De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

No entremos al trapo

Por: | 11 de mayo de 2012

TimeDesde siempre, los medios de comunicación han tenido que luchar para destacar y llamar la atención sobre la competencia. Algunos con calidad, otros con originalidad, otros con rapidez, y otros con polémicas. Si desde siempre ha sucedido, ahora, con la crisis del papel y la hiperpresencia de Internet, se ha acentuado. Es lo que ha sucedido con la revista estadounidense Time, cuenta mi compañero David Alandete, que ha entrado en la guerra de las portadas polémicas para mantener sus ventas.

La portada de la polémica, en esta ocasión, presenta a una mujer joven, moderna y atractiva, Jamie Lynne Grumet, dando el pecho a su hijo de casi cuatro años. Y un titular-pregunta provocador: "¿Eres lo suficientemente madre?”. El reportaje que se vende dentro es un perfil del doctor Bill Sears, defensor de la crianza con apego (que defiende, entre otras cosas, la lactancia materna prolongada y el colecho), y con 40 libros publicados, algo así como el Carlos González estadounidense. Y hace la ya clásica contraposición entre este tipo de crianza -que el reportaje califica de "extrema"(¡!)-, con la actual madre trabajadora, que en teoría se ve esclavizada por una de maternidad tan exigente. Un debate que consigue, en todos los foros en los que se inicia, enfrentar a las madres que siguen distintas corrientes, porque toca algo muy visceral y que nos produce muchas inseguridades: si lo estamos haciendo bien, en definitiva, si somos buenas madres.

No entremos al trapo.

El titular, por lo comentado entre los compañeros de la redacción, consigue lo que quiere: provocar a todos. Un ejemplo: a Javier, que no ha vivido lactancias prolongadas, le parece que cuestiona a la madre que no ha querido o podido dar el pecho y la califica de "poco madre". A mí, que sin planteármelo con ningún objetivo temporal ni por seguir ninguna corriente, sino porque así ha ido sucediendo (mi Natalia, que hace unos días cumplió los tres años, todavía pide teta a veces), me parece que se burla de las madres que damos lactancia prolongada, que nos llama "demasiado madres", en el sentido de que sobreactuamos, y nos intenta presentar como bichos raros. En fin, lo que digo, consigue su objetivo, provocar a unos y a otros.

Así que no caigamos en la trampa, no entremos al trapo. No somos más ni menos madres por dar más o menos teta, compartir cama con un bebé o mandarlo a su cuarto desde el primer día. No es eso lo que define a una madre, ni a un padre, sino un millón de cosas más. No entremos en discusiones estériles y agotadoras sobre si es mejor o peor un tipo u otro de crianza. Lo haremos bien mientras criemos con amor y nos adaptemos a nuestro instinto, convicciones y modo de vida, y tomemos nuestras decisiones con información veraz.

Hay 37 Comentarios

a mi esa foto no me provoca ..no me siento aludida. le falta algo a esa foto...sentimientos...

Estoy de acuerdo en todo contigo Cecilia: la foto me parece demencial, con lo bonita y estetica que se puede hacer una foto sobre la lactancia prolongada. El titular, tres cuartos de lo mismo... para pasar pagina, vamos.
Un supersaludo

Ay, pues a mí me gusta mucho la portada. Es enorme. Y el artículo que vende, igual. Estoy encantada... y eso que no he entrado a ningún trapo ;)

Bien dicho!

Pienso que lo importante es q sea cual sea la opción elegida se haga desde el cariño, el amor y el deseo de hacerlo lo mejor posible y no tanto q sea teta o biberón, o cuna o colecho.

Yo he dado el pecho a mis hijos hasta que han querido (3 y 2 años respectivamente). Mi hermana les dio sólo hasta los 3 meses. Yo les llevé a su habitación con 1 año. Mi hermana con 6 meses. Nuestros hijos son maravillosos, ninguno está traumatizado, comen de todo, aprenden bien y se desarrollan normalmente. Les queremos con locura y nunca nos dejamos influir por lo que otros/as dijesen de la forma en que criábamos a nuestros hijos. Y sí, creo que somos buenas madres. La teta es sólo una fase más y, si me apuráis, ni siquiera la más importante.

Ahora que lo leo, he entrado al trapo. Me gusta tu Post. Un poco de sosiego.

Para entrar al trapo ved portadas ayer y hoy de La Razón...:-O

Muy bueno el post.

La hipotética polémica me recuerda a la surgida en relación con el artículo y foto sobre lactancia de El Mundo de hace tiempo.

Ayer lo vi...Me pareció efectivamente provocador. Ole , ole y ole por tu post de hoy. No sé si lo conseguiremos ( lo de no entrar al trapo).

Genial el post! Yo soy absolutamente prolactancia y comparto contigo el punto de vista de que la teta prolongada nos hace parecer bichos raros. Y no critico a quien no quiere/puede, yo tengo mi opinión y mi experiencia, que es fantástica pero no me gusta que se nos enfrente en un tema que genera tanta inseguridad, tanto desconcierto y tanta culpabilidad.
Gracias!!

Totalmente de acuerdo, no entremos en polémicas. Una de las mejores entradas q he leído por aquí.
Genial!

Me gusta el post. Me gusta mucho. Enhorabuena.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal