De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Las malas madres odiamos ir al zoo

Por: | 03 de octubre de 2011

Zoo2 

Conozco por lo menos a seis: malas madres que odiamos ir al zoo. ¡Mira que haber traído niños al mundo si no nos gusta pero que nada ir a ver animales! Por suerte para nuestros vástagos, somos malas madres, pero también somos responsables: si hay que ir, se va. Por muy lúdico y educativo que sea, lo odiamos y lo esquivamos tanto como podemos, pero un par de veces al año –las imprescindibles para amortizar los euretes del carné familiar- hacemos el esfuerzo. Bocadillos, plátanos, galletas, agua, sonrisa Profidén y veeeeeeenga. El sábado, en el de Barcelona, éramos 5.000. No es una cifra inventada. Lo pregunté en información.

-¿Hoy cuánta gente ha venido?

- Unas cinco-mil personas.

La marabunta –motivo suficiente para evitar ir a cualquier sitio- no impide cruzar miradas con otros progenitores y cerciorarse de que un "Club de padres y madres que odian ir al zoo" tendría mucho éxito. La misma cara de querer irse a los cinco minutos de entrar; el mismo arrastrar de pies sin aliento; los mismos resoplidos en las colas; el mismo “ya me quedo yo con la pequeña, entrad vosotros a ver los leones marinos”; el mismo “por mi, cuando queráis nos vamos”.

Para empezar, a esta mala madre que odia ir al zoo, se la traen al pairo los animales, siempre que nadie les haga daño. No le sale lo de leer los letreros de las jaulas con voz emocionada y tono educativo. No suelta espontáneos “mira cariño, un ñu”. Le disgusta el olor que impera en el recinto. Si no es que la de cuatro años y medio lo requiere, ni se acerca a las jaulas. La de un año y medio es la excusa perfecta para la mala madre, que aquí se escaquea de la cosa educativa y encasqueta la mayor al padre. Es de justicia, con todo, reconocer que, como espacio, como parque, si le quitas las multitudes, el zoo de Barcelona es un parque sombreado y agradable.

Esta mala madre no entiende por qué la gente tiene tanta afición a sugerir el zoo como actividad para compartir: “Mañana vamos al zoo, ¿os apuntáis?”. Tampoco acaba de entender la existencia de padres y madres de bebés que deciden pasar el día en el zoo. No lo comprende, porque los churumbeles en cuestión no se enteran de nada. Menos aún entiende la presencia de parejas sin hijos, habida cuenta de que la mala madre no pisó el zoo en los 30 años que transcurrieron entre la última visita con la escuela y su maternidad.

A falta de interés por los animales, la mala madre, se distrae identificando dialectos para ver desde cuán lejos acuden los catalanes al zoo de Barcelona; observando familias enteras que se han disfrazado de Coronel Tapioca para acudir a observar animales enjaulados; chiquillos que sistemáticamente dan de comer a los bichos pese a los carteles que lo prohíben. O el colmo de la maldad: observa sin disimulo airadas discusiones entre conyugues de parejas mixtas en las que uno odia el zoo y el otro no tienen ninguna prisa por largarse.

Lo bueno de haber ido al zoo hace 48 horas, suspira la mala madre, es que no le toca repetir penitencia hasta entradita la primavera.

 

La foto fue tomada en el zoo de Barcelona, en la zona de la granja, el pasado sábado a mediodía.

Hay 69 Comentarios

Lo siento, pero jamás voy a llevar a mis hijos a un zoo. No creo que sea un lugar ni lúdico ni educativo. No concibo que, porque no podamos permitirnos un safari, tengamos que maltratar mediante el encierro a miles de animales, privados de la libertad que merecen como seres vivos. Como recurso educativo es perfectamente prescindible.

Bueno, yo no he estado nunca en un zoo de los de antes, de esos con jaulas y barrotes. Por suerte(?) en mi ciudad no habia zoo. Cuando he ido de mayor han sido a estos parques nuevos en donde los animales tiene un poco de mas sitio. En algunos mucho, en otros algo menos. Pero al menos pueden moverse. En Skanse (Estocolmo) no pude ver a los lobos que andaban por otro sitio, y en Lacuniacha (Pirineo oscense) nos paso lo mismo. En lugar de ponerse las manos en la cabeza y gritar, lo mejor es intentar ensenhar mientras se esta en el zoo. A mi hijo lo que mas le gusta es la zona de los insectos y ahi le ensenhamos (con dos anhos) que si se encontraba por la casa alguna alacran o aranha negra qeu no las tocara!! eso no se lo voy a ensenhar en "vivo y en directo",no? por otro lado conozco a un par de biologos que desarrollaron la vocacion en los zoos, viendo las condiciones de los animales y queriendolas cambiar. Todo puede tener su lado bueno, y no por eso somos monstruos!!

Completamente de acuerdo. Comparto ese agobio por las aglomeraciones. Os propongo una alternativa: los dinosaurios. A los peques les apasionan y son muy agradecidos, je,je. Aquí veréis dónde encontrarlos.
http://eluniversodemartina.blogspot.com/2011/10/locos-por-los-dinosaurios.html

Quería compartir esto con vosotros:
http://www.facebook.com/#!/profile.php?id=1316213305#wall

Es un documental que se plantea el sistema educativo actual y hace una propuesta con pedagogos, maestros, etc. para un cambio de paradigma en este ámbito.

Espero que lo disfrutéis!

Maribel, amiga, si consideras que lo peor que puede sacar a relucir el ser humano es meter a unos animalitos en una jaula con unas condiones mas o menos estudiadas, es que no has visto mucho mundo: loroparques, delfinarios, el tio del paseo maritimo que va con un pobre bicho muerto del asco... y eso hablando solo de animales.

A esto me venia a referir conque hay una dura realidad que yo he decidido no ocultarle a mis hijos. Saben que es malo, saben que es mejor de otras maneras, pero lo que no voy a hacer es taparles los ojos cada vez que pasemos por la Montera, por la calle de la Modelo o por la valla del zoo. Ah y os guste o no, se os llena la boca con eso de la libertad animal. Tal y como somos y con lo que consumimos si no existieran los zoos habria muchos animales que ya estarian extintos (y algunos de los que se llenan la boca con lo de la libertad animal son los primeros que llevan un tren de vida que amenaza el habitat natural de esas especies). A lo mejor si dejas de reflexionar sobre los habitos de los demas y empiezas a pensar en los tuyos propios como prioridad, no tienes que molestarte...
Un supersaludo

Totalmente de acuerdo contigo Madrecondos. Alguien me dijo una vez: "la gente no tiene trabajo, no tiene amigos o folla poco", en relación a la gente que se dedica a escribir siempre negativamente en los blogs. Cuánta razón tenía la pobre!!! Porque no emplean su tiempo en cosas más "instructivas" y no nos hacen perder el tiempo leyendo sus comentarios a los que sí nos gusta el blog?se harían un favor a ellos y de paso a nosotros también.

Yo no sé si me gustan los zoológicos. Me dan pena algunos animales, pero a la vez es la única manera que tengo de verlos ya que no me puedo permitir un safari. Con el cole siempre íbamos al de Barcelona y creo que nos servía para aprender(os hablo de hace 30 años y evidentemente no había todo los reportajes que hay ahora en la tele). Creo que cumplían una función educativa. Veíamos a todos esos animales que Rodríguez de la Feunte nos enseñaba cada sábado por la noche en vivo y en directo. Que con los años han quedado obsoletos? seguramente sí, evidentemente que los animales están mejor en su habitat,pero no nos engañemos, a la mayoría de críos les gusta ir al zoo para ver los animales que ven en la tele al natural.Y llevarlos al zoo no quiere decir que no les expliquemos que ese no es su hábitat. Pero llevarlos?pues si, aunque nos dé pereza.
Suscribo a los defensores del parque del Cabárceno, estuve hará ya 15 años y me gustó, sobretodo al compararlo con el de Barcelona que por aquélla época daba asco de ver.

"superwoman" -hay que ver que psudónimos más tontos eligen algunos-, si esa es la realidad que os ha tocado y quieres enseñársela a tus "supercríos" - (...) - llévales de paseo también a la cárcel, a los hospitales, a los barrios del extrarradio, a las calles donde se prostituyen las proletarias, ... Imagino que no te llegará el entendimiento para deducir que gente como tú es quien promueve que lo peor del ser humano salga a relucir -"oh, ahora resulta que porque haga algo tan inocente y vulgar como llevar a unos críos al zoo soy lo peor de lo peor ¡oh! ¡oh!"- , tú pagas, ellos te lo venden. Que los zoos no son CREAs, ni aquí ni en Finlandia ni en la Conchinchina. Que el hábitat de un animal nunca será una simulación "más o menos bien hecha". Que ya está bien con escudarse en las buenas intenciones y los "es que yo no lo sabía". Información, ética. Que estas cosas son serias, que implican mucho sufrimiento. Que tus caprichos y los de gente como tú acaban teniendo repercusiones, que no sois los reyes del mundo. Que es la vida real. No sé ni por qué me molesto...

La ironia sobre las "malas madres" no la termino de captar. Respecto al zoo, pues lo siento pero la realidad que nos ha tocado vivir es esta. Por supuesto que existen los documentales de la 2, pero no sustituyen la experiencia de observar de manera directa al animal. Creo que depende de como sea el zoologico (en los ultimos años han proliferado una serie de parques centrados en conseguir adaptar en lo mas posible el medio a la especie y estos son los que procuro visitar con los Supernenes). Ah, y yo he reducido mi consumo de proteinas de origen animal en lo que me ha sido posible.
Un supersaludo

NO creo que se sea peor o mejor madre porque te guste o no el zoo. A mí me encanta y antes de tener a mi hija, iba algunas veces con mi marido porque me relaja ver a los animales. Os recomiendo Cabárceno en Cantabria donde viven en semilibertad y las vistas son preciosas.

Temporalizacion: ya tuvo que salir quien dijera la chorrada del día. Pues no: no como carne ni pescado, ni huevos, ni leche. Hace años que los dejé ¡Y sigo viviendo! Te diría que hasta como mejor que antes no solo en cuanto a salud -que me es secundario, me hice vegano porque me sentía mal por la explotación de las fábricas de carne, aves, etc.- sino en cuanto a elaboración de la comida, sabores, placer por comer, vamos. Además España es un paraíso en cuanto a recetas tradicionales que sin pretenderlo son totalmente veganas. Y sigo viviendo. Ya ves.

Drake: tu problema no es que seas mal padre, es algo más general.

no vi un artículo más snob y proselitista en años. Yo debo ser un mal padre porque he dedicado 5 minutos a leer esto y no a educar a mis hijos

Pues yo soy un padre nefasto segun todos porque no hay mes que no vaya al Zoo de Madrid, a mi me encanta y a mi hija tambien, sere el peor padre del mundo pero seguire haciendolo siempre que pueda. Mi hija ya tendra sus ideas y podra dejar de ir si lo considera inapropiado cuando tenga una edad para razonar. Por otra parte no hay cosa que mas me moleste que impongas tus pensamientos a tus hijos sin que este los razone.

Tranquila Marina, le daré una sola vez como hasta ahora, pero si vuelve a duplicarse te recomiendo que respires hondo, que no viene bien enojarse por memeces.
Aparte de esto, que algunos zoos dediquen una parte al conservacionismo no es ningún argumento para defender lugares donde se priva de la posibilidad de volar, correr, reptar o nadar hasta donde cada uno quiera. Lugares donde vidas animales son robadas sólo para el disfrute y divertimento de humanos.
Y cómo me alegra que haya gente que opine así, qué bien, estamos avanzando mucho!

A mi hija le encanta ir al zoo. Aunque estoy en contra del concepto de zoo , la llevo para que disfrute un paseo, ya que adora a los animales, y aprovecho para enseñarle que en un zoo sólo deberían estar animales que hayan pedido su libertad por razones de fuerza mayor (ejm, abandonados, incautados a traficantes, circos crueles, u otros dueños inescrupulosos) y que no pueden ser reintroducidos a sus lugares naturales por haber perdido irremediablemente la salud, las habilidades necesarias o la capacidad de adaptación. También aprovecho a enseñarle a diferenciar lo que sería un zoo decente y útil, con un concepto moderno y ético, de uno que es una mediocridad vergonzosa como es el Zoo de Barcelona.
Le cuento sobre como viven esos animales en libertad y cuales serían sus necesidades , cómo deberíamos tratarlos en un zoo y aprende a diferenciar un micro habitat aceptable de un jaula-tortura o un habitat-fantochada. Así tendrá una base de pensamiento ético diferente al del niño que simplemente contempló los animales como si fueran un simple espectáculo para la especie dominante (el ser humano).

Es una lástima que te traigan al pairo los animales pero estoy de acuerdo contigo en no gustarme el zoo, ni tampoco el circo tradicional, añado. La cuestión de fondo es que si algo lo haces a disgusto ten claro que tus hijos lo notarán... la próxima vez una buena excusa o mejor, una alternativa, y todos contentos! Saludos!

PD: Yo también seré una mala madre pero porque no se me ocurrirá llevar a mi peque a ver animales enjaulados... los fantásticos documentales de la 2 o los del National serán una buena opción! :)

Que articulo más aburrido y que mal rollo das ... pffffffffff

No solo yo, mis hijos tambien odian ir al zoo. La ultima vez que fuimos al zoo de Londres los gorilas parecian llorar y el tigre estaba con la cara triste y sin moverse. Ni mis hijos ni yo queremos pasar por esa experienza otra vez.

Lo que no me gusta de los zoos son los animales enjaulados y fuera de su hábitat natural, quien quiera ver un leopardo que se vaya a Africa.

¿Le pica a usted?, no se suba al hormiguero. ¿Le gusta a usted?, quédese donde quiera estar y esté mejor. Por favor, las quejas al maestro armero. Ah y un corrector de estilo.

Vaya tontería de artículo... ponte a estudiar.

Qué casualidad. El sábado por la mañana esta madrileña que suscribe estaba en Barcelona y lo que hicimos fue picnic "casi" en la puerta del zoo. Entre amigas de foros y demás, conseguimos juntar a unos 15 chiquillos con edades entre 14 y 1 año. Se lo pasaron fenomenal trotando por el parque, jugando a la pelota y un sinfín de actividades varias. Todo sin animales y por el módico precio del bocata + refresco que cada uno llevábamos. Se puede uno divertir de forma barata y sin tantas estridencias. De momento no he pisado ni el zoo de Madrid y como ya os cuento, el de Barcelona. E intentaré alargarlo lo más que pueda, a mí me dan una pena tremenda los animales en jaulas.

Valentina: para tu información en los zoos también hay una sección de recuperación de especies. No solo una que colabora con lso CREA de los diferentes municipios, sino una propia de recuperación de especies amenazadas. Informate antes, por favor...
Y si le das a enviar una sola vez el mensaje mejor para todos. Gracias.

Parece que el post que has publicado hoy a suscitado mucha polémica, son temas que levantan pasiones.

http://www.losbebes.org


Te puede gustar ir al zoo o no.
Pero lo que no entiendo es esa fijación de los que critican al blog de entrar aquí solo para poner de vuelta y media a la autora. Joder, si no os gusta no entreis ¡¡ dedicad vuestro tiempo a algo que os guste más, no? O a ver si lo que os hace felices de verdad es criticar rabiosamente escondidos tras el anonimato ...

Clara a mi me parece que el blog está chulo y sí, escribes bien, pero también con gracia ... si se busca un tratado de seriedad, sesudez y pedagogía que sea en otro sitio. Un blog es un blog.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal