De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

¿Sexo? ¿He oído sexo?

Por: | 21 de noviembre de 2011

Pissarralove

"Frugal". "Penosa". "Una ruina". "Escasa, pero intensa". Según quién contesta le pone un tono más o menos dramático, pero que levante la mano la pareja que, con niños pequeños, mantiene la misma vida sexual que antes de tenerlos. (Al que levante la mano, si quiere, le entrevisto para la semana que viene). Después de lanzar una petición vía e-mail, ahí van las aportaciones sobre el tema de unos cuantos conocidos (tanto padres como madres) para constatar que: 1) mal de muchos, algo te consuela y 2) si nos seguimos queriendo, el futuro nos depara un frenesí sexual.

Ni por la mañana. “Era uno de mis momentos favoritos, empezar el día con energía. Pero se acabó hace años. Primero, cuando quitamos los barrotes de la cuna a la mayor, las incursiones a nuestra cama eran constantes. Luego hubo una época en que al despertar daba alguna tregua y se entretenía un rato mirando cuentos, justito para un aquí te pillo aquí te mato. Pero, con cinco años, a las siete ya la tenemos al lado preguntando ¿qué me pongo? ¿quien me recoge? ¿qué me toca de merienda?”.

Ni a la hora de la siesta. “La primera consecuencia de que dejen de dormir la siesta es que dejas de hacerla tu. Pero no te das cuenta de la verdadera gravedad: también dejas de follar con la casa en paz y la expectativa de poder dormir un ratito después”.

Y por la noche, síndrome RAS. “Descartados los buenos momentos (mañana y siesta) sólo queda la noche. O sea, después de baños, dar cenas, dormir a los niños, contestar correos, coser la veta al abrigo nuevo y cenar... intentas ver algo en la tele pero te entra el síndrome RAS: Repentino Ataque de Sueño. Ni acostándonos a la misma hora, el día que lo haces no sabes si los ronquidos que oyes al minuto de poner la oreja en la almohada son tuyos o del de al lado”.

La ruina. “A mi, mi hija me ha arruinado la vida sexual. De hecho, solo tengo una porque la sola idea de tener otra me horroriza. O porque no ha habido ocasión de fabricarla, jajajaja!. Y eso que la quiero con locura. Pero follar, un desastre. ¿Que qué hago? Pues manolismo y sexo telefónico, porque los dos viajamos mucho”.

El Informe Semanal, qué tiempos. “Una compañera de trabajo a quien he perdido la pista acuñó el término ‘informe semanal’ para referirse al sábado, sabadete. Pero qué tiempos, ojalá folláramos todos los fines de semana. Ay… supongo que es lo que hay y que es temporal. Menos mal que de vez en cuando, en vacaciones o durante una escapada, ponemos el canal 24 horas”.

La Sexta y la perpetuación de la especie. “Odio los canales de La Sexta y su atractiva programación nocturna. Cuando no es una buena peli, es una serie de culto, y cuando no, echan Matrix. Matrix, Matrix Revolution, Matrix Reloaded… ¿cuántas putas partes tiene la peli de los cojones? Si del salón de mi casa dependiera, la perpetuación de la especie estaría en peligro”.

Cuando puedes, no cuando quieres. “Para mi el principal problema es que con niños no puedes follar cuando quieres sino cuando puedes… y cuando puedes a menudo estás totalmente hecho polvo y con un montón de cosas por hacer. No es aquello de una cena tranquila y de unas copitas de vino tomadas con calma, poder tener tiempo de mirarte, de desearte y de tener la cama o lo que sea cerca y sin presiones. ¡Qué tiempos!”.

Domingos de alegría y Misión Imposible. “La gran oportunidad, cualquier sábado o domingo por la mañana, nos despertamos alegres –con erección física él y mental yo—miramos el reloj y son las 8 y pensamos que todavía tardarán una horita en despertarse… pero agudizas el oído y… ¡horror! Bob Esponja y los niños vigilan desde el comedor. Su erección desaparece y mi cerebro se derrite en un no orgasmo, de nuevo, esperando que mañana, igual mañana, ¡sí!”

Cuidado con el corazón. “Lo de cerrar la puerta del pasillo y la de nuestra habitación y confiar en que los niños seguirán absortos un rato más en la tele es una opción poco recomendable si se sufre del corazón. Si te gusta el sexo tántrico, es frustrante… y se añoran los prólogos y los epílogos, por supuesto”.

Todo no puede ser. “Cuando los niños están tan monos que te los comerías a besos, cuando piensas, ‘¿cómo es posible que haya hecho algo tan guapo?; 'no crezcáis… bueno sí pero acordaros de mi…’. El caso es que el amor filial corta el rollo del sexo, está clarísimo. Que se lo digan a Freud, que se forró con el tema”.

Menos es más. “La gracia del sexo post-babies es que al tener más dificultades que los pre-babies, cuando nos ponemos nos ponemos más que antes. Hay más sensualidad, más sentimiento… disfrutas de los pequeños momentos, como con el chocolate Valor. Ya sea un polvo furtivo matutino, una noche inspirada con unas copas de más o uno de esos deseados fines de semana sin niños: el top ten del Sex & The Children. Hemos tenido polvos post-niños que, por excepcionales, no olvidaremos”. 

Cuando crecen, encima se enteran. “!Cómo va a mejorar la cosa! Si cuanto mayores son más se enteran [el hijo de quien habla tiene 12 años]. Imagínate que a la mañana de una buena noche, se levante y, con cara picarona, te espete: ‘Esta noche habéis hecho chiqui-chiqui’, palabras textuales. O sea que, tu misma, porque cuando acabas la faena siempre te preguntas lo mismo: ‘¿Nos habrá oído?’. No deja de dar vergüenza, aunque nosotros le respondemos: ‘Deberías estar contento de que tus padres se quieran y hagan chiqui-chiqui’. Ahora me acuerdo de que cuando era bastante pequeño una vez se puso a golpear la pared… ¡glups!. Aprovecha ahora que no se enteran”.

Hay 33 Comentarios

Gloria... , tu rara....!!!, la rara soy yo que además de dos churumbeles tengo a mi madre en casa, pared con pared.
Milagros tenemos que hacer para pasar buenos ratos, pero los conseguimos.
Tal y como tu dices... lo importante es actuar, sea como sea y a la hora que sea.
¡Que no decaiga la fiesta!

Ese rato no te lo quita nadie y acto seguido a cumplir con las obligaciones de mami.

Visto el tema, a la conclusión que puede llegar uno es que lo bueno y breve 2 veces bueno, eso si, tiene que ser bueno, lo de breve ya se le supone. Y siguiendo con el refranero PP (PoPular), no dejes para mañana el polvo que puedas hechar hoy!!!

¿Y a nadie le llama la atención que algunas personas antepongan la televisión al sexo con la pareja?

"Odio los canales de La Sexta y su atractiva programación nocturna"
"intentas ver algo en la tele pero te entra el síndrome RAS: Repentino Ataque de Sueño"

Y, digo yo: qué vida más triste la vuestra, ¿no?

Pues yo soy la rara, a la que vas a entrevistar mañana.

Será porque no tengo abuela, canguro, ni nadie que se ocupe de mis tres hijos. O sea: no hay cine, no hay cenas de amigos, no hay paseos por la calle en pareja, no hay compras en pareja o en soledad, no hay copas, ...no hay ningun tipo de vida social. ¿Que nos queda? Un sexo de puta madre. Además, según han ido naciendo los niños el sexo ha ido mejorando!! ¿os he dicho que tengo tres niños?...Je,je...

Sí, mis hijos se levantan a las 8 de la mañana, se ponen los dibujitos, se pelean, gritan, algo se rompe... pero es, o ahora o nunca!!! Así que a disfrutar que es lo único que queda de mi pobre ser antes de ser "madre".

El peque todavia duerme la siesta, asi es que.... aprovechar... Claro que después también me gustaría quedarnos relajados en la cama un ratito, remoloneando, pero... !que más da! !con lo bien que me lo he pasado!!!!! Hay que disfrutar!!!!

Jajaja! Un post muy bueno, especialmente después de un fin de semana de sexo fallido... Consuela saber que no somos los únicos ;-)

Muy bueno, me identifico con todos los supuestos, excepto con el del sexo post-baby... No se queda una muy atractiva que digamos. En todo caso, consuela saber que "esto" es más común de lo que creía, jeje.
www.eluniversodemartina.blogspot.com

Buen post! Que realista!
http://www.tuppermenu.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal