De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Pequeños cambios que nadie te cuenta antes de tener niños

Por: | 28 de febrero de 2013

 

La foto
La mano que mece la cuna y se come los Aspitos. Con las uñas cortas, eso sí...

 

Antes de tener niños, tienes claro que cambiará tu vida. Lo de no dormir, viajar menos, o reducir el cine, cenas o conciertos te lo esperas. Pero hay algunos aspectos que nadie te cuenta y ni te imaginas, pequeños detalles que, cuando te paras a pensar, han colonizado tu día a día. Me dí cuenta de uno de ellos en una conversación con mi compañero de trabajo y padre relativamente reciente Fernando Navarro, autor del blog La ruta norteamericana, al que emplazo desde aquí a que nos escriba un post con recomendaciones musicales roqueras para niños.

No sé cómo, acabamos hablando de por qué no llevo las uñas pintadas. No sólo sin pintar, sino que las llevo cortadas al ras. Las madres con niños pequeños seguro que adivinaréis por qué. Si no, os lo cuento aquí abajo, junto con otras pequeñas cosas que, supongo, volverán a su ser cuando mi prole (5 años, casi 4 y 19 meses) crezca. He aquí mi lista:

1. No me dejo las uñas largas ni me las pinto. Lo primero, para no arañarles sin querer al cogerles, bañarles, jugar, sonarles los mocos, etc, etc. Lo segundo, cuando eran más bebés, para que no se intoxicaran (no sé los vuestros, pero mis polluelos, en la fase de dentición, se metían de todo en la boca, incluidos mis dedos; y si no, se los metía yo para tocarles las encías). Y ahora, porque no tengo tiempo ni ganas de convertirme en la manicura de tres retacos pidiendo "ahora a mí".

2. No llevo bisutería o joyas grandes. Parecido al punto 1, pero con un elemento de autodefensa: para que mis orejas no acaben con los agujeros más grandes que los túneles del Metro y para no hincar las rodillas más de la cuenta recogiendo perlitas de collares rotos.

3. No leo en el cuarto de baño. Ya sabemos que hay dos clases de personas en estos menesteres: las rápidas (cacafast) y las lentas (cacaslow). La intermedia la forman los cacaslow con niños pequeños, forzados a acelerar y a renunciar a esos minutos de lectura pausada en un ambiente estimulante. Y es que es muy difícil concentrarse cuando tu bebé de 0 a 18 meses insiste en acompañarte, o tus niños de tres a cinco años abren la puerta o llaman cada dos minutos. A veces echo el pestillo, pero me esperan a la salida como a Vincent Vega (John Travolta) en Pulp Fiction.

 

4. No llevo ropa interior bonita. Que sí, que dar el pecho es muy bonito, así estoy yo, con la teta fuera desde hace años. Pero ¿por qué los sujetadores de lactancia son tan feos? Ya no digo lencería sexy, pero podrían fabricar algo más allá de armazones de algodón con menos gracia que un hábito de monja.

5. No hay sexo a deshoras. Una aportación de mi compañera Clara Blanchar, que ya lo explicaba muy bien en este post: se acabaron los encuentros matutinos de los domingos. A lo que añado las siestas alegres, las tardes rumbosas, los aquí te pillo aquí te mato... Todo queda reducido al estilo ninja, que desarrollaremos algún otro día: a oscuras, rápido y silencioso.

6. No llamo el ascensor. ¿Suena absurdo? Pues tampoco le doy al interruptor de la luz del garaje. Cuando están los niños delante, ya se pelean bastante entre ellos por pulsar cualquier interruptor pulsable como para que entre yo a competir. De hecho, tenemos ya tal pánico que cuando estamos Eduardo y yo solos y hay que pulsar, nos miramos con aprensión, no vaya a ser que el otro se cabree porque alguien le dé antes al botón.

7. Charlo con otros adultos en modo piloto automático. Ejemplo:

- Yo: ¡Cuánto tiempo sin verte! ¿Qué tal estás?

- Amiga: Bien, bien. Pero estamos en un apartamento porque estamos haciendo obra en casa.

- Yo: Ah, sí, qué bien. ¡David, deja a tu hermana en paz! Me decías que obra...

- Amiga: Sí, estamos cerrando la terraza y...

- Yo: Ah, sí, la terraza. ¿Dónde está Elisa? ¡Natalia, devuélvele eso a tu hermano! ¿Terraza?

- Amiga: Sí, y cambiando el parquet.

- Yo: Ummm, parquet, espera un momento, que no sé dónde está Elisa...

- Yo: ¿Amiga? ¿Pero ya te vas? ¡Si no hemos terminado de charlar!

 

Su merienda de ayer, mi desayuno de hoy8. He vuelto a comer chuches. Los gusanitos y los aspitos (en la foto de arriba) son lo más sano y están buenísimos. Pero además, hay todo un mundo, que vuelve con fuerza en forma de regalitos de cumpleaños de los compañeros del cole: chupachups, palotes, pica pica, petazetas (sí, qué pasa, ¡si los usa hasta Ferran Adrià!). En realidad, soy una madre coraje que me sacrifico por mis hijos, para que no se pongan malos comiéndoselo todo.

9. Como sobras. Muchas. Da pena tirar comida. Y muchas veces, es lo más rápido y limpio. Por ejemplo, vas por la calle y el niño no quiere medio plátano. ¿Lo tiras? No, al buche. Estás comiendo fuera y solo se comen la mitad de los nuggets. ¿Lo desperdicias? No. Pues al buche. Cenas en casa, y se deja el último bocado de pescado. ¿Lo más rápido? Al buche. Así estoy, que parezco embarazada de un cuarto niño. La pervensión de este complejo de trituradora humana, que comparten otras madres, es cuando miras al niño fijamente y deseas que NO se termine el plato porque es algo que estás deseando comer.

10. Hago manualidades y disfraces. Como ya conté en este post, la maternidad ha despertado en mí un extraño afán creativo que no se corresponde exactamente con mis habilidades manuales. Pero se hace lo que se puede.

 

Aquí tenéis otros ejemplos, escritos a medias por Eva Quevedo y Accidentalmente en el desternillante blogdemadre.  

¿Qué otras pequeñas cosas hacéis o habéis dejado de hacer desde que tenéis hijos?

Hay 393 Comentarios

Falta un detalle, jamás he vuelto a tener la ropa limpia al cien por cien, siempre hay algo pegajoso en algún lado, aunque me lo qcabe de poner, ahora cuando los veo venir y estoy por salir les digo " no te acerques - no me toques" jajajaja

Me he divertido mucho con todo lo comentado, me sentí identificada 100%. Algo que dejé de hacer fue andar en bici, hacía mandados y todasmis vueltas lo resolvía en bicicleta... hasta que cambié por un cochecito.
Saludos

Me ha encantado el articulo, pero no tanto muchos de los comentarios que han hecho varias personas. Yo respeto profundamente a las personas que no quieran tener hijos, cada uno es libre de hacer con su vida lo que quiera, de hecho tengo amigas que no los quieren y no por eso ni su vida ni la mia con 2 niños es mejor, sino simplemente diferente.Lo que no soporto es que si yo no trato de convencer a nadie de que los tenga, por que nadie tiene que criticarme a mi el que yo haya querido tenerlos? Respetemos la eleccion de cada uno y listo.
Creo que este articulo solo pretende dar un enfoque divertido a cosas del dia a dia que cambian cuando tienes hijos, y seguro que todos los que tenemos niños estamos de acuerdo con al menos uno de esos puntos porque es cierto que tus habitos cambian, pero tambien hay multitud de satisfacciones que hacen que esos cambios no te importen lo mas minimo. Yo no cambio mi vida de antes por mi vida de ahora con dos niños uno de tres años y otro de 8 meses y eso que traerlos al mundo me ha supuesto una serie de complicaciones en mi salud bastante serias, pero si volviera a atras haria lo mismo. Porque lo mas importante para mi a dia de hoy son ellos y mi marido con el que afortunadamente aun sigo teniendo una vida de pareja perfectamente normal.

El sentido del humor es el mejor antídoto contra los dramas cotidianos, y estos son como las brujas, que los hay, los hay. Gracias por hacerme reir. A los españoles nos hace falta un poco menos de "Aquí no hay quien viva" y un poco mas de este humor inteligente al estilo Buenafuente que ha desaparecido de la TV.

Jajaja que divierto, desde luego hay que tenerlo en cuenta, sigueme en http://www.mexicomola.com/

Por suerte no había nadie cerca... Qué manera de reír!!!!

Creo qeu se debería filtrar un poco mas los comentarios de la gente. Hay mucho gañan por ahí.

Me he reido mucho. Gracias por la entrada. Da gusto el sentido del humor.

¡Apoyo a Ana Krups! Los "serios" pueden encerrarse en su casa y no padecer a los que amos el ruido, el tiradero, las manchas de dulce y las carcajadas.

¡¡Cómo me he reído!! Parezco la loca de la oficina con mis carcajadas ¡muchas gracias! Disfruté mucho lo que aquí escribieron. Mi esposo es un hombre muy participativo en la crianza de los hijos y la limpieza del hogar y cada punto aquí descrito nos retrata a la perfección. ¡Felicidades!

Siberian, creo que te equivocas... a mí no me molestan los niños, quiero tener niños, también pienso que tenerlos es lo más maravilloso del mundo; y estoy encantada con mis padres por haberme tenido. Creo que opinamos lo mismo, aunque la rabia que transmites, hijo/a, es igual que los que echan pestes de los niños...

Una pregunta... con estos tres últimos comentarios (y con muchos anteriores), qué queréis conseguir? Quiero decir, ¿cuál es vuestro objetivo? El objetivo del post era sacar una sonrisa. Cuando alguien expresa una opinión, lo bueno es que lo haga para aprender de otras personas y compartir puntos de vista de una forma sana y cordial (de eso se aprende mucho). Pero vosotros no parece que queráis conocer otros puntos de vista para enriqueceros, así que, repito... ¿cuál es vuestro objetivo? ¿Transmitir vuestro asco, vuestra amargura, la rabia que tenéis dentro? ¿Desahogaros? Y eso a la gente (y a la sociedad), ¿qué le aporta? Porque vamos, si solo pretendéis desahogaros también podéis hacerlo con un punching-ball, a solas...

Anakrups, pues te jodes y te quedas en casita y así ningún niño te molestará, es mas, no salgas nunca, por cierto aunque no te lo creas, tus padres también tuvieron al menos una hija/o (eres tu, por si no lo sabes) y seguro que también diste por cu..., pero como eso no cuenta, verdad? , por cierto ¿segura que tú no molestas a nadie en ningún momento del día? si es así piensa que a lo mejor sobras tu en esta sociedad y debes irte al monte para que ni te molesten ni molestes. Si algún día tienes un hijo/a, recuerda lo que has escrito, y al menos piensa para tus "adentros" pero que bocazas que llego a ser, cuando sea grande le diré a mi hijo lo que pensaba de tenerlo. Ser papá o mamá es lo más maravilloso del mundo, y con todo mis respetos a los que deciden no tenerlos pero respetan a quines si quieren.

Toda la razón Alex. Añado que difícilmente los hombres van a entrar en el terreno como piden muchas mujeres si entro en el artículo con ilusión y veo que se trata de experiencias de una mujer contada para mujeres, que si no me pinto las uñas, que si soy madre coraje ( no me importa ), que si yo y mi amiga, que si la maternidad ha despertado en mi... No me interesan personalmente tu vida, esperaba algo más general, experiencias de ambos sexos puesto que has empezado diciendo que hablaste con Fernando Navarro. Trabajo en educación y alucino al ver tanta feminista pidiendo implicación del género masculino y luego las reuniones de los infantes son con un 100% profesoras, educadoras etc.... se ponen a hablar de sus cosas y a criticar que no hay hombres ( yo me siento discriminado ) En una reunión hablaban todo el rato en femenino, al pedirles por favor que hiciesen gala de lo que predican me dijeron que los hombres llevamos muchos años imponiéndonos, y que ahora les tocaba a ellas, les espeté que a mi no me miren que tengo 33 tacos y soy inocente y que en todo caso la educación siempre ha sido de las mujeres, maldito el día en que dije eso!!!! Añadí que para que los padres vengan hace falta que vean hombres en las guarderías, escuelas de primaria, en las reuniones... a mi escuchar y hablar de vestiditos, del librito de Grey, de sexo en NY y tragarme rollos feministas no me anima a ir a las reuniones, las miradas fueron asesinas, imagina los padres. Con cupos obligatorios del 50 % hombres en estos puestos los niños de pequeños verán que el discurso de que la educación es cosa de 2 es verdad, lo demás es demagogia. Se les explica un cuento y luego giran la cabeza y solo ven mujeres, por lo que el cerebelo tiende a explotar ante las incongruencias. Lógicamente con estas intervenciones animadas a atraer hombres en la educación infantil me merezco el vacío, un padre si pone el pie por primera vez en la escuela si recibe consejos de un igual en el sexo no verá tan raro lo de ser hombre y educar, y luego nos tomamos unas cañas y nos reímos de Mouriño, pues nada, parece que mis ideas van mas en contra de los intereses de mis compañeras ( colegios de educadoras/es o ed especial o infantil en un 95% mujeres) les importa más la cartera y llenarse la boca de la libertad de la mujer ( la suya ) que el futuro de los niños y la educación compartida, y que encima tengo que aguantar a que me llamen machista. Pues nada, uno que tenía ganas se huele que tiene el finiquito cerca, pero la conciencia tranquila, ya no me creo nada. Agur

Pero es que podemos educar a nuestros hijos para cambiar esta sociedad, para cuidar de los recursos naturales, para vivir necesitando menos... Hay para todos en este planeta, pero comemos demasiado, y demasiada carne, y demasiadas polleces; consumimos demasiado, nos importan cosas superficiales en lugar de la vida, la naturaleza, los sentimientos... muchos odian la Navidad por "consumista", pero son los primeros que compran; a mí me encanta la Navidad (no soy creyente, pero para mí esa celebración no tiene por qué ser religiosa), y prácticamente no gasto. Los niños son vida, de nosotros (y de ellos) depende cómo enfocar esa vida, cómo cuidarla y mantenerla. Si todos tuviéramos niños y fuéramos más como niños, las cosas irían de otra forma. Y no nos amargaríamos tanto.

Sólo voy a decir una cosa: a los niños/as no hay que 'aguantarlos'. Son personas, igual que los fumadores, los deportistas, los juerguistas, los chillones, los moteros, los que ponen alta la música, los que te llaman a casa tarde...Simplemente espero educar a mi hijo para que el día de mañana no tenga que 'soportar' a nadie, sea libre dentro, sea capaz de recordar, de adulto, que él también fue niño. Amor a tutiplén para todos.

Se puede saber que hacen leiendo un blog que se llama "De mamas & de papas" gente que no quiere tener hijos, y solo sabe dejar comentarios en contra de ellos?

A veces alucino con el personal.

No tengo aún hijos, pero espero tenerlos algun día.

Recomiendo efusivamente los desternillantes artículos escritos por Félix Padrazo en este blog:
http://blog-demadre.com/blog-de-padre/

Jajaja, pero qué gente tan amargada que comenta en este post!! Sucidáos, hombre! Así no tendríais que soportar a los niños, ni a los perros, ni a los pájaros cantando, ni nada de nada!! Ay, por favor...
Sí, los cambios son brutales, pero merecen la pena! Le debemos a la vida alargarla, es lo que yo pienso: si alguien me dio la vida a mí, yo tengo el deber de generar más vida. Que es muy bonita, leches, y si a veces no lo es suele ser porque nosotros nos la complicamos con esos cerebros chungos que tenemos!!

Tengo ahora el baby boom de mis amigas, parece más una moda que un deseo, y creo que realmente nadie piensa la gran responsabilidad que es.. y con el tiempo te das cuenta que no la asumen. ¿Por qué los hombres siguen hablando de sus cosas y ellas de lo mismo, del embarazo, los pañales...hijos? Veo que como han renunciado a su vida y NO ME GUSTA ESE CAMBIO.

Estoy cansada que cuando decides NO tener hijos, te den argumentos para tenerlos amig@s que lo tienen.., y te tienes que callar porque si empiezas a darle tu argumentos les puedes herir... (Como que los niños son para ellos y no para los abuelos, menuda dependencia tanto de tiempo como de dinero!!)

ay, qué risa!!! Gracias por el artículo. No hay nada como el humor!! Voy a leer los enlaces que has puesto (el de blog de madre me da un error, pero lo busco).

Leyendo comentarios tan serios, creo que hay gente que no se da cuenta de que aunque se hablen de estas cosas en tono jocoso, los hijos llenan nuestro corazón y que no hay sensación igual. Que me puedo reir y quejar de todo esto y al mismo tiempo quererlos como a nada en el mundo y no cambiarlos por nada. (y por supuesto, no son obligatorios, cada uno elige si quiere o no tenerlos).

Gracias de nuevo!

Hola estoy muy poco de acuerdo con la mayoria de puntos que enumeras
Si le das chuches es porque quieres y por lo que dices las compras para ti
Segundo si tus hijos no te dejan hablar cuando te cruzas con alguien es que los tienes mal educados,los mips cuando hablan los mayores se callan y esperan a que terminemos de hablar
Si no te dejan ni ir al baño mas de lo mismo, y te lo digo yo que tengo cuatro hijos 7,5,4,y 9 meses

No sabía que es lo que había pasado en el año 1990 para que a partir de ese momento los chavales son tontos. Ahora sigo sin saberlo, pero entiendo eso de "todo se hereda" y "de tal palo, tal astilla".

Creo que debe haber análisis menos superficiales y más importantes, incluso en un medio de difusión masiva, sobre los cambios que experimenta tu vida cuando tienes hijos, la verdad, da un poco pena el artículo... alomejor resulta que yo no he tenido hijos antes por no dejar de pintarme las uñas... ...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal