De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Querido ministro Wert...

Por: | 17 de octubre de 2012

Foto: Álvaro García
Querido ministro Wert:

Me presento, soy una de esas madres radicales extremistas y antisistema que mañana han decidido no llevar a sus hijos al colegio. Aunque usted piense que soy "contraria a la obligación que tienen los padres de procurar la mejor educación para sus hijos", es precisamente mi preocupación ante la caída en barrena del sistema educativo del que forman parte mis pequeños lo que me impulsa a secundar la huelga convocada por la peligrosísima confederación de padres CEAPA.

Antes de seguir, reconozco que soy una privilegiada porque puedo permitirme dejar a mis hijos con alguien en casa mientras trabajo. Muchos padres no tienen esa posibilidad, lo que, siguiendo el silogismo de su jefe, Rajoy, sobre la "mayoría silenciosa que no se manifiesta", significaría que todos los que lleven al colegio mañana a sus hijos están de acuerdo con los recortes -más de 5.000 millones de euros desde 2010- en un sector, el educativo, que debería estar especialmente protegido.

Pienso en familias de compañeros de David y Natalia en el colegio público de San Blas (Madrid) al que van, que no protestarán pese a haberse quedado sin becas de comedor o de libros. No se equivoque, señor Wert, no es que renuncien felizmente a ese importe en aras de un interés mayor, como es salvar a los bancos. Es que no pueden faltar a sus trabajos en la peluquería, la obra o limpiando casas. Puede que ni se hayan enterado de que se ha convocado una huelga. Pero todos se rascan el bolsillo para pagar los libros de texto, el dinero de la cooperativa para material escolar o las cada vez más escasas excursiones, que también son formativas. Puede que sea porque, después de todo, se preocupan por la educación de sus hijos.

Señor Wert, basta. Basta de tratarnos a los padres como a estúpidos con consejos como "reutilizar los libros" si no podemos pagarlos. Como si no se nos hubiera ocurrido. Como si siempre fuera posible. O con eufemismos como que "el número de alumnos por clase no aumenta, se flexibiliza". Entonces, ¿por qué no lo flexibilizamos, pero a la baja? Ah, que no pasa nada, que según los estudios de la OCDE, solo se pierde eficacia en grupos de más de 45 o 50 alumnos, o sea que tenemos todavía mucho margen de flexibilidad.

Basta de recortar en profesorado. Basta de segregar a los que se quedan rezagados. Basta de fomentar la desigualdad reduciendo becas y subiendo tasas. Si realmente le interesa mejorar la competitividad de las futuras generaciones y sacarnos del primer puesto en fracaso escolar en Europa, recuerde que los sistemas educativos más exitosos en el informe Pisa tienen en común la calidad y formación de sus profesores y la intervención temprana para que ningún niño se quede atrás.

Basta de buscar titulares y crear polémicas. Basta de desunir y provocar en vez de buscar consensos. Basta de utilizar la educación de nuestros hijos como instrumento para imponer su ideología. Haga su trabajo, procure que el sistema educativo sea el mejor posible para todos, hasta para los que le critican. No es su futuro, señor Wert, el que está en juego. Es el nuestro.

 

ACTUALIZACIÓN: Acabo de conocer y firmar la petición de la ONG Educación sin Fronteras, recogida en Lo que hay que Wert, para que los presupuestos destinados a Educación para 2013 vuelvan, como mínimo, a los niveles de 2011.

Hay 136 Comentarios

Muy bien expresado, gracias por darnos voz a quienes defendemos una escuela pública, laica y de calidad. Wert ha introducido el caos en la escuela pública como una forma de ir destruyéndola poco a poco. Cada día 50.000 alumnos se quedan sin clases al no enviarse sustitutos, los profesores que caen enfermos -como el resto de los funcionarios- se quedan sin el 50% de su sueldo los 3 primeros días de su enfermedad, las becas de comedor y libros ya no llegan a las clases más desfavorecidas, etc. El panorama es desolador y encima el ministro encargado de solucionar problemas llama radicales y extremistas a los que protestan. Pero como muchos otros, yo no me voy a quedar en casa como parte de esa mayoría silenciosa que el PP quiere manipular. Mañana jueves, en Madrid, como en el resto de España en muchos otros lugares, estaré en Neptuno a las 6:30 de la tarde, llueva o truene, para pedir la dimisión de este loco que tenemos de ministro.

Señor Wert usted no tiene verguenza ,ni se cree lo que dice solo quiere crear polemica.Señor Wert VAYASE........y deje de cargarse la educacion publica de este pais.

Gracias por esta carta. Ahora a ver si el destinatario va a responder, al menos para dar una muestra de pretender ser un buen servidor público y simplemente una persona educada.

Chapeau!

Gracias por el post!!! Gracias por poner en palabras lo que llevo pensando desde hace muchos días. Yo mañana llevaré a mi hijo al colegio público donde estudia porque la Federación de las AMPAS de Aragón no apoya la huelga aunque si la manifestación, y claro ser una "isla" en el cole tampoco lleva a nada.... pero me quedo con las ganas de que mi hijo vaya a la huelga para responder a ese ministro que me tacha de irresponsable y "mala madre" por no estar de acuerdo con su política educativa de recortes ... pero claro yo no llevo a mi hijo a un colegio segregacionista de cierta "asociación" católica y eso no me hace digna de su tolerancia.

Estupenda entrada. Me sumo 100%. Gracias!

Muy buen post! Los recortes en educación dejarán más pobre a nuestro país, no sólo hoy, también en los años y generaciones venideros. Un país número uno en fracaso escolar en Europa no puede sentirse orgulloso de recortar en educación, sino todo lo contrario!!!

Magnífico, me sumo sin quitar ni una coma. Gracias.

Los recortes en educación no sólo repercuten negativamente en las aulas, sino también en el conjunto de la sociedad y, lo que es posiblemente peor, en las generaciones futuras.
Por eso, os invitamos a sumaros a la campaña "¡Lo que hay que Wert!" (en www.loquehayquewert.org) para condenar los recortes y exigir al ministro una educación de calidad.

Con nuestro presente y futuro ya han jugado esta pandilla de impresentables, pero no voy a quedarme con los brazos cruzados para que también lo hagan con el de nuestros hijos. Si ponerme en huelga es ser antisistema y extremista de izquierda, pues sí, señor Wert lo soy.

Muy bien expresado. Para este señor todos vamos a acabar siendo extremistas, radicales, antisistema y si me apuras... golpistas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal