De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

¿Es un tabú el primer mes de maternidad?

Por: | 10 de octubre de 2011

DSC03816 

“El primer mes es muy duro. Vas a tener momentos de sentirte mal, triste, sola, físicamente débil, desbordada, de pensar que nada volverá a ser lo de antes, que nunca más caminarás bien, ni montarás en bici ni disfrutarás del sexo como antes. Pero tranquila, es normal, le ocurre a todo el mundo y, ya verás, se pasa”.  Nunca agradeceré bastante las palabras de mi madrina unos días antes de parir. Fue la única persona que me advirtió de la dureza del primer mes después de parir al primer hijo. Y tan importante como avisarme de lo que me iba a ocurrir, me consoló: todo vuelve a su sitio. Así fue. En lo primero y en lo segundo.

Desde entonces, a las amigas que antes de parir me han preguntado qué les esperaba, solo a las que han preguntado, les he explicado lo mismo. La felicidad es inmensa, indescriptible, brutal, buscada, compartida, pero hay peros. Si te han hecho episotomía ir al baño es un drama; levantarse de la cama en casa cuesta mucho más que en el hospital; el olor de las pérdidas del postparto es muy desagradable; secarte las partes con secador, humillante; la visión de las grapas de una cesárea, no te digo; te darán las doce y no te habrás duchado; cuando te suba la leche te dolerán tanto las tetas que hasta te molestará la toalla (aunque luego la lactancia funcione perfectamente; si no, no la angustia puede ser terrible); a veces los entuertos duelen mucho; habrá ratos en los que imaginarás tu foto en los quesitos de la Vaca Lechera; por mucho que lo intentes, no podrás evitar algunas visitas indeseadas, tocarán el timbre justo en ese ratito que habías logrado dormir; te apetecerá comer platitos pero tendrás cero ánimo para cocinar… y el día que por fin hayas quedado para salir llegarás una hora tarde (porque el bebé te pedirá más teta de la cuenta y en el momento de cruzar la puerta se cagará y se manchará el modelito hasta el cogote). Etcétera…

“Menos mal que me lo dijiste”, me han confesado semanas después, pasada la fase 24 horas en pijama. ¿Por qué no solemos explicarnos lo mal que se pasa el primer mes después de parir por primera vez? (Digo “la primera vez” porque a la segunda ya sabes de qué va y es otra cosa). ¿Por qué hay gente que llega a sentirse estafada, pensando que si se lo hubieran contado no se mete en tamaño fregao? ¿Existe un pacto de silencio al respecto? Es, como defiende una amiga, ¿un tabú hablar de que estás fatal cuando se supone que todo tiene que ser maravilloso?

La matrona Núria Torras, 30 años de oficio, los últimos como coordinadora de los cursos de preparto, postparto y del taller de lactancia del hospital de Sant Pau de Barcelona, lo atribuye a varios motivos. Por un lado, dice, “antiguamente las madres tenían a sus propias madres al lado, ahora o están más lejos: porque no están, o porque las hijas quieren estarlo”. Un argumento que me recuerda al que también explicaba la doula que entrevisté en este post. “Además”, prosigue la matrona, “las mujeres paren más tarde, con 30 y pico años, tienen la vida más montada y organizada y son más exigentes y perfeccionistas. Con estos mimbres, cuando se les echa el tinglado encima no se lo esperan y se desesperan”.

¿Pero por qué no contáis “el tinglado” en las clases de preparto?, le pregunto a Torras. “Sí que lo contamos, pero la principal obsesión de las embarazadas es el parto, se centran mucho en él. Por eso intentamos que en las sesiones donde se explica el postparto y la lactancia vengan acompañadas de sus parejas o de las abuelas, porque sino el discurso se queda en la trastienda”.

Pasado el trago, soy yo quien pregunta qué tal les ha ido a las primerizas. “Sabía que el primer mes es el peor, pero hay que vivirlo para entenderlo, por mucho que te lo esperes la vorágine te supera”, contesta la mayoría. “Es todo tan intenso y el niño requiere tanta energía…”, convienen. También la mayor parte asegura que les ayudó mucho compartir su situación con otras madres primerizas, en cursos postparto, por ejemplo, “porque restas importancia a lo que te está pasando al ver que le pasa a todo el mundo”. Y sobre todo, “porque dejas de sentirte mal por sentirte mal en un momento en el que se supone que todo es fantástico y no te puedes quejar”.

Pero lo dicho. Se pasa. Todo vuelve a su sitio. El secador también.

Hay 90 Comentarios

Primeriza + gemelos + primer mes = pesadilla
Por suerte, el tiempo pasa, despacico...pero pasa.

Para que también tengamos un poquito de humor en nuestras vidas, comparto con vosotr@s este video que tiene su gracia....Un besín!!!

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=3oViFwn3SeM

Depende de la maternidad, depende del parto, depende de muchas cosas.

Yo al menos tengo la idea de que sabia en donde me metia antes de tener a los peques: sabia que me esperaban noches sin dormir, dias de no saber ni quien era, de llegar tarde, de no llegar a nada porque tienes un bebe... porque habia visto amigas intimas, de esas que no tienen nada que ocultarte, en semejante trance.

Aun sabiendo eso, tengo que decir que el primer mes de la Supernena fue horrendo en comparacion con el primer mes del Supernene, que fue un remanso de paz. No tiene nada que ver salir del parto cosida y estocada a salir andando para casa seis horas despues como la segunda vez.

Un supersaludo

Gracias por este post. Tengo un bebé de 8 meses y creo que la maternidad está sobrevalorada, edulcorada y rosificada. Llevaba muchos años queriendo ser madre y cuando me puse tuve muchos problemas, de ahí que esperaba una felicidad absoluta que no siento.

Amo a mi hijo con toda mi alma, es una maravilla verle crecer, tan bonito, la promesa de futuro que supone...pero la maternidad es DURÍSIMA, y ese primer mes del que hablas sólo es el principio.

La realidad nadie te la cuenta. El agotamiento físico y mental. El cuidar del bebé 24 horas al día, sin tiempo para tí. Para nada. Ni ducharte siquiera. La sensación de un aspirador que te está absorbiendo la vida. Tu vida se acaba, tal y como la habías conocido hasta ese momento.

Tu ocio se acaba. Tus costumbres se acaban. Llevo 8 meses sin dormir más de 2 o 3 horas seguidas. Hasta el cuerpo se acostumbra...Pero lo que peor llevo es la falta de tiempo para mí.

Un día le dije a mi ginecóloga que deberían dar clases a las embarazadas de la realidad de lo que es un niño; os aseguro que la mayoría van-vamos-al paritorio sin saber la que nos espera.

El peor no es el primero, sino el segundo...porque el primero, ahora con la baja paternal se vive de otra manera.
de todas formas mi mejor puerperio ha sido después de parir en casa, todo va a tu ritmo, te puedes dedicar mucho mejor a tu bebé, las visitas se limitan mucho más y no eres ni paciente, ni enferma. En el hospital lo pasé mucho peor!!!

magnifico post!
aunque se nos avise (que lo hacen) no hacemos ni caso, y lo de la depresión postparto yo creia que era para las flojas....las mujeres somos muy valientes y muchas tenemos además la suerte de tener grandes parejas.un beso a todas las mamas y futuras!

No siempre es así. Yo he tenido tres (el último hace un mes) y no recuerdo tanto horror... tampoco hay que asustar a las embarazadas, no todos los bebés son tan demandantes. Mis lactancias han sido perfectas desde el principio, la familia no agobió, no tuve episiotomía ni cesarea, los entuertos duran una semana... no hay que exagerar tampoco. Si así de mal se pasa con uno de un mes, lo que no tendré yo que contar con tres... saludos.

Me ha gustado mucho el post. En mi caso diria que fueron muy dificiles los 9 primeros meses, a pesar de saber que no iba a ser facil pero claro el primer mes lo consideras normal, los siguientes ya empiezas a pensar que el problema lo tienes tu y que realmente las cosas no van a mejorar nunca. Lo peor fue la vuelta al trabajo y no poder recuperar mi buena forma fisica, agotamiento cronico y necesidad de respirar y descansar. Yo pude contar mucho con mi pareja pero vivimos lejos de la familia y eso no ayuda. Nuestros amigos y conocidos fueron bastante comprehensivos, yo siempre he dicho la verdad, que era muy dificil y lo habia pasado muy mal a pesar de la alegria que tambien te da tu bebe. Pero recuerdo comentarselo a una conocida y que me dijera "pero si es todo felicidad!" con cara de incomprehension y casi indignacion...felicidad hay y mucha, pero no hay solo eso.

A Félix: hombre, yo no sería tan susceptible. He de decirte que mi compañero fue para mí mi brújula y mi máximo apoyo, con un amor incondicional y una fortaleza encomiables. De hecho, sé que les cuenta a los futuros papis la paciencia y la calma que hay que tener y la importancia del apoyo. PERO HAY ALGO QUE ES FÍSICO y no se puede explicar --yo no lo imaginé hasta que lo pasé-- y que es demoledor. Yo creo que Clara Blanchar se refería a eso, sin pretender ofender. Es un gran post.

Si solo fuera un mes... En mi caso casi dos años, no tengo mal recuerdo ni los puntos de la cesaria (de urgencia), ni la subida de la leche, ni los entuertos, pero la vorágine de un bebé que, con casi dos años, todavía tiene una media de diez-doce despertares nocturnos. Nada más llegar a casa del hospital los famosos cólicos, luego la intolerancia a la lactosa y más tarde al pescado, le impedía dormir y comer, todo era una pesadilla en la que no sabía por donde salir. Y en todo este proceso está la incorporación al trabajo, la peque a la guardería y los problemas normales. Yo tuve a mi hija a los 40 años, con una vida perfectamente organizada y según dicen los que me conocen con tendencia perfeccionista. Primeriza a los 40 (un bebé muy deseado), los médicos no me hacían mucho caso y al final, como me dijo mi mejor amiga, "tú eres la persona que mejor conoce a tu hija". Y así fue, yo fui anticipando sus intolerancias, los médicos no me creían, pero al final me han tenido que dar la razón, el problema es que te sientes tan insegura... Y una vez detectadas, con casi dos años todo es un poco más sencillo, no es esa angustia permanente por todo.
En mi caso mi amiga si me lo advirtió, me dijo: "hasta los tres años todo es muy complicado", la matrona también nos dijo que pidiéramos ayuda y que aceptáramos a quien nos la ofreciese fuera quien fuese, pero hasta que no lo vives no lo entiendes, o por lo menos no fui capaz de hacerme a la idea de lo que se me venía encima.
Mi baja de maternidad la pude alargar hasta los 6 meses, que me tiré en pijama o en chándal (era lo más cómodo para la lactancia), ¿la ducha? cuando alguien me venía a ayudar, y así múltiples cosas.
Y aún así creo que mi hija es lo más importante que me ha sucedido en mi vida, pero me hubiera gustado que todo hubiera sido un poco más sencillo, lo hubiéramos disfrutado todos más (su padre, la peque y yo). Ahora solo pienso en que me gustaría tener un segundo para poderlo disfrutar, puesto que sabiendo lo que te va a venir, espero que puedes prepararte un poco.

No se, a mi no me pareció tan duro ... Quizás por eso he tenido tres.
A mi los recien nacido me encantan, son tan, tan indefensos me inspiran muchisima ternura. Verse por primera vez, ir conociendose mutuamente ... es precioso. Es verdad que mis hijos dormían/comían bastante bien y que tengo un trabajo bastante estresante con lo que no tener que ir a trabajar ya me parecía estar de vacaciones.

Mas complicado me parece educar (repetir mil veces las mismas cosas ...) eso si que me cansa y desespera a ratos.
Animo para todas las primerizas!!!

Es cierto que el primer mes también es duro para los papás, y que la gran mayoría aportan una ayuda inestimable a la madre. Pero no deja de ser eso "una ayuda"... para mí el impacto del post-parto es brutal principalmente a nivel psicológico, porque te sientes fea, hinchada, débil, dolorida, incapaz de hacer un montón de cosas y crees que nunca serás capaz de volver a hacerlas. Dudo mucho que ningún papá haya experimentado eso jamás.

Como papi de dos niños preciosos, lo único que puedo decir que la pareja tiene que estar muy bien y muy compenetrada porque es duriiiiiiiiiiiisimo.
Se acabaron las cenas romanticas, los cines, poder mirar un programa de televisión, ir al gimnasio a media tarde, salir un finde, pero todo compensa porque es lo mejor que me ha pasado en la vida y se que será una temporada y luego todo volvera a la normalidad.
Y si sales una noche, los pequeños a las 8 de la mañana ya estan dando guerra.... Y los tres primeros meses del primero, estaba desquiciado por no dormir (una tortura) y todo el mundo me daba consejos, hasta gente que no tenía ni tendrá niños.
El hombre cuando es padre tiene que cambiar el chip, sinó todo son problemas y malos royos.
Buenísimo el post.

A mi el primer mes también me pilló un poco desprevenida... Además del cansancio, el dolor físico, la inseguridad ante la crianza del bebé y el mareo de los familiares.... se suma el cambio hormonal que influye de forma radical e incontrolable en tu carácter y en tu estado de ánimo.
Pienso que, por mucho que te avisen, es algo que no descubres hasta que lo experimentas en tus propias carnes. Aunque está bien saberlo de antemano, simplemente para no sentirte un bicho raro y para poder controlar la situación a nivel psicológico.

eo que como siempre mamas & nada más. Parece que los padres no existen, que no ayudan, que no cocinan,que no acunan al bebe,que no cambian pañales,que no curan los puntos de la episiotomía de su pareja,que no renuncian también al sexo ese mes,etc.Menos dar teta yo que soy padre he hecho de todo y sin quejarme, aunque mayor tabú que el primer mes de la parturienta,es hablar de lo que les ayudan sus parejas.
En el fondo la periodista esta es una antigua que cree que los bebés son de las madres el primer año y que los hombres no pintan nada.Peor para ella.

Por todo ésto que se escribe aquí yo nunca quise tener bebés, que horror, por Dios, la gente tiene mucha moral, de verdad que os admiro. Está claro que parir no es plato de gusto, no entiendo a las señoras que son capaces de tener uno detrás de otro sin pestañear. Las mujeres somos seres humanos, no solo fábricas de bebés. Tenemos derecho a quejarnos y a decir las verdades.

Me ha gustado mucho el post. Yo aún no tengo esta experiencia pero sí la ha vivido mi amiga más cercana y es tal cuál. La pobre me llamaba llorando diciendo que si pudiera devolvía el niño al hospital. Pasados dos años, el otro día hablábamos de ese primer mes agotador y decía que no se acordaba de haber dicho lo de devolver al niño :-) pero vamos, que seguro que sí. Gracias a su sinceridad yo ya estoy prevenida, pero otras mujeres te cuentan que todo fenomenal y me parece que no son sinceras, por lo que sea: vergüenza o bien porque a ellas nadie les avisó y se sienten fatal y creen que no pueden admitirlo. Es una pena.

Este comentario va muy unido al de las visitas después del parto de hace poco. En fin, es duro y es verdad que no se cuenta. Yo sí me sentí un poco estafada, pero también porque quizás va acompañado con un cierto sentimiento de ¿vergüenza? que impide que en ese momento puedas pedir ayuda, o simplemente lo que necesites sin que empiecen a tratarte de loca. A mí, a parte de llenarme la casa, me preguntaban cosas como :¿cuándo te quitarás la barriga esa que se te ha quedado?, esto a los seis días de pasar por una cesárea... o...la niña no se te parece, ella tiene buen color, ¿y tú te has visto?... También encontré a gente que me cuidó y me comprendió mucho. Y con el tiempo he relativizado y me he convertido en una activista cuida embarazadas y recién mamás. Mi misión: visitas cortas y sólo pedidas, llevar comida y escuchar mucho.

Yo diria, que no solo el primer mes (que es tan duro, que no me explico como sobreviví) Yo diria que es duro todo el primer año. Afortunadamente va mejorando poco a poco. Ahora que ya tiene 2 añitos, es hasta bastante facíl (o será que me he acostumbrado).

Estupendo post.

Que cierto es todo y que desesperante a veces.

Pero hecho en falta algo, que me parece fundamental en ese anhelo que es la maternidad y la paternidad deseable: que sea conjunta (y no quiero los comentarios de si, pero es que tu no pares etc etc, ya lo se demonios ;) )

No aparece la palabra, no ya padre, si no pareja! en todo el articulo.
Una pena, que reincide en una de las causas apuntadas por la matrona, el hecho de que ahora no se pare en familia,.
Es mas dificil de llevar el primer mes cuando se esta sola...enhorabuena a las capaces, pero recordemos a las demas que tambien nos tienen a sus parejas...tambien sintiendonos perdidos/as, pero deseando hacer juntos el camino no?

Por cierto, no quería dejar de compartir un comentario que me hizo mi hermano mayor ( no tiene hijos y su mujer no ha parido nunca) sobre mi estado en el hospital después de parir a mi primera hija:
"Que mal aspecto, tienes pelos de recién parida" ¿y qué es lo que se supone que soy?

Me parece genial tu post, totalmente de acuerdo en casi todo, excepto en lo de que no se avise. Estoy de acuerdo con la matrona y con algunos expertos que dicen, que las futuras mamás no queremos saber de eso que viene después en general. Y yo creo que puede ser inteligente en el sentido de que ¿para qué más preocupaciones? ¿alguien te advierte de lo que es la convivencia en pareja y demás?
Tengo una amiga que llama "el túnel" a ese periodo. Yo lo pasé fatal con el cansancio, las hormonas y sobre todo las grietas en los pezones pero ... afortunadamente se me ha olvidado. Cada etapa de crecimiento de mis hijos ha tenido sus pros y sus contras y unos van solapando a otros. Menos mal que no tenemos memoria para tanto

Pues para mí fue peor el segundo, pues con la primera mi marido se tomó cinco meses de paro y la criamos entre los dos y fue hermoso, pero con el segundo mi pobre marido sólo se pudo tomar cinco días, así que lo pasé sola, con la niña que tenía dos años, en un quinto sin ascensor..... la primera semana no lo quise al pobre bebé, lo culpaba por todo, y sí, se hace duro y largo, pero son la cosa más bonita que existe en el mundo. Cuando ya ha pasado todo miras para atrás y te sorprendes por haber pasado por todo, y otro tema tabú: las discusiones de pareja, la madre estresada y el padre harto de todo, mala combinación, pero también pasa, hay que tener muuuucha paciencia y quererse mucho.

Por suerte esto sólo pilla de sorpresa en el primero. ¡Hay que repetir! Yo llevo tres, y el tercero parece que no ha sido nada, es ya costumbre.

Debe ser muy progre, muy guay y muy modelno hablar de "parir" en vez de "dar a luz", pero lo de "cagar", "tetas" etc etc es sencillamente de mal gusto.
Lamentable el uso del lenguaje, pero peor aún es no aportar absolutamente NADa nuevo.
Para esto es mejor no escribir.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal