De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

El segundón

Por: | 12 de enero de 2012

  Segundon

Hola, me llamo Cristóbal, nombre ficticio, por supuesto. Tengo seis meses.

Define "segundón" la Real Academia de la Lengua:

1. Hijo segundo de la casa.

2. Hijo no primogénito.

3. Persona que ocupa un puesto o cargo inferior al más importante o de mayor categoría. En esta última, la RAE tiene el detalle de añadir que se trata de una acepción de uso "coloquial".

En las familias de rancio abolengo, prosapia y tronío, sobre todo en el pasado, el segundón era poco más que un bastardo. El primogénito se llevaba la parte del león de la herencia -los títulos, las rentas, las tierras, la cubertería fina, la plata y la cristalería de la abuela-, mientras que los nacidos después tenían que conformarse con las migajas, si las había. A mis seis meses, ya me he dado cuenta de que soy un segundón. Os cuento unas cuantas cosas y lo vemos.

Por empezar, empiezo por el nacimiento. Mi hermano mayor hizo amago de venir al mundo de madrugada, como debe ser. Mis padres salieron de la cama que ni sabían dónde estaba la puerta de la habitación, cogieron el coche, estoy seguro de que la documentación no, corrieron al hospital y allí les dijeron que para qué las prisas, que la cosa estaba verde. Debieron de verles, no obstante, cara de primerizos -me consta que mi padre estuvo catatónico hasta el primer cumpleaños de la criatura- porque les dejaron quedarse y, tras quince horas de hacerse desear, nació mi hermano. Se aseguró en ese tiempo la atención de todos. A mí me dio por nacer una tardecita de verano y mira que avisé, con una ruptura de aguas de película. Pues, nada, hubo que esperar a que se presentaran los abuelos para no dejar solo en casa al tate -¿quién demonios es responsable de este palabro?- o llevarle a un hospital, oh, no, qué horror. En tres horas había nacido, ya veis, casi me mandan para casa el mismo día. A donde me mandaron fue al nido la primera noche, no fuera que mis padres me cogieran cariño. No te creas que protestaron, los jodíos.

Ya en casa, empecé a darme cuenta de por dónde iban los tiros. Me colocaron en una cunita cuyo colchón tenía, curiosamente, la forma de mi hermano. No me quedaron más cáscaras que adoptar su postura. Hacía un calor del diablo, pero, como algo había que llevar puesto, algo de ropita me pusieron. ¿De quién? De mi hermano. Toda. Este es un aspecto que no ha cambiado en este tiempo, salvo contadas excepciones -gracias, compañeros, amigos y otros outsiders que me han regalado prendas a estrenar. ¡Qué suavecitas!

Pese a mis denodados esfuerzos, que yo también sé gritar, he pasado muchas horas a solas con mis reflexiones. Si mis datos son correctos, el primogénito estuvo bajo vigilancia 7/24 durante muchos de sus primeros meses. He escuchado relatar a mi madre una preciosa anécdota según la cual ni siquiera se duchaba estando de baja hasta que no llegaba mi padre de trabajar, por no dejar al heredero a solas. Mi amado padre, mucho más arrojado, lo colocaba al lado de la ducha. La higiene de mis padres, en cuanto a mi se refiere, ha mejorado muchísimo. En la mencionada cunita estuve hasta que los pies me colgaban, porque lo de montar la cuna grande... ¡qué pereza! Sé de buena tinta que ambas cunas estaban instaladas en mi casa antes de que mi hermano naciese. En cualquiera de las dos, salvo honrosas excepciones, me las he tenido que arreglar para dormir como he podido. Han practicado conmigo una suerte de método Estivill de fabricación casera consistente en tumbarme, ponerme un chupete -al principio no los podía ni ver- y aguzar el oído para, desde el otro lado de la casa, saber mi opinión. Sé que existe un intercomunicador-proyector musical que fue compañero inseparable de mi hermano en sus primeros tiempos porque una vez mi madre lo mencionó al buscar el cargador de otro aparato. Humidifica-¿qué?

Ya que menciono el humidifica-nosequé, tampoco se ha andado mi parentela con demasiado remilgo con eso de la desinfección. Estuvieron esterilizando biberones y demás como mucho tres meses, mientras que a mi hermano le esterilizaron hasta el uniforme del primer año de cole. Mi resistencia a los virus es mayor que la suya, eso sí, porque cosa que se me cae al suelo, cosa que me devuelven tras una sacudida asi, como de soslayo, pese a que tengo el vicio insuperable de metérmelo todo en la boca, así sea una batería de coche, qué queréis que os diga, dicen que es la edad. Si el primogénito tenía la ocurrencia de dejar caer algo de sus manos, acudían prestos Mulder y Scully, os lo juro. Mamá y papá, además, debían de tener en garantía un detector de evacuaciones, porque no pasaba mojado/embarrado el tío ni dos minutos. No me extiendo en escatologías: sólo digo que he gastado la mitad de pañales que mi predecesor.

Y ya, por no aburrir, termino con la comida. No es que coma mal, no, mis magras carnes lo atestiguan. Ahora, si hubiese sido difícil para este menester, no sé qué gallo me habría cantado. Al mayor hasta le bailaban la sardana para que comiese -mi padre representaba un numerito perfectamente ridículo para que se tragase el puré, ya sabéis, aquello de "con un poco de azúcar esa píldora que os dan..."- y los biberones estaban constituidos con agua mineral o esterilizada exactamente a 38,13 grados. Yo me los he tomado fríos, ardientes e incluso recalentados, con agua hervida, mineral o del grifo, según el caso. Mis purés de fruta llevan plátano, pera, manzana, una galleta y un chorrete de zumo de naranja de brick. Y están buenísimos, oiga. Sé que los de mi hermano tenían hasta aroma de papaya y, si no había naranjas o mandarinas para hacer zumo, se movilizaba hasta al Gobierno valenciano. Del de verduras estoy empezando a disfrutar ahora. Antes, si lo quería, bien. Si no, biberonazo y a dormir.

Bueno, pues eso, a dormir. Os dejo. Si alguno quiere hacerme compañía con sus experiencias, encantado estoy de escucharle, a ver si las penas compartidas son menos, como con pan. Y que conste que a mis padres les quiero...

Hay 47 Comentarios

Carmen, al atacar la leche de fórmula cada vez que alguien escribe "biberón" le haces flaco favor a la lactancia materna. Incluso a mí, que defiendo la teta, me harta esa fijación por aprovechar cualquier ocasión para meter miedo al biberón. Por favor, las integristas de la crianza natural pensad si no sería mucho mejor para difundir vuestra causa empezar por respetar cualquier opción. Y Carlos González, siento si te escandaliza saberlo, no es el guía espiritual de todo el mundo.
También dudo que en La Paz dijeran eso sobre la leche materna para prematuros, y hasta creo -no lo he comprobado yo, pero me lo han dicho mamás que dieron a luz en ese hospital- que allí dan los biberones fríos a los niños.
Los casos (escasísimos por cierto) de intoxicación en las leches de fórmula se referían en, al menos uno de los casos que has puesto -el único que he mirado a fondo por ser de España-, a colitis leves según AESAN.

El post tiene caráctar lúdico, y es divertidísimo y muy acertado. A mí me sobra que vengas a hacer de Pepito Grillo. Ahora, si quieres, Carmen, ejerce de mártir.

Periquita, no creo que tu comentario sea de recibo en lo que respecta a aZoTe. Abstente en lo sucesivo, por favor.

Lo que me he podido reir!! es excelente! enhorabuena por esa caricatura muy acertada!!

En mi casa, a la segunda la llamamos Mowgli. No diré más.

En absoluto has aguado el sentido festivo, Carmen. Y lo de agradecer la información que aportas no es ninguna broma. Siempre se aprecian los comentarios constructivos. Gracias

Javier, siento haber aguado el sentido festivo, que efectivamente tiene puntos muy buenos (en mi caso, entro más en el del "súper responsable" primogénito, supongo que se nota, pero qué se le va a hacer).

Simplemente estoy muy concienciada de ese punto en concreto.

Gracias por esta divertida perspectiva de la dura vida del segundón. Me encantaría ver otro artículo sobre la triste cruz del primerizo; llevar a cuestas todas las expectativas, esperanzas, anhelos de la familia, ocuparse del cuidado del segundón y del ¡resto de la familia! menuda prisión, señores... yo hubiera preferido que se olvidaran de mi un poquito, pero cada uno arrastra su propia cruz. ;-)

Evidentemente, la intención del texto es caricaturesca, es decir, la de exagerar una situación y, por tanto, agradezco a todos los que lo habéis tomado con sentido del humor.

También agradezco la información que aporta Carmen, que ha pasado por una difícil situación.

Azote, dada la alta contaminación de las bayas de Goyi, y lo dudoso de sus beneficios, es una pulla con bastante poca chicha, lo siento.

No soy naturista ni nada por el estilo, simplemente he leído algo que me ha parecido peligroso, y he reaccionado. Probablemente porque mi sobrino nació superprematuro y su madre decidió darle leche materna, pero en la Paz opinaron que eso era muy indigesto para el niño, y casi le mandaron al otro barrio por la leche artificial mal preparada que le dieron. Fue una enterecolitis necrosante provocada por esa bacteria.

Cinco años después, el niño está vivo pero pesa la mitad que los de su edad, porque le tuvieron que extirpar medio intestino, y todavía tiene que dar las gracias porque en el hospital le salvaron de la negligencia que ellos mismos habían cometido.

No es una conciencia "natural" sino la de que en los hospitales hacen mucho daño a las lactancias, y a los bebés a los que se empeñan en darle leche en polvo y además no cumplir las normas de seguridad mínimas, y contrastadas, pensando que eso es para los países del tercer mundo.

En este caso no estaba discutiendo las decisiones de dar biberones a los bebés. Sólo advirtiendo de un riesgo que muchos olvidan y que hay que tener presente. Por si alguien tiene duda, incluyo a continuación un buen resumen de referencias sobre el tema de las bacterias en la leche artificial de un pediatra. Y por supuesto esas bacterias no son artificiales, como lo son las que han estado matando gente en Alemania por culpa de unos cultivos hidropónicos. Simplemente están fuera de su lugar y en la leche artificial encuentran un medio ideal para propagarse.

Y me temo que la contaminación de la leche artificial es una de las primeras causas de muerte de los bebés prematuros, especialmente en los hospitales donde se dedican a recalentar biberones preparados de horas y cosas así:

"El problema es que la leche artificial en polvo no está esterilizada (la leche artificial líquida, lista para su uso, sí que lo está). Se han dado caso de gravísimas infecciones en prematuros y bebés pequeños por Cronobacter sakazakii (antes llamado Enterobacter sakazakii) y por Salmonella.

http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm5114a1.htm
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16965695
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11307587

Para evitarlo se recomienda que el agua, en el momento de contactar con el polvo, esté a más de 70 grados centígrados, lo que se consigue hirviendo el agua (si es agua "de fiar", embotellada o del grifo allí donde el agua del grifo está bien controlada, no hace falta que esté un tiempo, sólo que rompa a hervir, puesto que el problema no es el agua, sino el polvo) y preparando el biberón antes de media hora. Luego se puede enfriar un poco más el biberón sumergiéndolo en agua fría.

Esas son las normas de la OMS:
http://www.who.int/foodsafety/publications/micro/PIF_Bottle_sp.pdf

o de las autoridades británicas:
http://www.nhs.uk/Planners/birthtofive/Pages/making-up-formula.aspx

Otras autoridades serias, como la AAP, no lo dicen:

http://www.healthychildren.org/English/ages-stages/baby/feeding-nutrition/pages/Preparing-Sterilizing-and-Storing-Formula.aspx

El calentamiento es especialmente importante en prematuros y recién nacidos, y durante los primeros meses.

Saludos

Carlos González"

Y sí, lo sé, mis hijos salieron prematuros por que la madre no tomaba bayas del Goji.

Los y las feministas ponen el grito en el cielo sobre la discriminación de la mujer en la sucesión a la Corona de España, pero casi nadie repara en que esta regulación sucesoria tb. discrimina a los no-primogénitos, y en última instancia a aquellos ciudadanos que no pertenecemos a la dinastía Borbón.

Por eso considero que sería discriminatorio eliminar la discriminación a la mujer y dejar la de los no-primogénitos o la de pertenencia a la dinastía Borbón. Es decir, o bien la República, o bien aceptamos en su conjunto las reglas sucesorias de la Monarquía española, que tienen su fundamento en la Historia.

Mira Carmen, he sonreido divertido mientras leía el artículo y he pensado que los comentarios estarían a la altura. Gracias por amargarme la mañana hablando de muertes de bebés con tus paranoias contras las cosas "artificiales". Claro, como la naturaleza es tan sabia... por cierto, ¿las bacterias esas tan mortíferas de las que hablas son artificiales u qué?
Que sepas ya de paso que hay madres en el mundo que intentan dar el pecho y no pueden. Por diversas razones: medicación tras el parto incompatible con la lactancia, mastitis, etc. Vamos, que no será solamente cosa de proteger la firmeza del seno. Pues eso, que la naturaleza te trate bien. A mis dos hijos prematuros la leche "artificial" los ha criado bastante majos.

Jajjajajaja Me he reido muchísimo. Yo solo tengo una hija y ya ha vivido cosas muy parecidas a ti Cristobal, así que si tengo otro hijo no se qué va a ser de él...... Salvaje como Mougli en el libro de la selva????

A mi hay un tema que me preocupa en lo que escribes: los biberones. Es cierto que con los niños los padres se van relajando con chupetes, desinfecciones y demás, pero el tema de preparar un biberón seguro es más serio.

Un chupete que ha rodado por el suelo y es pasado por agua, puede haber recogido microorganismos del medio habitual del niño, contra el que ya tiene defensas, así que es difícil que provoque problemas de salud y es habitual que los mismos pediatras y enfermeras te animen a relajarte y usar sólo agua, o agua y jabón para la limpieza.

Pero la leche en polvo preparada para bebés puede contener cepas muy peligrosas de bacterias, que ocasionalmente provocan enfermedades gastrointestinales (de ahí la mayor frecuencia de las "gastroenteritis" de los bebés alimentados con leche artificial frente a los de pecho) y en algunas ocasiones la muerte.

Por esa razón, las recomendaciones sanitarias no han cambiado, la leche en polvo tiene que ser mezclada con agua a 70 grados de temperatura, para que mate todos los bichos posibles sin matar todas las propiedades añadidas (vitaminas sensibles al calor, minerales evaporables, probióticos,...). Luego ser enfriada hasta temperatura corporal para darla al niño.

Los padres pueden relajarse con limpiezas de otros tipos, introducciones de alimentos o juegos, pero como te pille una de esas partidas que aparecen contaminadas (las últimas muertes por leche artificial contaminada que han salido en la prensa han sido en Estados Unidos), más te vale estar preparando los biberones correctamente. Una enterecolitis necrosante es algo terrible para un bebé.

O también puedes dar teta y olvidarte de peligros artificiales, claro.

noooo si quejas son quejas..... soy la mayor de 5 hermanos y no sabes lo "pesao" que es ser la mayor. Esa carga eterna de dar el ejemplo!!! ......horroroso amigos.

Muy muy muy bueno!!!! jajajjaj y yo tambien soy la tercera, y he heredado hasta la ropa de mis primas, el uniforme, el cochecito, el traje de comunion, el de bautizo,.... hasta que creci mas... jijijij

Jajaja, buenísimo, lo que me he reido!!!
Mi segundón va a llegar en pocos días así que aún no te puede contar nada de sus experiencias de la vida, pero estoy segura de que en unos meses contará una historia parecida...

Hola, Cristobal! Yo me llamo Maria (nombre ficticio, para no ser menos) y voy a cumplir un año. Yo tambien soy segunda, y última, posiblememte, o eso dicen mis papás, yo también tengo algunas quejas por la ropa usada, y la tranquilidad de mis papás por los chupetes que se caen al suelo, los bibes preparados con agua del grifo y esas cosas. Pero en realidad, creo que salgo ganando. Mis papás dicen que están mucho más tranquilos conmigo, creo que a la prime la martirizaban cada vez que se le caía el chupete. Si no había un repuesto a mano, ni se podía esterilizar en el momento, se quedaba sin él. Yo no, siempre me lo devuelven, y además, el mío tiene gustirrinín. Que las pelusas están muy ricas!. Dicen que soy más espabilada porque tengo de quien aprenderlo, un ejemplo, el primer alimento que probé después de la leche materna no fue la fruta, fue el chocolate, arrancado in extremis a mi hermana aprovechando un descanso de la vigilancia de mamá. Ella no lo probó hasta pasado el año (ja!). Como voy a ser la peque mis papás me tratan como un bebé, no tienen ninguna prisa por que me dalgan los dientes, por que ande, por que.... Nada, que hago lo que me salga la real gana sin problemas!. Y me miman muuucho más. A la primera no la cogían tanto, mi mamá tenía muchas cosas que hacer, y no podía, pero ahora ha decidido que prefiere jugar conmigo antes que tener la casa limpia. Asi que mis juguetes están siempre tirados por el salon, y no les preocupa, y yo lo disfruto!. Además ahora hay una cosa que se llama crisis, y mi mamá no trabaja fuera, mi hermanita tuvo que ir a un sitio que se llama guarderia, y creo que al principio no lo pasó nada bien. Yo estoy con mi mamá siempre, y con los amiguitos de la mayor, en el parque... No me subo a los columpios, pero me mola el ambientillo de niños gritando y jugsndo por todos los lados!. Solo tengo una pega, la mayor a veces es un poco bruta conmigo, dice mamá que tiene "pelusilla", pero no se que es eso, desde luego no es la misma pelusilla de los chupetes, de eso estoy segura!. Pero que se prepare, jeje, en breve empezaré a andar, a morder, y como soy la peque, mi mamá le dice siempre que no puede pegarme porque no se lo que hago. Jejeje! El mundo va a ser mío! Tiembla, hermana mayor!

Yo soy la "segundona" Con el agravante de que antes de mí hay dos y detras de mi, otros dos. He sido medio "invisible" media vida. Solo me hacia visible cuando hacia alguna trastada ¿Que cree que hacia? Pues que no salia de una cuando me metia en otra...Me decian: Eres peor que el demonio ¡Claro! Que cuando sali de esa espiral de mi casa, todos solo me dicen ¡No se puede ir por el mundo siendo tan buena persona! ¡Debe ser por compemsar!

y también: "No le pegues a tu hermano mira que es mas pequeño que tú" y "Tú eres el grande y tienes que dar el ejemplo" (tomado del libro: La desgracia de ser el primogénito)

Soy la tercera.
Así que no te quejes, bonito.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal