De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Cuenta atrás

Por: | 05 de febrero de 2012

27012012883

Estoy en plena cuenta atrás. En unas pocas horas, me levantaré y me incorporaré al trabajo, dejando a mi pequeñina durante unas larguísimas ocho horas. Es mi tercera cuenta atrás, y aunque es cierto que no voy llorando por las esquinas, es inevitable tener un nudo en el estómago y sentir cierta indignación.

Elisa tiene exactamente seis meses y medio. No soy ni Carme Chacón ni Soraya Sáenz de Santamaría, no me espera un ministerio ni tengo que salvar España; tampoco soy autónoma, así que me he permitido el inmenso lujo de criar, cuidar, sufrir y mimar a todos mis bebés durante todo el tiempo reglamentario (baja maternal, lactancia, vacaciones y chupetines) y con Elisa, incluso, he añadido 20 días de excedencia. Pero aun a riesgo de que me lean mis jefes, la verdad es que no me apetece volver al trabajo todavía. Lo hago porque el plan de Eduardo de regalarme una excedencia de un par de años a través del Euromillones no ha funcionado, y ya somos familia numerosa... 

Como las otras dos veces, sigo preguntándome por qué se considera que mi bebé, que casi no se da la vuelta (es un poco vagueta), no se mantiene sentada sola sin ayuda, no habla, no tiene ni un diente y casi toma  exclusivamente de mi leche, ya es lo suficientemente madura como pasar tanto tiempo sin mí. En fin...

 

Hay 100 Comentarios

Yo alucino con estas cosas. A cualquiera que, por el motivo que sea, lleva un tiempo apartada del trabajo, le da cierta rabia/pereza volver a incorporarse. ¿Por qué una mujer que ha tenido un hijo cree que su caso es especial y va a ser interesantísimo publicarlo?

Que yo sepa tener hijos no es una obligación, si se tienen se tienen sabiendo como esta el panorama y apechugando con ello.

A parte de los validos motivos emocionales tendriamos que referirnos a la literatura cientifica y diversos estudios hechos sobre la importancia del cuidado materno durante los primeros tres años de vida del niño.
Hay evidencia cientifica clara y de sobra sobre los efectos negativos en el desarrollo fisico , emocional y mental del niño cuando se prescinde del cuidado materno en esta edad contrastado con todas las ventajas que trae el cuidado de la madre.
En realidad de lo que estamos hablando aqui es de informacion contra ignorancia. Las politicas de los paises mas avanzados tienen su base en la mejor informacion.

Animo!! A veces nos cuesta llevar este ritmo de vida moderno y creemos que nuestras abuelitas estando en casa se la pasaban tejiendo y mimando a sus niños, la realidad es que la vida antes tambien era dura a su estilo, y probablemente nuestras abuelitas (la mia con 6 hijos al menos) no tenían la misma madurez (eran madres muy jovenes) ni la misma dedicación a sus hijos que tienes tu ahora en las pocas horas q te quedan del dia.... antes se estaba en casa, pero poco de motivas a los bebes, hacerles ejercicios matutinos, cuidar su alimentación y su rutina... los nños crecían, lo hacían bien y punto.... Verás como tus niños crecerán fenomenales, con una madre tan preocupada!!! aún nos queda mucho por mejorar pero al menos tenemos las opciones que nuestras abuelas no tuvieron de elegir q queremos hacer, y unos maridos infinitamente mejores!!!!

Ah! y me dejaba la segunda cosa: tienes hijos? porque yo todavía no pero puedo entender perfectamente la tensión de la conciliación laboral-familiar, que sí, en este caso sí, recae exclusivamente sobre las mujeres (aunque cuando los hombres se jubilan disfrutan por igual de una fantástica familia que viene los domingos a comer, sin haber renunciado en nada a su vida laboral).

Jordán: a parte de tu tono (¿dónde está la educación?), te diría básicamente dos cosas y no como feminista ni como mujer sino como experta en política pública: la natalidad no es (solo) un capricho personal sino que forma parte de las necesidades de cualquier país y por ello son variadas las políticas de fomento de la natalidad. Éstas pueden ir desde los poco eficaces cheque-bebés a políticas más desarrolladas (sí, como siempre son los nórdicos quienes las impulsaron primero) como pueden ser la extensión al 1r año de vida del permiso de maternidad/paternidad (no es solo cuestión de mujeres), la mejora de la red de jardines de infancia...

Amigos:

El sistema español, si queremos, en un futuro próximo, acercarnos a los países de referencia en el mundo, está absolutamente superado. Evidentemente, es mejor que los pasados y, esto no está claro, puede llegar a retroceder..., pero desde luego, no es satisfactorio. Como tampoco lo son nuestros adolescentes, ni su formación, y menos su imposible incorporación laboral en el futuro. Todos estos temas están conectados, y no son menores: es su futuro, y el futuro de todos los que aspiramos a contar con un sustento en nuestra vejez. Por lo tanto, comentarios descalificadores o que simplemente contemplan mi situación, frente a la de otros, califican a sus escritores.

Gracias.

Pocoyó, yo no se guarderías frecuentas, pero en la de mi pueblo, son unas chicas adorables, los tratan con un mimo y un cariño alucinante y prueba de ello es que los niños van encantados.
Es lo único que me consuela de dejarlo para irme a trabajar.
http://www.recetariodesirena.com

El comentario anterior no se entiende porque no se ha publicado el que he escrito antes... decía que no entiendo a mucha gente que escribe aquí, cuánta mala leche y envidia, por favor... a ver si ahora solo van a poder tener hijos los ricos, y si no, a apechugar y a callar si tienes que dejar a tu hijo que casi no se puede levantar!! Jordan, cuidar a un hijo no es un capricho como tener una ipad, muchos estudios demuestran que el primer año de vida es fundamental para su desarrollo! Qué es eso de mambo? Si tan amargado estás con tu vida, céntrate en ella, y no vengas echando veneno! Pocoyó, a qué viene eso? MGM, repito, qué pasa, que solo pueden tener hijos los ricos o la gente a la que le da igual desprenderse de ellos? Y eso de ser autónoma.. ¿alguien te ha obligado a serlo, a escoger el trabajo que tienes? Pues igual que a ella a tener hijos... y si estás mal, que yo sepa, no es culpa suya! Por qué la cargas contra ella? Lucha para mejorar tus condiciones, y no te dediques a atacar a los demás! Además, lo que ella defiende (más tiempo de maternidad), también te iría bien a ti, y es algo que ya se aplica en países más desarrollados... Por favor, así va este país, lanzándonos a la yugular de los que se quejan o reivindican algo, con una envidia feroz y absurda hacia cualquiera que no lleve nuestra vida (o no quiera llevarla, o la lleve y a nosotros nos parezca que no).

Ah, añado al dulce Pocoyó a la lista.

A-l-u-c-i-n-a-n-t-e!!!, o sea, que por lo que leo entre líneas, a esta señora alguien le puso una pistola en la sien diciéndole: o te quedas preñada o aprieto (el gatillo se supone... el de la pistola). Y claro, el resultado fue una niña de la cual ahora le cuesta horrores desprenderse 8 horas cada día.... Yo también quiero mambo!!, o sea la versión masculina de poder tener los hijos que me de la gana, y simultáneamente una vida profesional activa, derecho a cuidar hasta los dos años de edad a cada uno de esos vástagos cobrando todo mi salario y sin perder mi puesto en tiempos de crisis... en fin. Hala, feministas y feministos (que hay muchos) ya pueden ponerme a parir (en sentido figurado esta vez), aprovechen que en estas páginas de los blogs no suele haber becario/a que censure comentarios con palabras soeces.

Por cierto, para Ana: es verdad, nadie nos obliga a ir a trabajar, pero hay quién no se puede permitir dejar de trabajar.... si quiere comer a final de mes, tan sencillo como eso.

Es cierto que nos queda mucho por aprender de otros paises europeos. Por daros una idea del sistema en En Francia: (del que me beneficio yo) con el primero, ademas de los 4 meses de baja, todas las trabajadoras tienen la posibilidad de coger 6 meses adicionales (llamdlo excedencia), con eso ya son 10. Las empresas estan obligadas a aceptar y "guardarte" el puesto de trabajo. Si no quieres excedencia, reduces tu jornada de trabajo como te venga en gana. Tenemos una ayuda para cubrir la falta de sueldo durante esos 6 meses, al rededor de 500 eur mensuales si dejas de trabajar. Con el segundo y tercer hijo hay todavia + ventajas economicas y derecho a excedencias + largas.
Si, esto es jauja, me digo muchas veces. Aunque también tengo que decir que salvo excepciones, todos pagamos unos impuestos anuales relativamente altos (el equivalente a un mes de sueldo como MINIMO)... y otras tantas retenciones.

Me da pena leer esta entrada y estos comentarios. Por dos razones. En primer lugar, porque me parece absurdo pedir ¿un mes más de baja de maternidad? ¿un año entero? ¿Trabajar desde casa? ¿Y quién se ocupa de los niños mientras estáis con un informe en el ordenador? A mi me sabe a poco todo. Me gustaría poder dedicarle mi vida a mis hijos, como hacía mi abuela. Y en segundo lugar. Nadie nos obliga a ir a trabajar. Nadie nos obliga a dejar a tus hijos con otras personas. Pero nadie nos obliga a ser infelices por pasar menos tiempo con tus hijos. Si lo que realmente quieres estar todo tu tiempo con tus tres hijos, no vayas a trabajar.

Mi comentario es, primero, de ánimo y cariño (soy madre de 2, seguramente en algún momento de 3, y trabajo, no sabes como te entiendo), y mi segundo es de crítica a quien critica, por favor, ¿cómo pueden algunos ser tan crueles MGM o Pocoyó? aparte de ignorantes...

La que parece que considera a sus hijos suficientemente maduros eres tú. Eres tú quién ha decidido que tu vida y la de ellos sea así, no ellos. Si tan "horrible" te parece tener que dejarlos en la guardería, no entiendo que hayas decidido ser madre TRES veces. Con un sóla experiencia "horribilis" habría sido bastante. No te sentirás tan indignada como dices. Las autónomas no tenemos ni tiempo de sentirnos indignadas ( 6 meses para cuidar de tu hijo, ¡qué lujo!). Tampoco se nos ocurre tener 3 hijos. Siéntete afortunada de los jefes que tienes, pero no les pongas a prueba, por si acaso.

Pues el padre sí q se ha perdido momentos irrepetibles. ¿para cuándo un permiso igualitario?

Si ves la parte positiva, vas a tener a tu chiquitina esperandote todas las tardes y te la vas a comer a besos para compensar los que no le has dado en todo el día. Los fines de semana van a ser tu oasis y vas a valorar mucho mas el tiempo que pasas con ella. Nuestra forma de vida quizá sea equivocada pero una hora jugando con nuestros hijos hace que parezca perfecta.

La verdad es que no podría entenderte mejor. Si bien lo pasé mal cuando a mi ya grandote ( tiene 5 años) le dejé con casi 6 meses en la guarde para trabajar, con mi enana la tuve que dejar con las 16 semanas justitas. No podré olvidar su cara de abandono al dejarla sus 8 horas, de su primer dia de colegio. No dejária de trabajar, pero ufff que duro se hace dejarles tan chiquititos. Algo tiene que cambiar, y creo que la fórmula del teletrabajo, podría ser una solución, pero claro estudiada.
Animo.

Cómo te entiendo! Yo, que tuve que dejar a mi hijo con solo 2 meses, sí, lo que oyen, en aquella época te obligaban a coger la baja partida aunque te encontraras genial! Aún me acuerdo y me pongo enferma; por si fuera poco, tampoco estaba contemplada la lactancia así que, quisiera el bebé o no, tenía q acostumbrarse al biberón. Qué horror! Qué tiempos! Qué maravilla esos países tan civilizados que te permiten estar con tu criatura los primeros años. En fin...

te entiendo. he pasado por las dos experiencias, la primera en Espa;a donde quien no se incorpora al menos a los seis meses? y en UK donde con la segunda donde las circunstancias me permitieron seguir en casa hasta ,..AHORA. Un abismo, las ni;as tienen ahora 5 y 3, y las dos estan sanas mentalmente. Pero la primera fue durante sus primeros tres a;os de vida a una guarderia donde la trataron fenomenal, de eso no tengo queja! pero ahora que he experimentado lo segundo me revelo a que las madres espa;olas no puedan disponer de mas alternativas, no hay derecho. Las 16 semanas son una ridiculez y la rigidez de las empresas para contemplar alternativas de trabajo desde casa o solamente tres d'ias en semana me parece un atraso. Te mando un abrazo muy fuerte y a luchar por que las cosas cambien

¿Qué quieres que te diga? Si yo tuviera que hacer eso no habría tenido hijos. Hasta en el mejor de los Kindergärten los tratan fatal. Tú misma.

Muchisimo animo, cuesta mucho y es duro (al menos a mi me costó) pero de momento no podemos hacer nada más. Un abrazo

Estoy en la misma situación!! mi peque tiene casi cinco meses y en menos de un mes me reincorporo al trabajo, también he apurado al máximo todas las licencias a mi alcance pero me parece insuficiente, se me saltan las lágrimas al pensar que al separarme de ella tantas horas me perderé momentos importantes de su desarrollo. No es justo.

Cecilia, animo!!! Como tu dices todo pasa y tu ya tienes experiencia, la peque estara mimada y supercuidada donde hayas decidido dejarla y su mami llegara con todas las ganas del mundo a recogerla y darla todo el cariño del mundo en el tiempo restante del dia.....Mucha fuerza mañana. Besitos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal