De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Libera a tu 'drama mamá' interior

Por: | 14 de mayo de 2012

LibroA veces, el correo trae buenas noticias. En este caso, en forma de libro. Resulta que La nena, la sufrida hija que recibe esos consejos tan tremendos del blog Cómo no ser una drama mamá, se llama Amaya Ascunce, y gracias al boom en Internet, ha conseguido publicarlos en un libro del mismo título (Planeta).

Amaya, a la que solo conocía de forma electro-epistolar y anónima (por su parte), me envió un ejemplar porque, como le enseñó su madre, "de bien nacido es ser agradecido", y dice que parte del subidón en tráfico de su blog fue debido a un enlace que le hice en un post hace más de un año. Un granito de arena en el éxito de una bitácora divertida, irónica, que nos devuelve a la niñez y nos hace reflexionar sobre la relación con nuestros padres y en qué tipo de padres nos hemos convertido. Muchas veces comprobamos, entre horrorizados y divertidos, que hacemos y decimos aquello que juramos no hacer ni decir, y que todos tenemos en nuestro interior una drama mamá o drama papá latente (dícese del progenitor exagerado, que trata de asustarte o que hace un mundo de todo).

En casa, mi padre era más aficionado a los drama-consejos que mi madre. "Abrígate" (este me lo sigue diciendo con 38 años), "no te acerques a la tele que no vas a poder tener hijos" (claramente equivocado, a la vista de mi fertilidad), "si lees así, te vas a quedar ciega" (soy la única de la familia que no usa gafas), "no puedes ir a la granja escuela porque hay lobos" (nunca lo pude comprobar; tampoco he visto animales de granja de cerca hasta hace poco), "ten cuidado a ver si te echan droga en la bebida" (con lo que me subía un solo martini, ni falta que hacía), son algunos de los que recuerdo. Mi madre era más de "ten cuidado que fulanita se ha quedado embarazada". Preocupación que comprendí el día que, hace años, nuestra perra se escapó en pleno celo.

Amaya AscunceAhora, como madre, compruebo que no soy de usar muchas expresiones de este tipo, pero sí tiendo a dramatizar o a enfadarme por nimiedades, sobre todo cuando estoy nerviosa o cansada. También me doy cuenta de lo útiles que son las drama-amenazas cuando no quieres agotarte ni discutir, pero, como mi mente me dice "no las uses", me quedo muchas veces sin argumento. Por ejemplo: "Natalia, ponte el pijama". Tralará, tralarararito. "Natalia, ponte ya el pijama". Tralará, tralarararito. "Natalia, ponte ya el pijama o...". Y aquí es donde me contengo para no continuar la frase. Así que Natalia sigue tralará, tralarararito... Y 15 minutos después, harta de esperar, le acabo poniendo yo el pijama. Creo que me ahorraría muchas luchas y enfados (por mi parte) si incorporara algunas de las frases de la madre de Amaya a mi repertorio. Al fin y al cabo, como dice ella, a pesar de todo, se ha convertido en "una persona estable, bastante normal".

Eduardo, sin embargo, usa los drama-consejos sin cortarse, aunque con un humor que no sé si captan ya los pequeños. Su versión empieza siempre: "Uy, pues yo tuve un amigo que...". Un amigo que hizo X (rellénese con la conducta de los churumbeles que tratamos de evitar) y que sufrió consecuencias que van desde la herida leve a la amputación de miembros o incluso la muerte.

Amaya no tiene niños, así que escribe desde el punto de vista no de madre, sino de hija. Cuando le pregunto si se nota vena de drama mamá, dice: "No lo soy con mis primos pequeños. En realidad, no me sé comportar mucho con los niños, les trato normal y se aburren conmigo. Solo consigo entretenerlos grabándoles vídeos con el móvil. Así que tampoco me veo en la necesidad de gritarles nada". 

Esta periodista de 33 años se queda con ganas de preguntarles a las drama mamás "cómo funciona el poder de adivinación ese que tienen, que te dicen se te va a caer, y se cae". Y a todas las que temen convertirse en drama mamás (o papás, que también hay muchos) les dice: "No pasa nada. ¡Son miles! Lo único es que estaría bien que no perdieran tanto esfuerzo y preocupación en cosas que no importan. Las drama mamás se preocupan por todo y eso debe de ser muy cansado. Hay cosas que no importan: llevar el pelo retirado, los pantalones bajos, comer vainas (siempre que se coman otras verduras)... Bastante duro debe de ser ser madre como para añadir esas preocupaciones". En eso estoy. Desdramatizando.

Hay 4 Comentarios

Cómo no ser una drama mamá en un entorno tan "hostil". Éstas son mis leyes de Murphy de la maternidad/paternidad, os resultan familiares?? http://bit.ly/JqeqTU

El blog es hilarante. Muy divertido. Y no sé ahora, pero desde luego las madres de antes compartían el factor dramático. Desde "ponte el abrigo que..." en pleno Agosto hasta los dramas-comida, dramas-baño y dramas-cole. Muchos y muy buenos recuerdos. En la página web podréis ver videos de futuras "drama-mamás" Un saludo a todos!

No sé si está en el libro, pero ninguna mejor que aquella que decía: "No me, no me, ... que te, que te..."

El blog de Amaya es una pasada, pero por desgracia ya le de puesto a ella muchas veces en los comentarios: con el tiempo te descubres diciendo muchas de las cosas que decia tu madre, es como un poltergeist... En Irlanda tenian un poster en una tienda que jugaba con la frase de Blancanieves: "Mirrow, mirrow on the wall... I am my mother after all!!!" ("Espejito, espejito... Si soy mi madre, despues de todo)
Un supersaludo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal