Andrés Ortega

Ya solo queda todo por hacer

Por: | 17 de junio de 2012

GreciaPart

Los griegos se han pronunciado, bajo presión, incluso bajo chantaje. Ahora queda todo por hacer, casi como 24 horas antes. Sólo se ha despejado una incertidumbre, y no de forma completa pues no está claro la mayoría de Gobierno que se formará.

Para empezar, hay que hacer de Grecia un Estado moderno y fiable. Y hay que afianzar, con medidas valientes que implican cesión de soberanía, una unión económica y monetaria que se tambalea y pone en peligro todo el edificio comunitario. A los dirigentes europeos, a las instituciones europeas, ya no les quedan excusas ni tiempo. Tienen que tomar decisiones en el próximo Consejo Europeo del 28 y 29 de junio, si no antes, que impulsen una unión monetaria mucho más profunda apoyada en una unión fiscal y  una unión bancaria, que lleven a una unión económica y política.


Grecia es un Estado fallido. Importa un 80% de lo que consume (incluido un 40% de los alimentos, además de casi el total de las medicinas que necesita).  Su única industria autóctona es el turismo y la construcción naval. Carece de una estructura recaudatoria mínimamente digna. Pero esto lo sabían los europeos desde hace tiempo. Grecia ingresó en la UE en 1981, y en el euro en en 2000, un año más tarde que los primeros, aunque a tiempo para la instauración física de la moneda y los billetes en 2002. ¿Acaso no se sabía? Claro que sí. Pero no importaba. Alemania, y otros, a través de la UE le daba dinero para que Grecia le comprara sus productos.


¿Será capaz Nueva Democracia -¿con el apoyo de los socialistas de Pasok?- de construir lo que no han podido en los últimos 30 años porque más que como dos partidos políticos se han comportado como dos corruptas familias feudales? Grecia no podrá volver a echar a andar sin muletas. No lo podrá sin la ayuda europea, no sólo en dinero, sino en pericia. Ahora sí hay que intervenir Grecia. De otra manera. Para construirla.


Pero incluso con estos resultados que debe tranquilizar algo a los mercados, Grecia no puede aguantar el ritmo de austeridad que se le ha impuesto para rescatarla. Como indica Sebatian Dullein del ECFR, Grecia ha bajado su déficit estructural (es decir, excluyendo el servicio de la deuda) entre 2009 y 2011 de un 11% a un 1,8%. Alemania entre 2003 y 2007, solo lo bajó un 2,9%. Se le ha exigido demasiado a Grecia. Aunque lo que necesitaría ahora Grecia es un gran acuerdo de Gobierno. Los socialistas, hundidos, lo han pedido para no dejar todo el terreno libre a Syriza


Antonis Samarás dice que cumplirá los términos del rescate, aunque con alguna revision. Pero, claro, no es lo mismo aceptar cumplir las exigencias del rescate que cumplirlas. Como el déficit con España. Y lo que se le pedía desde Europa a los griegos es que votaran a favor de aceptar cumplirlas. Lo han hecho.


Pero todo queda por hacer en Grecia, también en Europa, y en particular en la eurozona. Grecia era, sigue siendo, un problema, pero no el problema. La UE, y especialmente el BCE, debe salvar a España y a Italia o se hundirá con ellas, lo que sería un desastre histórico. Pero no el BCE no lo puede todo.


En el fondo, si el euro ha de sobrevivir, tendrá que hacerlo en base a un gran pacto de (casi) todos los demás con Alemania. A cambio de que Alemania acepte que el BCE salve el euro, todos los países de la moneda única habrán de aceptar que la política económica, la fiscal y la bancaria se decidan en Bruselas.
Lo que requerirá decisiones valientes, de corto, medio y largo plazo, por parte de todos, decisiones que implican ceder –no solo compartir- soberanía. Alemania está dispuesta, pero no a compartir riesgos de costes. La Francia de François Hollande –en la que también queda casi todo por hacer, pues está retrasada en sus reformas- sí quiere mutualizar los costes, pero ¿aceptará ceder soberanía? Aunque esta sea casi una entelequia, el gaullismo aún pesa mucho en las mentalidades francesas. Al final, cuando de soberanía se trate, el escollo puede no ser Alemania, sino Francia.

Estamos mejor que ayer. Pero, por si acaso, ¿hay algún doctor en la sala?

Hay 5 Comentarios

Ojalá apareciera un Doctor de la talla humana y médica de Don Gregorio Marañón. Alguno habrá de haber y esperemos que incluso le emocione trabajar en equipo como aquellos que se unieron Al servicio de la república.

http://rick-casablanca.blogspot.com.es/2012/06/que-podemos-hacer.html

Todo se podría haber dicho antes de las elecciones pero bueno ya se sabe como se ha manejado al electorado para que ganara la derecha.

Ya lo advirtió IU, en boca de Julio Anguita, desde Maastricht y la posterior entrada en el euro. Para formar una moneda única, que beneficiaba la circulación de capitales y servicios, debían entrar inicialmente los Estados preparados para ello. Pero se tornó café para todos, y ahora nos golpean desde el norte como falsos culpables.

http://casaquerida.com/2012/06/17/holocausto-en-honor-al-futbol/

También se necesita un gobierno fuerte y capaz de plantarse en europa y exigir unas condiciones y un plan digno a sus socios.

Carla
www.lasbolaschinas.com

veo que ha decidido obviar el hecho de que Grecia mintio durante anyos sobre el estado de sus finanzas. Le felicito por su ejercicio periodistico.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

, europeo por nacimiento (padre español, madre francesa), convicción y profesión, ha sido corresponsal en Londres y Bruselas y columnista y editorialista de El País, director de Foreign Policy Edición Española y dos veces Director del Departamento de Estudios en La Moncloa. Le interesa casi todo. Ha publicado (con A. Pascual-Ramsay) ¿Qué nos ha pasado? El fallo de un país. Su primera novela se titula Sin alma.

TWITTER

Andrés Ortega

Archivo

enero 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal