino a seguir y nos ofrecen soluciones instantáneas a quienes llevamos años trabajando en estas cuestiones (normalmente de forma voluntaria)

La realidad es mucho más compleja y desgraciadamente no tiene una respuesta inmediata a esa frase de "lo que hay que hacer...."lo que se tendría que hacer...." Normalmente quien comienza una frase de esa forma no suele ser una persona poco participativa o activa en el mundo real y, la mayor parte de las veces, se limita a indicarnos e incluso a impugnar soberbiamente el trabajo que con la mejor voluntad del mundo realizamos quienes estamos pateando calles, despachos, redes sociales y demás.

En cambio si que existe una fórmula imprescindible en todo esto de la movilidad sostenible y no es otra que la escucha activa y el diálogo presencial. Si no escuchamos los argumentos de quiene se mueve de otra forma no podremos avanzar. Si no participamos y dialogamos en nuestro barrio, en nuestra calle, en nuestra asociación de vecinos y en nuestro ayuntamiento, poco o nada podremos avanzar. Por tanto, todo se resume en presencia, presencia y presencia.

He leido arriba que el futuro es de la bici y de los coches eléctricos, yo sin embargo creo que el futuro es de las personas y es entre ellas, con ellas y para ellas como debemos gestionar todo este interesante e imprescindible asunto de la movilidad.

Saludos y enhorabuena por el el blog.

Fernando Mafé

Sí, sí a las bicicletas. Son agradables, silenciosas, ágiles...pero no van identificadas, circulan como les da la gana, asustan a los peatones, invaden aceras, parques, montes protegidos...y no resuelven de una vez quitar automóviles de las calzadas y no espacios a los que van a pie. El carro va delante del caballo una vez más.

El futuro es la bici y los mini-coches eléctricos. En Barcelona ya están a punto de ponerse en marcha http://xurl.es/9ik46

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal