El Testigo ocular

Blog de Luis Manuel Ruiz desde Sevilla (Andalucía Occidental)

Sobre el blog

Las personas tímidas siempre hemos valorado mucho los refranes que colocan el hecho de mirar por encima de cualquier otra actividad física o intelectual: la vista es la que trabaja, una imagen vale más que mil palabras. El testigo ocular toma como excusa esas frases hechas para acercarse a una realidad que a veces es sucia y amenaza con manchar los dedos.

Autores

Luis Manuel Ruiz (Sevilla, 1973) colabora en prensa y televisión y ha publicado varias novelas, como Sólo una cosa no hay (Premio Internacional de Novela de la Feria de Frankfurt) y La habitación de cristal. Le avergüenza hablar de sus virtudes, pero sí puede enumerar sus vicios: la literatura policíaca, la historia de Alemania, la música barroca, los rinocerontes, la metafísica y en general todo aquello carente de inmediata utilidad práctica.

mayo 2007

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Suscríbase a este sitio

¿Qué es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« La vista | Inicio | El vino y la verdad »

03 mayo, 2007 - 19:02

Cifras y letras

Aljarafe es el nombre de una comarca de Sevilla en que el viento corre más libre y más fresco que en las encajonadas calles del centro y a donde más de la mitad de la población activa de la ciudad se ha mudado a vivir, con los consiguientes problemas de masificación e infraestructuras que son de rigor en estos casos. Aljaraque es una localidad de las afueras de Huelva donde el aire también posee un color especial y que han elegido como residencia todos los que están hartos del olor a metal y agallas que rezuma el puerto. En el Aljarafe, el precio de un metro cuadrado serviría para pagarse un viaje de ida y vuelta a Pekín, o tres o cuatro si uno no hace ascos a las compañías de bajo coste. Por lo que sé, Aljaraque no le sigue muy a la zaga en esto de los números masivos y en su suelo suelen arraigar mejor los chalés y las pistas de tenis que otros vegetales más modestos.

Las similitudes entre ambas zonas no terminan en las cifras ni en las letras. Si uno de los escándalos estrella de la pasada temporada política tuvo por protagonistas a un edil de Camas, municipio aljarafeño, y a algunos de sus amigos con los bolsillos muy grandes, en esta ocasión le toca a Aljaraque ofrecer la réplica. Orta y Pino son los nombres a los que responden el alcalde saliente de la localidad onubense y su concejal de urbanismo, una pareja que en las crónicas más recientes de sucesos políticos se ha vuelto tan indisociable como Tom y Jerry y Laurel y Hardy, pero notablemente menos graciosa. Un antiguo camarada de armas del PP acaba de acusarlos ahora de enriquecerse con el cobro de comisiones ilegales y de haber amasado una fortuna en sus años de gobierno que habría hecho silbar al Tío Gilito, y que conste que me refiero a dibujos animados y no a ningún virrey marbellí. Uno de ellos alega que las acusaciones son falsas y que incluso tiene que pedirle dinero a su mujer para arreglar una valla. Y no me extraña, si, como parece, entre uno y otro suman propiedades que rebasan los cincuenta y cinco mil metros cuadrados. Vallar sesenta veces la superficie de Andorra no está al alcance ni de los patos de Disneylandia.

En fin, estas son las desilusiones que nos depara la precampaña electoral. Hacerse político te brinda la oportunidad de comprarte sesenta países pirenaicos, pero no de cercarlos: cualquiera puede colarse sin permiso y montar una barbacoa debajo de tus pinos.

Comentarios

Haga usted las naturales sangrías -como manda la norma- en los puntos y aparte, tal y como les enseñan a los niños los profesores de Lengua Española, como es mi caso. Tenga en cuenta que la prensa, la convencional y la digital, nos sirve de ejemplo diario en el uso normativo y correcto de nuestra lengua escrita.

Anselmo, en la red no hay sangrías. Quizá kalimochos; pero sangrías no.

Anselmo, en la red no hay sangrías. Quizá kalimochos; pero sangrías no.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
https://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d835340e9f69e2

Listed below are links to weblogs that reference Cifras y letras:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal