De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Cuenta atrás

Por: | 05 de febrero de 2012

27012012883

Estoy en plena cuenta atrás. En unas pocas horas, me levantaré y me incorporaré al trabajo, dejando a mi pequeñina durante unas larguísimas ocho horas. Es mi tercera cuenta atrás, y aunque es cierto que no voy llorando por las esquinas, es inevitable tener un nudo en el estómago y sentir cierta indignación.

Elisa tiene exactamente seis meses y medio. No soy ni Carme Chacón ni Soraya Sáenz de Santamaría, no me espera un ministerio ni tengo que salvar España; tampoco soy autónoma, así que me he permitido el inmenso lujo de criar, cuidar, sufrir y mimar a todos mis bebés durante todo el tiempo reglamentario (baja maternal, lactancia, vacaciones y chupetines) y con Elisa, incluso, he añadido 20 días de excedencia. Pero aun a riesgo de que me lean mis jefes, la verdad es que no me apetece volver al trabajo todavía. Lo hago porque el plan de Eduardo de regalarme una excedencia de un par de años a través del Euromillones no ha funcionado, y ya somos familia numerosa... 

Como las otras dos veces, sigo preguntándome por qué se considera que mi bebé, que casi no se da la vuelta (es un poco vagueta), no se mantiene sentada sola sin ayuda, no habla, no tiene ni un diente y casi toma  exclusivamente de mi leche, ya es lo suficientemente madura como pasar tanto tiempo sin mí. En fin...

 

Hay 100 Comentarios

@laura Pena?laura no eres mama verdad? Tener in hijo eses en tu vientre te hace cambiar este punto de vista. Adoro mi trabajo y quiero volver a este, pero mi prioridad es mi hija, su primer año junto a ella es un regalo que no cambio x nada! Ni x un ascenso! Mi hija, la relación que vamos a crear este año juntas no me lo va a quitar nadie! Mi trabajo, quien sabe como están las cosas mañana vas y estas en la calle!

uis, Laura, así pensaba yo antes de ser madre.
Y no, las madres y los padres no son únicamente cuidadores. Y los sueños cambian con el tiempo. A mi la maternidad me pillo muy cerca de la cuarentena, con un trabajo creativo e interesante. Considero que he crecido profesionalmente más de lo que yo imaginaba y a día de hoy mi profesión me sirve para pagar mis facturas, francamente. Mi proyecto actual es otro, que me llena más y tiene 4 años.
Si lo único que puede llenarme de satisfacción y plenitud es mi trabajo ¡estamos buenos! a mi esto de que únicamente puede realizarse uno por el trabajo es que me da risa y mucha. Tengo un montón de proyectos en mente que no pasan por una actividad remunerada.
Y ya el otro tópico de que hay que trabajar y mantenerse ocupado porque si no los hijos luego se van de casa y te quedas vacio ya ni te cuento la risa que me da. Con 20 años y mi vida profesional empezando, pensaba otra cosa, pero ahora, cuando mi hijo se vaya a ir de casa yo estaré jubilada. así que trabajar para sentirme realizada solo servirá para perderme su vida.

¿52 semanas? ¿y con una parte del sueldo? estamos a años luz, sin duda.
Nuestro modelo de sociedad ha incorporado a la mujer al trabajo son cambios en las estructuras sociales y eso es incompatible con tener hijos (que no son un capricho ni requetemonos), o al menos dificultoso y poco realista.

A mi me da pena que las mujeres aún digan estas cosas. ¿ qué somos? ¿ solo cuidadoras? hay que trabajar y sacar adelante nuestras carreras y los sueños más allá de ser madres, por favor!!! lamentos como estos no nos sacarán del machismo que reina en España porque esto lo leen los hombresy piensan que todas lo único que queremos es cuidar niños y no!!! me apena pensar que una mujer se sienta así!!!!

Estoy en tu misma situación, quiero decir siendo madre. Mi hija tiene tres meses pero la diferencia es que vivo en el reino unido y mi baja x maternidad es de 52 semanas! No remuneradas al 100% pero con la opción de este año de baja!

@María: "Pero no tenemos por qué pagarles entre todos un sueldo si no quieren trabajar." Ojalá no digan lo mismo los que hoy son todavía bebés cuando se les imponga pagarte a tí la pensión, porque sino, tendrás que seguir trabajando hasta que te mueras. Además, si tú no aceptas que entre todos se pague un sueldo a la gente para que tenga hijos (que yo sepa, nadie ha reclamado que sea ni un sueldo entero, ni para toda la vida), entonces tendrás que aceptar morirte del hambre cuando te jubiles, porque si sólo tienen hijos los que pueden dejar de trabajar para criarlos, entonces para entonces ya no habrá trabajadores suficientes para darte de comer. Nosotros sólo tenemos un hijo, y nos gustaría tener otro, pero al no poder conciliar vida laboral y familiar, lo vamos a dejar. Y eso, concretamente, lo vas a pagar tú. Así de sencillo.

tu suerte que has podido con tres y durante seis meses i medio, la mayoria de personas los tenemos que dejar con tres y poco!!!! no te vayas quejando que tienes suficiente como para criar a tres hijos cuando hay gente que ni se plantea tener uno debido al coste

Yo no quiero que nadie me pague nada.

Particularmente me considero una privilegiada por haber podido disfrurtar de casi un año de excedencia. Sin cobrar un duro, claro que si. Y no pretendo que nadie me abone nada. La excedencia la costeo yo misma ahorrando previamente.

Al reincorporarme intenté mantener la jornada completa, algo absolutamente imposible con mi logística familiar. Asi que tengo una jornada reducida, del mínimo que me permite la ley, pero que está mal mirado por mi jefe y que en la práctica significa que hago el mismo trabajo, pero más rápido, porque se me pide exactamente lo mismo que hacía antes. A veces lo consigo, pero otras (las más) se me va atascando la faena y tengo que dedicar las horas que no hago en la oficina, en casa.

Así que lo que tengo, realmente, es el mismo trabajo por menos sueldo y estar mal mirada por mis jefes que en cuanto tienen oportunidad, me instan a volver a la jornada completa.

Así que no creo que nadie me pague nada por ser madre. Más bien pago yo. Podeis estar tranquilos los trabajadores sin hijos, que os salgo gratis!

Porf lo demás, la mania esta de igualar con lo más jodido es que no la entiendo. Si en otros paises, la protección a la maternidad es mayor ¿por qué tenemos que aspirar a estar peor? ¿por qué tenemos que ir con cancioncillas del tipo "te jodes, es lo que hay"? no señores, que si hay algún modelo mejor, quiero ese! independientemente de que no estemos ahora para gastos pro razones evidentes, pero puestos a tener aspiraciones, quiero lo mejor.

Si tenemos en cuenta el panorama actual, no tendremos hijos jamás, eso es lo primero. Los tenemos a pesar del panorama e intentando adaptarnos a él, desgarrados entre el amor por la familia y la necesidad de estar con ella y las facturas, hipotecas y otras cuestiones prosaicas. En segundo lugar, un padre no es lo mismo que una madre y, además, está el legítimo derecho de la madre de disfrutar de su hijo plenamente. A la sueca si es posible. Entiendo y suscribo cada una de las palabras de esta madre. Lo que no entiendo son los comentarios estúpidos y bordes que meten el feminismo o una teórica caradura al lado de algo tan simple, necesario y básico como es el instinto maternal. No sé si sus madres los abandonaron en la calle nada más parirlos, pero leyendo lo que opinan, deberían haberlo hecho.

¡Cuánta mala leche y cuánta ignorancia!
Suscribo lo que dice Anakrups,Sheila, MML y Rafa.
¡ánimo Cecilia!

Desde luego que los comentarios que critican son para echarse a llorar, asi se entiende que este pais este muy lejos de los mas civilizados Suecia y otros paises nordicos donde non son tan pateticos como para entender que la familia es lo mas importante, es muy triste ver que aqui hay gente que entiende la vida como producir-consumir. A lo mejor tambien hay mucha solterona acida y esteril, ende envidiosa.

Leyendo algunos comentarios de esta lista, parece que la gente tenga hijos para pagarnos la pensión a los demás. No nos engañen, los tienen por egoísmo, por lo monos que son o para no estar solos con su pareja en casa. Da lo mismo, cualquier motivo es lícito. Pero no tenemos por qué pagarles entre todos un sueldo si no quieren trabajar.

Las opciones me parecen claras: si necesito trabajar para vivir, o tengo hijos y los combino con trabajo sin quejarme porque nadie me ha obligado a tener los hijos, o no tengo hijos.

Antes que nada, decirles a los que piensan que nadie le ha obligado a esta mujer a tener hijos: ¿Habéis pensado que el actual sistema de protección social sólo se sostiene si se puede contar con generaciones futuras numerosas? ¿Quién os pagará la pensión si las mujeres dejan de tener hijos porque se les impide atenderlos? Por eso, es vital para cualquier país que pretenda tener un sistema de protección social sostenible y generoso promover políticas natalistas, dentro de las cuales incluyo la mejora de la conciliación de la vida laboral y familiar. No hay muchas otras alternativas: o renunciar a cualquier protección social decente, o abrir las puertas a la inmigración, pero entonces os quejaréis de que los inmigrantes os quitan el puesto de trabajo...
Pero también quiero añadir que no sólo en las madres recae la imposible conciliación laboral y familiar tal y como lo afirma Sheila. Somos muchos los hombres que consentimos los mismos esfuerzos que las mujeres. En mi caso particular, soy yo el que va a recoger a mi hijo cuando me llaman de la guardería porque tiene fiebre, soy yo el que se queda en casa cuando mi hijo tiene gastroenteritis, soy yo el que se la tiene que arreglar con el trabajo cuando algo va mal. Somo cada vez más hombres que nos involucramos tanto como las mujeres en el cuidado de nuestros hijos y no esperamos a la jubilación para disfrutar de nuestras familias.
Y voy a terminar contestando a Cecilia: no dudo de que a las mujeres os cuesta más desapegaros de los hijos, no porque los queréis más que nosotros, sino que los queréis de una manera diferente a la nuestra. Pero puedes decirte que ese es el primer paso que está dando tu hija hacia la autonomía e independencia, que va a aprender a vivir y a experimentar cosas sin tí, para luego enseñarte con orgullo todo lo que ha conseguido sola.

Yo también me incorporé al trabajo cuando mi peque tenía 6 meses. Tuve la suerte de que con los buenos horarios de mi marido, mi madre, mi suegra y una reducción de jornada no la llevé a la guardería hasta los 18 meses, he decir que ella estaba deseando estar con más niños. Lo que pedimos, por lo menos en mi caso, no es que nos regalen nada, ni bajas anuales, pero sí hacer todo más flexible, más fácil, según las necesidades y obligaciones de cada cual. Yo tuve mucha suerte, pero hay niños que con 4 meses van a la guardería y eso parte el corazón a cualquiera.

En un país con la pirámide de natalidad invertida, alguien tiene que tener los hijos. Es obligación del estado proporcionar las condiciones pertinentes para que eso sea factible en las mejores condiciones.Así se hace en los países más avanzados del mundo.
Realmente, me dan lástima todos aquellos que no sienten la enorme fuerza que te da en la vida y el sentido que cobra tu vida el tener un cachorrito que es parte de ti y al que vas a educar y preparar para la sociedad.
Separarte de tu cría. Eso no lo hacen los animales de la selva y nosotros lo hacemos.
Algunos animales son más humanos que algunos humanos. Decididamente, tener hijos te hace más comprensivo, empático con los demás y mejor persona, además de entender mejor a tus padres. Todo el mundo tendría que pasar por esa experiencia.
Al cuerno los que ven a los hijos como seres gritones y no como las personitas maravillosas que ellos mismos fueron de pequeños.

La pregunta concreta es "cual es la solución que propone". En cualquier caso, es probable que a la madre le parezca que aún es demasiado pronto para que el bebé pase 8 enteras horas sin ella. Y también le parecerá en su momento demasiado pronto para que deje de dormir con ella, y demasiado pronto para que deje el biberón, y demasiado pronto para que salga solo a la calle, y demasiado pronto para que tenga novio, y demasiado pronto para que vaya de viaje con las amigas... Es completamente natural este instinto de intentar proteger a su bebé. Lo que pasa es que eso no significa que tenga razón, solo que es natural.

Tienes muchísima suerte de poder volver al trabajo. A mi, ni siquiera me dejaron.
Me despidieron en plena baja por maternidad, mandándome un burofax a casa, lo que hizo que me quedara sin leche y mi hija tuviera que tomar biberones de la noche a la mañana.
La empresa (IIR España) tras ver cómo los beneficios de los últimos 2 años (2008 y 2009) habían descendido, y previendo unas leves pérdidas para el año 2010 me indemnizó con 20 días por año trabajado después de 15 años trabajando.
Me faltaban 3 semanas para incorporarme de nuevo, y pocos días antes había comunicado a la empresa (verbalmente) mi deseo de reducir mi jornada laboral para que ésta pasara de 8 a 6 horas.
Lo que hace de esto algo más sangrante es que ese mismo día recibieron la misma noticia otras dos madres que estaban disfrutando de la reducción de jornada junto con otra compañera de baja por depresión (no me quiero olvidar del resto de trabajadoras que no contaban con causa alguna de especial protección).
Por supuesto que no es legal hacer esto, pero algunas empresas lo hacen, y al final ¿vas al volver a un sitio, suponiendo que ganes el juicio, donde no te van a dirigir la palabra?. Negocias los 45 días que por ley te corresponden y ¡que les vaya bonito!

No entiendo los comentarios que critican el blog. Claro que da pena, y un cierto sentimiento de culpa, dejar a un bebe de seis meses en la guarde. Aunque no siempre es tan gratificante quedarte al ciudado del bebe. En mi caso pude coger una excedencia de un año y la recuerdo con horror, deseando volver al trabajo y tener "una vida propia", a pesar de ser un niño muy querido y deseado.

Pero es que no hablamos de pereza por volver al trabajo, ni siquiera únicamente de sentimientos maternos. Hablamos de un hijo que no se puede valer por sí mismo, como dice Óscar Gómez hay estudios que prueban que los primeros años son importantísimos para el desarrollo de un bebé, y nadie puede sustituir a su madre (podéis informaros si queréis, pero dudo que lo hagáis todos los que habéis saltado en contra... informarse no es del estilo de la gente que reacciona de esa manera).
Y como dice Sheila, tener un hijo no es un caprichito de niña pija (pero dónde iríamos a parar), si solo pudieran tener hijos los que no se van a preocupar por ellos o los pocos que actualmente se pueden quedar en casa, ¿qué tipo de sociedad tendríamos? No se puede tener esas orejeras y aislarse, los niños enriquecen una sociedad, y más los niños que crecen bien, fuertes, estables psicológicamente... otros países saben esto perfectamente, pero parece que a muchos españoles les suena a chino, ven los bebés como un coche que se puede aparcar sin problemas... o si no, ¿por qué te lo has comprado? Ve en bici!!! Que hablamos de seres humanos...

Ánimo, lo primero, que los niños se crecen en las adversidades y a tu "vagueta" seguro que le hace animarse a explorar un poco más. No puedo por menos compartir que 8 horas de golpe alejada de la madre es muy complicado de asimilar para ambas. Ya que no vamos a llegar, ni de lejos, a los derechos de las familias nórdicas sí que debería ser más fácil plantear una incorporación progresiva al trabajo, por ejemplo, una jornada reducida para padre o madre hasta que tengan 1 año y se vayan adaptando a la guardería. Avisar a Jordan de que esta "vaguita" va a pagar en el futuro parte de nuestras pensiones y el Estado de bienestar (ojalá lo sigamos viendo) aunque a sus padres no les hayan puesto una pistola en la cabeza . Hay que mimar la natalidad, que en este país sigue siendo de las más bajas del mundo, y hoy día parece una carrera de obstáculos la crianza de los hijos.

Carlota, ya sabemos que el amor maternal es completamente irracional y que una madre no sólo se dejaría matar por su bebé, sino que hasta mataría por él. Conclusión: razonar con una madre que acaba de serlo es complicado.

mmmmm, Dominique, lo publica porque es SU blog ¿?¿?¿?¿?

Y hombre, sí, cuando estás enfermo y llevas un tiempo a tu bolilla te da "pereza" volver a unos horarios marcados, a madrugar y al estrés de soportar a tu jefe, no te digo yo que no.
Pero vamos, que no es comparable.
Cuando vuelves de una IL por romperte una pierna, por ejemplo, no tienes que dejar esa pierna en una guardería para que te la cuiden mientras tu te vas al trabajo sin ella ¿a que no? Pues mira, los sentimientos por un hijo son muuuucho más poderosos que por tu propia pierna, de hecho, de repente un dia te das cuenta de que serias capaz de dejarte matar por ellos sin ningún tipo de duda.

Yo pensaba que esto eran frases hechas, llenas de azucar y almibar que decian las madres locas poseidas por el espíritu cursi de la maternidad, hasta que un día descubrí que es un sentimiento tan poderoso que no admite comparación con nada que hayas sentido previamente.

y, ojo, soy consciente de la altísima probabilidad de ser crucificada por este comentario.

"y su padre?" el padre puede pedir los permisos igualmente, a excepción de las primeras 6 semanas tras el parto que son de obligado cumplimiento porque estamos de cuarentena (recuperando la salud aunque nos encontremos como una rosa). Evito hablar de la Vicepresi porque me enciendo.

pero salvo eso, los padres pueden pedirse el resto de permisos y las excedencias que necesiten dentro del marco legal, que aplican para ambos progenitores.

Por desgracia y en general, los hombres no se plantean que la paternidad afecte a su trabajo, conozco una excepción de un compañero y la adaptación horaria de mi propia pareja, pero son eso, más excepcionales que el caso de las madres.

Yo no tengo idealizada la maternidad, pero me temo que la biología que centra todo tu interés (maternal) en la perpetuación de la especie y a las madres nos juega malas pasadas que a los padres no les aplican. Otra cuestión añadida es el hecho de que en este pais, en general, las mujeres cobramos menos que los hombres, así que es lógico, pensando en la estrategia familiar de supervivencia, que la persona que pida una excedencia sea el miembro del equipo con ingresos más bajos. Al menos en nuestro caso fue el criterio definitivo.

Los que critican a esta persona esta claro que son hombres o son mujeres que no han sido madre, es dificil separarse de un ser tan pequeñito e indefenso, pensando todo el dia si estara bien o mal, si como o no, si llora o no. Los individuos hoy en dia por lo que veo son muy egoistas y frios en sentimientos. que asco me da la gente que critica a una madre triste por tener que separarse de su bebe, que la necesita mas que nunca. y lo que faltaba es que una no pudiera ser madre! verguenza les debia de dar.

Te entiendo perfectamente. A mi me parece lo del "tiempo de calidad" el timo de la estampita y un recurso con el que nos autoengañamos los padres trabajadores. Pero ¡qué le vamos a hacer! particularmente no me puedo permitir dejar de trabajar por motivos económicos, y menos en la situación actual, si no, francamente, el trabajo se iba a la porra de inmediato.
ya sé que tienes más experiencia que yo, ya vas por el tercero, pero ánimo que en unos meses ACOSTUMBRADA, que no superado.
Y no, nadie te ha puesto una pistola en el pecho para tener hijos, pero eso no quita que tengas sentimientos hacia ellos cuando los tienes.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal