De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

La esclavitud del color rosa

Por: | 27 de diciembre de 2012

Uno de los vídeos que han causado furor en los últimos días es el de esta niña, Riley, y su diatriba contra las empresas y cómo engañan a los niños para que ya desde pequeños tengan claro que el rosa es para ellas y no para ellos:

 

Habla con tanta soltura y convicción que a mi por lo menos me parece un discurso puesto en su boca por un adulto. Pero estoy totalmente de acuerdo. Me fastidia pasar por la zona de muñecas de los grandes almacenes en época navideña y que de repente parezca que me he sumergido en un mundo rosa. Me fastidia que sin que jamás hayamos dicho algo parecido en casa, Natalia, de tres años y medio, clasifique los juguetes que ve en los anuncios en "esto es de niñas" y "esto es de niños" en función de si lleven o no rosa. ¿Siempre ha sido así? ¿De verdad es necesario para vender más?

Muñecas, carros, cocinas, escobas y aspiradoras, por ejemplo, son juguetes que gustan a los muy pequeños (hasta los dos o tres años), sean niños como niñas, antes de interiorizar el bombardeo cromático y temático de lo que es supuestamente correcto para cada sexo, en forma de publicidad, comentarios y regalos de familiares, o la propia ropa que llevan ellos o los compañeros de clase.

Entiendo que instintivamente, al crecer, a muchos niños les atraigan más juguetes de, por ejemplo, lucha, y a muchas niñas las muñecas (yo las tenía aparcadas en un armario y las sacaba una vez al año porque me sentía culpable de su abandono). Y que los fabricantes tengan un público objetivo para cada producto, al que va principalmente dirigido.

Pero probablemente muchos más varones jugarían también con bebés, carros y cocinas, alternándolos con coches o superhéroes, si no fueran tan marcadamente rosas, y si no les hubieran imbuido antes que el rosa es de niñas. Y muchas más niñas se saldrían del mundo-princesa de belleza y príncipe azul si no se las dirigiera tan descaradamente al rosa. ¿No queremos igualdad, que los hombres se impliquen en el cuidado de los niños y en las tareas del hogar, que las mujeres sean independientes y no solo amas de casa o la mujer de alguien? Empecemos desde el principio, por algo tan fácil de cambiar como los colores.

Caen en este pecado del sexismo cromático todo tipo de fabricantes, desde los clásicos de muñecas, donde la monotonía es tal que aburre, hasta empresas que hacen gala de sus juguetes educativos como Imaginarium (aquí podéis ver su set de plancha rosa y su aspiradora rosa). Por no hablar de todo lo que tenga que ver con princesas. La mayor decepción para mí ha sido la introducción por Lego, mi juguete favorito de la infancia, el que tenía idealizado, de la línea Friends, no rosa pero de un lila muy cercano que no deja lugar a dudas. Aunque según la Wikipedia (en inglés) no hace más que sustituir a una línea de orientación femenina, Lego Belville, que existia desde 1994, yo por lo menos no la había visto antes.

Que conste, no tengo nada en contra del rosa como color. Tengo prendas rosas. Mis niñas tienen prendas rosas. Mi niño y mi Eduardo tienen prendas rosas. Pero imaginad que todos los productos enfocados a las mujeres fueran de un único color. Qué agobio y aburrimiento. ¿Por qué sometemos entonces a las niñas a esa esclavitud?

¡Felices fiestas y que los Reyes Magos os traigan regalos de muchos colores!

 

Hay 41 Comentarios

Más que sexista creo que es mercantilista, ningún niño usaria la bici "rosa" de su hermana mayor, así que papi y mami comprarán otra idéntica "azul", ninguna niña jugará con el camión "azul" de su hermano y querrá el coche "rosa" de la Barbie, lo que suele llamarse "hacer caja" vamos, como siempre....

A mí me parece cuestión de gustos. De pequeña aborrecía el rosa todavía más que ahora y lo tenía todo de otros colores, nunca me obligaron a vestir de rosa ni a comprarme la versión rosa de cada juguete. Es cierto que los fabricantes se apuntan al rosa, pero será porque es lo que vende. A mí desde luego no me gustaba el rosa y no me compraban cosas de este color a no ser que yo pidiera ese juguete específico. Otra cosa son ciertos problemas que sí tuve por jugar con cosas "de niños", cosa que me parece mucho más grave que lo que ocurre con el color rosa, sobre todo sabiendo que tendría cuatro años y que las críticas venían sobre todo de adultos, como algunos profesores. Eso sí que es terrible. http://deletrasyotrosvicios.blogspot.com.es/

Papá Noel ha traído como regalo a mi hijo de 3 años una fantástica muñeca, para su carrito, heredado de una vecina que se lo regaló al ver lo mucho que le gustaba. Los Reyes Magos le van a traer la fantástica plancha, eso sí, todo es el tonos rosas, porque de otro color los juguetes no pueden ser.
Y a parte del color, a mí especialmente me chirría también, que la mayoría de los juguetes pertenecen a gamas de dibujos, es decir, si eres niña, viva el mundo hello kitty, y si eres niño, cars, spiderman.... ¿por qué un estuche no puede ser un simple estuche?

Si una niña se pone un traje de Spider-man (que es un personaje varón), tiene cosas que no son rosa o juega con juguetes que no son de los tradicionalmente orientados a niñas, hoy en día se acepta socialmente como normal.

Si un niño hace lo contrario, será rechazado socialmente, se dará por seguro que cuando sea mayor será gay, y sus padres correrán a consultar a un psiquiatra.

Y algo similar sucede luego en la edad adulta. Recuerdo que la cantante de Mecano cantaba canciones con letra para ser cantada por un hombre, ¿se aceptaría a un varón cantando una canción con letra para una mujer?

Y con esa estela llegamos a adultas, pudiendo disfrutar limpiando con Kalia Vanish, "confía en el rosa y adiós manchas". :-(

La verdad es que creo que esto tiene la importancia que se le de. Los juguetes, por definición, llevan embalajes llamativos. ¿Los de niñas son rosas? O, mejor dicho, ¿por qué damos por hecho que los rosas son de niña? Yo he comprado para mi hijastra de cuatro años un micrófono (caja blanca, fotografía de una niña cantando, micrófono blanco, azul y verde), un maletín de acuarelas (estampado multicolor) y un 'libro electrónico' infantil (juguete rosa, caja blanca). En ninguna parte pone que los dos primeros sean de niño porque no sean rosa, ni que el tercero esté destinado a niñas simplemente por serlo. Solo es rosa. Lo hemos hecho porque la conocemos, sabemos lo que le gusta y pensamos que son cosas que le van a encantar. Curiosamente, si en vez de niña fuera niño (con los mismos gustos) habríamos comprado exactamente lo mismo y exactamente del mismo color. ¿No estará todo en nuestra mente? Mi hijastra recibirá en casa de sus abuelos un disfraz de Rampunzel y el cuento a juego. Su prima, un disfraz del 'Spiderman negro' y la película, que la vuelve loca. ¿No seremos nosotros los sexistas y se lo aplicamos a todo?

@ Yolanda. Curiosamente, y por desgracia, ese cambio de colores ha ido aumentando a medida que se ha ido abriendo el mercado a productos de EEUU. Y no es coña ni intento de desviar la atención, pero aquí (vivo en Michigan desde hace 7 años) es realmente desagradable el nivel de uniformidad que se aplica: entras en una tienda de ropa para niños, y todo es azul en un lado y rosa o rojo con brillantina al otro. Tengo un hijo de dos años y medio, y ya es imposible comprar ropa en colores como rojo, verde, marrón, amarilo, o rosa, en cortes de niño (no hay pantalones sin "little princess" o chorradas por el estilo). Por eso, en los dos últimos viajes a España y Alemania, nos hemos traído una maleta vacía para comprarle ropa.

Por desgracia, nos quedamos en la anécdota. No nos damos cuenta de que el sexismo va mucho más allá del color del juguete de turno. Techo de cristal, suelo pegajoso. ¿Hasta cuándo, señores?

Cuando yo era pequeña (y no hace tanto) las bicis eran rojas, o verdes, o azules. Los patines, blancos. Los balones, blancos y negros. Vamos, que mi bici roja podía pasársela a mi primo. Luego llegó lo de no discriminar por sexo,y que los niños podían jugar con muñecas y las niñas con balones, y las bicis empezaron a ser de Hello Kitty rosa o de Spiderman azul. Cosas de la vida.

¿Imaginan que todo fuera fabricado en plástico, con bordes redondeados? ¿Imaginan que las tijeras no estuvieran afiladas? ¿Imaginan que todo fueran piezas grandes que no pueden tragarse? ¿Imaginan que todo funcionara a pilas y sin posibilidad de acercarnos a un peligroso enchufe? ¿Imaginan que nada estuviera estandarizado? Por favor, no hagan demagogia (sobretodo dirigido a la señorita que escribe el artículo). El rosa es un color llamativo, por costumbre o estandarización se utiliza para los juguetes de niña, así resultan más llamativos para los niños. No responde a ninguna razón sexista. ¿De verdad creen que los fabricantes de juguetes toman esas decisiones en pro de un mundo dividido y para oprimir a la mujer? No le busquemos la vuelta innecesaria. Pero claro, igual así no se venden periodicos o se justifican "pseudo-profesiones" como blogger.

Cuando a un niño le preguntas, por qué las niñas juegan con muñecos y los niños con coches. Y el responde porque es asi. Es que está socializado. Inmerso en esta patraña. Cada cual debe tener criterio. Mi hijo dice que su color favorito es el rojo, luego el rosa, el azul, .... todos los colores, porque son muy bonitos.

Da igual que color les vendan. Lo importante es hacerles entender que ellos tienen poder para elegir. Que tengan criterio.

Yo tambien, en su momento, le regalé un cochecito de bebé (muñeca) de color rosa porque el otro era de un color naranja chillón muy feo. jajaja.... Para gusto, hay demasiados colores.

Lo que sí me causó impresión fue cuando en el cole me dijeron que si mi hijo no tenía una cocinita en casa para jugar.... Porque le encantaba jugar a eso en el colegio. La verdad, no tenía porque no se me ocurrió nunca comprarselo.... Creo que también viene parte de la visión de los adultos que lo rodean y lo colman de cosas. No?

Hace no muchos días el Pais dedicaba un reportaje a la historia y la actualidad de la empresa Lego. Pues bien, aparecía mencionada una de las responsables del diseñod e la gama Friends. Sí, hablo en femenino, UNA, mujer, ingeniera (si mal no recuerdo) y Española. Y no es un caso aislado; demasiadas veces veo mujeres participando y alentando cantidad de costumbres sexistas y discriminadoras pero luego como hombre tengo que tragar que se nos eche la culpa de todo (y encima callarme que si protesto soy un machista). Poned en orden primero vuestras ideas y prioridades y luego salvad al mundo de sí mismo...

Este año mi sobrino de 2 años quería un carro de la limpieza y o me iba a los chinos donde curiosamente había de varios colores combinados o tenía que ser rosa si lo quería medianamente decente. Al final Papá Noel le ha traído un carrito muy molón rosa. Me quedé impactada de no encontrar uno unisex y eso que busqué.

Por eso la habitación de mi hija es azul, y con dibujos de animales y de duendes.Todo depende de los padres y del colegio al que vayan., pero la siguiente será del color que ella elija. Además juega más con su lobo y su burro de plástico que con sus muñecas.
De todas formas parte de la culpa es de las mujeres, como esa moda odiosa de dejar a las niñas pintarse las uñas desde pequeñas, o ponerles pendientes a las niñas, o vestirlas con vestidos que no las dejan moverse bien.

Lo curioso de todo esto es que antaño el rosa se consideraba un color varonil. Parece ser que todo cambió a mediados del siglo pasado y ahí seguimos. Gracias por estos artículos, a ver si entre todos nos deshacemos de una vez de todo tipo de discriminación.

Completamente de acuerdo. Es lamentable el sexismo cromático que se les impone a los niños desde la cuna, y sobre todo a las niñas. SI es que casi hasta resulta imposible comprarles ropa interior que no sea de princesas o de superhéroes. ¿hay algo que podamos hacer para combatirlo o no nos queda más que rendirnos? porque las niñas demandan incansables sus princesas....

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal