De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Cómo cuidar la voz desde pequeños

Por: | 19 de abril de 2011

Foto: Bernardo Pérez 

Este sábado se celebró el Día Mundial de la Voz. Un instrumento que no valoramos lo suficiente hasta que lo perdemos (no hay más que recordar lo mal que se pasa cuando se está afónico, cuando se quiere decir algo y no se puede), y que un tercio de la población activa necesita como herramienta de trabajo. María Bielsa, secretaria de la Sociedad Médica Española de Foniatría (Somef), me manda algunos consejos para que todos cuidemos la voz, y algunos específicos para los niños, que creo que pueden ser útiles.

En general:

  • No grites, evita forzar la voz o permanecer hablando mucho tiempo en sitios ruidosos.
  • No fumes, evita los ambientes con humo.
  • Evita el carraspeo y la tos brusca, pueden dañar tu laringe.
  • Trata cuanto antes alergias y catarros.
  • Algunos medicamentos pueden alterar la voz, consulta al médico.
  • Procura dormir adecuadamente, y haz ejercicio físico con regularidad.
  • La voz necesita una alimentación sana y beber agua abundante.
  • Consulta al médico si tienes una ronquera de más de 10 días de duración.
  • Si utilizas la voz profesionalmente, debes cuidarla como un profesional; aprende a entrenarla y mantenerla y consulta si tu voz cambia o se cansa excesivamente. 

En cuanto a los niños, Bielsa subraya que no es normal que los niños estén roncos. Así que, aunque como cualquier padre sabrá, es difícil impedir que griten, hay que tratar de evitarlo. Entre las causas de las ronqueras frecuentes, la foniatra apunta la tos crónica debido a catarros, bronquitis, asma, etcétera, así como los carraspeos y ruidos con la garganta y los abusos de voz. Aquí van algunas recomendaciones para ellos:

  • Sonar la nariz del niño cuando esté obstruida. Acostúmbrale a sonarse cada fosa por separado. La limpieza de la nariz con agua o suero es útil en niños con moco espeso, y luego que suene la nariz.
  • Vigila la limpieza de dientes y boca diariamente, después de las comidas.
  • Enseña al niño a hacer gárgaras (agua con unas gotas de limón ), le limpiará la faringe y fortalecerá sus músculos.
  • Identifica qué conductas vocales inapropiadas hace el niño: gritos, rabietas y llantos, imitación de ruidos, sonidos de animales o máquinas, personajes, voz de falsete, etc.
  • En clase o en casa, presta atención al niño solo cuando no grite.
  • Evita los ambientes ruidosos que obligan a usar intensidades de voz altas.
  • Los padres y profesores deben ser el modelo que los niños imiten al hablar. Por tanto, hay que procurar hablar despacio y vocalizar bien, mirar a la cara y hacerlo con tranquilidad.
  • Vigila el tipo de respiración que hace el niño. Evita que esté con la boca abierta. La respiración, para ser eficaz, debe ser lenta y profunda, abombando ligeramente el abdomen. Enséñale cómo respira cuando está tumbado y relejado en la cama.
  • Fortalece su sistema respiratorio mediante ejercicios de soplo: debe aprender a controlar la fuerza y la velocidad del soplo: jugad a soplar matasuegras, globos blandos, papelillos, hacer burbujas con pajitas de refresco, apagar velas. Podéis intentar decir con el mismo aire los números del 1 al 5, luego del uno al 10, hablando despacio y sin forzar el aire. Lo mismo con colores, nombres de frutas, etc.
  • Evita que hable sin aire, o que apure el aire demasiado al hablar.

Hay 4 Comentarios

No debes estar muy familiarizado con el tema y has debido hacer el comentario sin pensarlo mucho, verdad? Porque no has dado ni una:
1º Cantar ópera no es "malisísimo para la voz", si es que te refieres a los profesionales, claro, no a cualquiera de nosotros cantando "Fígaro" en la ducha. ellos aprenden a colocar la voz , respirar bien y cuidarse, tal y como dice el artículo y más, tras años de trabajo, claro.
2ºLo de los niños, es muy difícil, es verdad, pero no está de más ir cambiando hábitos, poco a poco, de uno en uno, empezando por lo que más daña a tu hijo. Da resultado, lo digo por experiencia.
3º La voz es salud, porque no poder hablar te da dolor de cabeza, de garganta, de pecho, te hace sentir mal en las reuniones, con tus hijos, con tu pareja, influye en el estado de ánimo, no quieres ni hablar por teléfono. Si tienes un brazo roto, no dirías: "Primero la salud en general, y después el brazo".
4º ¿Es un dato estadístico lo de respirar por la boca? Trato a unos 600 niños diariamente y creo que cuatro respiran así.

de lo que habla el artículo no es ninguna tontería. Yo uso mi voz en mi profesión, y tuve que hacer unas sesiones de foniatría durante unos meses, porque no proyectaba bien y tenía verdaderos problemas de afonía, dolor... llegó un punto que no podía hablar, y así no podía trabajar.

Las sesiones eran en grupos, y en mi grupo había una maestra, una madre que gritaba bastante a sus hijos (ella misma explicó la causa) y varios niños de entre 8 y 10 años, que por gritar demasiado durante demasiado tiempo al día, no respirar bien y varios factores más de los que hablan en el artículo, tenían nódulos en la gargante, y a alguno de ellos es posible que lo tuviesen que operar en el futuro... la foniatra me comentó que tratan a muchos niños cada año, no son casos tan raros. Luego hay muchos que deberían ser tratados y no se diagnostican...
No se trata de llevar nada al extremo, pero está bien saber estas cosas para recordar que cuando debemos enseñar a nuestros hijos a no gritar, no es solo cuestión de educación para no molestar, sino también por su propia salud. Por supuesto que un niño grita a veces, pero todo está en la medida: saber cuándo es excesivo, perjudicial.
Y esos niños que compartieron el tratamiento de la voz conmigo eran perfectamente capaces de aprender a respirar mejor y a todo eso que explica el post.

Ya veo a mis hijos, que a partir de ahora, ni gritan, ni tienen rabietas, ni lloran ni imitan ruidos, sonidos de animales o máquinas, ni personajes ni voz de falsete, que juegan tranquila y reposadamente al Scrabble mientras dicen a su compañero ¿podrias, por favor, colocar tu turno de fichas? haciendo una respiración abdominal profunda.

"...Identifica qué conductas vocales inapropiadas hace el niño: gritos, rabietas y llantos, imitación de ruidos, sonidos de animales o máquinas, personajes, voz de falsete, etc..." ahhhh fácil, se lo explicas al niño y nunca jamás volverá a hacer cosas tan tan perniciosas... De cualquier manera, digo yo que dependerá del tiempo que pase haciendo esas cosas, o tendremos que pensar que cantar ópera es malisísisisimo para la voz (habrá algo tan poco natural?)."...Vigila el tipo de respiración que hace el niño. Evita que esté con la boca abierta. " La mayor parte de los niños (y adultos) respiran por la boca por que no pueden por la nariz (resfriado, vegetaciones, tabique nasal desviado) y no por que sea un mal hábito. Así que primero la salud en general, y luego la voz...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal