De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Indignados

Por: | 28 de julio de 2011

Recientemente, me he asomado al proceloso mundo de los uniformes escolares. Un amigo muy cercano me ha comentado lo que cuesta el uniforme del colegio, concertado, esto es, sufragado con dinero público, además de las cuotas -otro día hablamos de la aportación voluntaria- al que va a llevar a su hija de cuatro años. Dios santo.

Alumnas_uniformes_escolares 

No hace mucho, escribió en este mismo blog nuestra amiga Ana Pantaleoni sobre la introducción de uniformes en los colegios públicos catalanes. No voy a entrar en la justificación de la medida en la “dignificación” –como diría Millás, ¿qué diablos significa dignificación?- de la escuela o en un pretendido sentimiento de orgullo de pertenencia del alumno al centro, que defienda sus colores o fomente una sana competencia con otros centros; no voy a entrar en si es práctico o no -a mi, como padre, me da que lo es, bastante me comía yo la cabeza para decidir qué llevar puesto y eso que no tenía ni la décima parte de ropa que puede tener hoy un niño-; tampoco voy a entrar en las modas, en las envidias que los atavíos de unos pueden suscitar en otros; no voy a entrar en las obsesiones estéticas de los chavales, en si necesitarán a partir de primaria un asesor de moda o un cool-hunter de cabecera. No, amigos. Donde yo quiero entrar es en el precio.

No estoy en principio en contra de los uniformes, ya he dicho que me parecen prácticos. No en los colegios privados  -cada uno en su casa hace lo que quiere-, ni siquiera en los concertados -aunque vendría bien una consulta a quien te paga-, o en los públicos, -aquí la consulta debería ser obligatoria y el resultado, no vinculante.

En la reciente época de guardería, tuve que tragar con el uniforme. Pongo en primer lugar que el jardín de infancia que, sin conocer ninguno, tuve la suerte de elegir ha sido uno de los grandes aciertos de mi paternidad, por su buen trabajo con los niños, el ambiente, el personal, etc. Eso no quita para que me permita opinar negativamente sobre el tema del uniforme. En primer lugar, por el color: era azul celeste con detalles -cuello, franjas- blancos. ¿No se podía haber pensado en el azul marino, color harto más sufrido para energúmenos terrícolas de entre 60 y 90 centímetros con tendencia a vomitar, babear, comer por todos sitios menos por la boca y rebozarse en arena, barro y cualesquiera sustancias que lleven en su ADN un desafío a Don Limpio? En segundo lugar, por el precio. Si no recuerdo mal -hace tres años-, el uniforme de invierno, un chándal, estaba por unos 35 euros -no lo olvidemos, casi 6.000 pesetazas-; el de verano, por unos 27, constaba de un polo y un pantalón corto de una tela tipo <i>baby</i> -o bata, como me han descubierto mis compañeras catalanas. Estoy convencido de que puedo conseguir un chándal similar por menos de 15 euros y un polo y un pantalón de ese tipo por menos de 10.

Ahora me voy a ocupar de la uniformidad que me ha empujado a escribir esto. No voy a citar el colegio en cuestión. Sólo desgloso:

- Pantalón corto de vestir: 32 euros. He comprado a mi hijo este verano uno por menos de 10€ y no estaba en rebajas.
- Pantalón largo de vestir: 38 euros. En fin. Que levante la mano la madre que no ha encontrado alguno por entre 10 y 15.
- Baby: 31,60 euros. Toma ya. En esta web, sin mover el ratón, los encuentro por 14,50.
- Pantalón corto de deporte: 28 euros. Santa Madonna. Por ese precio compro cuatro, siete en rebajas.
- Chándal: 49 euros. Y no es de marca ni nada. Los de marca son más baratos.
- Camiseta blanca: 19,5 euros. Sin comentarios.
- Jersey: 41 euros. Empiezo a llorar.
- Polo de manga corta: 22,5 euros. Sniff.
- Polo de manga larga: 24,20 euros. ¡Buaaaaah!
- Bañador: 26 euros. A Dios pongo por testigo que hace tres semanas compré dos en el Carrefour por ocho euros.
- Gorro de baño. 6 euros.

A todo ello, 317,8 euros, añadamos unos zapatos que van por cuenta del respetable.

¿Qué ley inexorable hace que una prenda de ropa multiplique varias veces su precio en cuanto pasa a formar parte de un uniforme escolar?

Me cuenta mi compañera Clara Blanchar que la guardería a la que fueron sus hijas pasó de vender el uniforme, un baby y un chándal, en una mercería de barrio -las añoro-, a hacerlo en El Corte Inglés, a las nada despreciables cantidades de 35 y 65 euros, respectivamente -me cuenta que algunos padres acogieron la medida con el regocijo que da comprar el uniforme en la misma sección que los de los colegios privados de más tronío.

Con estos mimbres, se hace inevitable pensar que alguien saca tajada. No miro a nadie. De algo así dio cuenta mi amiga Elisa Silió en un artÍculo en EL PAIS. ¿Solución? Clara apuesta por la rebelión: Contraria a los uniformes, dice que se negaría si estuviera en el caso, y se pregunta hasta qué punto pueden obligarte a comprar según qué prendas. Además, no entiende cómo los padres afectados no se "rebelan", segura como está de que la escuela se achantaría y daría marcha atrás en caso de encontrarse a una tropa de padres indignados enfrente. Quizá tenga razón, estamos en una época en la que, quiero creer, los abusos no van a ser tan facilmente tolerados y sí fácilmente denunciados.

Yo, recatadito y poquita cosa que soy, me pregunto cómo es posible que nos ofendan con esas cantidades por semejantes ropajes. Casi prefiero tener una fashion victim con pañal, me sale más barato. ¿No se puede dejar a los padres a su albedrío para que compren las prendas donde más les plazca y coser/pegar/bordar/clavar con sus manitas los logos/escudos/enseñas/gallardetes/estandartes y demás rampantes, gules y azures? ¿No se pueden ajustar esos precios, habida cuenta de lo que cuestan prendas similares? Me habla Clara de cooperativas en Cataluña donde conseguir los uniformes más baratos. Supongo que algo se puede hacer.

De momento, me contento con escribir esto, para lo que pueda servir. Seguro que hay más casos.

Hay 59 Comentarios

Personalmente me gusta el uniforme por la comodidad pero los precios me parecen un abuso. Solo queria comentar una forma de uniforme que se usa en USA. Es algo asi como "codigo de vestuario". Cada colegio tiene sus colores, dos o tres, y los ni;os pueden vestir camisetas o polos lisos de esos colores y para el pantalon o falda tienen que ser azules marinos o beige. Puedes ir a la tienda y comprar la ropa con el escudo del cole o si lo prefieres ir a cualquier otra tienda de ropa y encontrarla mas barata. Me parece que dan un poco de flexibilidad y ademas tienes los beneficios del uniforme.

Loella, tienes un concepto de la modernidad completamente tergiversado. Las madres supermodernas son las que educan a sus hijos en casa, no éstas que tú mencionas. Éstas los despachan al cole del uniforme para marcar la diferencia. Eso es todo. Estoy hasta el gorro de que la mayoría de la gente no tenga ni p. idea de lo que es la modernidad. Uno de mis amores comienza el cole dentro de dos meses y lo estoy preparando para lo que se va encontrar. Le recalco una y otra vez (sin aburrirlo, cuando encuentro el momento) que lo importante es ser uno mismo, pero ¡Dios mío! estoy viendo que se va a encontrar con una jauría...

Eso se soluciona haciendo recogida de uniformes usados que ya no sirven a tus niños y regalándoselos a los niños más pequeños que pueden usarlos. Muy fácil de organizar, y gratis

Sinceramente, leyendo y leyendo me he dado cuenta de que el problema con el clasismo lo tienen, nada más y nada menos, que aquellas personas cuya mayor preocupación es que sus nenes/as oculten su verdadero nivel económico a los demás. Me parece muy triste vuestro discurso, puesto que en él está implícito que os avergonzais de vuestra clase social y que quereis el uniforme para ocultarla. Creo que estais en un tremendo error ya que estais trasmitiendo a los niños que ser pobre o de clase media es una deshonra.

Además, esas cosas para vuestra desgracia (para la mía no porque me siento muy orgullosa de ser de clase media) se acaban destapando por otros lados. Por ejemplo, ¿qué vais a hacer cuando vayais a recoger a vuestros hijos con un Peugeot 206 y veais que a su compañero se lo llevan en un Mercedes GL?, ¿pedir que los niños vayan a clase caminando para que no se sientan discriminados por tener un coche más barato?, ¿vais a exigir que se apruebe un decreto-ley para que no puedan hablar sobre sus casas y vacaciones?.

Los argumentos en torno a la discriminación y clasismo no son más que pamplinas que se caen por su propio peso. Mejor sería que les enseñaseis a aceptar lo que son y lo que tienen y a enorgullecerse de ello.

Luego está el tema de la comodidad... para los padres lo será pero no para los niños. Yo era y soy súper friolera y recuerdo los inviernos de mi infancia con total desagrado debido a la congelación que experimentaban mis piernas gracias a las falditas de marras. También recuerdo con lo incómodo que resultaba jugar en el recreo con la mentada prenda y las tan poco flexibles camisas, por no hablar de lo que picaban las rebequitas de lana.

Y finalmente, está el precio. Os estais convirtiendo en carne de cañón para los sinvergüenzas que os quieren exprimir, al final acabareis pagando el triple que por la ropa normal.

En el colegio de mi hija en infantil tenian baby y los dias de deporte el tipico chandal azul con dos rayas y camiseta blanca ,todo ello super económico. Todos los niños iban igual y no era un gran gasto.Pero al llegar a la primaria se prsentó el chandal con el logo de la escuela y demás chorradas.Ahora el chandal me cuesta un ojo de la cara porque sólo se puede comprar en un establecimiento. Pues bien me he negado en redondo ,mi hija sigue llevando el chandal azul con su camiseta blanca. Después me he enterado que el ampa gana dinero con el tema de los uniformes, un tanto por ciento de cada chandal que venden. Así que ya se porque son tan extramadamente caro.

Este artículo es sesgado y tendencioso. Sólo se hace referencia a un único colegio público en el que sea obligatorio el uso de uniforme y sólo se mencionan faldas, pantalones y jerseys, nada de gorros de baño, bañadores o pantalones cortos. Al que no le guste pagar el uniforme, que lleve a sus hijos a la escuela pública.

Otra victima de lo que cuentas teniendo que hacer los numeros este año por triplicado gracias a la implantacion obligatoria del uniforme en el cole concertado de mis hijos

Yo no soy partidiaria de los uniformes pero me asombra muchísimo el tema de los precios. Ahora mismo estoy en Inglaterra y doy fe que vale la pena coger un vuelo low cost y venir a comprarlos aquí, ¡son increíblemente baratos!. Como ejemplo, tres camisetas blancas polo por 2 libras.

Ale, a pagar, que estoy hasta el moño del desprestigio de la escuela pública que os han colado y que como sois una panda de supermadres modernas no habéis dejado la ocasión de haceros notar aunque sea usando a vuestros vástagos.

No digo nombres, pero hace años tenían grandes almacenes en España (ahora quedan en Marbella y Canarias, creo, y supongo que en Gibraltar). El cambio de la libra al euro más los gastos de envío no salen por más de diez euros, y compras un lote enorme que te sale por la tercera parte de lo que pagarías aquí en Carrefour. La cantidad de modelos tanto de niña como de niño es increíble (con bolsillos, sin bolsillos, más ajustado, más suelto, con tablas, sin ellas...hasta el infinito y más allá....)

Caaaarmeeeen, sé más explìcita, por favor, para los que no estamos al tanto de los sitios que sugieres... gracias, gracias.

Yo detestaba mi uniforme, por lo que no se lo puse a mi hija, no es obligatorio. Dos años dando la baldarra y al final se lo compré, para que no se sintiera diferente -que nadie le dijo nada, ojo-. Duró tres años. Ahora tiene 9 y no lo quiere ni ver.

Es completamente demencial es la selección de modelos: ¿por qué tienen que ir con falda en invierno las chicas? ¿para cuándo uniformes unisex? ¿por qué no son más generales, por ejemplo vaqueros y polo del color que sea? ¿o que el chándal sea rojo, y ya está?
Debo decir que en mi caso el ca rí si mo chándal ha durado mucho, muchísimo más que uno barato que compré para acabar el curso y que en tres meses está para tirar. Cinco años entre dos hijos (tres la mayor y dos el pequeño).
En resumen, veo ventajas e inconvenientes, pero es incontestable que se pasan mucho con los precios. Y que al llegar a la adolescencia puede que como a mí les suponga un tormento completamente inmerecido y prescindible.
Así que prefiero que todos de colorines. Como la vida misma.

1. El uniforme no oculta una posible diferencia de clase social: basta que el infante abra la boca y explique dónde ha estado de vacaciones, de dónde es su chacha, qué regalos recibió por su cumple, qué coches tiene su padre... 2. ¿Sana competencia entre centros? Educar al niño en la competitividad, para eso se les lleva allí. 3. Cierto, por menos de esos precios los adultos compramos el doble de ropa. Feliz verano sin uniformes.

LA SOLUCIÓN: Lo siento mucho por la industria textil patria, pero yo los encargo a grandes almacenes de venta online del Reino Unido (no digo el nombre, es la cadena más famosa). Los pantalones salen sobre unos 5 o 6 € y la calidad es mucho mayor, dado que utilizan tejidos repelentes de la lluvia etc, y es sólo un ejemplo. Mi rebelión consiste en que mi hijo no lleva impreso en el jersey el escudo del cole, por lo demás va perfectamente uniformado, eso sí, so british and low cost.

Yo llevé uniforme durante unos cuantos años y lo llegué a odiar con toda mi alma. Como ya han dicho antes no elimina las desigualdades sociales, en mi época estaban de moda los plumas de marca y claro, eso sí que era un signo distintivo.
Y por último y no menos significativo, vamos a ver, ¿porqué falda obligatoria para las niñas? En mi colegio sé que ahora dan la opción a las niñas de llevar falda o pantalón y me parece de lo mas adecuado, jugar al balón prisionero, a la comba o a la goma con falda no es nada cómodo, y ya ni hablamos de las jugadoras de fútbol.

Hace ya 25 años (qué vieja soy), en mi colegio concertado decidieron que al uniforme normal iban a añadir un chaquetón (15.000 pesetas de entonces) y un chandal (no recuerdo el precio. Mi madre, que es muy peleona y estaba en el APA, se negó y mi hermano y yo fuimos los únicos del colegio en no llevarlos. Debo añadir que en el colegio había gente de diversas clases sociales y que a muchos les costaba casi un tercio del sueldo comprar esas prendas para sus dos o tres hijos, pero nosotros fuimos los únicos que no los compramos. Al llegar a la puerta del colegio, nos quitábamos nuestra chaqueta normal y entrábamos sin ella. En gimnasia, con el uniforme anterior, pantalón corto y camiseta, hiciera el tiempo que hiciera. La verdad es que la gente no lucha ni cuando le tocan el bolsillo... Así que plantearnos lo de luchar para cambiar el sistema y que no se puedan morir niños de la edad de los nuestros cada día en Somalia, como que no

Yo no tengo hijos, pero me sorprede mucho que ningun padre se queje de los siguientes 3 abusos:
- Libros no heredables, porque se tiene que escribir en ellos o porque se cambian tres nimiedades en el texto de un año para otro (yo siempre usé libros heredados)
- Uniformes a precio de oro
- Tasas supuestamente voluntarias en concertados.

Por que no os rebelais? porque no dejais de pagar las tasas? llevais los libros de años anteriores (borrando las respuestas con tipex)? o comprais ropas de las mismas caracteristicas que el uniforme pero a precio normal?

Por que no lo haceis todos en masa? para que estos abusos no se sigan produciendo? me produce mucha curiosidad el porque de la admision sistematica de estos abusos por parte de los padres de este pais.

En mi Colegio (público) se implantó el año pasado y mis hijos no llevan uniforme porque me parece clasista, despersonalizador y lo único que genera es controversia (precios, tu lo llevas y mi hijo no). ¿Por qué no nos preguntamos por la calidad de la educación? Eso sí, la Generalitat Valenciana subvenciona a las familias que opten por el uniforme.

Vamos a empezar por el principio: yo no soy madre. Soy hermana mayor que ha tenido que cuidar del peque de la casa casi toda su vida, y gestionar todo lo relacionado con él. Todavía recuerdo mis tiempos de colegiala de uniforme, y os voy a decir, queridos padres, que si bien es cierto que es práctico (pa qué nos vamos a engañar), no es cierto que se solucionen los problemas de "clase social". Quizá los otros niños no lleven vaqueros de tal o cual marca, pero llevarán relojes, las niñas llevaran accesorios de pelo (me acuerdo de los malditos lazos de don algodón), o si no, la diferencia se notará en el estuche o la mochila. Además, es inútil alejarles de la realidad social, por desgracia hay mucha desigualdad en este mundo, así que lo mejor es que se acostumbren desde el minuto uno.

Por otra parte, eso os pasa por llevar a vuestros hijos a colegios privados que intentan hacer creer que son públicos. Se que la educación pública en muchas CCAA está fatal (y por eso es por lo que habría que indignarse de verdad), pero claro, si apoyais tácitamente los colegios subvencionados, vosotros mismos estareis creando diferencias de clase social. Yo estudié en un colegio de esos y no he visto tanto elitismo camuflado nunca. En los privados por lo menos se dice abiertamente.

a mí el uniforme me parece estupendo, porque evita que el día de mañana mi hija se pregunte por qué algunas compañeras llevan tal o cual marca y ella no, pero no estoy a favor de que el uniforme sea mucho más caro que cualquier prenda que puedas comprar en cualquier tienda.


A modo de ejemplo, en la primera escuela infantil a la que fue mi hija, el uniforme era obligatorio a partir de los 18 meses, pero sólo lo vendían en El Corte Inglés, al precio de 60 euros por chandal (al que se supone que había que añadir un polo, cosa que no hice, y me limitaba a ponerle uno de sus bodys debajo del chandal)

Mi hijo empezó en septiembre pasado 1º de infantil en un colegio público en Madrid donde no se lleva uniforme. He "fabricado" mi propio uniforme de lunes a viernes, con ropa cómoda, camisetas, jerseys, todo de muy buena calidad pero también a muy buen precio. El uniforme me parece cómodo, sí, pero al final por lo que todo el mundo cuenta, hay algo/alguien detrás que se está lucrando con ese negocio, claramente.

Yo estoy de acuerdo en parte con los uniformes.
Pero no estoy de acuerdo en hacer negocios con lo mismo.
http://www.tuppermenu.com

que tendremos que pagar entre todos.

Claro, eso pasa por ir a la concertada. No quieren ser diferentes, distinguirse de los de la pública??? Pues eso tiene un precio, no?
En la pública los niños no suelen llevar uniforme, pero sí baby, y puedes comprarlo donde te parezca siempre que respetes el color y si es de cuadritos o rayas o lo que te pidan.
Ay, los delirios de grandeza de ciertos padres han llevado a la situación ridícula que tenemos en este país: dinero de todos para que lo disfruten unos pocos. Pero claro, ahora se quejan del uniforme. Luego pedirán becas, que también tendremos

El precio del uniforme me parece el colmo, pero de lo que estoy convencida es de que es totalmente innecesario. Me parece que con la forma de vestir también se desarrolla la personalidad y que la comodidad de los padres va en contra de educar a tu hijo para que no monte el pollo por la mañana. Estoy convencida de que la mayoría de las persona que están a favor del uniforme alegan todo este tipo de coas: comodidad, igualdad, dignificacion (insulta a mi inteligencia)... pero en realidad oculta el que llevar a tu hijo con un uniforme es más pijo y más "guay",
¿Uniforme en la escuela publica? Me ofende hasta que se plantee.
El colegio es una minisociedad y todos somo diferente y todos tenemos que aprender a convivir con la diferencia y por supuesto educar y educar no es cómodo.
¿EL precio?No me preocupa, no pienso poner nunca un uniforme a mis hijas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal