De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Libros de texto a los cuatro años

Por: | 16 de septiembre de 2011

14092011475
El despliegue de material de la foto es el que va a usar este año David en el cole. Con cuatro años, 144,15 euros en libros de texto (Espiral Mágica, de Vicens Vives, tres carpetoncios, uno por trimestre) o "el método", como lo llaman los profesores, más tres cuadernillos de La aventura de los números (Everest) y dos de Letrilandia, cuaderno de escritura (Espiral). En total, 383 fichas, sin contar las del libro de inglés, que aún no me han entregado. El año pasado, con tres años, fue algo menos, porque solo nos mandaron los tres carpetoncios y el de inglés.

Me parece una exageración en todos los sentidos: en el económico, teniendo en cuenta que vamos a un colegio público de un barrio de Madrid de poder adquisitivo medio-bajo (entre los padres y madres, hay parados, inmigrantes, gente que se dedica a la construcción, a la limpieza, teleoperadoras...) y que la Comunidad eliminó las becas de libros de texto para infantil, es decir, que hay que pagar los 144 eurazos a pelo. Y en el pedagógico: me da pena que los niños estén haciendo fichas repetitivas en vez de jugando o actividades imaginativas.  

En vez de pintar o hacer palotes en folios, recortar revistas viejas o hacer manualidades con cosas recicladas, como han hecho en el campamento en verano, pintan y hacen palotes en una bonita ficha, recortan figuras de una bonita ficha, y hacen manualidades sobre una bonita ficha. Creía que esto era un invento moderno de las editoriales para forrarse, pero no. Consuelo, de la librería-papelería El Quijote, donde compramos los materiales, me cuenta que desde que abrieron, hace casi 22 años, existen esos carpetoncios trimestrales, y que si acaso, han cambiado los formatos. Suelen costar, me dice, unos 30 euros por trimestre, más lo que quiera añadir cada colegio. El mío, parece, es uno de los que más piden. En el de mi compañero de blog, Javi, también público en Madrid y también para cuatro años, se gastan 128 euros en libros: 90 por los de fichas, 28 por el de inglés y otros 10 por el de lectoescritura. Mientras que Clara, en Barcelona, ha comprado por primera vez, para la de cinco años, tres cuadernos que le han costado ¡10,53 euros!

Este es el desglose de lo que va en una de las carpetas: tres cuentos cortitos (formato revistilla), tres blocs de fichas (se llaman unidades) con 20 fichas cada una, una bolsa de plástico con otras 12 fichas, creo que para ocasiones especiales (Día de la Paz, de la Constitución, etc), dos láminas con pegatinas, un "boletín de notas", una "revista de información para las familias" y un CD: 

14092011481

También Natalia, con solo dos años, es una experta en fichas. En su guarde, ya con un año, también tenían sus correspondientes carpetoncios trimestrales, que no sé cuánto cuestan porque nos los cobran en un concepto llamado "material escolar" (180 euros este curso), que incluye además todo el material fungible, un uniforme de invierno (chándal), uno de verano (pantalón y polo) y baby. Su profe, Alba, me explica que hacen una o dos al día, como mucho media hora, y sobre todo de lunes a miércoles (el jueves hay piscina y el viernes están muy cansados y "les cuesta concentrarse").

Le pregunto a la profe de David, María Jesús, con 24 años de experiencia como maestra. Me explica que las fichas son el sistema más cómodo para trabajar con grupos grandes, como en su clase, que tiene 24 niños. "Con más de 20 alumnos, es muy difícil trabajar por proyectos, se pierden muchas cosas", opina. El trabajo por proyectos, que en Madrid siguen pocos colegios (en esta web hay varios en toda España que lo hacen; por desgracia, no tenemos suficientes puntos para entrar en los que tenemos más cerca), consiste en que el profesor o los alumnos eligen un tema, por ejemplo, el espacio, Egipto o los dinosaurios. Y el maestro tiene que hacer que todo el aprendizaje de las distintas asignaturas gire en torno a ese tema. Es, me dice María Jesús, más participativo, y probablemente más satisfactorio también para el profesor. Pero para que funcione bien, explica que los grupos deberían ser como máximo de 15 niños, algo imposible en el sistema educativo español actual.

En clase hacen dos fichas al día, en periodos que duran como máximo media hora. "Aunque parezca que sean muchas, queda mucho tiempo para asamblea, juegos, salir al patio, etcétera", me dice. Sin embargo, se me encoge el corazón los días en los que le pregunto a David, que es uno de los que más tarda en acabar porque según su profe "se distrae mucho" (¡normal, si no tiene ni cuatro años todavía!) que a qué ha jugado, y me dice: "A nada, porque estaba terminando la ficha".

Justo lo que preocupa a Javier Pizarro, educador de una escuela infantil de primer ciclo: "Trabajar por fichas supone que los niños de estas edades deben permanecer sentados en mesas más tiempo del que están preparados para “soportar”, en detrimento de otras actividades que también necesitan, como psicomotricidad gruesa, juego e interacción social. Los niños de estas edades tienen una gran necesidad de movimiento, de juego simbólico, de descubrir, de relacionarse con otros… Muchas de estas fichas solo ofrecen un trabajo mecánico de rellenado, prácticas matemáticas sin sentido, etc. Por eso hay que ser muy exigentes a la hora de elegir un método". Y es que los niños a estas edades aprenden más por experimentación directa que por las explicaciones del profesor.

"Hay que estar muy atento a todos los niños, sobre todos a los más pequeños o los que tienen más necesidad de movimiento y no pueden permanecer sentados más tiempo del necesario, puede que esta metodología les quede demasiado grande", alerta Pizarro. "Las fichas se suelen entregar a todos a la vez, y a veces hay niños que sí están preparados para realizarlas y terminan pronto su trabajo y reciben una valoración positiva e inmediata, pero hay otros niños a los que les cuesta más o aún no están preparados para esta tarea, que al no alcanzar los objetivos que les piden empiezan a sufrir frustraciones", dice.

Pizarro es un firme partidario del trabajo por proyectos, "donde todos pueden aportar, donde los mayores pueden ayudar a los más pequeños, los más pequeños sienten que su implicación es mucho más gratificante, y el adulto ejerce un papel de mediador y de acompañante del proceso muy enriquecedor". Cree que es el método más adecuado para los niños de estas edades, porque "ayuda a aprender, a resolver conflictos, a relacionar aprendizajes, a socializarse, a trabajar en equipo, etc".

Para Pizarro, "las fichas pueden estar bien como complemento a la metodología del día a día, pero no como eje conductor de la vida del aula". "Pueden ser muy útiles para el aprendizaje grafo-motriz, el primer paso para la escritura, pero tampoco conviene abusar".

Para mí, lo único positivo es la ilusión con que nos las enseñan y explican cuando las traen a casa al final de cada trimestre (aunque estoy segura de que nos mostrarían con la misma ilusión un proyecto o cualquier otro trabajo). Y las risas que nos echamos Eduardo y yo cuando David nos describe una por una cada una de las figuras o pegatinas de colores de las series que hacen: "Aquí pinto un tírtulo y un temitírtulo. Tírtulo-temitírtulo. Tírtulo-temitírtulo. Tírtulo-temitírtulo. Tírtulo-temitírtulo...". 

Hay 56 Comentarios

os dejamos un enlace de material por proyectos http://proyectosanmar.wordpress.com/

Carmen,
mi entrada sólo pretendía criticar un sistema educativo que no comparto, nada más lejos de mi intención que el pretender ser arrogante. Mis más sinceras disculpas en el caso de que te haya ofendido. Y valoro enormemente tu afición a la lectura, algo que a mí lamentablemente no me queda demasiado tiempo para poder ejercitar.

Nuestra experiencia en un cole público en un pueblo de Lanzarote ha sido muy positiva. Se mezclaban proyectos y fichas sin problema y todo era posible gracias a una profe muy activa y unos padres super-colaboradores. Tanto sequería colaborar con los proyectos de clase que hubo que poner turnos para que no hubiera problemas entre los padres tipo "tus has ido dos veces y yo ninguna". Participé en el taller de Frutas Exóticas y fue una experiencia estupenda. Mi hija estaba super orgullosa de que mamá se involucrara en su clase y yo entendí la dificultad que tiene la profe para lidiar con 24 chiquillos. Su papá también participó en el taller de las profesiones. Los dos trabajamos y no nos sobra el tiempo. Además añado que mi hija terminó infantil leyendo casi perfectamente y no la veo traumatizada, al contrario está entusiasmada con su nueva habilidad. Evidentemente no toda su clase terminó leyendo, pero no se les exigía que así fuera. Yo sabía leer a la misma edad (me enseño mi madre) y no soy doctora en Física como Alfonso pero adoro leer.

guau!!!!!yo vivo en inglaterra y mi hija de 4 empezo este anyo el cole y nada de libros, hacen muchisimos juegos de fonetica y de numeros se lo curran muchisimo en clase, con pinturas papeles y fotocopias aprenden igual de bien. el colegio es publico y no pagamos nada!!

y en relacion al uniforme del colegio superbarato aqui!!! falda peto 4 libras y cada pieza no cuesta mas de 5 libras se compra en supermercados y estan super bien. Espanya es muy cara......

y no te cuento los panyales!!! aqui superbaratos 8 libras 50 unidades y si te vas al super por menos de 2.5 libras tienes 20 en morrisons y son buenisimos ...... increible.

Me he criado en Alemania y allí no aprendíamos a leer o a escribir antes de los 6 o incluso 7 años. Y a esa edad lo aprendimos sin esfuerzos en poquísimo tiempo. Jamás tuve que rellenar una ficha o trabajé con un libro de texto antes de los 6. Está bastante demostrado que hasta los 8 años los niños no deberían trabajar con libros y que a edades tempranos los niños aprenden moviéndose, jugando, investigando. Parte del altísimo fracaso escolar que tenemos en este país se debe a que frustramos a nuestros hijos con actividades que no les corresponden a su estado de madurez. No nos engañemos. Las fichas y demás a los únicos que benefician es a los educadores y a padres obsesionados con que sus hijos aprendan a leer y a escribir cuanto antes.

Tengo un hijo de 6 años que ha empezado 1º de primaria. Va a un colegio publico en Tres Cantos (Madrid), el Aldebaran. Leyendo los comentarios me doy cuenta de lo afortunado que ha sido por poder asistir a este colegio. Han hecho fichas (caras, si, pero no me duele gastar el dinero en ello), han hecho proyectos (planetas, prehistoria, edad media, Egipto, inventos, transportes, paises: Alemania ...), juegos, lectura, excursiones a museos, teatros, cine, eventos especiales tipo castañada en invierno, fiesta en Navidad, salida a la granja escuela, hacer un pequeño huerto en un trozo del patio, carnaval ... mil cosas y no necesariamente caras! (teatro gratis en la casa de la cultura, actividades organizadas por padres en las aulas y fuera de ellas, trajes de carnaval con bolsas de basura) Y con mas de 25 niños por clase. Eso no es posible sin un compromiso fuerte y claro de la dirección del colegio y el trabajo vocacional de profesores, y, no nos engañemos, la colaboración de los padres. Es muy sencillo criticar a los profesores pero dejarles "solos ante el toro" y no preocuparnos de mas. Al fin y al cabo educar es tarea de padres y profesores cuando los niños están el cole. Creo que es tan importante el aprender contenidos como aprender educación y darles las herramientas para que ellos puedan buscar, indagar, aprender por ellos mismos cuando estén preparados para ello.

Fascinante este debate, que encierra dos temas en uno: primero, el de los costos de la educación y segundo, respecto de la eficacia de los métodos utilizados en aula. Soy profesor y un apasionado de la docencia y entiendo que tanto fichas como proyectos tienen pros y contras (en todo caso, hay muchas alternativas más para llegar a los alumnos). Creo que es relevante "descifrar" cómo son nuestros estudiantes y entregarles soluciones customizadas, que verdaderamente aporten en su desarrollo. Y otra cosa, que cada vez más, los profesores seamos facilitadores y no recitadores...nuestra labor hoy es posibilitar el aprendizaje, no entregarlo todo construido...Saludos http://www.papaenrodaje.cl

en el cole de mi hija de 4 años (público en Madrid, en un barrio obrero del sur) sólo piden que compremos 2 carpetas, y el tercer trimestre se lo curran los profesores (el año pasado, por ejemplo, hicieron el tema de la granja y no se cual otro). A pesar de eso el coste de los libros de este año ha sido de 104 euros, porque a las dos carpetas hemos tenido que añadir el de inglés, dos de números y el de religión, y me parece excesivo. Se que hay colegios donde preparan todo el material los profesores, y aunque entiendo que esto supone un gran trabajo, también es cierto que es un trabajo que con que hagas una vez (aunque lo tengas que ir revisando para que no se quede anticuado), ya lo tienes de un año para otro ¿no podrían planteárselo más colegios?

Hola,
Me gusta mucho la entrada, aunque le falta un toque de denuncia al negocio editorial que hay en este país, así como se olvida de decir que hay comunidades autónomas donde los libros son gratuitos (no sé si en infantil también). Y como ya han comentado, se puede trabajar en proyectos con grupos de 25 niños. Y el trabajar en proyectos no está reñido con no hacer fichas ocasionalmente (y yo creo que en los pocos públicos donde se trabaja por proyectos se hacen fichas también). Creo que es muy necesario abrir este debate, hablarlo con los profesores en las reuniones de trimestre. Y aunque tengamos que seguir pagando x euros en infantil, pensar en gastarlos de la manera que resulte más beneficiosa para los niños (que los libros de infantil nos dejan con la duda)...
Para primaria hay que pensar en que los libros se queden en el colegio, y se van heredando de curso en curso... (Cada año se compran algunos, pero no todos, que el gasto en primaria se dobla o triplica).

144 Euros me parecen muchos Euros para la edad de la que estamos hablando, pero comparto la critica de que cualquier material escolar o dinero para actividades adicionales que se pida en España, parece como si se estuviese pidiendo el mundo. Tal vez el tema es el de siempre: ?se aprecia el resultado de este dineral en la calidad de la enseñanza? ?no habria maneras mas racionales y economicas de llegar al mismo resultado?

Moravia, los niños en Alemania llegan a la escuela tras cinco años de guarderia y sin haber tenido que comprarles un solo libro. Y dominan la grafomotricidad la mayoria de ellos. Por supuesto, la trabajan con fichas pero tambien con otros materiales: pinturas, plastilina, tijeras, pegamento... La diferencia esta en que las educadoras infantiles aqui se lo curran ellas mismas sin tener que recurrir a un libro en que se les da todo hecho, tanto a ellas como a los niños. Vale que tardan mas tiempo en aprender a leer y todo el alfabeto, pero a la hora de la verdad, les veo bastante mas autonomos y menos "robotizados" que a los alumnos españoles.
Un supersaludo

¡Qué barbaridad! No me explico como he podido llegar a ser doctor en Físicas y Matemáticas, cuando dediqué todo mi parvulario a hacer pegotes de plastilina, pintar con los dedos, cantar canciones o repetir la caligrafía que tu profesora te escribía a mano en un cuaderno... ¡Y siendo una clase de 40!

Digamos la verdad en alto y claro: que de este modo es más fácil para los docentes, y ya está.

Moravia, si para enseñar a un niño de cuatro años, sea lo que sea, necesitas que sus padres gasten 144 euros en fichas que los tendrán entretenidos la jornada no mereces llamarte maestra. Un maestro es otra cosa.

Mi hijo mayor (casi 6 años) va a un colegio público donde trabajan por proyectos desde su creación, hace cerca de 20 años. Es un colegio público normal y corriente, con alumnos de procedencias diversas y clases de 25 niños o incluso más. Hasta la fecha estamos contentos con el método; por mi experiencia, es mucho más respetuoso con los ritmos del niño (cosa que me preocupaba mucho, puesto que mi hijo es de finales de año), las cosas se van aprendiendo con más calma pero también con más profundidad, y además los niños no pierden la ilusión por aprender. Al menos, en Infantil. Ya veremos a partir de este curso cómo va en Primaria.
Nosotros no hemos tenido que comprar, individualmente, ni siquiera un lápiz. Hay una Comisión Gestora (una especie de cooperativa como comentaban más abajo) que se encarga de adquirir el material (y subvenciona también la mayoría de costes de actividades extraordinarias y excursiones), y los pequeños gastos del día a día los gestionan dos padres/madres de la clase. Nosotros hacemos una aportación económica a ambas partidas y, leyendo los precios que se mencionan aquí sólo de los libros, sale a cuenta.

Hola soy una maestra de Educación Infantil y no estoy de acuerdo con la autora del artículo. En primer lugar se presenta el trabajo por proyectos como la panacea y la solución a todas las deficiencias educativas de nuestro sistema educativo. Sí es verdad que el trabajo por proyectos permite adaptarnos mejor a las necesidades e intereses de nuestros alumnos, pero en este tipo de metodología también es necesario el trabajo con las fichas, ya que los niños/as han de desarrollar su motricidad fina y unas pautas adecuadas de trabajo limpio y ordenado. Ya que la autora querrá que cuando sus hijos pasen a Primaria tengan una cierta soltura grafomotriz. Además de que el Currículo y la Ley exigen ciertos objetivos que se han de cumplir con el trabajo de fichas. En este punto, no quiero que piensen que soy una firme defensora del trabajo con fichas, ya que como bien dicen otros compañeros en el texto, son necesarias más actividades de juego y movimiento para un correcto desarrollo. Pero no comparto con la autora, su visión idealizada de una Educación Infantil compuesta unicamente de manualidades y juegos. Ya que estas fichas se pueden (y se deberían realizar como juegos).
El trabajo por proyectos tiene muchísimas ventajas, pero poder realizarlo se necesita mucho tiempo, trabajo y mucha colaboración, tanto del resto de maestros, como del los padres, y esto desgraciadamente no sucede siempre (bien porque los otros docentes no comparten tu misma visión de la educación, poreque no hay tiempo para ello, o por el contexto social en el que se ubica el centro)
Ello no quiere decir que el trabajo por proyectos sea imposible, pero los maestr@s que hemos trabajado con este método en ocasiones, no tenemos todo el apoyo necesario, pero como creemos y nos gusta nuestro trabajo, preparamos materiales y actividades en casa, realizamos fichas, y nos comemos de mil formas la cabeza para dar lo mejor que tenemos con lo poco que haya
Para que luego alguna presidentucha madrileña diga que los maestros no trabajan...

Que vergüenza, vaya negocio estan haciendo las editoriales con al educacion de nuestros hijos. De verdad necesitan libros nuevos cada año? De verdad necesitan rellenar tantas fichas a la mera edad de 3 años? Me parece que el modelo educativo es muy anticuado y mientras las editoriales hacen negocio con los libros, el gobierno marca objetivos absurdos y nuestros hijos se aburren en clase. Reforma educativa ya por favor!

En respuesta a Monica. Si el sentido ultimo del articulo no es criticar el gasto si no el uso de esos materiales... Por que se hace referencia al precio? Entiendo que Cecilia intenta crear una suerte temas paralelos para la discusion, pero se centra fundamentalmente en dos ideas "los materiales son demasiado caros y no necesariamente lo mejor". Dar nuestra opinion sobre uno u otro tema independientemente no se traduce en falta de comprension del texto. Y asi se puede ver en los diferentes comentarios. Si nos centramos en el segundo tema, tambien da para hablar largo y tendido. Y aunque con ese puede que ya este mas de acuerdo con Cecilia, me pregunto yo que si en este pais el Estado subvencionara no solo escuelas de sistema tradicional, pero tambien otras de ideas o corrientes mas vanguardistas (Montessori y demas) los padres lo entenderian? Habria una gran masa de padres enviando a sus hijos a colegios donde no hay libros, los ninos aprenden en cocinas, hay todo tipo de aparatos y balanzas en las clases? Serian los padres con su quehacer diario capaces de dedicarles a sus retonos tiempo para complementar la educacion de la escuela? Esos padres que se quejan a gritos cuando sus hijuelos llevan deberes en verano o tienen que visitar tal o cual iglesia y sacarle fotos como parte del trabajo de fin de curso? Esos padres que ni saben cual es el ideario del centro pero que si es un sitio que esta a tiro de piedra de casa y encima tiene comedor? Todo esto queda en evidencia cuando un padre dice que el profesor "no es quien de ensenarle modales a su hijo" (comentario dixit). Reflexionemos... No vivimos en un mundo ideal, si asi fuera, todo funcionaria much, mucho mejor.

A los defensores de la enseñanza privada decirles que la enseñanza privada solo es buena si tu hijo no tiene nunca problemas de aprendizaje, en caso contrario será excluido tarde o temprano para mantener el nivel del grupo en el bachillerato y la fama de colegio exigente.
Recuerdo mi clase de párvulos en los setenta.Colegio religioso privado de Madrid. Eramos 58 niños en una clase con un solo profesor a nuestro cargo. Interminables horas sentados escuchando unas lecciones aburridas. Al que enredaba o se levantaba, se le castigaba duramente y eran frecuentes los castigos físicos (tortas capones y reglazos).
Posteriormente en cursos más superiores se expulsaba por bajo rendimiento a todos aquellos alumnos con problemas de aprendizaje (dislexias y similares) por lo que al llegar al bachillerato el nivel efectivamente era muy bueno, pero a costa de dejar a media clase por el camino. Eso no lo quiero para mi hija, prefiero un colegio donde se ayude a todos y no se dejen rezagados por ser poco rentables.

Vivo en Barcelona y tengo una hija de 1 año. Esta semana ha empezado en la guarderia y hemos tenido que comprar las famosas fichas (40euros) + 50euros de material al trimestre!!! No me quejo porque se que lo va a disfrutar y en casa, si en algo no ahorramos es en cultura, pero me parece muy exagerado.

No creo que el sentido último del artículo sea denunciar el precio de los libros (que desde luego es exagerado), sino denunciar un sistema que ha convertido unas herramientas con capacidades limitadas en un método omnipresente de aprendizaje. Los niños de preescolar no deberían hacer fichas o si las hacen deberían ocupar muy poco tiempo de su mañana.
http://grupomaternal.blogspot.com/2011/09/por-que-educo-en-casa.html

El del jurásico..no sé en que parte de Alemania estás yo hablo por mi experiencia y la de mi familia residiendo en Baviera ... ni he dicho que sea mejor ni peor ... es más me gusta el sistema preescolar español ... también he tenido suerte con los profesores, proyectos etc. ... habrá opiniones como colores ... mis hijos comen en casa ... espero que a pesar que te saquen el dinero que haya que te guste también, sino "schade" ...

Me olvidé de decir en qué se invierten esos 80 euros de los libros. A medida que los iba ojeando (cosa que lleva medio minuto de lo flacos que son) se me iba poniendo una jeta... ¡El nivel es bajísimo! No podía dar crédito a aquello. Insisto, son niños de 6 años y los libros tienen un nivel para niños de 3. Así es que cada vez que el mío llega del cole dice que se aburre mucho. Y esto pasa en Alemania. No entiendo nada. Nos podríamos saltar perfectamente dos cursos. El cole es una pérdida de tiempo, lo mejor es la educación en casa.

Carmen la de Bruselas, la profe de tu hija es un caso digno de estudio. O tus estándares de pasión, dulzura y creatividad están por los suelos o has dado con una mosca blanca en Centroeuropa. Para La gata mojada: lo mío es al contrario, soy española y llevo desde el jurásico viviendo en Alemania. Uno de mis hijos acaba de empezar Primaria y el gasto es tan disparatado como en España, la diferencia es que aquí te van ordeñando poco a poco (zapatillas de casa para el aula, ropa de yoga, ropa para correr, zapatos de suela blanca, libretas de sonrisa vertical, cuadernos con pies antideslizantes, libros forrados, etc.). Las típicas mariconadas alemanas. Al final gastas el doble que en España. Los libros nos costaron alrededor de 80 euros, pero gastamos un montón en el resto. Y aún tienen la cara de pedirnos 20 euros al año para material (¿Para qué material? ¡Si lo hemos comprado ya todo!). Y es que son chorradas. Yo le forro los libros a mi hijo, por ejemplo, SI ME DA LA REAL GANA. Y la cosa no queda ahí: el otro día mi cachorrito llega a casa diciendo que a su mesa, a la hora de comer, se sienta una profesora que les dice cómo tienen que comer y que a él eso le molesta. Me pongo el atuendo de guerra y allí me presento: que sea la última vez que le das clases de modales a mi hijo. El estar dándoles caña es otro añadido con el que hay que contar. Imagínate comer con un soldado en tu mesa. Así que no me vengas con cuentos pasados de moda, que estoy hasta las narices de pagar por todo en este p. país. Noluco, mal hecho poner a los niños a leer antes de los 5 años.

Esto es lo que está ocurriendo en todos los niveles educativos desde hace tiempo. La clave está en los grupos pequeños, sólo así pueden los niños aprender y participar, y puede el profesor conocer bien a cada uno de ellos y darles lo que necesitan, adecuándose a su ritmo. Los recortes en educación suponen menos profesores, y eso significa grupos de niños como sardinas enlatadas a los que no se puede atender apropiadamente, y niños con dificultades a los que no se puede dar el apoyo que les corresponde. Los recortes no son de este año, sino que vienen haciéndose desde hace mucho en Infantil, Primaria y Secundaria, poco a poco, sin que nadie nos hiciera caso cuando protestábamos, de forma que no se nos oía ni salíamos en los titulares. Hasta que ha llegado la gota que colma nuestro vaso y, sobre todo, los políticos se han dejado llevar por la inercia que habían cogido y se han pasado demasiado con la tijera. Por fin, empezamos a contar con el apoyo de los padres, que son los únicos que pueden echar estas barbaridades de recortes hacia atrás; y por fin salimos en los titulares, porque Esperanza Aguirre y Lucía Figar se han asustado esta vez y hace dos semanas que protagonizan en todos los medios una campaña de acoso y derribo al profesor. Los grupos pequeños influyen en la calidad de la educación que reciben nuestros niños, lo sabe Aguirre, que ha hecho grupos pequeños para los elegidos de su Bachillerato de excelencia...
Aprovecho para dejaros un par de direcciones curiosas que ilustran muy bien a dónde va a parar el dinero que había antes para tener más profesores y grupos más pequeños en la educación pública que pagamos entre todos:

http://profesorgeohistoria.wordpress.com/2011/09/05/lucia-figar-explica-la-privatizacion-de-la-educacion-publica-de-madrid/
http://www.internacionalaravaca.edu.es/i/post/read/post=196&_id=7278
http://acade.es/NoticiasVer.aspx?item=4190

Estoy un poco sorprendida... Mi madre fue maestra en infantil y primeros cursos de primaria y, bien sola, o con su compañera de nivel hacían fichas ellas mismas. Nunca eran las mismas. Cada grupo necesita algo distinto, no puede prefijarse. Y eso no estaba reñido con otro tipo de actividades creativas: trabajos manuales, contar cuentos entre todos partiendo de lo que cada niño sabía, aprender hábitos de higiene, jugar, pintar, mojarse pies y manos en pintura y correr por papel continuo, prbar sabores nuevos con los ojos vendados... Y era la época del boom de la natalidad, con 35 niños por clase en ocasiones. Es verdad que antes se acudía con otra disposición a la escuela, pero...ahora tenemos tantas ganas de que sepan tantas cosas desde el principio que los convertimos en almacenes de información, en lugar de desarrollar las capacidades para aprender, pensar y crear por unos mismos. Esa información ya vendrá después, se adquirirá con facilidad si el trabajo previo es bueno.

Si, se gasta en vacaciones, en cine y en otras cosas, en todo menos en educacion...pero llevado a extremos, es decir. Incluso los gobiernos no se gastan tanto en educacion, se lo gastan, se lo tienen que gastar los padres, porque los gobiernos exigen sin saber de que hablan, porque de educacion los ministros de educacion saben nada, deberian comenzar en una escuela para que supieran como funciona y poder hablar de ello despues, o imponer metodos...Soy profesora, ahora trabajo de maestra. Me parece una salvajada lo que se les pide a las criaturas. No saben andar y se pretende que ya sepan como coger un lapiz? Los padres no ayudan nada porque no tienen tiempo. Logico, tienen que ganarse el pan para pagar esas salvajadas de libros.....
Yo pido un poco de logica en la ensenanza.
(Tengo teclado ingles, disculpen).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal