De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

El fenómeno del pediatra Carlos González por Carlos González

Por: | 24 de enero de 2011

P_EN DEFENSA VACUNAS Todavía no está en las librerías y la polvareda es considerable. El pediatra Carlos González publica mañana un nuevo libro: En defensa de las vacunas (Temas de hoy). La red bulle desde hace días. ¿Cómo puede ser que el autor de éxitos como Bésame mucho o Mi niño no me come, una de las voces de referencia cuando se habla de lactancia materna o de crianza natural, defienda las vacunas?

Es consciente de la que se va a liar. Y se pone las manos en la cabeza: “Es como si hubiera un paquete ideológico progre-natural que supusiera estar en contra de las vacunas”. “Tanto la lactancia como las vacunas son dos pilares fundamentales para la salud de los niños del mundo y ambos están recomendadas por expertos, sociedades científicas y la Organización Mundial de la Salud”, defiende.

González ha escrito el libro alarmado por dos cuestiones. Una, la cantidad de información falsa, dice, que hay sobre las vacunas y que nadie hasta ahora se ha molestado en rebatir. Él lo hace y remite a las fuentes para que cualquiera pueda comprobar argumentos o cifras del libro. Y dos, la cantidad de familias que llegan a su consulta y que son contrarias a vacunar a sus hijos. Hasta un 15% dice, y recuerda que ahora mismo en Cataluña hay un brote de sarampión que afecta a niños no vacunados. “Tenía que hacer el libro de las vacunas, era una espina que llevaba clavada”, concluye.

El conocido pediatra tiene ejércitos de fieles seguidores y pero también es foco de demoledoras críticas. Ahora mismo en webs y foros tanto se está celebrando el nuevo libro como lo están poniendo verde. “Están diciendo que los laboratorios me habrán pagado un pastón”, ha constatado. Con su habitual ironía vaticina que, en este caso, el libro “se va a vender poco: el 95% de los que vacunan no se lo van a comprar y los detractores de las vacunas tampoco, vaya negocio”.

Carlos Gonzalez©Agustin Amate 1 En cualquier caso, tanta atención la lleva “fatal”: “Claro que me alegro de vender libros, pero me asusta que hablen de mi como de un gurú, de método González, o de Gonzalistas frente a Estivillistas [por el Método Estivill de hacer dormir a los niños, opuesto a la forma de ver la crianza de González]”. “En Bésame mucho no digo qué hay que hacer, si hay que coger o no a los niños en brazos. Explico porqué lloran y a partir de ahí que cada uno haga lo que quiera”, defiende.

Carlos González tan mal lleva que haya quien lo adore como lo contrario. “Me asusta la facilidad con la que se puede conducir a las masas. Si alguien quiere una religión, que se busque una liturgia”, bromea. Parece exagerado, pero basta una rápida búsqueda en google o blogs para encontrar madres que dicen que lo tienen “en el santoral”. En sus conferencias no suele caber un alfiler. “Me asombra que la gente tenga tanto tiempo para leer, yo cuando tenía a los hijos pequeños no lo tenía”, asegura, y recomienda “confiar más en uno mismo, en el sentido común y en lo que decía la abuela”.

En cualquier caso, entiende la pasión de unos y otros. “No son los libros, se trata de los temas de los que hablo, la lactancia, la alimentación, coger en brazos, las vacunas… son cuestiones que afectan mucho, que despiertan mucha sensibilidad y mucha susceptibilidad porque son una parte muy importante de la vida de la gente. Y criar a un hijo lo es”.

Hay 63 Comentarios

¡ VAYA DECEPCIÓN !
Otro que cae en las redes de la industria farmacéutica.
Es mejor que los niños tengan sarampión a que tengan trastornos del desarrollo e intoxicación por metales como aluminio o mercurio.
De hecho, seguro que todos los que van a ir corriendo como borreguitos a comprar el librito no tienen ni idea de los procedimientos judiciales abiertos en la Audiencia Nacional contra el Ministerio de Sanidad.

Yo también soy una de esas madres que le tienen en un pedestal. Lo siento, pero ¿dónde si no? En el mundo que vivimos es para tenerlo... y ojalá todos los padres del mundo leyeran alguno de sus libros.
GRACIAS Carlos, por mostrarme un camino apasionante (y a la persona que me recomendó uno de tus libros...)

Leí el libro sobre la alimentación y en su momento me resultó útil, por lo que leeré el siguiente. (Aunque en cuanto entras en el sistema sanitario te empujan a que vacunes a tus hijos a toda costa)

Me gusta cómo Carlos Gonzalez expone que la educaciòn comienza desde el primer momento, desde el primer dìa que alimentas a tu hijo. Por ejemplo como aconsejan aqui
http://www.substratum.es/parents1.html

Es un proceso lento en el que se ven envueltos padres, abuelos, familia y al que se van incorporando gradualmente la guarderia, el colegio y el resto del proceso de sociabilizaciòn. Creando buenos hàbitos y dando ejemplo de buenas maneras es el principio de un proceso que dura toda la vida.

Estoy completamente de acuerdo con Sepo, pero le pido que no mande a esta gente a una isla. Yo vivo en una isla (San Borondón) y no me gustaría que se me llenada de padres irresponsables y de niños contagiosos sin vacunar.
Unos cuantos "naturalistas" de estos son capaces de dar al traste con 200 años de lucha contra muchas enfermedades mortales, algunas de las cuales han dejado de serlo (al menos de momento).

No he logrado escuchar ningún argumento en contra de la vacunación que no esté basado en prejuicios y/o la más profunda ignorancia del tema.
Los padres que "deciden" no vacunar a sus hijos son terríblemente irresponsables para con ellos y el resto de la sociedad. Iros a vivir a una isla, si estáis tan hartos de la civilización, y ya veremos si nos sobreviven.
Respecto de González, no coincido con todo lo que propone, pero si con gran parte.
Lo del colecho me parece muy darwiniano y bonito en teoría. Pero en la práctica mi hijo de 6 meses lleva durmiendo 3 en su habitación y todos dormimos mejor, sobretodo él.
Informaros antes, y tomad vuestras propias decisiones.
http://www.youtube.com/watch?v=eiJNSBvFENY

pues yo soy una de las que lo tiene en el "santoral", y creo que es porque como dice Eloísa, a las mamás de hoy, que tanto escuchamos por todas partes sobre qué hay que hacer y qué está prohibidísimo, nos abre la puerta a escucharnos a nosotras mismas, y hacer lo que nos pida nuestro corazón. Es triste necesitar que alguien te dé permiso para ser tú mismo... pero es lo que hay... Gracias dr. González. Ah, y yo tengo un peke de 18 meses, seguimos con lactancia materna (y seguiremos), come de todo, colechamos, le cojo en brazos todo lo que quiero y más (si que él quiere), le mandamos a la guarde (aunque hubiera preferido que se pudiera quedar en casa...) y no lo "estimulamos" (jugamos con él, cantamos con él, nos reímos, bailamos... nos divertimos! si además eso lo estimula, pues mejor!)... y tiene todas las vacunas!!!!!

Me cae bastante bien este hombre, la verdad. Y yo no soy una mama muy moderna...la niña no duerme conmigo, va encarrito casi siempre y , ahora, además de pecho se toma un par de biberones bien majos...pero sigo a rajatabla su consejo principal, hago lo que me parece para que tanto la niña como los padres seamos lo más felices posibles :)

Aunque sé que muchos no comparten mi opinión, yo creo que en este caso simplemente no les toca a los padres decidir. La vacunación es un asunto de sanidad pública, donde las autoridades sanitarias obligan a llevarla a cabo, porque de no ser así, los niños se convierten no solo en víctimas sino en transmisores de la enfermedad. Creo que hoy en día se entiende mal el concepto de "libertad": desde el momento en que vivimos en una sociedad, es la colectividad la que es soberana para tomar algunas decisiones y este es uno de esos casos.

La no vacunación infantil y la no medicación tiene muchos seguidores aquí en Alemania .

Tengo 2 hijos. Estan vacunados para evitar que tengan enfermedades para las que hay vacuna (es facil de entender). Además he dado el pecho mas alla de 4 meses y de alguna grieta dolorosa (tampoco es que sea ninguna heroicidad, ni va a durar para siempre) al mismo tiempo que iniciaban su alimentación normal, según las indicaciones de su pediatra. Les cojo en brazos porque les quiero y les achucho y les doy besos. Cuando sean un poco más mayores no me dejarán hacerlo, menos en público, asi que aprovecho ahora. Creo que todos estarán de acuerdo que si hay algo que pueda beneficiar a nuestros hijos y está en nuestra mano ponerlo a su alcance, asi lo haremos. Eso vale para las vacunas y para la lactancia. Y para la estimulación precoz. Y para la escolarización desde infantil. Y para muchas otras cosas. Las cosas deben ser mas faciles. El maternal (y el paternal) es un INSTINTO. Solo tenemos que seguirlo. Seguro que nos equivocaremos. Pero supongo que lo haremos desde nuestra mejor intención en la crianza de nuestros hijos.

Yo añadiría que el atractivo del fenómeno Carlos González no es solo lo que dice: besos, brazos, lactancia, colecho, etc... sino que también influye mucho cómo lo dice.

Escribe de manera coloquial, directa, apelando al lector de tú a tú. No se pone en un pedestal por ser pediatra, sino que explica las cosas con un lenguaje de a pie de calle y, además, ofrece citas bibliográficas y lecturas recomendadas para todos los que quieran ir más allá.

Creo que muchas madres lo tienen en su santoral porque, hartas de las críticas por sus lactancias prolongadas, coger a sus hijos en brazos o dormir con ellos, encuentran en los libros de Carlos González la comprensión y los argumentos que necesitan para sentir que lo están haciendo bien.

Yo no diría que es un gurú en el sentido de que "dice lo que hay que pensar", sino que es un maestro al más puro estilo socrático. Amante del debate, del diálogo, de las preguntas certeras y de que cada uno investigue sus propios caminos para llegar a su método particular de crianza.

Como alivio para los editores de Carlos González diré que yo he sido vacunada y he vacunado a mis hijos y compraré su libro.
http://maternidaddiferente.blogspot.com/

Lo mejor es preguntarle a los abuelos, que aun se acuerdan de haber pasado el tifus y la difteria y de como los niños de su generacion se morian de estas enfermedades o se quedaban cojos despues de la polio. Las vacunas han funcionado tan bien, que nos hemos olvidado de por que se las ponemos a los niños.

tengo una amiga que es madre, y pediatra, y que está totalmente a favor de la lactancia materna prolongada, de la crianza natural y de la vacunación infantil. Como bien indica Carlos González que queramos criar a nuestros hijos de forma natural no significa que queramos exponerles inútilmente a que cojan enfermedades contra las que existen vacunas probadas.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal