De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Repetid este mantra: "La fiebre es mi amiga"

Por: | 20 de abril de 2012

Kit fiebre
No soy capaz de recordar las veces que habré ido a Urgencias o al pediatra sin cita previa desde que soy madre. En mi ranking particular de causas, están fiebre, tos, mocos, picaduras y dermatitis. Pero últimamente, vamos menos, gracias a una mezcla de la famosa inmunización de los niños con la edad (sí, sí, hay esperanza: David, con cuatro años y medio, ya no tiene el moco siempre colgando ni la tos permanente de los tres primeros años), algo de experiencia, y algunas dosis de concienciación.

Con esta entrada, me gustaría iniciar una serie de "educación pediátrica", sobre algunos de los temas de consulta más habituales. Y es que una información correcta nos puede ahorrar a los padres angustia y desplazamientos innecesarios, y a los médicos tiempo, lo que no les vendrá nada mal, dado el colapso que ya hay en muchos centros sanitarios y la que se nos viene encima, con los recortes anunciados.

Empiezo con la fiebre, ya que es el motivo más habitual de consulta en pediatría, hasta en el 50% de los casos, según Jesús Martínez, pediatra y autor del blog El médico de mi hij@ y promotor del grupo de Facebook con el mismo nombre, del que ya he escrito en algunas ocasiones. En mi caso es verdad. Cada vez que uno de mis churumbeles se pone más calentito de lo normal, me tengo que repetir este mantra: "La fiebre es mi amiga. La fiebre es mi amiga. La fiebre es mi amiga". Normalmente, el mantra interior viene seguido de cruce de miradas con Eduardo, y la pregunta, por cualquiera de los dos: "¿Qué hacemos, vamos a que el pediatra le eche un vistazo?".

Y he de decir que estoy muy orgullosa porque últimamente he conseguido resistir varias veces el impulso de llegarme a Urgencias, y en su lugar, he hecho lo que aconsejan los médicos cuando no hay más síntomas que la fiebre: quedarme en casa y esperar a ver cómo evoluciona.

Normalmente, la evolución es que la fiebre se espacia cada vez más, y a los dos-tres días te das cuenta de que el niño está como una rosa, con mocos y tos, pero como una rosa. Y te has ahorrado una visita al pediatra, en una sala de espera llena de gérmenes, para que te digan "Es muy pronto, pero probablemente será un virus. Dalsy (ibuprofeno) o Apiretal (paracetamol) cada seis-ocho horas y mucho líquido, y vuelve si no se le quita en un par de días".

"La fiebre es la reacción que tiene nuestro organismo para defenderse de los ataques externos. Si el cuerpo sube la temperatura, el germen atacante está más incómodo, se reproduce menos", explica Jesús Martínez en palabras sencillas. Por tanto, insiste, es una aliada. De hecho, cuenta que "antes de que existieran los antibióticos, la mamá se quedaba más tranquila cuando subía la fiebre, porque sabía que el niño se iba a mejorar".

Sin embargo, dice Martínez, desde que se generalizó el uso de los termómetros, se ha extendido la fiebrefobia, una obsesión por que no suba la temperatura. E insiste en que lo que hay que tratar es el malestar que puede llevar aparejada la fiebre, pero no la temperatura en sí. "Hay que conseguir que el crío no esté llorón, irritable. Pero si está pegando saltos con 40º C, no hace falta bajar la fiebre. Ni despertar al niño cuando duerme" para darle el antitérmico.

A esta fiebrefobia han contribuido los propios médicos, admite Martínez: "Vas a Urgencias con un brazo roto y te preguntan si has tenido fiebre", bromea. "Yo les digo siempre lo mismo a los padres: la fiebre no me interesa. ¿Qué más le pasa al niño?".

Otra causa de la obsesión por bajar la fiebre es la sucesión de mitos en torno a la misma, como que produce meningitis o convulsiones o que te puede freír el cerebro (Amalia Arce, la mamá pediatra, también habla de este tema en su blog  y en la web del Hospital de Nens, en el que trabaja). "Es al revés. La meningitis te puede dar fiebre muy alta, de 40º o 41ºC, pero con muchos otros síntomas. Un niño puede estar muriéndose de meningitis con solo 37,5ºC", dice el pediatra, que asegura que tampoco se quema el cerebro. En cuanto a las convulsiones, explica que "aparecen por variaciones bruscas de la temperatura, es decir, porque sube muy rápidamente la fiebre o porque la bajamos muy rápidamente". En estos casos, aunque se pasan a los pocos minutos, "te llevas el gran susto porque el niño se pone morado y no respira, pero no puedes hacer nada, más que llevarlo al médico a que lo vean y te tranquilicen".

Martínez recuerda que los niños pequeños son menos eficaces para bajar la temperatura que los adultos, por lo que tienen muchas subidas de temperatura por ir sobreabrigados, al dormir la siesta... Y también porque les atacan con más frecuencia los "virus "cortos", que se curan solos en 24-48 horas. Por eso, ante una fiebre de corta evolución, como un par de horas, no sirve de nada ir al pediatra, "porque no se puede ver nada". "Quédate en casa, obsérvalo, y si lleva 24-48 horas y tiene otros síntomas, como mucha tos y mocos, o diarrea, consulta", recomienda. En cualquier caso, hay que acudir al médico cuando hay fiebre en estas circunstancias:

  • Si es menor de tres meses, hay que consultar con el pediatra cuando aparezca, puede haber una infección oculta, como las de orina.
  • Si se prolonga tres o cuatro días sin otro síntoma.
  • Si hay una gran irritabilidad, no para de llorar, tiene un comportamiento raro.
  • Si está absolutamente decaído, no se espabila, tiene un color raro, no come nada.
  • Si tiene dificultad respiratoria grave.

El pediatra advierte de que la obsesión por la fiebre lleva muchas veces a sobremedicar al niño, con el riesgo que esto supone. "Medio bote de Apiretal puede matar a un crío", expone. "Si empiezas a sumar lo que le das cada 3-4 horas en uno o dos días, es una bomba", opina, "unas dosis muy cerca de lo tóxico".  Aunque parezca una obviedad, Martínez recuerda que los medicamentos más habituales para bajar la fiebre en los niños, el ibuprofeno (Dalsy) y el paracetamol (Apiretal), "no son agua, tienen efectos secundarios". Por ejemplo, el paracetamol afecta al hígado y un exceso puede provocar una hepatitis tóxica, mientras que el ibuprofeno puede producir gastritis e incluso una hemorragia digestiva.

También, aunque muchos pediatras aún lo prescriban, recomienda no alternar ambos, ya que la evidencia científica no ha encontrado beneficios significativos en esa alternancia, y sí puede potenciar los efectos secundarios de ambos o aumentar el riesgo de error en la dosificación.

En resumen, la fiebre no es mala de por sí, al contrario, es un arma de nuestro cuerpo para controlar las infecciones. Así que cuando se presente, no hay que dar antitérmicos para bajarla a toda costa, sino sólo si causa malestar al niño. Ni hay que salir corriendo a Urgencias, sino ver la evolución y si hay otros síntomas. Repetid conmigo: "La fiebre es mi amiga. La fiebre es mi amiga. La fiebre es mi amiga".

Hay 41 Comentarios

La fiebre es mi amiga, ya he repetido el mantra ;)

Buen artículo, cito como complemento un sitio que te enseña a calcular la dosis de ibuprofeno Dalsy, el cual está indicado para los niños y que en algunos casos se usa para bajar la fiebre:
http://mundoasistencial.com/calculadora-online-para-calcular-dosis-de-ibuprofeno-dalsy-en-ninos/

Importante dar la dosis correcta y nunca automedicar, siempre seguir las indicaciones del doctor o pediatra, los niños tienen un cuerpo aún bastante frágil, el cual todavía se está formando y desarrolando.

La fiebre es mi amiga, pero si necesitamos bajarla porque es alta necesitamos saber la dosis de apiretal para bajarla:
http://www.dosisapiretal.com

mi nene convulsiona c_38 de temperatura asi q hay q ver cada caso en particular

A ver... todos los primerizos hemos ido alguna vez a urgencias porque el bebé se ponía enfermo en fin de semana y no teníamos ni idea de qué hacer. Es verdad que ahora sabemos que la mayoría de esas veces no hacía falta ir, pero ENTONCES NO LO SABÍAMOS y por eso nuestra actuación fue responsable.
Ahora que mis hijos son más mayores (6 y 7 años) es la experiencia la que te hace ver si hay algo fuera de lo normal para tener que ir a urgencias o no (y que hablan: lo de los bebés es muy desesperante porque solo lloran pero no pueden decirte qué les duele).
Esta tarde he estado a punto de ir a urgencias porque mi hija tenía 40.4 de fiebre a pesar de haber tomado un antitérmico. Al final no he he ido porque con paños fríos se la he bajado a 39.7, pero estaré pendiente porque si esta noche la fiebre se empeña en seguir superando los 40 a pesar del dalsy, iré a urgencias justo porque la fiebre es solo un síntoma, y mi experiencia me dice que una fiebre tan alta puede indicar que son necesarios antibióticos o esconder una neumonía.

para Sandra: en España los niños no mueren de fiebre. Si te fijas atentamente verás que en el texto hay frases resaltadas en rojo, eso son enlaces a artículos y comentarios hechos por médicos y enfermeras. Si ellos dicen "que la fiebre es tu amiga" tú te lo crees porque no sabes más que un médico. Y punto

Siempre que leo este tipo de comentarios sobre la fiebre, pienso que quien los escribe no ha sufrido "en plenas carnes" una convulsión febril. Yo sí, y os aseguro, que la sensación que da, es que tu hijo acaba de sufrir una muerte súbita. Sí, así, a bocajarro. A partir de ahí, he decidido que prefiero las dosis tóxicas de apiretal y dalsy, y no dejar de dormir con pesadillas durante una semana. Y esto, Cecilia, pensando que para el resto de casos, tienes razón. Aunque nadie sabe, hasta los cinco años, si a su hij@ le va a pasar.

Pues yo con dos niños de 8 y 6, aún soy primeriza con la fiebre. Mis hijos solo han llegado a 37.5 una vez cada uno (la una por un virus que luego le llenó el cuerpo de ronchas (exantema), y el otro por una intoxicación alimentaria en el cole, en el que andaban todos en el hospital con 40-41 de fiebre). Y ya no se si eso es bueno o malo.......porque muy normal no es. Lo que si es cierto que su pediatra es anti-medicamentos, y cuando eran pekeñines y les llevaba llenos de mocos, les auscultaba y su receta era: dale mucha agua y vuelve mañana. Nunca un mucolítico, ni un jarabe....... Y desde hace unos años ya ni moquean, vamos solo a las revisiones anuales. El dia que les suba la temperatura, ya me veis corriendo con la "L" en la espalda ;)

Hombre, ni tanto, ni tan poco. Una cosa es pecar de hipocondríacas y otra ser unas dejadas. Pero vamos, si esto se lo dices a una madre primeriza, lo más probable es que sea como oír llover. Y es normal, cuando los niños son tan pequeños, la única forma que tenemos de saber qué les pasa es mediante el llanto, y las evidencias físicas, si hacemos caso omiso a estas....mal vamos. Un termino medio, señores. De todos modos, son los miedos típicos que se tienen de embarazada y como mamá.

La verdad creo ue te has ido al otro extremo... decir que la fiebre es tu amiga??? por favor... conosco casos que por esperar a ver que pasa el bebe murio pro la fiebre elevada que tenía y si no crees busca en los periódicos de bolivia por que salio en las noticias...
Por otro lado hay que mantener la calma es verdad pero dejar que pase tiempo no lo considero, deberías tener más cuidado con lo que escribes y como dijo la enfermera en su comentarios cada bebe es diferente y considero que si el papá o la mamá creen por conveniente llevarlo al médico, pediatra o centro de salud es de cada quien hacerlo.

eRepublik. Juega al mejor simulador económico, político y militar, gratuito y por navegador web: http://tinyurl.com/8abxwsh

No entiendo por que dar ibuprofeno y paracetamol alternado ... "puede aumentar el riesgo de error en la dosificación"

ya, ya, yo espere un par de dias por eso de no ser histerica y mi bebe de 8 meses tenia neumonia...desde entonces en cuanto tenia fiebre algo alta la llevaba sin duda. En la farmacia me decian igual, no esperes, llevala en cuanto veas que algo no va bien. No hay que alarmarse, pero hay que llevar a los bebes a consulta siempre, sin duda.

La fiebre es un mecanismos de defensa universal contra todo tipo de infecciones (virus y bacterias). Combatir a un aliado es un contrasentido, máxime cuando se recurre a dar medicamentos que pueden ser tóxicos a corto plazo y con efectos indeseables a largo plazo. Hay que tratar la causa de la fiebre, no la fiebre en sí misma. Se debe tratar el dolor o el malestar que puede acompañar a un proceso febril con con analgésicos (lamentablemente también bajan la fiebre). En muchos casos, se trata la fiebre para tratar el miedo de los padres (ocultando temporalmente un síntoma se cree que todo va mejor), no para mejorar la salud del niño. Lo importante es lo que le pasa al niño, no al termómetro. Para saber más http://twitter.com/fiebreytos

He leído el post esta mañan y me ha hecho darle bastantes vueltas. Los comentarios son variados, tantos como padres/madres o niños. Y las opiniones , igual. Soy enfermera, y durante varios años lo fui en unas urgencias de un gran hospital público de Madrid.De ahí que me atreva a decir que cada niño es diferente, y que no todos los cuidadores reaccionan igual ante el mismo problema. No se debe generalizar ni dar recetas para todo el mundo, ya que cada caso es diferente. Tan malo es el el abusar de las visitas al médico o a urgencias como el dejar a ver qué pasa. Ante la duda, ante la más mínima duda, lo mejor es que el niño sea visto por un médico ya sea en el consultorio del centro de salud, o por urgencias si no hay otra opción. Reconozco que con el primer hijo se pasa peor ante estas situaciones y que con el segundo y demás ya se ven las cosas de otra manera. Pero no debemos olvidar que la mayor parte de los padres o abuelos o personal de guarderías no son sanitarios y ante la posibilidad de que un niño sufra lo mejor es acudir a alguien que pueda ayudar. Repito, no debemos generalizar ni dar recetas para todos. Cada niño es diferente y nosotros somos sus responsables. Pidamos ayuda cuando no sepamos bien qué hacer.

Los padres podemos ser de muchas maneras asustadizos, temerarios, responsables, menos responsables, correprisas, huevones, pero lo que más nos importa es nuestro hijo que está pasandolo mal. La fiebre tiene una importancia desmedida y a veces olvidamos todo lo que la rodea. Tiene fiebre, ya ¿y qué más? ese más es el importante. Tiene 40º y el niño está jugando y saltando, no habrá nada que hacer. Tiene 37,2 y esta derrotado sin fuerzas y no reacciona bien, pues sal corriendo porque el nene está grave.
La fiebre nos puede dar información pero no es el síntoma principal.
Acudir demasiado al médico tiene sus riesgos puedes llevarte un tratamiento que no necesitabas y que te recomienda solo por la presión. Jarabes mucoliticos, antitusivos y expectorantes no tienen niguna utilidad demostrada y se recomiendan y financian por la ss sin ton ni son, solo sirven para salir de la consulta con algo en la mano.

Una fiebre alta puede provocar convulsiones en los niños. En contra de lo que dice el articulo, esto no es un mito, sino un hecho medico ampliamente conocido. Intoducir en cualquier buscador "convulsiones febriles".

A celia:
Es que ese es el problema. Si tiene fiebre, y nada mas, lo lleves o no te van a decir que es gripe, porque no tiene otros síntomas. Los médicos no son House ni tienen una bola de cristal. Si tiene fiebre, lo mejor es esperar a que se le pase, salvo que tenga otros síntomas. Si a los dos días no le ha bajado, entonces es cuando puedes llevarlo y puede que le encuentren que es diabético. Llevarlo antes no sirve salvo para saturar el sistema y para que los niños se contagien en las salas de espera.

Pues yo no creo que se pueda generalizar. Cuando mi hijo era pequeño, de menos de 3 años, si tenia mas de 39 y no le bajaba yo le llevaba a urgencias, lo siento. Ahora esperamos unas 12 horas y vemos como evoluciona y lo llevamos al medico si no baja. Ningun medico me ha dicho hasta ahora que no hay que bajar la fiebre, todos te mandan un antitermico, entonces, que pasa? es que solo un par de ellos saben? Otras veces nos ha pasado que el crio estaba saltando y no le notabamos nada mas que un poco de tos. Menos mal que a los 3 dias ya nos cansamos de oirlo toser y fuimos al medico, y si, tenia una faringitis de caballo (eso si, sin fiebre!!) y el medico se extraño de que no hubieramos ido antes. Eso de no ir al medico a no ser que se este literalmente muriendo puede ser muy peligroso con un niño. Y los pediatras saben perfectamente que los padres somos muy asusticas, pero cuentan con ello y nos tranquilizan mucho.

Para aquéllos que habéis dicho que vuestros hijos tuvieron fiebre y resultó ser algo más o menos grave: la fiebre era el único síntoma? lo pregunto por aprender. Yo también soy fan del lema "la fiebre es nuestra amiga" porque siempre he pensado que la fiebre se acompaña de otros síntomas cuando hay algo importante pero no sé si estoy equivocada... Si hay otitis hay dolor de oídos, si hay intolerancia a algún alimento suele haber vómitos y/u otras reacciones, si convulsiona es por una subida rápida de la temperatura y ya hay convulsión, no? vamos... que Cecilia solo aborda la fiebre sin más síntomas, no?

A mi no me parece tan sencillo, yo lo lleve con fiebre y malestar y me dijeron que era una gripe, como a los dos dias seguia mal, pues lo volvi a llevar y seguia siendo gripe.Despues de una semana le ingresamos ,completamente dehidratado y con una glucemia de 580,tenia diabetes .Estuvo a punto de morir y tenia 3 añitos.Si tiene fiebre llevale al medico. Tu solo eres su madre y no tienes porque saber lo que le pasa,solo cuidarle cuando te digan lo que tiene y para eso estan los medicos

La fiebre es mi amiga y la calentura mi amante.

Amiga Sara Tarrés, trabajo en un centro privado. Obviamente cualquier doctor de la Teknon te va a decir que la lleves con fiebre... Verdad que te pasan la tarjeta de la mutua cada vez que entras por la puerta?

Totalmente de acuerdo!
parece que la fiebre es el ogro moderno cuando no es más que un recurso biológico contra infecciones.
En fin, de todas maneras, lo peligroso también son las dosis exageradas, os recomiendo una aplicación que os indica al instante la dosis por pesos de vuestro niños. es gratis y muy útil: http://itunes.apple.com/es/app/fiebre-ninos/id457274338?mt=8
tambien está para android. (y no me llevo comisión, sólo me parece que todo el mundo deberia saber la medida de lo que le echa a sus niños :-)

Este tema no es ninguna broma. Sobrecargar a los médicos con enfermedades menores o directamente inexistentes provoca ineficiencia y les predispone a no tomarnos en serio. Con mi hija pequeña fuimos 3 veces al pediatra en mes y medio porque estaba perdiendo peso (con 20 meses que tenia). Nos hacía siempre una exploración estándar y siempre el mismo diagnostico: "virus de guarderia, es normal en niños". Cuando al final decidimos ir a urgencias la ingresaron al mismo dia y pocos dias despues le encontraron intolerancia al gluten. Pienso que el pediatra no hizo bien su trabajo, pero también tenemos nosotros parte de culpa yendo al médico por cualquier tontería.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.