De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

En defensa de los brazos

Por: | 18 de noviembre de 2011

Elisa y yo

Ahora que estoy en la fase de intentar acostar a Elisa en la cuna para que se duerma -para ella debe ser como una cama de pinchos, por los gritos que pega cuando lo intento-, me vienen a la cabeza las advertencias apocalípticas de los últimos meses: "Cecilia, déjala en la cuna, que se va a acostumbrar"; "a esta niña no se la puede dejar sola"; "¿lo ves?, tú la has acostumbrado"... Madre, suegra, la señora que nos ayuda con los niños por la tarde... Todas piensan que a fuerza de tener a la nena en brazos, es inacostable. Lo curioso es que en cuanto la nena dice "ahhh", todas corren... a cogerla en brazos.

Lo que me convence aún más de que coger a un bebé en brazos es instintivo y natural. Desde que nació David, hace cuatro años, es lo que me sale, sin clases, sin vídeos demostrativos, sin madres cercanas de las que tomar ejemplo. Si un bebé llora, lo cojo. Si se me duerme mientras está en brazos y no tengo otra cosa que hacer, lo dejo. Si no llora pero sospecho que llorará si lo suelto, me lo quedo en brazos. ¿Se acostumbran?, me pregunto. ¿Y qué?, me respondo.

Lo reconozco. Me encanta tener a mis bebés en brazos. Que se duerman los primeros días mientras toman el pecho, como si fuera el mejor lugar del mundo para estar. Tenerlos cerca y achucharles, olerles el pelo, darles besos en cualquier momento, hacerles cosquillas en los pies, acariciarles la mejilla mientras duermen. Enseñarles cosas cuando son más grandes. Cantarles al oído. Cuando lloran, saber que mis brazos tienen el poder de que se calmen.

Me sale tan natural que me ha sorprendido mucho una afirmación que he leído recientemente: "Los padres de países como Holanda y Alemania acuestan a su bebé despierto y este se duerme al rato sin llorar u otros problemas, pues en aquellas latitudes simplemente no existe la costumbre de mecer al bebé". Y más adelante: "Estos estudios en que se comparan las costumbres de un país con las de otro demuestran claramente que mecer tiene un factor sociocultural y no responde a una necesidad biológica del bebé. El bebé es capaz de dormirse solo" (¿Por qué llora mi bebé?, de Coks Feenstra, Temas de Hoy). 

Elisa y mi suegraNo dudo que el bebé sea capaz de dormirse solo. Lo que me sorprende es que a los padres y madres holandeses o alemanes no les salga de forma natural mecer a un bebé que llora -que seguro que los hay- antes de dormirse. Claro que he intentado acostar a Elisa despierta o adormilada para que se duerma sola, como aconsejan distintos expertos en sueño. Pero si llora, como hace la mayoría de las veces, ¿qué hago? Lo que me sale, sin que nadie me lo haya enseñado, es cogerla y mecerla para que se tranquilice. ¿De verdad que a los holandeses y alemanes les sale antes, instintivamente, sentarse al lado de un bebé que llora y hablarle antes que cogerlo en brazos y mecerlo? 

10082011410El pediatra Carlos González, conocido defensor de la crianza natural, explica muy bien por qué los bebés, instintivamente, piden brazos: "Cuando no existían telas ni cuerdas ni mucho menos cochecitos, las madres llevaban a sus hijos en brazos todo el día (...). Es casi seguro que los bebés estaban cada minuto de las 24 horas del día en contacto físico con otra persona, casi siempre con su madre, hasta que empezaban a gatear". Se refiere a hace decenas de miles de años, cuando el ser humano vivía en tribus y se desplazaba para buscar alimento. Pero, en todo este tiempo, esto no ha cambiado: "No hay ningún otro animal sobre la faz de la tierra que necesite más de un año simplemente para agarrarse a su madre". Por tanto,"durante millones de años, la evolución natural ha favorecido a aquellos niños que disfrutan yendo en brazos, pero se enfadan si se les deja solos. Era una cuestión de supervivencia" (Bésame mucho, Temas de hoy).

En fin, que no digo que hoy en día tengamos que llevar al bebé encima las 24 horas. Pero tampoco es normal que lo intentemos soltar -en la hamaca, en la cuna, en el carro, en la manta de actividades- a la primera de cambio y que pretendamos que se queden ahí horas sin rechistar. Y es que aunque nosotros sepamos que no hay peligro, los bebés no lo saben.

Así que si Elisa, que tiene casi cuatro meses, protesta cuando la acuesto, le hablo un ratín y le acaricio la cabeza. Pero cuando pasa de la protesta al llanto desaforado, yo, por lo menos, la cojo. Y eso que cada vez cuesta más. Los 3,4 kilos del principio ya son 7, y mis lumbares y, cómo no, mis brazos, se resienten. Creía que siendo la tercera, la cogería menos que a sus hermanos. Pero qué va. Eduardo dice que incluso la cojo más que a los anteriores. A lo mejor es porque sé que, salvo accidente o que nos toque el Euromillones, será la última. Incluso he prescindido del carro, donde llora mucho, y la llevo a todas partes en una mochila portabebés, ya que se queda frita en cuanto salimos.

Por supuesto que preferiría sentarme un rato en el sofá al final de un día muy largo, en vez de bailar y cantar con los siete kilillos de Elisa en brazos para que se duerma. Pero dentro de unos años, lo que recordaré con una sonrisa será ese momento, y no la serie de la tele que me perdí. Aún recuerdo las palabras de una vecina, con cierta pena, un día que me vio con David en brazos cuando era bebé: "Me hubiera gustado coger más a mi hijo (un año mayor), pero como dicen que así se acostumbran...". "¿Y qué?", me hubiera gustado decirle, aunque me venció el pudor. "Que se acostumbre, dentro de nada ya no querrá estar en brazos". Y es verdad. David, de cuatro años, y Natalia, de dos y medio, ya solo quieren que los cojas jugando o cuando están muy cansados. Y lo echo de menos.

Nota: en las fotos, mi suegra y mi madre, que dicen que tengo demasiado tiempo a Elisa en brazos, y por supuesto, yo.

Hay 78 Comentarios

Pues muy bien, yo sigo cogiendo a mi niño que hace este mes 4 añitos cuando me pide colinho (en portugués)...y colechando los tres pese a quien pese... que ya llegará la fase en que no le guste que me lo coma a besos delante de los amigos y que lo coja....y que duerma en el sofá acurrucadito a mi.... que te quiten lo bailado Cecilia!!!

Pues yo cojo bastante a mi bebé [de 13 meses] en brazos y me encanta! Por la noche se duerme mientras le doy pecho, a veces le pasa eso de la "cama de pinchos" [que buena definición, haha], pero también le pasa que cuando tiene sueño, se duerme solo.

La única cosa que no me gusta es eso de "mecear". Ya vi gente que está constantemente meceando al bebé, que está quieto y con cara de "xq me mueves tanto?". Yo le cojo, de abrazo, le hago cosquillas, pero mecear no.

Se que hace ya tiempo que subiste este post al blog pero desde que lo leí me ronda por la cabeza la idea de contestar pero el tiempo me falta, como a todos imagino. Escribo porque creo que no has sido justa. No son justas tus palabras y creo que generalizar no es bueno para casi nada...Yo tengo una hija de 2 años y medio. Mi hija siempre ha sido muy tranquila...tenía facilidad para dormir, facilidad para comer, lloraba poco (de bebe me refiero) y su primer año de vida fue realmente una maravilla. Tenía sus cosas, claro. Sus noches que no quería dormirse, sus tarde a partir de las 7 que se ponía tontorrona. Pero mi marido y yo siempre hemos preferido que ella aprendiera a dormirse sola, porque creemos que es mejor para ella. Y por supuesto, nunca pensando que, y copio tu texto, "preferiría sentarme un rato en el sofá al final de un día muy largo, en vez de bailar y cantar con los siete kilillos de Elisa en brazos para que se duerma. Pero dentro de unos años, lo que recordaré con una sonrisa será ese momento, y no la serie de la tele que me perdí. ". No es justo...porque nosotros le damos a nuestra hija todo el amor que tenemos, desde que abrimos los ojos hasta incluso dormidos, lo que hacemos lo hacemos por ella, y no es justo que solo se barajen dos opciones: coger al niño en brazos o no tener sentimientos y solo pensar en mi gusto y por eso dejo al niño tirado en su cuna llorando para que aprenda a dormirse solo y yo asi viva mejor. Hay grises entre el blanco y el negro...se puede abrazar y querer, se puede dar la vida entera por un hijo y además se puede querer enseñar a un niño a buscar su forma propia de conciliar el sueño sin que participen en ello el padre o la madre. Es posible que no este interpretando bien tus palabras, pero ese comentario de la serie de la televisión.....no es justo, de verdad que no lo es. Mi hija duerme perfectamente, se duerme ella sola desde hace mucho mucho mucho tiempo, es cariñosa, risueña, da abrazos y besos y nos dice que nos quiere. La hemos cogido en brazos, claro!, pero no 24 horas. No siempre que lloraba, no para cualquier cosa, no como única opción.

sobre los alemanes y holandeses q no cogen en brazos a los hijos: estoy casado con una alemana, tenemos una hija de 2 meses. por supuesto la pequeña vive en nuestros brazos. mi suegra compro un libro sobre como "hacerle masajes al bebe". vamos, q a esta pobre gente del norte hay q enseñarle x escrito y con diagramas como hacerle cariño a un bebe.

Hoy le leí otro cuento sobre la monarquía, el de la princesa y el guisante, esa vergonzosa historia de la reina que somete a su futura nuera a la prueba del guisante para saber si es una verdadera princesa, porque solo una verdadera princesa podría notar que debajo de diez colchones hay un guisante que no la deja dormir. Se lo leí cinco veces porque cada vez que lo terminaba se ponía a llorar si no volvía a empezar. La última vez lo leí entre estertores y ronquidos. Si me dormía escuchaba un mamáaaa a lo lejos, una voz que venía desde la zarzuela o más lejos, y yo me arrastraba queriendo salir de eso pozo insondable del sueño hacia la superficie, ya no entendía nada de lo que leía pero era mi voz, seguro que era mi voz, y en un momento desperté y estaba hablando de Urdangarín y supe que era el fin.

hemos creado un club de padres insomnes que aman a sus hijos y esperan que se duerman de una puñetera vez. cuéntanos tus historias de amor y desvelo aquí http://www.facebook.com/pages/Du%C3%A9rmete-ya-joder/148385208587481?ref=ts

Yo tb mezo y acuno a Mateo (4,5 meses) cada noche para dormir y no me sale dejarle llorar. Pero eso se ha convertido ahora en problema cuando salimos de paseo en el carro porque llora para que le cojamos en brazos. En verano no me importaba sacarle, pero ahora con el frio suelo dejarle llorar hasta que llegamos a algun sitio y coge unos berrinches... La mochila me vale para trayectos cortos pero ya pesa demasiado para más rato. ¿Alguna idea? ¿Qué os ha funcionado a vosotros?

pues la ministra tendrá pasta para tener un batallón de nanis, criadas y demás personal que le cuide el bebé...y ella que prefiere trabajar en esta caca de mundo actual a disfrutar de los primeros meses de vida de tu criaturita, yo tengo dos y ojalá hubiese sido sueco para disfrutar los primeros años full de mis nenes, pero claro debo de ser un antiguo, no como estas madres españolas modernas(modo irónico on) saludos y tengan ustedes más hijos, porque todo lo demás es caca.

Que alegría leer tantos comentarios de padres y madres "achuchadores" que llenan de brazos, mimos y ternura a sus hijos, que permiten que "se acostumbren" al amor y a recibir respuesta a sus demandas afectivas, que envian a sus hijos el mensaje de "cuando me necesites, estaré allí...a cualquier hora.." y que no se privan ellos mismos de esos mágicos momentos que no se repetirán... y en cuanto a que "los psicólogos" dicen que se hagan las cosas de tal o cual manera debo acotar que no son opiniones "en bloque" pues los psicólogos (yo lo soy) tenemos posiciones diferentes , no todos tenemos el mismo enfoque; a mi hija la he "acostumbrado" a los brazos, besos, achuchones.. a pesar de las opiniones de familiares, supernanys o quien fuese y es una niña de 6 años emocionalmente estable, feliz, alegre ,de buenos sentimientos y muy segura de si misma, y no una "debilucha- hiperdependiente- por-culpa-de-los-brazos" como quisieran creer los defensores del método Estivil y enfoques similares con los que estoy muy en desacuerdo. Estos métodos son muy convenientes..para los padres, que al independizar cuanto antes al niño, disponen de mas espacio personal, pero, como dice la sabiduria popular "o pones un cubierto más, o no invites a nadie a comer a tu casa", si invitamos a nuestros hijos a venir a nuestras vidas, tenemos que poner ese puesto, ceder espacio y tiempo y disfrutar cada etapa sin acelerar innecesariamente su desarrollo.

Hojas???? Jejeje...hijas, de 4 y 1 :)

Gracias a mis dos hojas, de tanto cogerlas tengo unos brazos de Popeye que son de envidia, unos labios fuertes de tantos besos, una espalda ancha y fuerte de tanto jugar con ellas, unos músculos faciales hiperdesarrollados de tanto reir...en fin, eso de ser padre me ha cambiado tanto :)
Ademas, dormimos todos juntos en una habitación-cama donde todos dormimos como marmotas y jugámos como locos!

No hay dolor, ni miedo, ni pupa, ni pena, ni berrinche, ni angustia grande y gorda que no curen los brazos de una madre. De bebé y a los treinta. ¿Qué le vamos a hacer? Si todos nos acostumbraramos a achucharnos más, cuánto mejor nos iría!

Pues todo esto se nos va a acabar. Con el ejemplo que dan las políticas (a trabajar recién paridas y todavía resintiéndose de los forces - que anda que tiene valor el que se atreve a hacerle unos forceps a la ministrable más segura del país), el primer recorte va a ser la baja de maternidad, a partir de ahora a trabajar todas y guarderías obligatorias para todos los bebés desde que salen del hospital.

O mejor, un gran experimento social, bebés en cajas hasta que aprenden a andar, con robots para cambiarles los pañales y darles el biberón cada tres horas.

Si las ministras pueden, ¿qué pueden pedir las mujeres normales?

Hola Cecilia, yo tb estoy aburrida de oir que a mi niño le tengo mucho en brazos y que lo estoy mal acostumbrando. Tiene 10 meses y pesa 10,5 kilos y sí, me duelen los brazos y la espalda cuando le duermo en brazos y qué? son 15 minutos de ternura que dentro de unos meses no tendré. Me encanta que se duerma pegado a mi pecho mientras con su manita me agarra el contrario (jajaja, parece que no se fie si se duerma de que a la mañana siguiente sigan ahí, jajaja, "su tesoro").
Cuesta, sí, mucho, mecerle cuando se despierta a las 3 de la mañana porque yo ya estoy frita, pero cuanto hasta 10 le miro a la carita y ... me derrito, ya no hay peso de niño, ni cansancio y sueño sino amor, mucho amor.

eso, que se acostumbren!!! y lo que disfrutamos nosotras achuchándoles... yo al segundo le he cogido todo lo que he querido, lo estoy disfrutando tanto... :-)

ups! cecilia....

como me gusta leerte, elisa! Mi segunda hija, que de 3,4kg fueron 7kg y ahora 10kg, es una mimosa alimentada a base de brazos, con la mitad de pudor que le fueron ofrecidos a su hermana mayor ("no la cojas, que se acostumbra", vaya gilipollez, pues le cantaba 1/2 hora en vez de cogerla 10 minutos). Y el tercero que espero será, estoy seguro, más abrazado, porque he llegado a la conclusión de que son más felices. Y yo también. Y mi voz no es tan buena como mis brazos.

Totalmente de acuerdo con este post, me ha encantado. yo tengo una niña de tres años que aún pide bracitos para dormir la siesta aunque ya tengo inflamados hasta los tendones de los antebrazos, así que lo hemos sustituido por acostarme con ella y contarla un cuento y cantarle canciones hasta que se duerme.

No creo que tenga otro pero de ser así yo tambien me compraría una mochila y con el bebé a todas partes, que luego crecen muy rápido.

Tambien estpy totalmente de acuerdo con el comentario de ALEX. Más razón que un Santo.

.... es verdad, pestañeas y ya solo quieren correr..... yo estoy feliz porque tuve en brazos a mi bebe todo el tiempo que lo demando y no conforme dormía con nosotros, apenas aun tiene 21 meses y cuando veo a otra mami con un bebe pequeñin en brazos, echo de menos tenerlo todo el rato encima... me consuela que todavia tome tetica .......

Tengo 32 años, no tengo hijos y no sé cuanto tiempo dedicaron mis padres a tenerme en brazos, pero a día de hoy necesito contacto físico con mi gente, abrazos, besos, miradas... Si a esto es a lo que se acostumbra un "bebé en brazos" más que una costumbre me parece una necesidad. Cuando crezca un bebé ya no querrá ser mecido en brazos de sus progenitores, pero seguro que sigue necesitando un beso de buenas noches. Como yo a mis 32 años y eso no hace ningún mal a nadie.

MUY BUEN Y NECESARIO POST. Brazos y besos todo el rato. No nos parece sano cogerlos y admitimos que está bien dejarlos ocho horas en la guarde desde los cuatro meses. ESTAMOS LOCOS... y mira quién ha ganado.

Me pregunto por qué somos tan pesad*s l*s un*s con l*s otr*s. Digo yo que todo el mundo hace lo que cree que es mejor para su prole, que les queremos mucho elijamos la opción que elijamos. Yo soy de brazos, y de teta. Estoy casi fuera de cuentas y el mayor aún se duerme a veces, no en brazos, sino con la teta directamente. Y no admito que nadie me diga que le estoy malcriando, es un niño encantador. Pero creo que quien lo deja en la cuna lo hace por razones (me las creo o no, eso es cosa mía) que le hacen pensar que es lo mejor para la criatura. Un poco de respeto hacia las opciones de las demás familias, que al fin y al cabo son tan soberanas como las nuestras. No me creo mejor que nadie por el esfuerzo que me cuesta hacer lo que hago, porque hacer otras cosas me costaría otro esfuerzo distinto, es algo que elijo y lo elijo con todo el amor por mis hij*s; y me parece (quizá ingenuamente, no me lo digáis) que el resto de padres y madres hacen lo que hacen con el mismo amor que yo.
Salud y feliz crianza a tod*s, con vuestras opciones y dudas.

A caipirinha: Precisamente lo que pongo en el texto es que me resulta sorprendente, extrañísima, la afirmación de la autora, Coks Feenstra, que es psicóloga infantil y por cierto, es holandesa.

Cuidadín , cuidadín, que con argumentos de amor fraternal, cariño, afecto... os metemos otra vez a todas en casa con la pata quebrada, y sobre todo para defender un modelo no tenemos porque descalificar otros, ni acudir a los tópicos, si alguien quiere un contraste: http://es.scribd.com/doc/71032342/Vicens-Arnaiz-As-educadoras-infantis

Cecilia, antes de escribir algo así infórmate mejor o vive otras experiencias ("don't make bold statements unless you know what you're talking about"). Yo he tenido a mi hijo en Holanda y dudo mucho que sean menos maternales/paternales que en España. De hecho, no es en España donde las guarderías abren de 7 a 20.00 para que los padres puedan ir a trabajar? No veo como llevando al niño en brazos todo el tiempo puede compensar eso. Pues bien, en Holanda la inmensa mayoría se acoge a la jornada reducida, hombres incluidos, para pasar más tiempo con sus hijos. Y ese tiempo, te lo garantizo, es mucho más provechoso e intensivo. De hecho, los niños son mucho más calmados que los españoles. Por qué? Pues será porque las rutinas se implementan con más conciencia. Eso de que los bebés estén hasta la 1 de la mañana en un restaurante en España me parece una barbaridad... y por llevarle en brazos vas a compensar? Vamos, qué chorrada. Y sabes, yo soy de las que ha puesto a su hijo en la cama a dormir solo, y sabes por qué? Porque si lo llevaba en brazos no me podía sentar, no podía comer ni podía hacer nada. Y sinceramente, desde que aprendió a dormir solo a las 5 semanas se acabaron los gritos. Y no por eso tengo a un hijo menos amoroso, de hecho, es más cariñoso que la mayoría de los niños a su edad, y además independiente.
No repitas propaganda sensacionalista sin conocimiento.

no estamos solos...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal