De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

El fenómeno del pediatra Carlos González por Carlos González

Por: | 24 de enero de 2011

P_EN DEFENSA VACUNAS Todavía no está en las librerías y la polvareda es considerable. El pediatra Carlos González publica mañana un nuevo libro: En defensa de las vacunas (Temas de hoy). La red bulle desde hace días. ¿Cómo puede ser que el autor de éxitos como Bésame mucho o Mi niño no me come, una de las voces de referencia cuando se habla de lactancia materna o de crianza natural, defienda las vacunas?

Es consciente de la que se va a liar. Y se pone las manos en la cabeza: “Es como si hubiera un paquete ideológico progre-natural que supusiera estar en contra de las vacunas”. “Tanto la lactancia como las vacunas son dos pilares fundamentales para la salud de los niños del mundo y ambos están recomendadas por expertos, sociedades científicas y la Organización Mundial de la Salud”, defiende.

González ha escrito el libro alarmado por dos cuestiones. Una, la cantidad de información falsa, dice, que hay sobre las vacunas y que nadie hasta ahora se ha molestado en rebatir. Él lo hace y remite a las fuentes para que cualquiera pueda comprobar argumentos o cifras del libro. Y dos, la cantidad de familias que llegan a su consulta y que son contrarias a vacunar a sus hijos. Hasta un 15% dice, y recuerda que ahora mismo en Cataluña hay un brote de sarampión que afecta a niños no vacunados. “Tenía que hacer el libro de las vacunas, era una espina que llevaba clavada”, concluye.

El conocido pediatra tiene ejércitos de fieles seguidores y pero también es foco de demoledoras críticas. Ahora mismo en webs y foros tanto se está celebrando el nuevo libro como lo están poniendo verde. “Están diciendo que los laboratorios me habrán pagado un pastón”, ha constatado. Con su habitual ironía vaticina que, en este caso, el libro “se va a vender poco: el 95% de los que vacunan no se lo van a comprar y los detractores de las vacunas tampoco, vaya negocio”.

Carlos Gonzalez©Agustin Amate 1 En cualquier caso, tanta atención la lleva “fatal”: “Claro que me alegro de vender libros, pero me asusta que hablen de mi como de un gurú, de método González, o de Gonzalistas frente a Estivillistas [por el Método Estivill de hacer dormir a los niños, opuesto a la forma de ver la crianza de González]”. “En Bésame mucho no digo qué hay que hacer, si hay que coger o no a los niños en brazos. Explico porqué lloran y a partir de ahí que cada uno haga lo que quiera”, defiende.

Carlos González tan mal lleva que haya quien lo adore como lo contrario. “Me asusta la facilidad con la que se puede conducir a las masas. Si alguien quiere una religión, que se busque una liturgia”, bromea. Parece exagerado, pero basta una rápida búsqueda en google o blogs para encontrar madres que dicen que lo tienen “en el santoral”. En sus conferencias no suele caber un alfiler. “Me asombra que la gente tenga tanto tiempo para leer, yo cuando tenía a los hijos pequeños no lo tenía”, asegura, y recomienda “confiar más en uno mismo, en el sentido común y en lo que decía la abuela”.

En cualquier caso, entiende la pasión de unos y otros. “No son los libros, se trata de los temas de los que hablo, la lactancia, la alimentación, coger en brazos, las vacunas… son cuestiones que afectan mucho, que despiertan mucha sensibilidad y mucha susceptibilidad porque son una parte muy importante de la vida de la gente. Y criar a un hijo lo es”.

Hay 63 Comentarios

Me encanta toda esta gente tan en contra de la vacunación. Es maravilloso. Pero que se den un paseo por Galicia, donde la meningitis es endémica y todavía hay niños que están al borde de la vida y la muerte por no tener acceso sino pagando auna serie de vacunas que en otras comunidades autónomas entran por el seguro. Me pregunto si quienes habláis de boicot a las vacunas estáis realmente informados u oís las campanas y no sabéis de donde vienen. Yo he vacunado críos pequeños en atención primaria y siempre hay quien te pregunta...no te da pena hacerla llorar? Les contesto...más pena me da que se muera de meningitis o cualquier otra cosa. Si hoy en día hay muchas vacunas que a los ojos del ciudadano de a pie parecen obsoletas es porque existe una cosa que se llama Inmunidad de grupo: los niños no vacunados no lo cojen porque los vacunados son inmunes ergo no pueden transmitirlo. Eso,... mientras haya más gente sensata que insensata en este país.

Me encanta toda esta gente tan en contra de la vacunación. Es maravilloso. Pero que se den un paseo por Galicia, donde la meningitis es endémica y todavía hay niños que están al borde de la vida y la muerte por no tener acceso sino pagando auna serie de vacunas que en otras comunidades autónomas entran por el seguro. Me pregunto si quienes habláis de boicot a las vacunas estáis realmente informados u oís las campanas y no sabéis de donde vienen. Yo he vacunado críos pequeños en atención primaria y siempre hay quien te pregunta...no te da pena hacerla llorar? Les contesto...más pena me da que se muera de meningitis o cualquier otra cosa. Si hoy en día hay muchas vacunas que a los ojos del ciudadano de a pie parecen obsoletas es porque existe una cosa que se llama Inmunidad de grupo: los niños no vacunados no lo cojen porque los vacunados son inmunes ergo no pueden transmitirlo. Eso,... mientras haya más gente sensata que insensata en este país.

Por lo que se ve hay mucha gente que tiene una fe ciega en las vacunas, medicamentos, doctores ... me recuerda a una fe que me contaron de pequeño en la que te iniciaban tus papas bacunando, perdon, quise decir vautizando.

Tambien nos decian que habia niños en el tercer mundo que no se salvarian por que al nacer no les habian vautizado, perdon otra vez, quise decir bacunado.

Tiempo despues esos niños que habian vautizao para salvarlos, cuando tuvieron niños cambiaron de fe y optaron por bacunar a sus hijos, tambien para salvarlos.

Me sigo preguntando, de que tenian que salvar a todos esos niños si habian nacido sanos.

Para Félix: Tienes un concepto muy equivocado del virus de la Hepatitis B. Es cierto que puede haber una transmisión de madres a hijos. Lo que no sabes es que es un virus muy resistente, que puede vivir latente en superficies tales como una simple mesa durante muchos días. Es muy contagioso, también por saliva y la cantidad de virus necesaria para producir una seroconversión es ínfima. Por supuesto se puede transmitir a través de jeringas o sexo desprotegido. Cuando se vacuna a un niño de HVB se le está haciendo un favor como una casa. Porque el día de mañana tu hijo, el mío y el del vecino entrarán en contacto con un portador o tendrán vida sexual. Yo personalmente no quiero que se mueran de una hepatitis fulminante, cirrosis, cancer hepático, o estén estigmatizados por gente desinformada.
Un saludo

Yo estoy a favor de las vacunas en general, pero esto no implica que no les vea muchas pegas.Por ejemplo, se pone en Madrid una dosis de vacuna contra la hepatitis B a niños recien nacidos para prevenirlos de una enfermedad que se transmite exclusivamente por agujas o por contacto íntimo con sangre de enfermos.Mi hijo no está en contacto con enfermos ni hay jeringuillas en casa ni juega fuera porque tiene un mes, pero ya le he tenido que vacunar porque un porcentaje ínfimo de bebés recien nacidos son de madres o padres yonkis y están en contacto con agujas.Para mi es un ejemplo de vacunación universal erronea, pero como te niegues en el hospital a que se la pongan te montan el cirio.
Por otra parte conozco un caso de sarampión en adulto no vacunado en un país africano y casi se muere, no se si lavacuna infantil le hubiera protegido.

Me parece lamentable que la editora ponga del mismo lado de la balanza el defender las vacunas con el no defender la lactancia materna. Todos los médicos que conozco, incluido yo mismo, defendemos ambas cosas. Qué peligro tiene este blog...

En el debate vacunas sí/no los detractores de estas suelen argumentar que detrás del apoyo a las vacunas están "las farmacéuticas", sugiriendo que hay algún tipo de conspiración que tiene como objetivo envenenar a la población infantil a nivel mundial, con el fin de aumentar las cuentas de un oscuro consorcio. Sin embargo, los argumentos a favor de las vacunas no los proporcionan las farmacéuticas sino que se basan en evidencia científica acumulada en favor de éstas a partir de los datos de los sistemas de salud de múltiples países y de organismos reguladores internacionales y que puede ser consultada por cualquier persona interesada.

La mención repetida al mercurio y el aluminio no tienen fundamento. Las partículas de alúmina que se usan para aumentar la respuesta inmunitaria no son biodisponibles (no se absorbe), mientras que el mercurio hace referencia a un conservante que tienen algunas vacunas (el timerosal), que está presente en muy pequeña concentración y que no es preocupante porque la vacuna se administra una sola vez. De hecho, es mucho más preocupante el consumo de pescados grandes (atún o emperador) cuyo contenido en mercurio es muy alto y a diferencia de la vacuna no se consume unas pocas veces en la vida. Con respecto a los efectos secundarios, todo tratamiento tiene potenciales riesgos y la elección nunca se hace con respecto a la seguridad absoluta, sino con respecto a una relación riesgos/beneficios, que en el caso de las vacunas está abrumadoramente inclinada hacia el lado de los beneficios.

Hoy por hoy, puede afirmarse que las vacunas han salvado la vida de miles de millones de personas. Alguno de sus detractores ¿podría darnos datos de cuantas personas han muerto o han sufrido alguna intoxicación por su culpa?

Todo se puede discutir y argumentar, pero al hacerlo, por lo menos debemos basarnos en evidencias y argumentos racionales, no en teorías conspiratorias.

Yo me he leido el libro "Besame mucho" y aunque me parece respetable, me gusta más la corriente de Susurradoras de bebes, de Tracy Hogg, cuyo método de crianza coincide con el de Carlos Gonzalez en algunos aspectos y otros no.
El método de Tracy Hogg es totalmente respetuoso con los bebes y niños (tiene un libro para cada edad) y establece rutinas que facilitan a padres e hijos la crianza.

He vacunado a mi hijo porque creo que es lo más adecuado y lo que me ha recomendado mi pediatra. Y porque sufrí una meningitis complicada con un sarampión con 18 meses que le enseñó a mi madre la necesidad de las vacunas. Sé que no son obligatorias, pero tb. sé que hay enfermedades que antes estaban erradicadas, y vuelven a estar otra vez entre nosotros porque hay niños que no están vacunados.
Sobre Carlos González, en general, me parece un gran profesional que con sus consejos me ha ayudado muchísimo, sobre todo en lo relativo a la alimentación. Recomiendo al 100% su libro "Mi niño no me come", ya que da la vuelta a los sempiternos mitos de lo que un niño tiene que comer, y te pone en su lugar. Y sorprende mucho todo desde su perspectiva.

Estoy horrorizado. No por que el doctor Carlos González escriba este libro, sino por la falta de respeto continuo existente en los comentarios hacia aquellas personas que hemos decidido, en principio, no vacunar a nuestros hijos. No me considero un "progre naturista" como he leído en alguno de estos comentarios, pero me enorgullece no ser un ignorante que cuestiona e insulta a los demás sin conocer las razones que tiene cada uno para actuar en consecuencia. Por suerte, vivo en un país libre, y la esencia de la libertad es poder elegir. Por consiguiente, yo elijo lo que considero mejor para mi hijo, y por si alguno no lo sabe, que por algunos comentarios veo que no lo sabe, la VACUNACIÓN en España NO ES OBLIGATORIA.
Si me preguntan si tengo dudas, la respuesta es fácil, las tengo, y muchas, lo cual no significa que crea ciegamente en los avances de la medicina, y si no, ¿por qué se prohibió la aspirina infantil? A mi me la daban de pequeño, y era muy sana!!!! Es necesario llenar a nuestros hijos de aluminio y mercurio? Alguno de los que tanto nos critica se ha planteado lo que supone la contaminación por metales? Cuales son sus efectos? Son consciente de los efectos secundarios de las vacunas? Saben que existen casos en los que estos efectos secundarios conllevan a la muerte de la criatura? Saben que existen vacunas sin estos metales? Y que dichas vacunas, mucho más beneficiosas para la salud, tienen precios abusivos, y no son costeadas por la S.S.
A diferencia de algunos, yo no voy a faltarles el respeto, cada uno educa a sus hijos como sabe, como puede o como le da la gana; tasmpoco los voy a mandar a vivir a una isla. y mucho menos, les voy a desear la desgracia en sus vidas, pero por favor, respeten a las personas que desean una fórmula diferente, respeten a los que no estamos de acuerdo con un sistema impuesto, en el que el poder de las farmacéuticas es cada vez más grande, y nuestra dependencia de los medicamentos es atroz.


Estoy totalmente de acuerdo con Carlos González, pero me surge una duda en cuanto a la vacuna del papiloma humano que se pone a las niñas en 1º ESO ¿está suficientemente probada? ¿es necesaria? ¿no es más efectiva una buena educación sexual?

Si queréis ampliar información sobre la vacunación existe una publicación online gratuita cuyo segundo número está dedicado íntegramente a la vacunación. Expone los argumentos tanto de los que están a favor de la vacunación, como de los que están en contra, como de los que nadan entre las dos aguas.

http://issuu.com/madre_tierra/docs/madretierra_num02

Hace unos pocos meses que nos tuvimos que plantear poner a nuestro bebe la nueva vacuna del rotavirus. Una semana antes de tomar la decisión nos informaron de que había partidas defectuosas que causaban problemas de salud. Informándonos más descubrimos que esa vacuna sólo te protege contra una pequeña fracción de las cepas de virus.

Por supuesto le hemos puesto al bebe las vacunas clásicas, pero hay que ser comprensivos con la gente que es reticente a las vacunas. En particular es perfectamente legítimo dudar de la honestidad de las farmaceúticas (¿or acordais de la gripe A?) y de organizaciones médicas como la OMS (que declaró la gripe A pandemia para contribuir al festín).

Aunque siempre habrá algo "fauna" en cualquier colectivo, conozco gente equilibrada y muy bien informada con dudas muy serias respecto al tema vacunas. Insultarles no va a ayudar. Espero que en su libro Carlos (al que aprovecho para mandar un cordial saludo) haya dedicado unas cuantas páginas a mostrar con un poco de respeto el otro punto de vista, aunque ni él ni yo lo compartamos.

yo creo que esta moda antivacuna pasará , pero por desgracia pasará cuando haya ya que lamentar tragedias, lo que asustará a los defensores de ese rollo, me da pena por los niños que no tendrán la culpa. Pero como todo, hasta que hay una desgracia no se repara en algo

por lo de las vacunas, pues preguntrarle a mi suegra que tuvo que ir con 9 años al velatorio de una compañera de colegio que murió de una enfermedad que hoy en día ningún niño tiene porqué morirse porque hay vacuna.

Descubrí a Carlos González hace casi 11 años, en un ejemplar de "Ser padres" que una visita me trajo a la maternidad, cuando estaba recién parida de mi primer hijo. Me gustaba leerle porque decia lo mismo sobre la crianza de los niños que yo había visto en mi familia, que habían hecho conmigo, que había oído decir siempre y que, en efecto, se puede resumir muy bien como "“confiar más en uno mismo, en el sentido común y en lo que decía la abuela”. Precisamente porque sus artículos no hacían sino confirmar mi comportamiento maternal instintivo, no sentí nunca la necesidad de leer un libro suyo, me parecía contradictorio; sí me divertía leer a aquel señor que "siempre me daba la razón"´y que de vez en cuando me enseñaba algún truco que a mí no se me había ocurrido. Sí sentí la necesidad de hacerle un par de consultas puntuales sobre lactancia a traves de la revista, que atendió muy amablemente.
Sobre la bondad o maldad de las vacunas opino lo mismo que sobre la escolarización: ambos principios me parecen válidos, la teoría me convence, la teoría bien aplicada me convence aún más; pero mal entendida y aplicada, resulta nefasta y perversa. No creo que haya que luchar contra las vacunas (ni contra los colegios) per se, sino contra la mala praxis de determinados profesionales (en ambos ámbitos).

Yo no me he leído ni un sólo libro suyo...ni el stivill ni el de la supernanny británica q me lo regalaron inclusive. Tengo un hijo de un año y puedo leer referencias de unos y otros, pero no puedo hacer de ellos la única referencia para entender los problemas de sueño de mi hijo por ejemplo, porque para mi, mi instinto está antes y me guío básicamente por el.

Este hombre es ante todo coherente, independientemente de q le hayan pagado las farmaceuticas o no...(soberana chorrada por cierto). A mi me parece horrendo q haya padres que no les pongan vacunas a sus hijos estando en el S.XXI así que me parece q hace perfectamente el autor en escribir sobre ellas si le parece.

En mi opinión las vacunas comunes, archiconocidas y comprobadas ya han demostrado que si funcionan, eliminan preocupaciones y disminuyen sufrimientos a los niños y a los padres ¿¿Por qué no ponerlas??

Cuando nuestros hijos quieran hacer una vida menos sana, ya lo decidirán ellos!

No tengo la misma seguridad sobre las nuevas vacunas aún sin comprobar.. ¿Cuál es el tiempo que los gurús consideran para dar por valida una vacuna? -Intuyo que la respuesta si puede ser distinta entre médicos y empresas farmacéuticas.

haitian music

sin haber leído al doctor González, en mi casa con nuestros hijos de 3 y 1año hay pecho, colecho, bracitos y besos y abrazos para parar un tren, se llama instinto.
En cuanto a las vacunas, le pregunté a la enfermera de mi hija si no le daba pena hacer llorar a los bebés con los pinchazos y me contestó que más pena le daban los bebés que no se podían vacunar y se morían, bastante claro, no? ella siempre que puede se va una temporada a ayudar a los necesitados, así que creo que sabe de lo que habla.

porque habria de montarse un lio con este pobre hombre? acaso están reñidos entre sí el hecho de ser lo más humano posible a la hora de hacer recomendaciones a los padres sobre sus hijos con la vacunación de los mismos? Acaso los progres naturalistas piensan que las enfermedades solo se curan con medidas higienicas y mucho tofu y comi macrobiotica? todos los extremos, todas las doctrinas, todos los dogamas llevados al exceso son malos. Muchos delos hijos de estos progres están protegidos porque los hijos de los no progres están vacunados, nada más que por eso, así que dejen de plagar el mundo de mentiras y recursos retorcidos... un poco más de cabeza y sentido común, por favor

He tenido la oportunidad de asistir a diferentes conferencias del Doctor Gonzalez y evidentemente creo que este libro generará mucha expectativa para quienes trabajamos en el campo de los niños y las madres;
sin lugar a dudas es un gran profesional y a mi como a muchas madres y familias nos ha ayudado como el bien dice a creer más en nosotras y en esa voz interior que siempre nos dice lo que tenemos que hacer y que en definitiva es lo mejor para nuestros niños!..sin duda lo leere y no dudo que haya sido hecho con todo el rigor y seriedad a la que este gran pediatra nos tiene acostumbrados.

A mi me gusta Carlos González porque no te dice lo que tienes que hacer, sino que te proporciona referencias para ampliar la información. Me gusta porque no actúa con prepotencia, como muchos médicos, sino que apela al sentido común de los padres, y apoya el hecho de hacer lo que tanto a nosotros como a nuestros hijos nos hace más felices.
Yo leeré su nuevo libro, entre otras cosas porque siempre aprendo algo nuevo con él y porque lo que ya intuía me lo confirma.
www.minervaysumundo.blogspot.com

A mi me gusta Carlos González porque no te dice lo que tienes que hacer, sino que te explica el por qué de las cosas y te da referencias para ampliar esa información. No actua con prepotencia, como muchos médicos, sino que apela al sentido común de los padres, animándonos a seguir su instinto, a hacer lo que tanto a nosotros como a nuestros hijos nos haga más felices.
Yo leeré su libro.

www.minervaysumundo.blogspot.com

Por fin un poco de sentido común... se agradece

Yo también he leido todos sus libros, y aunque no estoy de acuerdo con todo, le tengo en alta estima. Sobre todo me gusta que parte de la suposición de que los padres son adultos con criterio propio, sentido común y, sobre todo, mucho amor por sus hijos. No como "otros". Ademas que resulta muy reconfortante leer en un libro que lo que te pide el cuerpo (abrazar a tu hijo, reconfortarle cuando llora, mostrarle amor) no solo no es contraproducente si no que probablemente contribuya a hacerle mas feliz y mejor persona. ¿como iba a ser de otra manera?

Respecto a lo de las vacunas, pues coincido con todos, pero no puedo dejar de hacer notar el tipico argumento de "antes no se hacia así y no pasaba nada" que me saca de quicio porque la respuesta obvia "antes se moría uno de cada diez" no parece tener ningún efecto.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal