De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Salir a comer con niños. ¿Misión suicida?

Por: | 22 de febrero de 2011

David y su jamón


Protagonistas: veinte personas a una mesa, cinco parejas y 10 niños con edades entre los 16 meses y los ocho años. Lugar: restaurante de los de verdad (ni Vips ni pizzería ni cadena rápida), con su maître, sus manteles y servilletas de tela, copas de muchos tamaños, precio más bien carete. 

Pese a este escenario con todas las papeletas para el desastre que viví el domingo, la cosa no fue mal. La clave: un local que aunque a priori no parezca el ideal para salir a comer con críos, es lo que los anglosajones llaman baby friendly, literalmente, amistoso con los niños. ¿En qué se traduce? Este en concreto no es de los que tienen una animadora o payasos que se lleven a los pequeños en la sobremesa, que empieza a haberlos, por lo menos en Madrid. Simplemente, se nota que están acostumbrados a las familias, y piensan en ellas a la hora de algunos detalles: tiene tronas suficientes, cambiador en el baño (¿tan difícil o caro es de poner?), una zona infantil fuera vallada con un tobogán de esos grandes y un poco de espacio libre donde correr o jugar a la pelota. Y una terraza que, de haber hecho más calor, hubiera sido ideal, pues hubiera permitido vigilar a los niños sin siquiera levantarse.

Como en España no existe, que yo sepa, una guía como la que acaban de publicar en Reino Unido con un millar de restaurantes baby friendly en todo el país, y los listados que circulan en Internet reúnen bastante pocos (puede que simplemente haya pocos restaurantes de este tipo aquí), os invito a compartir en los comentarios los locales que conozcáis que se puedan considerar amistosos con los niños, y a que nos contéis sus características, así como trucos que uséis para salir a comer sin acabar como el rosario de la aurora.

Yo comienzo con el Mesón de Fuencarral (Ctra. de Colmenar, km. 14,5), que es como se llama el sitio al que fuimos el domingo. Aparte de lo que ya he contado, no tiene un menú infantil tipo Parque Infantil macarrones con tomate y nuggets de pollo, por lo menos que yo viera; en la web anuncian uno, pero en realidad son platos de mayores de los que suelen gustar a los pequeños. Nosotros pedimos comida de la carta, basada en la cocina castellana, de la que no falla: sopa de fideos, croquetas, huevos fritos con patatas y chistorra... Lo bueno es que no te ponían caras raras al pedir en completo desorden, primero para que los niños fueran comiendo, y luego media hora después para los adultos. O ante el continuo trasiego de padres y niños entrando y saliendo al parque (con buen criterio nos pusieron al lado de la puerta).   

Por supuesto, aparte de que haya entretenimientos para los niños, también contribuye a que no haya desastres ni molestias para los demás comensales la actitud de los padres. La presencia de niños en bares y restaurantes ha causado polémica en algunos lugares. Así, en septiembre pasado, el restaurante Olde Salty, en Carolina Beach (EE UU), logró cobertura de la prensa de todo el país y con ello, publicidad gratuita, cuando puso un cartel en la puerta que decía “Screaming Children Will Not Be Tolerated” ("No se tolerará a niños que gritan"). Según la propietaria, no se veta la entrada de niños, sino que se invita a los padres a sacarlos del restaurante si arman demasiado jaleo. Algo de sentido común y que nosotros hacemos en cuanto David (tres años y cuatro meses) y Natalia (22 meses) empiezan a ponerse revoltosos, sin necesidad de que nos llamen la atención. Supongo que el problema es delimitar el límite de lo que se considera un ruido excesivo.

Cartel También es llamativo que en cuanto se debate sobre la prohibición de fumar en los locales cerrados, salgan fumadores en tromba defendiendo su derecho mediante el ataque a otro sector que consideran igual de molesto: el de los niños. O que algunos adultos se quejen del jaleo que arman los críos, pero parezcan inmunes a otros adultos mucho más gritones. El caso es que, con frecuencia, parece que las familias con niños pequeños no son bien recibidas -quizás por personas sin hijos, o precisamente, con hijos que quieran descansar de ellos durante unas horas- en bares y restaurantes, como ilustra este reportaje en BBC News Magazine titulado Niños en restaurantes - un campo de batalla social. 

En realidad, depende de a lo que aspiren los padres. Mi compañera de blog Ana Pantaleoni me cuenta que le gusta llevar a sus dos críos a todo tipo de restaurantes, y que de hecho, están acostumbrados y se pirran por el sushi. Es, de hecho, según algunos expertos, una buena forma de que los niños sean menos tiquismiquis con la comida. Pero, para muchos otros padres, los nervios ante la posibilidad de que los niños molesten, rompan algo, no quieran comer, suelen provocar comidas y sobremesas interruptus, cuando no disuadirlos directamente de salir o condenar a la familia al McDonald´s durante unos años. 

Cuando David era un bebé-bebé, salimos a cenar varias veces con él. Yo, madre primeriza e ingenua, pensaba "pues no es tan difícil tener hijos y seguir teniendo algo de vida social". Simplemente, aparcar el carrito con él dormido, si se despertaba darle un poco de teta en la misma mesa, y otra vez a dormir. Gran error. En cuanto empezó a incorporarse y a querer curiosearlo todo, se acabó la tranquilidad. Ahora con dos, y de los inquietos, de los que no se quedan pintando o leyendo un libro, preferimos dejar algunos sitios reservados para adultos, para disfrutar de una cena tranquila de vez en cuando.

¿Qué pasa si me toca al lado una familia?, preguntaréis algunos. Pues mientras actúen con sentido común e intenten que sus niños no sean unos salvajes, no me molesta que se rían, lloren o jueguen, al fin y al cabo son niños. Simplemente con no tener que levantarme yo cada dos por tres ya lo considero una cena tranquila. Y también permite unas sonrisas cómplices y de alivio algo malvado...

Pero tampoco vamos a recluir a nuestros pequeños en las clásicas cadenas de comida rápida o dejarlos en casa hasta que tengan 20 años, porque a comer fuera también se aprende así, comiendo fuera. Por eso, seguimos buscando restaurantes que nos gusten y que también les gusten a los niños para pasar un día divertido. Eduardo echa de menos en Madrid las ventas andaluzas, con comida a precios asequibles y columpios. ¿Conocéis algo así?

 

Actualización: a sugerencia de Bea, he recopilado vuestras recomendaciones en otro post. Puedes ver la lista pinchando aquí.

Hay 117 Comentarios

Nosotros intentamos no sacrificar nuestra vida personal por el hecho de tener niños así que allá donde vamos allá van ellos (son 2 y moviditos). Pero reconozo que disfrutamos mucho cuando ellos también se lo pasan bien comiendo. Hay un sitio en BCN fantástico: "Los Pollos de Llull" en la Vila Olímpica y es una maravilla. Está total y aboslutamente preparado para ir con críos. Sólo hay un menú y es de pollo, claro. Super bien de precio. Así que...¡A disfrutar!

En Sabadell está el restaurante la Clotilde y tiene una terracita con juguetes y desde la mesa puedes controlarlos con una pantalla de TV. A mi hija no le gusta nada comer y es difícil mantenerla en la mesa, por mucha educación que le queramos dar. En cuanto termina se quiere bajar, Intentamos molestar lo menos posible, pero como otros comentarios a veces hay mesas de adultos que no te dejan ni escuchar al que come contigo.. Mucho intolerante anda suelto que solo se mira el ombligo.

Soy madre y maestra de educación infantil, yo creo que niños y padres educados, son bien recibidos en cualquier restaurante, el problema viene, cuando el niño hace algo molestos para todos, pues si chilla, tira las sillas, se mete debajo de la mesa, también molesta a sus padres, ¿no?. En ese caso se aplica un toque de atención que seguramente sea lo que se hace en casa cuando se está portando mal y ya está, (suponiendo que en casa se le riña cuando es necesario)
Yo no he tenido nunca problemas, pero un sitio donde se trata de maravilla a los niños, son en los restaurantes de Portugal, vivo en Badajoz, por eso los frecuento, entiendo que a la mayoría le cogera un poco lejos.

Puf! ¡Cómo se ha puesto la cosa!
Los niños son "personas" ¿hace falta aclararlo? y tienen derecho de acceder y disfrutar de una comida tanto como cualquier adulto. El resto es cuestión de EDUCACION Y RESPETO, que precisamente no les sobra a los autores de varios comentarios anti-niños y que probablemente tendrán hijos del tipo del que abominan.
La otra noche fui a cenar a un restaurante estupendo en Sevilla (no se me ocurre ir con los niños: pequeño, tranquilo, con velitas, en el centro, lejos de zonas verdes,...) Al final de la cena el encargado nos pidió disculpas por el "ruido" que había producido un grupo de adultos que estaban de celebración. Insisto, lo que falta es EDUCACION Y RESPETO, en todos los estratos sociales y de edad.

En mi caso, el universo de posibilidades se restringe aún más: Soy padre de gemelas. No todos los restaurantes disponen de sitio suficiente para pasar y aparcar un carro gemelar (en paralelo). En España, en general, no he tenido problemas. Los empleados intentan hacer hueco para que estemos lo más cómodos posible. He tenido muy malas experiencias en Bélgica. Nos han llegado a prohibir (de malos modos) la entrada a más de un restaurante por el mero hecho de llevar silla gemelar y eso que siempre hemos evitado entrar en aquellos locales que sabemos que no cabemos o que podemos molestar. Como siempre, la clave es la educación, tolerancia y la ayuda al prójimo ;)

Restaurantes para ir con niños cualquiera, ahora no se fuma en ninguno.

Yo recomiendo el restaurante asiático Kobe de las Tablas Madrid para comer cualquier finde, esta llenito de crios y a la gente no le molesta para nada, ya se lo saben.

Pero vamos 100% niños os paso una extensa lista:

http://recursosparapadres.blogspot.com/2008/01/sitios-para-comer-en-madrid-con-nios.html

Para los padres: salir a los sitios, ocupar los lugares de ocio, acostumbrar a vuestros hijos a todo, no tengáis miedo.

Para los que les molesta: que vayan de cenita, hay seguro que no les molestan los niños.

Un excelente blog.

Puntos a tener en cuenta:
1. Duración y horario.
2. Tipo de comida.
3. Entretenimiento para niños.

Recetas para niños:
http://blog.tuppermenu.com/

Jaja, no habia leido la parte sobre los hijos de Ana Pantaleoni. Los Supernenes se pirran tambien por el sushi, lo llaman "fish and rice". Cuando abieron el primer buffet de sushi en la aldeita, recuerdo que les llevamos y el duenyo del restaurante (luego me entere que es una celebridad local) salio para ver como comian y todo, tenian alucinado a todo el restaurante, tan peques y ventilandose makis e incluso sashimi como si llevaran hambre atrasada... Creo simplemente que las salidas a restaurantes "especiales" con ninyos hay que hacerlas para comer y punto. Los mios al menos no revolucionan en la mesa mientras haya comida.
Un supersaludo

Yo soy de los que ha tendido a salir poco. Francamente, no me compensa; prefiero esperar una ocasión para ir si niños, que emperrarme en salir, llevarles y estar pendiente de ellos.

Una cosa para mí importante es el tiempo de servicio: si hay sitios donde los mayores nos llegamos a aburrir entre plato y plato, imaginad los pobres críos...

Y es que al final son niños, y no podemos pretender que "disfruten de la comida" como si fueran adultos.

Dicho esto, en el País Vasco hay mucha "cervecera", que suelen estar en caseríos, con espacio al aire libre para que correteen, donde el servicio es rápido y la comida es "para todos los gustos".

Buenos restaurantes para ir con niños: Restaurant Marejol en Vilanova i la Geltrú, tienen a una persona para cuidar a los niños mientras comes y zona de juego para ellos, servicio genial. L'arrosería de l'Andreu en Cunit, tienen tronas, cambiador y los niños son los primeros en comer (menú infantil por supuesto) y no tienes que soportar mala cara de nadie.
Por cierto a todos aquellos que no soportan a los niños: algun día sereis padres también y no os gustará que la gente mire mal a vuestros hijos.
Los niños que estan acostumbrados a viajar y salir a comer a restaurantes con sus padres acostumbran a saber comportarse mejor que los que no, así que no dejeis de salir con vuestros hijos es estupendo!

Deberían hacer una ley como la ley antitabaco para los niños en los rastaurantes (bueno más bien para sus maleducacos padres). Es absoultamente impresntable estar disfrutando de una buena velada en un buen restaurante y tener que estar sufriendo a los niños gritando y corriendo, mientras sus padres esperan que el resto de los comensales se encarguen de ellos¡¡¡

Además¡¡¡ pobre de ti como se te ocurra decir algo¡¡ encima se ponen chulos.

Lo dicho, como a los fumadores o como las normas de las discotecas. No pueden entrar menores en lugares donde se sirve alcohol (es decir restaurantes , bares y cafeterias).... a ver si sólo nos vamos a joder los que tenemos que salir a la calle.

Creo que depende del tipo de restaurante. Aqui en casi todos tienen carta infantil y les ponen en la mesa unas pinturas para que se entretengan. Nosotros vamos a menudo al restaurante de una conocida marca de muebles sueca, porque no se come demasiado mal, los padres podemos hacer una sobremesa tranquila y los Supernenes tienen un area infantil al lado para jugar. Por cierto, se portan mejor en grupo que individualmente, quiero decir, cuando vamos con otras parejas con hijos, no se pelean entre ellos y suelen pasarselo pipa, comer mejor (los mayorcitos ayudan a los peques) y hacer mas tranquilos la sobremesa.

Con este cartel estoy de acuerdo, (como dices, solo pide con buena educacion algo que es de sentido comun). Con otro que colgo hace no mucho tiempo MR de "Me crecen los enanos" no podia estarlo (pretendia lo mismo, pero la educacion se le quedo en el camino).
Un supersaludo

Soy de Granada, y, por supuesto, aunque aqui hay sitios, al final tienes que ir con cuentos, PSP...bla, bla, bla que os voy a contar. Hay varios sitios, las ventas están bien, pero en invierno la cosa cambia. El restaurante Balcón del Genil, tiene una zona infantil que es una maravilla, pero lo que no me parece bien es que la cobren a todos. Si te gastas una pasta en comer, debería estar incluido un reto de juegos, y si sólo vas a tomar una caña, pues que sí te la cobren.. Es una sugerencia por si lo leen, pero repito, merece la pena ir.....

Nosotros siempre vamos buscando restaurantes donde tengan algun servicio para niños, ya sea un espectaculo infantil (magia, animadores, teatro, zona de juegos), un servicio de cuidadores en una salita de juegos) o, si hace buen tiempo, una terraza con zona ajardinada para que los niños puedan corretear sin peligro.
Es complicado encontrar variedad de sitios asi, pero el boca a boca entre mamas y papas funciona.
Por la zona norte de Madrid existen algunos sitios asi.

De verdad que lo que más me sorprende es que tengamos que estar escondiendo a los niños. Ellos se comportan normal y ya está, que también aguantamos tonos gritones de adultos, móviles que suenan sin parar, risas y lo que haga falta. Un restaurante en Madrid, Bolívar (Manuela Malasaña), comida buena (nada de menú infantil, pero digo por experiencia que no les hace falta), menú a precio más asequible y un trato estupendo, también con los niños, y ni una mala cara del resto de la clientela (el último día mi hijo tiró la silla y la única mala cara fue la mía, le regañé y todo el mundo le defendió)

Comentario que puede leerse aquí: "escuchar a la mansalva de críos maleducados que hay por ahí. No todos, afortunadamente, pero si yo pago por una comida tengo derecho a disfrutarla".
casi ni comentar merece. Seguro que cuando haces un chiste en la mesa y te ríes con los "colegas" el resto de mesas se descojona y os aplaude!! y si no lo hacen? QUE NOS DEVUELVAN EL DINERO POR FAVOR!!
A Partir de ahora, restaurantes sólo para niños, otro para soltero/as graciosos, otro para negocios, otro para las chupipandis que se molestan si no se está como ellos quieren!!!

No se acaba el mundo!!!!

Sencillo, padres e hijos niños educados.

Es verdad que hay niños maleducados. Pero también es cierto que hay adultos a los que les encanta hacerse "notar" y pueden ser mucho más molestos que los niños. Para comer tranquilo, yo directamente votaria por restaurantes "no ill-mannered" en los que se incluya a todo ser vivo que se haga indigesto...

Exacto, no es que sea difícil poner una trona o un cambiador, es que a lo mejor no quieren ponerlo para ver si así disuaden a los padres maleducados, de que salgan con sus hijos maleducados. Voto por restaurantes "no children" ya.

No comenté antes que cuando el restaurante al que vamos no tiene una zona donde ellos se puedan expandir despues de comer, vamos cargados con libros, libretas, colores, juegos, pasatiempos....para mantenerles en la mesa tranquilos. Además, si hay varios niños es más fácil establecer juegos entre ellos. Los nuestros son expertos en ahorcados, hundir la flota,...etc.

Sinceramente, esto es como lo de fumar ¿por que tengo que tragarme el humo si yo no fumo? ¿por que tengo que aguantar a unos crios correteando alrededor en un restaurante caro que no es para niños?? ¿por que los padres quieren aparentar que llevan su vida de antes? No miren, debe haber restaurantes habilitados para críos con su zona de juegos etc, si vas ya sabes lo que hay. Pero que tengas que aguantar a unos mocosos en un restaurante bien porque sus padres no saben educarlo, o no entienden que no es lugar para niños no hay derecho.

Yo soy de Madrid y tengo hijos menores de 3 años así que el salir a comer también suele ser una experiencia, pero hay algún sitio que merece la pena conocer ya que está pensado para niños, y ente ellos está CALÇOT en Hoyo de Manzanares, con un parque infantil para niños y terreno para correr. comida catalana con un binomio precio-calidad bastante aceptable. DISFRUTADLO.

No sé, nosotros siempre hemos ido a restaurantes de lo más variopintos con los niños y la verdad es que nunca ha habido problemas. Hombre, no puedes plantearte siquiera veinte minutos de sobremesa charlando, la verdad es que has de pensar que vas, pides, comes y te largas, porque no puedes pedir a las criaturas quedarse quietas en la mesa si no están comiendo.... pero nunca arman follón ni hacen nada raro. Ellos comen y ya está, nos vamos, y nunca nos ha llamado nadie la atención. Y lo mismo cuando vamos de tapas: pedimos, comemos, y a otro garito. Lo hacemos desde recién nacidos y ahora con 5 y 3 años siguen portándose requetebien :)

Yo voto por ir a los mismos sitios a los que íbamos antes, siempre que sea posible, claro, y ahora que no se fuma está a nuestro alcance. Bastante hemos cambiado nuestra vida como para también cambiar del todo nuestros restaurantes preferidos.

De hecho la última vez hemos salido a tapear con los niños por La Latina, en el centro de Madrid. Eso sí, lo mejor es ir pronto, para evitar las aglomeraciones, y que ni los críos ni los adultos se pongan nerviosos mutuamente. Está claro que siempre habrá gente a la que le molesten los niños, pero bueno, mientras mi hija no vaya mordiendo al personal y se comporte como una niña pequeña que es, el problema será suyo, no nuestro.

En Salamanca hay un sitio: EL Restaurante MOMO en el museo de arte contemporaneo Da2... Tienen ludoteca además de un patio enorme. Ideal!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal