I Love Bicis

Once Avenidas

Por: Pablo León

09 oct 2013

Bicis aparcadas tras la carrera Once Avenidas.
Bicis aparcadas tras la carrera Once Avenidas.

“Es una carrera. Ocurre entre los coches, el tráfico y la gente. Tened cuidado y no os saltéis semáforos”. Con estas palabras presentaba Andrés Arregui, uno de los fundadores de Ciclos Noviciado, Once Avenidas: una competición urbana que se consolida en su quinto aniversario. Ya no solo es una contienda a pedales sino que se ha transformado en un festival con la bicicleta como protagonista. Otra muestra de la cultura urbana asociada a las dos ruedas con exposiciones, carreras de rodillo, conciertos y una alleycat (carrera de bicicletas entre el tráfico). Una cita que ocurre después de la celebración del Bike Film Festival en la capital y el mismo fin de semana que se celebra el Día de la Bicicleta. “Bicis al suelo, subid a la línea de salida. 3, 2, 1. ¡Ya!”.

 

Una ciudad. 11 avenidas. Dos horas. 32 corredores. Un mapa del centro de Madrid con seis puntos marcados es lo primero que reciben los competidores al inscribirse en Once Avenidas. “Estos son algunos de los chekpoints por los que deberéis pasar”, avisa Jordi Tamayo de la tienda barcelonesa Enciclika, junto a Ciclos Noviciado, Biernes con B, Montaña Sagrada y Cyclo, son los ideólogos de la particular carrera en la que los competidores no conocen el recorrido que van a tener que realizar. Junto con el mapa y un dorsal, los inscritos reciben un mensaje: “En el intercambiador de Moncloa a las 19.00”. 

Salida-onceavenidas
Salida Once Avenidas.

Tras explicar que los bicicleteros van a tener que surcar la ciudad varias veces durante la tarde, encontrar los puntos de control y conseguir once sellos, que se estampan en el mapa, Arregui anuncia el primer destino. “Tenéis que ir a Ventas y que os sellen el mapa”, grita. Al oir el destino, los 32 corredores se tiran a por sus bicis. “Vamos por Islas Filipinas”, espeta Jorge Luis Hinojosa, bicimensajero de A piñón fijo y conocido como Handsome George, mientras sale a la calzada. Al mismo tiempo, los conductores, asombrados, frenan al ver el espectáculo de ciclistas con pantalones cortos, barbas, tatuajes o camisas.

Tras un par de cuestas, subir María de Molina, cruzar Avenida de América, pasar por Manuel Becerra, los más raudos llegan al coso madrileño. Sacan con celeridad el mapa y piden su sello y la nueva meta. El recorrido está diseñado para que se crucen las once calles que dan nombre a la carrera. “No solo gana el que pedalee mucho sino también el que conozca la ciudad y sepa moverse por ella”, dice Arregui en uno de los puntos de control. “Además hay un premio de estilo”, agrega. Miguel Ángel reconoce no entrenar mucho. Lo confiesa en el falso llano del Paseo de la Castellana. “Cuesta, ¡eh!”. “Me parece una idea muy divertida y original. Además hay muy bien ambiente”, cuenta entre bocanadas de aire.

Milú, uno de los participantes de Once Avenidas.
Milú, participante de Once Avenidas.
Mientras la tarde cede a la noche, pasa la primera hora de la contienda. El grupo que salió junto al principio se ha disgregado. Están distribuidos por diferentes partes de la ciudad, escurriéndose entre el tráfico, apurando los semáforos y ganando segundos. Algunos de ellos, ya han perdido fuelle; los aventajados cruzan el parque de El Retiro. “Correr entre la vida de la ciudad te genera una sintonía particular con la urbe, genera una sensación muy especial”, dice Anthony desde el sillín.

Once Avenidas no es fácil. Los corredores deben pedalear 45 kilómetros a toda velocidad mientras la ciudad continúa su vida cotidiana. “Evita la manifestación de Gran Vía”, recomiendo uno de los corredores a otro. No todo el pelotón va a acabar la carrera. Solo diez de ellos van a cruzar las 11 calles. Otros tantos, ocho. Y las dos únicas chicas en la contienda, Jess y Ruth, disfrazadas de gatitas, dos. A pesar de no acabar el recorrido, las felinas a pedales consiguieron el premio de estilismo. Pitera, Javi Toledo y Handsome George se llevaron el primero, segundo y tercer premio, respectivamente. Milú acabó el séptimo y consiguió el segundo galardón de estilo. Nada mal para ser el perro de un periodista. 

Hay 5 Comentarios

Me gustaría haber estado allí, aunque como dice otro comentario: a veces estas cosas se hacen demasiado snoobs.

Ya sé varias tiendas donde no me apetece comprar, este tipo de cosas no ayuda nada a normalizar la movilidad ciclista en la ciudad.

Nueva sección en nuestro blog: zonas de precaución al circular por el anillo verde ciclista de Madrid. Se trata de fotos de sitios donde hay riesgo de sufrir algún tipo de accidente si no andamos con mil ojos y somos precavidos. Esperamos que os resulte de gran utilidad.
http://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/10/10/zonas-de-precaucion-en-el-anillo-verde-semaforo-en-sanchinarro-nueva-seccion-en-nuestro-blog/

Todo esto es muy moderno, somos requeteguays y nadie nos entiende.
Lo de hacer carreras en tráfico abierto, para que la peña se salte los semáforos, haga imprudencias entre los coches y los conductores y peatones tengan que frenar o apartarse para que pase el moderno de turno nos va a traer sin duda mucha simpatía del resto de la comunidad humana de la que formamos parte y mucha comprensión a nuestras reivindicaciones habituales sobre pacificación del tráfico, no obligación de llevar casco, flexibilización de algunas normas de tráfico para los ciclistas,.......

Hay gente que no entiende la pasión que sentimos algunos por la bici. Para mi es una forma de vida http://xurl.es/9ik46

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal