De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

¿Me prestas tu Mercedes?

Por: | 24 de diciembre de 2010

Captura de pantalla 2010-12-22 a las 7.45.37 AM
Hace unos días hablaba con unos amigos de Washington lo realmente pesados que somos a veces los padres con que nuestros hijos tienen que compartir sus más preciados juguetes y 'socializar' con niños a los que no conocen de nada. Nos reíamos imaginando a uno de nosotros compartiendo nuestro nuevo IPad o a cualquier fanático de los coches prestando su última adquisición con trescientas mil chorradas incorporadas y tracción a muchas ruedas (o algo así).

El caso es que mi amigo me recordó un artículo divertido e inteligente -como casi todos ellos- de la revista The New Yorker. Es bueno y sólo necesitaba traducción. Os dejo con él y os deseo 'feliz todo' y que pensemos en nuestros enanos la próxima vez que queramos vestirlos de 'domingo' o forzarles a que entreguen su Elmo a un total desconocido en el parque.

PLAY NICE

By Simon Rich

Si los adultos estuvieran sujetos a las mismas indignidades que los niños…

EN UNA FIESTA

Niña Zoe: Papa, tenemos una fiesta en casa, así que tú te quedas en tu habitación. No te preocupes porque uno de mis amigos trae a su padre para que juegues con él. Se llama Comptroller Brooks y tenéis más o menos la misma edad, por lo que estoy seguro de que tenéis mucho en común. Pasaré en un par de horas para ver cómo estáis. (Se va Zoe)

 

                  Mr. Brooks: Hola

                  Mr. Higgins: Hola

                  Mr. Brooks: Bueno…eh…¿sigues la política del ayuntamiento?

                  Mr. Higgins: La verdad es que no…

                  Mr. Brooks: Bueno…

                  (Un largo silencio)

                  (Zoe regresa)

 

NIña Zoe: ¡Ah! Se me olvidó deciros. Le dije a mis amigos que vais a hacer un espectáculo después de la cena. Os aviso cuando sea la hora de bajar.

 

                  Mr. Brooks: ¡Dios! ¿Qué vamos a hacer?

                  Mr. Higgins: Yo me sé un baile…pero me da mucha vergüenza

                  Mr. Brooks: Bueno, vamos... enséñamelo.

 

EN EL CONGRESO DE ESTADOS UNIDOS

Lobista: Si no consigue usted aprobar esta propuesta, provocará la muerte de miles de personas. ¿Hay preguntas?

Senador: ¿Por qué lleva usted uniforme de marinerito?

Lobista: Mis hijos han decidido vestirme así, porque se les antojó. Le dije que era un día importante para mí...

Senador: Que mono...

Lobista: Bueno, pero ¿está usted de acuerdo con la propuesta? ¿Y la guerra?

Senador: Estaría todavía mejor con el gorro! [de marinero]

 

EN EL APARCAMIENTO

Lou Rosenblatt: ¿Puedo conducir tu coche? Lo devuelvo cuando haya terminado.

Señora Herson: Disculpa, pero ¿te conozco?

Lou Rosenblatt: No, pero tenemos más o menos la misma edad y utilizamos el mismo garaje.

Señora Herson: No quiero ser grosera pero no me siento cómoda dejándote conducir mi coche. Es que, además, es mi posesión más preciada.

Brian Herson (hijo): ¡MAMA! Pero bueno, ¿qué te he dicho sobre compartir?

Señora Herson: Sí, tienes razón, hijo….disculpa. Toma, las llaves de mi Mercedes.

Lou Rosenblatt: Gracias. ¿Puedo pasar por tu casa más tarde? Es que me siento solo y no tengo amigos.

Señora Herson: Bueno…la verdad es que ya tengo planes esta noche.

Brian Herson: ¡Mamá!... ¿Le estás excluyendo?

Señora Herson: ¡No, claro que no! (Suspiro). Aquí está mi dirección, señor. La fiesta empieza sobre las ocho.

 

Hay 23 Comentarios

Pues yo creo que depende. En el parque yo no me meto en si los niños comparten o no, es cosa suya, a lo que si les enseño es a no dar tirones/empujones etc por un juguete... Si un niño quiere juguetes que los lleve. De la misma forma si mis hijos quieren juguetes de otro y el otro niño no quiere prestarlos, me da igual lo que diga la madre, mis hijos no pueden jugar con esos juguetes porque tienen que respetar a los otros niños... pero si tienen invitados en casa, si les obligo a compartir, sobre todo si son sus amigos y no hijos de mis amigos. (Pero no les fuerzo a jugar con quien no quieren, yo odiaba eso...) y entre hermanos tambien se comparte.

Yo no obligo a mis hijos a compartir, les hago como mucho la reflexión de que a ellos les agrada mucho que los demás les presten sus cosas. esto lo hago ahora, que tienen ya 5 y 7 años, cuando eran más pequeños, si no querían compartir, pues no compartían. Personalmente, creo que muchos padres insisten en lo de compartir porque "quedan mejor", es más civilizado, no porque realmente estén interesados en transmitir ese valor. Digamos que en el parque, si el niño no quiere compartir y el padre no hace la reflexión-sermón de rigor ¿Será catalogado de buen padre? ¿Qué nota le pondrán los otros padres en la asignatura de educador? La mayoría pensarían que está malcriando y consintiendo a su hijo... Pero sin llegar al extremo del Mercedes, yo creo que nosotros elegimos muy bien qué compartimos y con quién, los adultos, y yo -que me considero generosa- no vamos compartiendo nuestras cosas con el primero que las pide. Pero socialmente queda bien decirles a los críos que hay que compartir.

la globalizacion que nos estan vendiendo como nadie que tenga dos dedos de frente nos comera viva es el mayor espejo de la exclavitud del ser humano en la epoca actual poco a cambiado cuando los corsarios robaban para la reina de inglaterra como los grandes mandatarios del mundo no sean derrocados por otros con mas humanidad en sus corazones contemplaremos entre lagrimas como nos comen vivos esas potencias que solo compiten con el hambre y sus ganas de comer seguir comprando productos made in tercer mundo y seguir contribuyendo a la explotacion de mano de obra sin derechos ni recursos solo con el unico objetivo de que unos pocos se beneficien y dilapiden sus fortunas en cosas sin sentido comtemplando en silencio entre indiferencia como el mundo agoniza en su propia miseria de querer comer a diario paraz esto ya quien pueda dios mio

Compartir? claro, pero sin ser un tonto. Yo estoy cansada de que vengan al parque padres sin juguetes y sean mis hijos los que tengan que prestarselos a sus hijos, perfectos desconocidos. Mis hijos comparten sus juguetes y luego los malditos cafres no quieren devolverselos, con lo que el problema es mio. Desde hace varios meses, solo dejan juguetes si los niños que se los piden les dan otro a cambio y la cosa funciona bastante bien. Do ut des.

Enseñar a los niños a compartir es simplemente una forma de evitar conflictos. No siempre hay de todo para todos (al menos en mi casa), y cuando se genera un enfrentamiento por un juguete o una prenda, prefiero que lo compartan a que monten un pollo. En nuestra sociedad, todos los niños tienen muchos juguetes, y comparar con un Mercedes me parece muy forzado, a menos que tú tengas 35 Mercedes en tu garaje. Por otra parte, cuando un niño pide un juguete a otro normalmente lo que le está pidiendo es que juegue con él. Si eso también te parece mal...

Siempre se dijo que los niños son muy tiranos y egoístas. Este artículo para demostrar que no, que en realidad los tiranos y egoístas son los adultos.

Es un artículo genial para justificar a los padres egocéntricos. Sólo faltó poner que uno de los señores era morito o algo así. No se trata de compartir, porque el juguete que prestas o no hoy en el parque, es el juguete que te prestarán mañana o no en el mismo parque.
Llevar un juguete a un parque es garantía de que a otros niños les va a llamar la atención. Esa situación debe ser gestionada por los padres para formar valores. Sea cual sea la posición adoptada, se puede aprovechar. Cuando el niño decide ir al parque con un juguete, se le puede preguntar que hará cuando se encuentre que otros niños le piden el juguete. Su respuesta sea la que sea da juego a que se ponga en el lugar del otro. Por ejemplo: "Y si está Julito que te prestó la bici ayer, ¿Se lo vas a dejar o no?" o "Yo sé que Pedrito no te prestó ayer el suyo, pero si te lo pide, ¿Qué vas a hacer? No dejárselo y que se sienta como tú ayer o dejárselo para tratar de que aprenda.
La respuesta, sea cual sea, no es lo importante, lo importante es que aprenda a ponerse en el lugar del otro, eso tiene más valor, porque es una cosa que hacemos poco.

Lo que subyace es el egoísmo y la envidia, los males españoles por excelencia. Nuestros hijos los maman desde el primer día de parque y es eso lo que es patético. Que los niños sepan o quieran compartir o sientan la necesidad de tener lo del otro a toda costa es incluso natural. Pero es que no es a costa del "otro" que es lo que los padres tenemos que enseñarles. Aquí la "otredad" es pillar si se puede y que los demás se jodan. Fomentamos las dos españas en la cola del tobogán. Pero hay que recordar que aún creyendo que somos lo mas guay del planeta siempre habrá alguien que sea mejor y que tenga mas y ya solo por el hecho de no querer que nuestros hijos se conviertan en unos ladrones es que deberíamos de pensar con mucha mas profundidad que coño queremos decir cuando les decimos a nuestros hijos que compartan o que no.... Viva el capitalismo, y que viva España....

Situación: le había comprado a mi hija tres galletas, estaba ella con un companero del colegio. Le dije que tenía que compartirlas, ella le dió una, se comío la segunda y llegó la tercera; el nino la quería, se la pedía de forma insistente. Yo le dije que le diera la mitad, después de pensarselo la partió por la mitad para darsela, pero el otro la queria toda así que la agarró la mano y al final la galleta acabó en el suelo. Mi hija llorando desconsolada y el nino riéndose. Hay inculcar el valor de compartir las cosas pero también hay que saber hasta donde hay que llegar.

Pues que quereis que os diga. En la educación como en tantas otras cosas lo que debe prevalecer es el sentido común. Y a mi me parece curiosamente sospechoso que en todas las culturas que conozco, los padres se comporten asi. Lo mas probable es que sea por algo, no al azar. ¿Para enseñar a compartir ?. tal vez, pero me inclino mas por pensar que es una necesidad de las nuevas familias reducidas en el número de componentes . ¿ Hacía falta enseñar a compartir en familias numerosas ?
En todo caso este artículo me recuerda a lo que se decía sobre la manera de hablar a los bebes. Se ha ridiculizado muchas veces, y luego resulta que es mucho mas comprensible para ellos. Osea que probablemente sea muy divertido ridiculizar la situación, pero lo mas probable es que lo mas útil sea llevarla a cabo. Felices fiestas

Lo cojonudo es que ya ponemos en duda cualquier cosa sin reflexionar sólo por que gusta un articulo. A los niños se les enseña a compartir y no excluir para que cuando sea mayos aprenda a discernir con quien comparir y a quien excluir como lo hacemos todos los adultos. Si no les enseñaramos así no sabrian donde esta la linea ni expoerimentarian en su vida las malas sensaciones que de mayor evitaran.
No podemos decir cualquier cosa sin reflexionarla al menos un poco

si, los que tenemos Mercedes, les ensenamos a nuestros hijos a compartir, los que no tengan Mercedes, que se fastidien y compartan los garbanzos fritos, si es que llegan a poder comprarlos.

Felices navidades

Tiene su gracia, la verdad, pero no creo que le quite el sentido a que los niños compartan sus cosas en los juegos, y casi siempre suele ser con sus amigos...no con desconocidos.

Perdonáis mi española incertidumbre pero no estoy de acuerdo sobre la Mercedes. De nosotros si se tiene la duda entre el coche y la mujer, es aconsejable prestarle al amigo a la mujer. El coche vuelve indudablemente con algún defecto, la mujer probablemente mejorada. Felices fiestas a España.

La analogia tiene sentido como un comparativo directo de una persona a otra (niños vs adultos) peropor Dios que si la idea es que los niños pueden elegir, decidir y demas entonces tendriamos que agregar que pueden trabajar, ganar su dinero, comprar sus cosas y rentar donde vivir.
Es absurdo pensar que enseñemos a nuestros infantes a no discernir entre compartir y ser estupidos. EL compartir es un valor fundamental de la sociedad ya que si asi no fuera, como sobrevive el mundo en las catastrofes, en las crisis? Solo compartiendo podemos sobrevivir .
Los niños deben saber que no lo tienen todo y que alguien mas compartira con ellos lo que les falta, ya sea un jugete, un pedazo de pan, un minuto de tiempo......etc.

Como gracia, tiene la suya, aunque está muy visto: son situaciones cómicas provocadas por dar la vuelta a una situación determinada. Pero nada más. A los que les haga gracia para la vida real, que dejen a sus niños de cuatro años ir solos al cole, después de darles 20 euros para gastos (o mejor, que trabajen y se lo paguen).

Lo que de verdad subraya el artículo es la desconexión entre los valores que intentamos inculcar a nuestros hijos y los nuestros propios. La mejor lección es el ejemplo, y cuando intentamos inculcarles lo que no practicamos nosotros mismos, los niños lo notan. Tomemos el modelo de educación que tomemos para ellos, si va acorde con nuestros propios valores no se dan situaciones como estas.

Un post genial! la verdad es que muchas veces no nos damos cuenta de qué cosas hacemos con los peques. Nunca debemos dejar de escuchar su opinion respecto a cualquier tema.

Es cierto irantzu, mi madre también se metía en mi vida y la mandaba a la mierda.
Mis hijos de 4 y 5 años no quieren compartir nada, además fuman, pero quién soy yo para meterme en sus vidas?
Yolanda, esmérate un poquito más en tu próximo blog.

Afánate con tu blog Yolanda.

He leido obligar con H en el comentario anterior. Estoy bastante afectada.

Totalmente deacuerdo con el artículo. A mis hijos nunca les hobligo a compartir sus jugetes con nadie, aunque me tope con la cara de rabia de las otras madres. Lo siento es su problema. Que manía tenemos en meternos donde no nos llaman. Yo a mi madre la mando a la mierda cuando quiere controlar mi vida. Lo siento señora, es mi vida y yo decido sobre ella. Es lo que estoy haciendo con mis hijos. Son lo suficiente capaces de pensar, sentir, decidir...

Nunca he entendido realmente porque enseñamos a nuestros hijos a compartir....sera por eso de que cuando sean mayores no podran conseguirlo todo.
Dentro de lo absurdo del articulo, me ha hecho sonreir imaginando la situación.
Reconozco que soy un poco egoista con respecto a mis hijos y cuando eran pequeños prefería que llorasen los demás a que llorasen los mios, asi que si no querían compartir no insistia demasiado....ahora son absolutamente sociables y comparten todas sus cosas...es mas, mi hijo de 9 años regaló su muñeco favorito a mi sobrino recien nacido.
En cuanto a la ropa....eso va un poco en consonacia con los padres...quiero decir, si los padres son de vaqueros y camiseta le pondran a sus hijos vaqueros y camisetas....si son de vestidos con lazos les pondran a sus hijos vestidos con lazos....si dejan a sus hijos elegir su propia ropa (dentro de unos parametros) descubriran que tienen las ideas, los colores y las formas mucho mas definidas que nosotros mismos....aunque en el fondo da igual...el que se haya movido por las tiendas de ropa de niños se dará cuenta de que no siempre encuentras lo que realmente quieres sino lo quie dicta la moda del momento, te guste o te parezca grotesca.
Feliz navidad a todos!!!!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal