De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Los juguetes ya no son lo que eran

Por: | 25 de febrero de 2011

Captura de pantalla 2011-02-24 a las 4.36.24 p.m.

Vaya por delante que me encanta 'la tele' y que no me resisto a ver con mi pequeño Nicolás un buen episodio de Elmo (¡sigue siendo el mejor!). También quede dicho que mi hijo juega con el Iphone y que no pretende ser éste un canto a la vida 'amish'. Pero una pelota es una pelota. Un tren es un tren. Una muñeca es una muñeca. Los DVD son para entretener y no un pasaporte que catapulte a los premios Nobel. Se pongan como se pongan en la industria del juguete o los terapeutas ocupacionales. De lo contrario: estamos perdidos. 

Escribe Lenore Skenazy, autora del blog y del libro 'Free-Range Kids' ('Niños sin enjaular', es la traducción que más apropiada me parece para este caso) que los padres están acabando con la diversión de sus hijos a la hora de jugar en un intento de conseguir que los más pequeños alcancen grandes metas. "¿Logrará este juguete que mi hijo entre en Harvard?", se pregunta mordaz Skenazy. 

Porque eso es lo que vende la industria y los padres compran -convencidos o presionados por el ambiente; yo no tenía ni un sólo DVD de 'Baby Einstein' y me valió más de una ceja levantada de desaprobación por parte de amigos y conocidos -e incluso algún familiar-. "Fíjense en Baby Neptuno", analiza Skenazy. "Es un DVD que está creado para que los más pequeños aprecien las maravillas del agua". Pero no a través de un chapuzón, ya sea en la bañera, en la piscina, el mar, el río o el pilón del pueblo de los abuelos (¿quedan?). Baby Neptuno promete nuevas experiencias "en el primer año de vida" del niño. Sin comentarios. Como dice Skenazy: "¡¡¡¿no es todo nuevo en esos primeros 12 meses!!!"

Las pelotas ya no son pelotas. Una pelota se ha convertido en un objeto de "estimulación sensorial táctil". Los clásicas bolas de toda la vida son ahora el instrumento perfecto para "alentar la coordinación mano-ojo" mientras "estimulan visualmente" el cerebro y "desarrollan capacidades motoras". Guau. Todo eso en una sola bola.

Captura de pantalla 2011-02-24 a las 5.34.52 p.m. El ejemplo más sangrante de todo esto lo da Skenazy con el juguete de Fisher-Price 'Smart Cycle Racer', un triciclo que no es realmente un triciclo porque es estático. El 'Smart Racer' se coloca frente a la tele y ¡hala!, a pedalear mientras en la pantalla aparecen números y letras... Nada en contra de utilizar la tele como 'canguro' -¿quién no lo ha hecho o necesitado hacer en alguna ocasión?; yo, al menos, sí, en ambos casos-. Pero no nos engañemos, siempre aprenderemos más sobre el lenguaje, las costumbres o la naturaleza que nos rodea si buceamos en ella. Hay que vivir y tocar. Disfrutar jugando con una pelota aunque sea de lana -o precisamente por ello- y no tenga colores que parpadean ni estimulan desde el minuto uno que se las toca. Esto es: más besar y menos twittear; más jugar y menos mirar; más leer cuentos a los más peques de la casa -'colorín, colorado'; más hablar y que te hablen. Pero no una pantalla. Un ser humano de los de carne y hueso, con emociones, se llame mamá, papá, abuelo, abuela, primo, prima, hermano hermana, amigo, vecina... cartero. La lista puede ser casi infinita y las 'experiencias nuevas' están garantizadas.

Hay 19 Comentarios

a mí lo de los juguetes educativos me suena a timo de la estampita, la verdad... lo más importante de un juguete es lo que aporta el niño, su imaginación. Las musiquitas, las cuatro palabritas en inglés y todo eso son bobadas... Y con la tele y los DVD lo mismo. Yo creo que la tele es para entretenerse un ratito. Para educar y enseñar estamos la escuela y los padres, y sobre todo la vida: el cole, el parque, la calle, el sitio al que vas de vacaciones...

Y de las extraescolares pienso igual: conozco a gente de mi generación que fue a clases de inglés toda la vida, y no son capaces de desenvolverse en el extranjero, y sin embargo también conozco a quien no ha pisado jamás una academia de nada y habla tres idiomas (cómo? viajando, pasando vacaciones en otros paises esforzándose por entenderse con los de allí, y estudiando por su cuenta, que es como de verdad se aprende cuando se tiene interés en aprender algo).

Yo creo que no hay nada más motivador y que despierte más la inteligencia y la creatividad que tener un deseo. Lástima que hoy en día la mayoría de los padres matan los deseos de los niños a juguetazo limpio antes incluso de que los tengan...

J: no te preocupes. Yo no tengo TDT, por lo que en casa sólo se ve la tele cuando ponemos algo en el DVD, o cuando buscamos algo en youtube, y no por eso mi hija se siente desplazada, porque al final ve lo que los demás, pero controlado (Pocoyo, Mickey Mouse y Dora básicamente)

Hola,

En Abril nace nuestro primer hijo, y le estoy dando vueltas a todo esto de la educación.

En teoría veo sensato el alternar televisión con libros, el no tenerlos enganchados a la tecnología.. pero.. ¿Cómo lo haces? Me imagino que mi niña lo primero que va a hacer al aprender a hablar es pedir una nintendo ds, porque es lo que tienen todos los niños de su clase.

¿O se sentirá diferente, en el sentido negativo? porque en casa tenemos la tele siempre apagada?

Aunque los míos de vez en cuando quieran jugar con el ordenador (ya no les dejo desde que me estropearon un teclado aporreándolo) o con el móvil, pasa igual que con los juguetes con muchas lucecitas y musica, que les llama la atención un rato pero luego se entretienen más con cualquier cosa que encuentren por casa o en la calle. Mucho mejor, ya tendrán tiempo de convertirse en unos adictos tecnológicos en la adolescencia. Eso sí, quiero romper una lanza a favor de los DVD de Baby Einstein: siempre que no te creas que va a convertir a tu hijo en un genio, y lo uses como entretenimiento, como cualquier otro dibujo, está muy bien. Nosotros vemos casi siempre la tele con ellos, así que dentro de los programas infantiles, son bastante soportables para adultos (básicamente, imágenes del tema del que trate, por ejemplo, en el del agua que cita Yolanda, imágenes del mar, de peces, de ríos, de niños jugando con agua, etc, y pequeños shows de marionetas, acompañados de música clásica). Están bien sobre todo para los más pequeños, que todavía no siguen unos dibujos de media hora con argumento. Repito, como entretenimiento, no como método educativo o para aumentar el CI.

Exactamente lo mismo pasa con las guarderías. Ahora todo son actividades de estimulación para preparar a los niños para Harvard desde los 4 meses, y cas a conocer a la "maestra/cuidadora" y te habla del programa docente y de que tienen clases de inglés. Eso si, a mi niño, creo que no le ha dedicado ni una sonrisa (de achuchones ya ni hablo) en lo que va de curso. Por suerte sólo va tres horas al día, y le llevo para que socialice, etc, y aún así el año que viene busco otro sitio. ¿Qué ha pasado con los mimos y el cariño? ¿A qué viene tanto afán educativo? Si además, luego en la escuela y el instituto es lo opuesto:; allí donde se debería practicar el estudio y la disciplina, se les deja que hagan lo que quieran para que no se traumaticen... no entiendo nada.

Tuppermenu y myhappywindow, sabios consejos los que dáis. Los niños del mundo se sienten agradecidos con vosotros pero por favor, guardaros vuestra sabiduría para vuestras güebs y dejar que comente la gente por el solo hecho de aportar algo a la conversación y no por hacer publiciad.

Totalmente de acuerdo, Yolanda. Lo de Baby Einstein es una gilipollez, y además lo que te prometen es falso, como ya se demonstró hace poco (los creadores de Baby Einstein han sido demandados por decir que los dvd que vendían eran beneficiosos para los niños sin estar esto avalado por ningún estudio). Los niños aprenden constantemente, es sólo que no aprenden constantemente algunas de las cosas que se consideran importantes en el colegio.

Pues sí, Yolanda; por fortuna aún quedan "pueblos de los abuelos" con balsa, tardes interminables en verano, crepúsculos melancólicos y casas con pasillos laberínticos, frío pelón en invierno y un desván donde se cuelgan para que se conserven cebollas, tomates y hierbas aromáticas. Claro que están en esa España interior, que algunos llaman desdeñosamente "mesetaria", con una población envejecida y escasa aportación al PIB . Mis hijos han tenido la suerte de pasar parte de sus vacaciones en uno de esos pueblos, en donde tienen una libertad de movimientos impensable en Barcelona, y de disfrutar de unos abuelos maravillosos. Cuando están con ellos no se acuerdan del ordenador ni de los videojuegos (tampoco de los deberes de verano, la verdad sea dicha). Aprovecho el espacio que nos brindas en tu blog para decir: Dios bendiga a mis suegros.

¿Vio Einstein "baby-Einstein" de pequeño?

La television es como todo lo demas , buena con moderacion( como los chuches, las hamburguesas, las consolas..)
Y el Baby einstein resulta que no te deja mas inteligente segun el ultimo estudio..

Yo tampoco quiero que mis hijos sean una especie de "amish", tienen que tener experiencias similares a las propias de su tiempo y su generación, pero estoy de acuerdo en que hay que encontrar un equilibrio en los juguetes y comprar tambien los que facilitan juegos en grupo. Otro punto a tener en cuenta es la seguridad de los juguetes que compramos, una marca conocida no es siempre garantia de que los materiales sean los correctos, como los que están en esta lista http://www.substratum.es/juguetes.html

Totalmente de acuerdo contigo, Yolanda. Creo que lo que todos/as necesitamos es relacionarnos directamente con las personas y las cosas que nos rodean, no "virtualmente".

Creo que es importante el juego en la relacion con nuestros hijos, estoy constantemente buscando opciones para entretenerlo y encontré que en este sitio enseñan cómo hacer un lindo juguete.
http://latinguru.com/manualidades-y-hobbies/como-hacer-un-paracaidas-de-juguete.html
Se los comparto

Los padres tenemos que aprender que el hecho de jugar ya es un gran aprendizaje, independientemente de cual sea el juego.

No puedo estar más de acuerdo, ya tendran tiempo para aprender, ahora toca divertirse, la profe de la de tres pretende que por las tardes le sentemos y le enseñemos a escribir su nombre, ¿para qué va pues por la mañana? la niña en casa escribirá cuando le apetezca, se les presiona desde bebés con que tienen que apender pronto y hay mucha sobresestimulación, más calle y parque y menos little einsteins (que por cierto son insufribles)

Yo de hecho, a veces me siento culpable por usar la tele para que se distraiga mientras le doy de comer o solo para poder sentarme un rato, mientras ella mira embobada Calliou o Bob Esponja. Pero bueno, si se usa con moderación es algo utíl y también les enseña cosas.
Y de todas formas, ellos saben más que nadie, porque por lo menos la mia se aburre pronto de los juguetitos modernos con musiquitas y luces parapadeantes y se entretiene mucho más y durante más tiempo jugando con unas pinzas de la ropa o unas cajas vacias....

yo creo que hay que adaptarse a los tiempos que corren, y no podemos dejar a los niños viviendo en la prehistoria pero eso no significa que las nuevas tecnologías deban sustituir a los juegos de siempre. Yo también pienso, igual que Manuel B, que el rato que pasa en el parque, pintando o mirando libros es más instructivo que cualquier DVD, por mucho inglés, matemáticas o lo que sea que le enseñe. Eso sí, la profesora recomendó que practicasen con el ratón en casa (debe ser que entra en el examen fin de curso, para la clase de 3-4 años) así que de momento hemos pasado dos ratos estupendos, ella coloreando on-line con el ratón mientras yo estoy a su lado haciendo mis deberes de alemán (no se que les idiotiza más, si la tele o el ordenador, ese cacharro que usan papá y mamá y es interactivo)

Hola, totalmente de acuerdo con este blog la verdad, en mi caso mi mujer siempre se cachondea de mi diciendo que no tuve infancia, en mi casa no entro la tele hasta 1995 cuando tenia 15 años, siempre se lo agradecere a mis padres, aun asi no soy un taliban anti tele y mi niña la mayor que tiene 5 años dedica ratos a la tele y al portatil pero intento que sean los menos, prefiero jugar con ella a lo que sea o que dibuje, haga alguna manualidad, leerla un cuento jugar con las muñecas y esas cosas, sobre el tema de los cacharros con musica que enseñan ingles, matematicas y fisica cuantica a bebes de apenas unos meses pues esta claro que es una estupidez. De todos modos bendita tele les agilipolla totalmente y eso a veces viene muy bien.

Los tiempos y el entorno cambian pero las necesidades son las mismas. Justamente los nuevos juguetes,dvd suplen las necesidades de siempre con el entorno actual.
Recetas para niños:
http://www.tuppermenu,com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal