De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Flashback a la infancia

Por: | 24 de agosto de 2011

Carretera 

Ha sido como darle al rewind de un cassette. Conducir por una carretera secundaria con cinco niños en el asiento trasero sin sillitas ni cinturones; protegerles de la solana de mediodía con una toalla enganchada con el cristal de la ventanilla; críos andado descalzos 24 horas, que cuando tenían calor se quedaban en calzoncillos, que han subido y bajado de los carros de caballo trepando por hierros oxidados; que han cruzado descampados con alguna que otra botella rota y otros peligros; que han pedaleado en la bici que había disponible, demasiado grande o demasiado pequeña, pero nunca de su talla, no como las que traen los Reyes cuando consideramos que la que tienen les ha quedado pequeña. Chavales adolescentes que lo mismo matan un cerdo, que van al huerto a por las judías de la cena, que pasean por la carretera al bebé de la familia para hacerle dormir, que encienden el fuego de la caldera del agua caliente. Y que no son marcianos: viven pegados al Facebook y al chat y por la noche no faltan a la terraza del bar del pueblo, donde se les hace de día de palique con los colegas.

No es esta una apología del peligro ni la inseguridad o siniestralidad al volante, ni una invitación a correr a urgencias para suministrar vacunas del tétano, pero el viaje del que acabamos de regresar, a Rumanía, para visitar a la familia de nuestra canguro, ha sido como un flashback a la infancia. A 30 años atrás. A un abismo en confort pero también en sensación, quizás exagerada por la nostalgia, de mayor libertad. No hace tanto que a los críos de aquí tampoco nos compraban una bici cada dos años, y viajábamos en coche sin sillita. En Rumanía una de las imágenes más chocantes para los ojos de una urbanita de Barcelona ha sido la del más pequeño de la familia en el regazo de su madre, en el asiento del copiloto. ¿Os suena?

Allí los niños caminan solos por la carretera, van solos al río, comen lo que todo el mundo, no se sientan en trona y después de comer desaparecen durante dos horas… Se enfrentan a peligros, sí. Pero también a la toma de decisiones, y son descaradamente más maduros y autónomos. En nuestras ciudades está todo tan programado y controlado: desplazamientos, actividades, horarios… Son también críos más responsables, sobre todo los que se han criado con abuelos o tíos porque sus padres están trabajando en  España, Italia u otros países europeos para darles un futuro mejor.

Rumanía, y en especial la zona de Maramures, es precioso. No acaban de estar por la labor, pero con la mitad del patrimonio, la gastronomía y los paisajes que tienen ellos, otros países ya habrían creado veintisiete marcas turísticas. Y los rumanos son gente tan estupenda como dolida por la injusta sarta de tópicos que les estigmatiza. Os lo recomiendo.

 

Hay 14 Comentarios

Nos gusta tu blog, y quería compartir contigo nuestra web www.juntines.com

No encontramos otra manera de escribirte que a través de un cometario ( ni contacto, ni mail ...)

Es una web para navegar juntos un niño y un adulto, ofrece un mundo de posibilidades para que niños de entre 2 -8 años y adultos disfruten de manera amena y didáctica su tiempo en común.


Además, se navega de una forma muy innovadora: ¡Los dos juntos! A través de un menú visual y un buscador completísimo podréis encontrar el plan que más os apetezca.

En este video te explican todo en un minuto:
http://www.vimeo.com/27048137

Espero que te guste!

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal