De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Madre y trabajadora, ¿quién da más?

Por: | 26 de octubre de 2011

Ricardeneltrabajodesumadre

Tema recurrente, pero inevitable. Lo he hablado tantas veces en los últimos años, en los últimos meses, en los últimos días, que bien merece su post en este blog. Y sobre todo que opinéis. Recogemos las voces de madres trabajadores y de un padre crítico. Madres y mujeres que explican cómo se montan su día a día, cómo combinan el trabajar y el tener hijos y las dificultades que tienen. No se trata de llorar sino de constatar. Y para no caer en tópicos, ahí va el horario de una madre trabajadora en un día normal, en el que todo sale normal, no os cuento qué pasa cuando falla algo de la cadena. Se llama Mery, es abogada y tiene tres hijos de cinco, cuatro y dos:

6.30 Suena el despertador. Ducha y café.

7.15 Levanto a los dos mayores, cinco y cuatro años. Nos vestimos y desayunamos.

8.00 Llega la canguro que se queda con la de dos años y me llevo a los mayores al cole.

8.50 Llego al trabajo. Jornada reducida de siete horas. Todas del tirón. Me llevo el tupper. Como en mi mesa.

16.00 Salgo disparada del trabajo camino del cole a recoger a los mayores.

17.00 Recojo a los dos mayores, mientras la pequeña está en la guardería y la recoge la canguro.

19.00 Baños, pijama, cena y preparar mochilas.

20.15 Dibujos.

20.30 Lavar dientes, cuentos y a la cama.

21.15 Preparar la cena, preparar el tupper para el día siguiente… y caer rendida en el sofá.

Y a continuación algunas experiencias de mujeres que han podido escoger.

María, madre de dos niños de seis y tres años, negocio propio: “Los tiempos han cambiado vertiginosamente y no hemos sabido adaptarnos a la era de las súperwomans. Queremos llegar a todo sin renunciar a nada y ahí esta el grave, gravísimo error. Siempre hemos oído en casa que lo primero es la familia, pero resulta que ahora lo primero es la vida profesional. El gran dilema es compaginar las tareas sin volverse loco. Algunas madres consiguen el equilibrio y otras se pierden en el intento. Lo que más ayuda es tener un marido responsable que te ayude en las tareas familiares. Lo demás se aprende cada día”.

Blanca, madre de un hijo de 14 años y periodista: “Yo soy partidaria de compatibilizar. Con todos los esfuerzos y ataques de culpabilidad, que son muchos: cuando entras en una reunión de padres como una tromba porque llegas tarde después de dejar el trabajo, porque envías a la canguro al pediatra y dices aquello de 'yo ya llegaré', cuando los deberes se complican e intentas corregir un ejercicio de gramática por teléfono, cuando tienes que ponerte las pilas del trabajo pese a que estás de fiesta… Pues pese a todo vale la pena. Porque nosotras no podemos dar un paso atrás en lo que tanto ha costado conseguir –independencia, sobre todo- y porque forma parte de la educación de los hijos. Es decir, que ese esfuerzo de las madres –y los padres- es una lección práctica que no dan en la escuela”.

María, madre de dos niñas de tres y un año, médico. Nos advierte, ha escrito este mail mientras seguía a su hija por el parque: “Creo que nos han medio engañado. En general, nos hicieron estudiar y prepararnos para ser "las mejores", pero se olvidaron de decirnos que también hay que ser las mejores madres, a la vez que esposas. Con lo cual, te quedas a medias en algo seguro. Renuncias a algunas de tus aspiraciones profesionales porque no puedes llegar a todo.... Nuestras madres estaban preparadas para ser MADRES y tenían ayudas externas varias, y además no se les pedía que trabajaran. Injusto, ¿no? Quizá por eso además de ser la generación digital, somos la ¡generación del estrés! Me olvidaba, ¡los sueldos! A pesar de trabajar como locas para poder ir a buscar a los niños al cole, y hacer lo mismo que otros en menos tiempo, nos pagan menos. En resumen, trabajamos más, tenemos más obligaciones de madre, vamos estresadas y cobramos menos”.

Alicia, madre de tres niñas de siete, cinco y cuatro años y economista: “Nunca nos advirtieron de que cuando fuésemos madres tendríamos que elegir entre carrera profesional o en hacer de madres, porque es así, es imposible estar en dos sitios a la vez ya que cuando hablo de carrera profesional pienso en un trabajo en el que nos podamos involucrar al 100%. De todas formas, una vez llegado el momento de tomar la decisión creo que entonces lo más importante es tener la libertad de poder escoger entre una opción u otra, cosa también difícil porque intervienen factores externos como la situación económica, ayuda familiar, canguros … etc Entonces la decisión ya depende de las preferencias de cada una, tengo amigas en ambos lados y todas más o menos convencidas, hay quienes prefieren una reunión de trabajo a pasarse la tarde en el parque y viceversa”.

Marta, madre de un niño de dos años y productora audiovisual: “La conciliación laboral y profesional desde una perspectiva de género me temo que, a pesar de la voluntad de ser optimista, nos queda todavía muy lejos. La insuficiencia de los servicios familiares y de medidas para la conciliación nos deja a las madres profesionales, sino fuera de mercado, fuera de toda posibilidad competitiva justa con nuestros homónimos masculinos. Si seguimos trabajando, como es mi caso, después de pagar una guardería privada, porque en el municipio donde vivo no hay públicas, y las de los municipios vecinos están saturadas, y pagar canguro de 17 a 20 horas, el salario se reduce en un porcentaje demasiado elevado. Después de años de preparación académica y profesional, y tras retrasar bastante la maternidad, la verdad es que acaba resultando bastante lamentable”.

Cristina, madre de dos niñas de tres y un año: “Las mujeres de mi generación hemos sido formadas, hasta la obsesión, con la premisa de que debemos luchar, trabajar y defender con uñas y dientes nuestra carrera profesional... así que ahora muchas tratamos de vivir con el desconcierto de descubrir que lo que realmente está en peligro es nuestra vida familiar. He perdido la cuenta de las veces que me sorprendo a mi misma en el trabajo cruzando los dedos para que no se cuente conmigo en algún proyecto que me exija alargar la jornada laboral... sucede justo al mismo tiempo en el que me enfurezco al darme cuenta de que estoy boicoteando mi propia carrera! Sé que no es algo personal, sé que la mayoría de las madres trabajadoras que conozco vivimos bajo el síndrome de "mis jefes y mis compañeros creen que tengo mucho morro por reducir mi jornada" conjugado con el de "¿he renunciado a mi presente y futuro profesional para pasarme el día corriendo y gritando a las niñas?"... En fin, una sensación prácticamente constante de frustración que no mejora cuando llegas al colegio a recoger a tu hija, después de haber hecho en una jornada reducida el trabajo de una completa y escuchas... "Jo, mamá, ¡siempre llegas la última!" Eso sí, reconozco que la frustración desaparece por completo, cuando, acto seguido se me abalanza con un abrazo y un beso”.

Javier, padre de dos hijos: “Vale de tanto victimismo. ¿Qué nos han engañado? ¿Quién? ¿Los padres, los mercados? El trabajo de la familia siempre ha sido igual. Siempre se han pasado penurias y sufrimientos. Que la pareja no ayude, sino que “haga”, y que los hijos también sean más autónomos".

Laura, madre de un bebé, organizadora de fiestas: "Nunca he envidiado a las mujeres que no trabajan. Siempre he pensado que está muy bien trabajar, ver gente cada día y tener conversaciones fuera del tema pañales, biberones y leches de continuación ... Ahora que hace tres meses y medio que soy madre, me da pena pensar que en unas semanas saldré a las 8 de trabajar y me perderé su baño a diario. Yo no quiero dejar de trabajar, pero no quiero perderme las cosas de mi hijo, estoy empezando un proyecto que me permitirá tener un horario flexible y no dejar de trabajar, cruzo los dedos".

Hay 115 Comentarios

Muy interesante este blog la verdad es q es complicado el organizarte pero estos blogs te ayudan mucho encontre otro tambien muy interesante http://babyradio.es/blogfamiliar/el-final-del-curso-ahora-que/

Una mamá con grandes valores busca empleo!!

Excelente vídeo de Hirukide!!

http://www.youtube.com/watch?v=zqSISPX4PEE

Buff... demasiados cosas que comentar. Lo resumo así:

1. Yo he estudiado y trabajo de lo que he estudiado para ser una mujer independiente que pueda valerse por si misma, económicamente sobretodo. Me han educado con esa convicción, por si las moscas...
2. Creo que la carrera profesional puede tener respiros, descansos, stops, años sabáticos o hacerse de forma más lenta. Lo importante es estar conforme con lo que una va haciendo día a día. Si no es así. ERROR.
3. Adoro ser madre, hija, hermana, empleada, cocinera, lavapipis y lavawaters, planchadora y asesora... Pero soy sobretodo mujer y me encanta sentirme amada. Si no me aman, MALO.
4. Hay muchas cosas que no hago en casa y paso de ellas porque no tengo tiempo o porque ni me acuerdo que hay que hacerlas. No cuido las plantas y ni a los pequeños animales, por ejemplo. Siguen vivos gracias a mi marido.
5. Me encanta tener buen aspecto por las mañanas. Por eso mi marido se ocupa de la peque en esas horas, y por la noche juega la consola mientras yo ¿leo mi correo personal y el facebook? jajajajaja...
5. A mi me ha resultado más fácil cambiar de trabajo y optar por uno que no me exija disponibilidad total. Cuando mi marido pasa el fin de semana fuera, yo hago las maletas, cojo a mi hija de 2 años y me voy a verle.

No sé, quizá en una semana pienso distinto y dejo el trabajo, o me hacen una oferta millonaria y mi marido deja el suyo. O quizá mi hija se hace famosa y nos jubila a los dos. La vida es así. Me ha costado llegar a esta conclusión - 1 año -, pero no quiero pasar ni un día más malgastando el tiempo en compadecerte y buscar los por qués.

"Lo que más ayuda es tener un marido responsable que te ayude en las tareas familiare"

Tener el actitúd que el padre de la familia no es tan responsable para las tareas, que el es una "ayuda" para la madre en la casa y para los hijos es una problema. No hay ninguna razón en pensar que la madre es la quién tiene la responsiblidad principal de estas cosas, especialmente cuándo ella también tiene una carrera.
Por qué no es igualmente obvio que el padre va a regojer a los niños? Porqué no hay articulos llamadas "Padre y trabajador"?
No podemos tener una sociedad dónde la mujer tiene las mismas responsablidades de trabajar cómo el hombre, pero no los mismos derechos y nivél de libertad.

qué asco de vida!! para vivir así.... pero oye, que no se quejen, nadie les ha puesto un arma para que tengan hijos, ya saben cómo está la vida

Creo que en años complejos para esta conciliación, se vuelve necesario analizar qué elementos de nuestro contexto dependen directamente de nosotros, y qué podemos hacer realmente para modificarlos, si es que nos están estorbando en la vida familiar. Concuerdo con lo que dice Jaime en el texto: los papás no "ayudamos"..."hacemos"...y muchas veces tenemos más posibilidades de compatibilizar que nuestras mujeres. A mí me pasa eso, por ejemplo, y estoy pensando seriamente en cambiar algo de mi estilo de vida laboral...saludos http://www.papaenrodaje.cl

me parece que en la época que estamos es muy dificil conciliar la vida familiar.
Os recomiendo este blog:
http://www.blogger.com/template-editor.g?blogID=4086663440185590387

Este tema me pone tan triste que se me saltan las lágrimas. Pero por mucho que me organice, vivo con la constante sensación de que no llego a todo y es horrible y mi marido, auqnue ayuda, sólo ayuda y acabo sobrepasada una vez más. Estoy hasta el pirri!

Soy madre de cuatro hijos de 8,8,6 y 2. Y esos hijos tienen un padre que tiene el mismo peso que yo en todo. No me "ayuda" en casa y con los niños. Somos dos. Para todo. Me identifico con Laura, que está empezando un proyecto para poder flexibilizar su horario laboral. Si no me lo dan hecho, lo hago yo. Nosotros también lo hemos hecho, y estamos encantados. Con todo, me sorprende que el razonamiento sea: "Trabajo o familia". Aunque no tuviera familia no me gustaría salir a las 22.00 del trabajo, me gustaría tener vida propia. ¿A qué tanta aspiración laboral? Trabajemos sólo para vivir, sólo para tener lo necesario... creo que tenemos nuestra mente bastante nublada con el concepto de "felicidad".

Vaya. Que en todos lados es complicado. Tengo una hija de casi dos años y hace 3 meses que dejé mi trabajo. El día era de locos, comenzaba muy temprano, terminaba muy tarde y el exceso de trabajo (primero reduje mi jornada, pero la carga era la misma para hacer en sólo 5 horas diarias) me tenían casi todo el tiempo de mal humor. Me costó mucho tomar la decisión. Ahora me he involucrado en otro proyecto que me permite trabajar algunas horas a la semana desde casa y a mi propio ritmo, sobretodo para no sentir que no estoy contribuyendo a la casa. Creo que lo más importante debe ser la familia. Desde luego, hay tardes en qué me pregunto si me estoy conformando o si me dí por vencida por el cansancio. Pero también cada satisfacción y cada momento que podemos compartir en familia es invaluable. Lo ideal sería poder elegir concientemente, sin presiones económicas o sociales, con el corazón, lo que es mejor para cada uno.

Una abogada, y una periodista, y una organizadora de fiestas, y una médico, y, y, y...y yo también tengo estudios universitarios, pero digo yo que existirán cajeras de supermercado, asistentas, dependientas, en fin, tías con trabajos más humildes y sueldos más limitados que no alcanzan para canguros, tías solas sin marido/pareja, o con marido igualmente trabajador de a pie y que vuelve igualmente reventado de currar. Y se echan en falta, la verdad.

Lo importante es buscar la felicidad de la familia en general y de cada miembro en particular. En nuestro caso, yo trabajo y mi marido se encarga de la niña, estoy embarazada así que cuando nazca el siguiente él se encargará de los dos y yo de seguir currando, es una cuestión de elegir lo que es mejor para la familia, mi sueldo es más alto, así que yo sea la que trabaje es la mejor/unica solución, pero no es un trauma, ni para mi ni para él(aunque a los hombres les cuesta un poco no ser los que traen el dinero a casa, cuestión de mentalidad).
Mi casa es pequeña, no nos podríamos permitir tener algo más grande solo con un sueldo, pero llegamos a fin de mes holgados, con vacaciones, etc...
De mi hija se encarga su padre, que lo hace estupéndamente. A lo mejor yo lo haria diferente, la bañaría diferente, la vestiria diferente, la cocinaria "mejor"?? pero no pasa nada, su padre también lo hace muy bien. Es una de las cosas a las que cuesta acostumbrarse, delegar y darse cuenta de que aunque tú pareja haga las cosas distintas también están bien o mejor. Y mi hija, tiene 17 meses, es la niña mas feliz del mundo. No cambiaria esto por nada del mundo, guarderías, niñeras, todo el día a 100, etc...
No tengo que pasarme todo el día estresada con llevar a la niña a la guardería, recogerla, guarderia, etc..... todo corriendo y deprisa, ya me supone suficiente estres sólo el curro, como a la mayoría de la gente.
Mientras tanto mi pareja disfruta de su hija, y estamos pensando la posibilidad de empezar un negocio por Internet para que él curre un par de horas, pero solo algo flexible que pueda hacer cuando yo ya llego a casa, a lo mejor.
Una vez que las niñas vayan al cole pues el plan es que mi marido empiece a buscar trabajo, algo que sea compatible con el cole.
Nos hemos montado una vida muy complicada entre todos. Las mujeres nos exigimos mucho, muchísimo y eso repercutirá en nuestra salud, felicidad y en la de los nuestros. Así que por eso nosotros hemos antepuesto la felicidad de la familia a el capitalismo.

La jornada reducida la pueden pedir todos y además elegir el horario, claro que es posible, pero hay que pelearlo, que creeis, que me regalaron un jamón cuando la pedí? Cuantos más seamos mejor, a ver si acabamos ya con el mediocre que cree que trabajar es estar.
Actualmente a los altos directivos se les recomienda "facilitar" las jornadas reducidas a las mujeres porque está demostrado que de desviven por hacer lo mismo por menos.... por miedo, culpabilidad, responsabilidad mal entendida, asi de "listas" somos

¿por qué no hablas de padres trabajadores? ¿no existen para ti?
ah, por cierto, el plural de superwoman es superwomen, sin tilde, que en inglés no existe. eso es de 6º de EGB

Que tiempos aquellos en que lo bonito era estar con los tuyos, cuidar de los hermanitos, disfrutar de la charla de los Abuelos... En que mi madre me dejaba a cargo la panadera con 8 añitos y yo en un rinconcito sin querer molestar disfrutando de cortezas de pan caliente... Ahora la gente parece que prefiere estar en el trabajo, lejos de casa y del calor de los suyos, malcrian a su prole, llegan a decir que son una carga y hasta piden un sueldo simplemente por el hecho de haber decidido libremente tener un hijo y criarlo. YO FLIPO!!!!!!!!! ( pero mucho ) Vuestros hijos van a tomar ejemplo y harán lomismo. De mayorcitos a la residencia que soys una carga, que van a tener que trabajar para realizarse, y novan a tener tiempo para visitaros pero si para ir al futbol, el cine o de vacaciones en Marbella. El abuelo ya chochea y total ya se hacen cargo de él que por eso pago... os vais a morir solos y llenos de meo. Que alegria no pensar como muchos de los foreros/as

Yo trabajo porque me gusta. Tambien no he tenido nunca problema en pensar que tenemos que ser tres los que cuiden de mi hijo (mama, papa y nana). Para el su nana es como su abuela, que tan lejos esta. Entre los tres nos turnamos para que este siempre con nosotros. Hoy llego yo antes a casa porque mi marido tiene que quedarse. Ayer llego el porque me tengo que quedar yo. Quizas el problema es la culpa autoimpuesta, si las mujeres no estamos todo el tiempo que nuestros hijos tienen libre somos malas madres. Bueno, pues yo no lo soy. Yo estoy con el cuando pueda, mucho rato. O que pasa, cuando sea viejica le dire que no trabaje para cuidarme? a que eso parece una tonteria? pues es lo mismo pero al contrario. Mi hijo es feliz, se esta desarrollando feliz y sin problemas, sin traumas de ningun tipo. Y nosotros tambien lo somos.

las madres que hemos decidido quedarse en casa y dejar sus trabajos no somos un mal ejemplo para nuestros hij@s como he leído en algún comentario. No todo el mundo tiene la oportunidad de volver a trabajar y si aun teniendo la oportunidad no lo haces no es nada malo. Las madres que estamos en casa también trabajamos "mucho" y tenemos jornadas de 8, 10 o 24 horas :-) ademas yo el ejemplo que le quiero dar a mis hijos es el de ser buena persona, de respetar a los demás ( también a las amas de casa) y de lo bonito que es pasar tiempo juntos. Pero yo a las criticas ya estoy acostumbrada, cada uno hace lo que cree mejor y eso es lo importante, las circunstancias personales de cada uno son distintos, yo vivo lejos de mi familia en Alemania y mi marido llega muchos días a casa y los ninhos ya están durmiendo o tiene que viajar una semana entera, si yo vuelvo a trabajar tendría que hacer lo mismo y para que mis hijos pasen días sin ver a su padre ni a su madre, para eso me quedo en casa los cuido yo y trabajo mucho, en mi casa. Y a esas mujeres que han decidido volver al trabajo me parece genial también y también muy admirables, solo respeto para la que ha optado por quedarse en casa.

Las mujeres lo vivimos peor por la culpa, pero la realidad es que llevamos una vida de locos TODOS: HOMBRES Y MUJERES. Desgraciadamente no es por materialismo, ya no, ahora los sueldos se necesitan los dos, hemos perdido mucho poder adquisitivo. En España los empresarios no quieren oir ni hablar de conciliación. Las jornadas reducidas las dan por obligación y porque no contratan a nadie para sustituir esas horas.Eso, a veces, hace que los compañeros lo paguen contigo, pero la culpa es del Gobierno--me da igual PSOE que PP, sin politiqueos-- que no obliga y de los empresarios que viven en el Paleolítico. Yo vivo en una ciudad mediana y, dentro de todo, tengo mucha suerte porque mis padres nos ayudan --la otra parte vive fuera--. En ciudades grandes no tengo ni idea de cómo sobreviven los padres de familia. A mí, a veces, me gustaría irme a vivir al campo. CONCILIACIÓN REAL PARA TODOS YA!!!

Para Carlos. Nueve horas se pasa el mío en la guarde, sí, ¿y qué quieres que haga? Desgraciadamente las jornadas laborales en este país son de 40 horas para arriba. Por lo menos en mi sector. Y sí, me gustaría cambiar, pero no es tan sencillo. Y no, no puedo dejarlo, necesito el dinero. Y sí, es verdad, me gusta lo que hago, y me va a doler dejarlo si no consigo compatibilizarlo con mi vida familiar.

Muchas de vosotras sois afortunadas. Leo mucho "jornada reducida", "cole a 10 minutos"... en mi caso, ambos, padre y madre, no solo no podenos optar a jornada reducida sino que tenemos jornada "chicle": tan pronto de 8 horas como de 12, unas semanas de mañana, otras de tarde, otras jornada partida... a veces pringas fines de semana... esperemos que no nos toque a los dos a la vez... cada viernes confirmamos el horario de la semana siguiente, para asegurarnos de que alguien va a poder llevar y traer de la guarde (privadísima y carísima por falta de opciones) al niño, y aún así a lo largo de la semana toca improvisar algún día en función de cómo vengan dadas las cosas... ¿opciones de cambio? nulas. Y encima no te puedes quejar porque tal y como están las cosas trabajar, aunque sea en régimen de semi-esclavitud, es un lujo. Otro día hablamos de los absurdos horarios laborales, uno de los grandes pilares de este problema.

Para Susan: sin creer que falto al respeto nadie, me reitero en que a pesar de la ayuda que tengo en el hogar (provocada porque mi marido viaja, no tengo a nadie más que me ayude, y mi trabajo, por desgracia, me absorbe bastante) mi vida no es de piruleta y gominola. El papá hace lo que puede cuando está. Y cuando no, pues nos apañamos como podemos. Así que entiendo que si a ti te ayudaran en la limpieza de la casa, te quedarías como una reina. Pero mi situación es otra. En estos casos, el generalizar, no cuela.

En mi familia somos cuatro con dos pequeñas de 7 y 5. llevabamos tres años compartiendo cuarto con ellas para poder tener una canguro que se encargara de ellas mientras trabajamos y como ya son mayorcitas y van al cole jornada completa y no hay mas dinero para la canguro (se ha comido todos los ahorros) os muestro el horario que tenemos:

7.30 normalmente a esta hora mama se levanta, se ducha y prepara la comida mientras papa se ducha

8.00 se levanta a las peques se visten. papa prepara el desayuno para todos mientras mama se ducha o arregla los cuartos cuando puede.

9.00 dejamos a las nenas en el cole

16.30 papa recoge a las nenas del after school club y lleva a la mayor a clases extra a las 17.00. se va a casa con la pequeña

18.30 mama recoge a la mayor de clases y van a casa

19.00 mama llega con la mayor y se va a la cocina a preparar la cena. papa baña a las nenas

20.00 cena

21.00 mama o papa acuestan a las nenas

21.30 mama empieza a planchar, poner lavadoras, preparar las mochilas del dia siguiente, etc etc

el resto de los dias las nenas y papa llegan a casa a las 17.00 mientras mama llega a las 17.30 unos dias, 19.00 otros y algunos deja la cena preparada o para que papa termine de hacerla y llega a las 21.30

nota: papa y mama trabajan a 10 min. de casa y el cole esta a otros 10min. en otra direccion. Gracias Dios mio!

Para ISM. Seguramente sea verdad que no entiendo nada, a lo mejor hasta llevas razón.
Tenemos dos hijos de 11 y 7 años, compartimos su cuidado y las tareas de casa. Si mi casa la limpiara y recogiera alguien,estaría como unas pascuas, pq el resto lo tengo repartido. Quiza, sin faltarle el respeto a nadie, deberías compartir. En mi casa, compramos 2, cocinamos 2, recogemos 2 y cuidamos de nuestros hijos 2. Uno por la mañana y otro por la tarde.

"todo tiene su lugar y su momento bajo el sol" , cuando nuestros hijos son pequeños, si padres, madres o ambos, podemos darnos el LUJO de un horario reducido o flexible, hagámoslo, pues nuestros hijos serán pequeños una sola vez, su infancia pasará como el aire y se marchará antes de que reaccionemos, disfrutémosla y demos a los niños la atención que requieren. Ellos nos necesitan cuando nos necesitan , no cuando tenemos un hueco en nuestra agenda de adultos exitosos. Si queremos que sean felices en el presente y el futuro sembremos las bases de la estabilidad emocional y la seguridad que les dá nuestra presencia y cuidados , tiempo de calidad en la mayor cantidad posible.
El éxito profesional a todo trapo puede esperar, tiempo tendremos luego de ganar más dinero y un status que halague nuestro ego. El gran problema en España se presenta para los millones de madres y padres QUE NO SE PUEDEN DAR ESE LUJO,y deben trabajar tiempo completo para sobrevivir, con los horarios laborales españoles realmente absurdos y anacrónicos , que merman la productividad laboral y hacen imposible la conciliación trabajo vida-propia. Todos debemos luchar por el cambio de horarios, será un gran triunfo por nuestra salud mental y la de nuestras familias.

Los hijos son absorbentes en el buen sentido de la palabra y las carreras profesionales también lo son, cómo sólo tiene el día 24 horas hay que elegir, y no lo digo por la pijada de "plancha, haz la comida, da el desayuno" que es la parida más grande del mundo, no planches, no alimentes a tus hijos ni los bañes, no te j·de, lo digo porque con los hijos HAY QUE PASAR TIEMPO, no hay que aparcarlos en el cole o la guarde todo el día, lo recojo a las seis y a las ocho a dormir, hay que criarlos personalmente, y si no se puede hay que buscar la manera, si la pregunta es "¿entonces si yo quiero tener éxito profesional no puedo tener hijos?" la respuesta es "sí, siempre y cuando no le dediques diez o doce horas al trabajo" "pero es que entonces no puedo" y la respuesta es "pues tú misma te has respondido"

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal