I Love Bicis

¿Pasa algo por matar ciclistas? (y II)

Por: Pablo León

28 nov 2013

¿Protege la sociedad a los ciclistas?

Un editorial del New York Times arrancaba con esta pregunta: It´s ok to kill cyclist? Daniel Duane analizó las consecuencias legales de atropellar a un ciclista y llegó a la conclusión de que el conductor que había matado a un pedaleante no recibía una amonestación acorde con la gravedad de su acción. Lanzó al aire una interesante cuestión: ¿protege la sociedad a los ciclistas? Segunda entrega de la reflexión.

 

Las normas están pensadas para los coches. Algunas se han adaptado a las motos. Las bicicletas no poseen amparo legal específico. “En España, la nueva Ley de Tráfico quería paliar esta indefensión, pero la normativa que defiende es completamente aberrante y anticiclista”, denuncian desde Conbici, coordinadora que aglutina a más de 55 asociaciones de toda España y que defiende al colectivo. En general, los ciclistas consideran que la ley debería reconocer las diferencias entres bicis y coches y no tratarlos de manera semejante.

Mientras la normativa no avanza, algunos ciclistas la interpretan a su manera. Ignoran algunas normas o copian la legislación vigente en otros países que permite interpretar algunos semáforos rojos como ambar o circular a contramano. Actitudes que irritan a conductores y que transmiten la sensación de que el ciclista hace lo que quiere. Un ser sin obligaciones y por lo tanto, según esgrimen algunos, sin derechos. 

Bicicleta en medio del tráfico.

En el espacio urbano se está viviendo un conflicto cultural. Alguno lo elevan a la categoría de guerra. En su reflexión, Duane hace varios apuntes con respecto al lenguaje empleado en los artículos periodísticos que describían los accidentes. Y cómo, de alguna manera, insinuaban una cierta inevitablidad. Trasladado a España, cuando la prensa nacional se enfrenta a una muerte ciclista aparece recurrentemente el casco. En muchos medios, azuzados por la Dirección General de Tráfico y su deseo de imporner el casco obligatorio en ciudad, se puede ver repetida esta frase: “Y el ciclista no llevaba casco”. No importa que ese elemento no hubiera tenido relevancia en el suceso. Ni las condiciones del accidente. Esta frase esconde una sutil culpabilización del usuario de la bicicleta. "Es tu responsabilidad, por no ir protegido", se podría leer entre líneas. 

En caso de atropello, la eficacia del casco es casi nula. Ni siquiera una armadura podría proteger el cuerpo de una persona frente al peso de un automóvil de más de 1.000 kilos. En siete de cada diez muertes ciclistas producidas en España estaba implicado otro vehículo, normalmente un coche o un camión. Y, a pesar de la guerra de cifras que se está viviendo para justificar la imposición, la mayoría de los ciclistas fallecidos el año pasado, el 63%, llevaba casco. De lo que se puede deducir que igual son necesarias otras políticas. Por otro lado, varios estudios estadounidenses sugieren que en más de la mitad de los accidente en los que ha habido un vehículo y una bicicleta implicados, el conductor había cometido algún tipo de descuido. “Hay algo que no está funcionando bien en el sistema de justicia”, relataba Duane en su artículo de opinión. Evidentemente ocurre algo cuando, a pesar de los estudios científicos, la responsabilidad tácita del accidente recae, en última instancia, en los pedaleantes. 

Mientras llega la cobertura legal, que debería emanar del poder público, el sentido común es la mejor arma para proteger a los ciclistas. Los pedaleantes siendo conscientes de lo vulnerables que son. Sin alarmismos sino haciéndose ver ocupando el medio del carril y por la noche llevando luces, por ejemplo. Los conductores teniendo en cuenta esa fragilidad; siendo conscientes de que pegar un acelerón al lado de una bicicleta, pasar demasiado cerca o rozarla puede tener consecuencias muy graves. Al volante, el menor despiste puede ser fatal si hay un usuario de la bicicleta implicado. Esta actitud, por ahora, debe surgir de los ciudadanos. Las calles de las ciudades en las que vivimos no pueden convertirse en un campo de batalla, con víctimas incluidas.

Hay 6 Comentarios

Desde el punto de vista de conductores de coches, motos, bicicletas y peatones, todos tienen su razón es decir al coche le molestan las motos por su conducción temeraria, a las motos los coches y ciclistas y a los peatones todos, y cada uno defiende su postura como mejor cree y además creyendo que tiene la razón, y yo digo: Una buena educación vial para todos y en todos los sentidos nos evitaría atropellarnos unos a otros porque si algo tengo que decir es que el más débil tiene que estar protegido, pero deja correr a algunos de estos débiles, que son verdaderos salvajes en su circulación vial por su falta de educación, un mal peatón puede provocar un accidente lo mismo que todos los demás por tanto hay que educarnos y educar que una buena circulación vial es cosa de todos y podremos prevenir muchos accidente.

hace unos días vi un reportaje en la 2 , en la que comentaban que la cantidad de bicicletas de una ciudad, era indicativo del caracter apacible de esta. Me he dado cuenta de que vivo en Mordok.

Cuanta amargura y mala leche destilan algunos comentaristas. Puedo entender lo molesto que es ir de peatón y tener que estar pendiente de los coches y además de las bicis cafres, eso es intolerable. La acera es el reino del peatón y no hay más que discutir. Pero la bici ni es un coche ni una moto, por lo que no puede de ninguna manera tener el mismo tratamiento, sus normas de circulación tienen que ser distintas por fuerza y a causa de su debilidad frente a otros vehículos debe estar protegida que no es lo mismo que ir protegida (léase casco). A mi me molestan y me generan stress los coches cuando tengo por fuerza que circular cerca de ellos, no me hace gracia pensar que se pueden distraer y que ni una armadura me libraría de una desgracia. Quiero poder ir relajada a mi ritmo como lo hago en países donde un toque de un coche a mi bici significa muchos problemas para ese conductor que además es ciclista como yo y no se altera por ir a velocidades lentas si no puede adelantarme con seguridad. Quiero poder ser un peatón paseando libre sin tener que soportar los ruidos y la presencia de coches en muchas zonas de mi ciudad. ¿Es que no recordamos como son nuestras ciudades un domingo por la mañana? Pues eso.

Perdón por este comentario, pero en  CapitanFood cumplimos un año. Hace una año que inauguramos nuestra web/blog y queríamos daros las gracias por vuestras visitas, comentarios, apoyos y reservas online. Este año que entra seguiremos buscando esos restaurantes geniales con precios super asequibles, y esas recetas secretas. Muchas gracias a todos http://www.capitanfood.com video http://youtu.be/CceYMuwFZEQ

El casco es algo que no ayuda mucho en el 90% de los casos, la velocidad reducida ayuda.
El gran problema es los conductores, unos y otros, la educación muchas veces es escasa y el egoismo supera a las normas de tráfico y convivencia más básicas.

http://alicantegusta.com/fiestas/11-fiestas/787-ii-dia-de-la-bicicleta-en-alicante.html

Pues no os voy a engañar, yo prefiero la moto: http://xurl.es/ch3vj

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

I love bicis se acerca a la realidad de la bici urbana, sinónimo de modernidad, responsabilidad ambiental y otro tipo de movilidad. Carriles bicis, políticas de desarrollo, alforjas para ir a la última o las luces más cool. Todo con ganas de reivindicar los pedales.

Sobre el autor

Paco Nadal

Pablo León es reportero y ciclista urbano. Escribe en El País desde 2009 y comenzó con la bici por las calles de Berlín, donde vivió varios años. Desde entonces, pedalea en cada ciudad por la que pasa. En 2010 arrancó este blog dedicado no solo a las bicicletas sino también a la movilidad y a los retos a los que se enfrentan las ciudades del futuro.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal