De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Pequeños cambios que nadie te cuenta antes de tener niños

Por: | 28 de febrero de 2013

 

La foto
La mano que mece la cuna y se come los Aspitos. Con las uñas cortas, eso sí...

 

Antes de tener niños, tienes claro que cambiará tu vida. Lo de no dormir, viajar menos, o reducir el cine, cenas o conciertos te lo esperas. Pero hay algunos aspectos que nadie te cuenta y ni te imaginas, pequeños detalles que, cuando te paras a pensar, han colonizado tu día a día. Me dí cuenta de uno de ellos en una conversación con mi compañero de trabajo y padre relativamente reciente Fernando Navarro, autor del blog La ruta norteamericana, al que emplazo desde aquí a que nos escriba un post con recomendaciones musicales roqueras para niños.

No sé cómo, acabamos hablando de por qué no llevo las uñas pintadas. No sólo sin pintar, sino que las llevo cortadas al ras. Las madres con niños pequeños seguro que adivinaréis por qué. Si no, os lo cuento aquí abajo, junto con otras pequeñas cosas que, supongo, volverán a su ser cuando mi prole (5 años, casi 4 y 19 meses) crezca. He aquí mi lista:

1. No me dejo las uñas largas ni me las pinto. Lo primero, para no arañarles sin querer al cogerles, bañarles, jugar, sonarles los mocos, etc, etc. Lo segundo, cuando eran más bebés, para que no se intoxicaran (no sé los vuestros, pero mis polluelos, en la fase de dentición, se metían de todo en la boca, incluidos mis dedos; y si no, se los metía yo para tocarles las encías). Y ahora, porque no tengo tiempo ni ganas de convertirme en la manicura de tres retacos pidiendo "ahora a mí".

2. No llevo bisutería o joyas grandes. Parecido al punto 1, pero con un elemento de autodefensa: para que mis orejas no acaben con los agujeros más grandes que los túneles del Metro y para no hincar las rodillas más de la cuenta recogiendo perlitas de collares rotos.

3. No leo en el cuarto de baño. Ya sabemos que hay dos clases de personas en estos menesteres: las rápidas (cacafast) y las lentas (cacaslow). La intermedia la forman los cacaslow con niños pequeños, forzados a acelerar y a renunciar a esos minutos de lectura pausada en un ambiente estimulante. Y es que es muy difícil concentrarse cuando tu bebé de 0 a 18 meses insiste en acompañarte, o tus niños de tres a cinco años abren la puerta o llaman cada dos minutos. A veces echo el pestillo, pero me esperan a la salida como a Vincent Vega (John Travolta) en Pulp Fiction.

 

4. No llevo ropa interior bonita. Que sí, que dar el pecho es muy bonito, así estoy yo, con la teta fuera desde hace años. Pero ¿por qué los sujetadores de lactancia son tan feos? Ya no digo lencería sexy, pero podrían fabricar algo más allá de armazones de algodón con menos gracia que un hábito de monja.

5. No hay sexo a deshoras. Una aportación de mi compañera Clara Blanchar, que ya lo explicaba muy bien en este post: se acabaron los encuentros matutinos de los domingos. A lo que añado las siestas alegres, las tardes rumbosas, los aquí te pillo aquí te mato... Todo queda reducido al estilo ninja, que desarrollaremos algún otro día: a oscuras, rápido y silencioso.

6. No llamo el ascensor. ¿Suena absurdo? Pues tampoco le doy al interruptor de la luz del garaje. Cuando están los niños delante, ya se pelean bastante entre ellos por pulsar cualquier interruptor pulsable como para que entre yo a competir. De hecho, tenemos ya tal pánico que cuando estamos Eduardo y yo solos y hay que pulsar, nos miramos con aprensión, no vaya a ser que el otro se cabree porque alguien le dé antes al botón.

7. Charlo con otros adultos en modo piloto automático. Ejemplo:

- Yo: ¡Cuánto tiempo sin verte! ¿Qué tal estás?

- Amiga: Bien, bien. Pero estamos en un apartamento porque estamos haciendo obra en casa.

- Yo: Ah, sí, qué bien. ¡David, deja a tu hermana en paz! Me decías que obra...

- Amiga: Sí, estamos cerrando la terraza y...

- Yo: Ah, sí, la terraza. ¿Dónde está Elisa? ¡Natalia, devuélvele eso a tu hermano! ¿Terraza?

- Amiga: Sí, y cambiando el parquet.

- Yo: Ummm, parquet, espera un momento, que no sé dónde está Elisa...

- Yo: ¿Amiga? ¿Pero ya te vas? ¡Si no hemos terminado de charlar!

 

Su merienda de ayer, mi desayuno de hoy8. He vuelto a comer chuches. Los gusanitos y los aspitos (en la foto de arriba) son lo más sano y están buenísimos. Pero además, hay todo un mundo, que vuelve con fuerza en forma de regalitos de cumpleaños de los compañeros del cole: chupachups, palotes, pica pica, petazetas (sí, qué pasa, ¡si los usa hasta Ferran Adrià!). En realidad, soy una madre coraje que me sacrifico por mis hijos, para que no se pongan malos comiéndoselo todo.

9. Como sobras. Muchas. Da pena tirar comida. Y muchas veces, es lo más rápido y limpio. Por ejemplo, vas por la calle y el niño no quiere medio plátano. ¿Lo tiras? No, al buche. Estás comiendo fuera y solo se comen la mitad de los nuggets. ¿Lo desperdicias? No. Pues al buche. Cenas en casa, y se deja el último bocado de pescado. ¿Lo más rápido? Al buche. Así estoy, que parezco embarazada de un cuarto niño. La pervensión de este complejo de trituradora humana, que comparten otras madres, es cuando miras al niño fijamente y deseas que NO se termine el plato porque es algo que estás deseando comer.

10. Hago manualidades y disfraces. Como ya conté en este post, la maternidad ha despertado en mí un extraño afán creativo que no se corresponde exactamente con mis habilidades manuales. Pero se hace lo que se puede.

 

Aquí tenéis otros ejemplos, escritos a medias por Eva Quevedo y Accidentalmente en el desternillante blogdemadre.  

¿Qué otras pequeñas cosas hacéis o habéis dejado de hacer desde que tenéis hijos?

Hay 393 Comentarios

Muy buenas, queremos invitaros a nuestro blog donde hemos reunido las canciones de las series más famosas de la televisión para los más pequeños; Alf, Casimiro, Barrio Sésamo, Los Fraguel, Miliki, Bob Esponja y muchos más!
http://infantilesrecuerdos.blogspot.com.es/

Yo tengo panico a entrar al baño. En cuanto me ve me sigue para abrir el grifo, coger los cepillos de dientes, subirse a la taza para echarse colonia o buscar un pintalabios....pero mi verdadera lucha es con la sillita del coche.....no llego nunca a tiempo, anulo citas...se pone como una tabla y no hay manera....a veces consigo que se siente dandole una bolsa de patatas....

La maternidad/paternidad sobre todo la primera, son un acto de generosidad tan grande del que no somos conscientes hasta que no lo vivimos!

Es verdad!! Te cambia la vida. Pero ser padres, si deseas serlo, es algo que nadie debería perderse!! http://bit.ly/bobux10

100 % mi vida desde que nacieron mis hijos.
http://leirecookies.wordpress.com/

Me estaba riendo de tu post hasta que lei el comentario de Derfflinger...sin duda,una bestia....e ignorante, decir que los niños dan muy pocas satisfacciones...seguro que no los tiene....además de q se olvida que una vez fue uno, una lastima que vea de esa forma a los niños.. Son lo más BELLO y PURO que hay en el mundo, más allá del esfuerzo y la paciencia que se necesita para criarlos.
Orgullosa de ser madre!

Nosotros hemos llegado a echarnos la siesta en el garaje aprovechando que se habian dormido en el coche. No sé qué pensarán mis vecinos

No entiendo que lean este blog, gente sin hijos... pero que además quieran opinar... no lo entiendo.
Aparte de eso, buenísimo el texto, como siempre... al principio llevaba mal lo de la conversación en piloto automático pero al final te acostumbras a todo... añado a la lista lo de ver pelis y series infantiles, me las conozco todas, en cambio no tengo ni idea de las pelis que se habrán estrenado en estos años... reconozcamos que es una época única porque al final, cuando vas saliendo de esta porque los hijos crecen... hasta da penita...

Y qué me decis de cuando de repente tu inquieta hija de un año y medio se pone a jugar sola durante un rato, con las piezas de construcción, o con los muñecos. Y los padres petrificados en el sillón, sin atreverse a hacer movimientos no vaya a ser que la niña se desconcentre.... Yo a veces le digo al padre: "iba a levantarme a apagar el lavavajillas pero lo dejo para luego no vaya a ser que me vea, venga detrás mio y luego deje de jugar sola". Y el padre me responde: "sssssss", poniendose el dedo en los labios!!!!!!.

PERO, ¿TU HAS ESTADO ESPIANDOME, NO?. DESCRIBES MI VIDA AL 100%

Buenísimo el post!!! Coincido casi al 100%. He vuelto a comer chuches y soy yo el basurillas que todo se lo come!!!

Cómo la vida misma!! muy, muy bueno!!

www.castlebaby.es

Gente, hay que aprender a diferenciar entre articulos de un diario y lun blog. Los articulos tienen que ser objetivos y requieren de investigacion. Las entradas de un blog son puramente personales. Si el autor quiere escribir de cosas serias y hacer investigacion fantastico, igual que si quiere explicar que es lo mas divertido que le ha pasado esta manana, aunque sea ridiculo. Si lo quereis leer bien, y si no tambien. Un poco menos de ignorancia y un poco mas de alegria. Por cierto, solo leo este blog ocasionalmente y lo que leo me encanta, me hace reir :)

Hace tiempo hice un comentario. Era al principio de todo. Me había reido mucho con el artículo y me sentía identificada. Hoy he querido comprobar si cecilia Jan había escrito algo más, no es así, creo que se le han debido quitar las ganas por los comentarios de los últimos tiempos..... Como dice mi hija de 18 de meses cuando otro niño llora y ella no sabe por qué "¿qué pasó? (influencia clara del cantajuego del cocodrilo). Yo la digo : "nada, nada...tonterías, no se llora por tonterías, sólo por cosas importantes". Pues lo mismo, a los de los comentarios mal intencionados y cargados de mala baba: "¿qué pasó? ¿por qué te enfadas poque yo no vaya al baño sóla o me harte de comer aspitos???... Cada cuál que haga lo que quiera o pueda pero con respeto hacia los demás, sobre todo hacia los que encuentran en un blog como este un espacio para reirse y pasar un buen rato.

Gracias Cecilia, y vuelve a escribir!!!!!

Yo sigo leyendo en el baño, por supuesto, pero no tengo sexo ni a deshoras ni a horas normales...
-------------------------------------
http://www.menfoodspain.com

Toda la razón Aliena, eso del instinto de maternidad es una tontería. A mi tampoco me gustan los niños y sinceramente creo que tener hijos hoy por hoy es una locura. Y al hilo de lo anterior, muchas de las cosas que se dicen en http://www.nogare.net/confesion.php?id=21729 son completamente ciertas (en mi opinión, claro=. Y como tu has dicho, está muy mal visto decir que no te gustan los niños, me parece realmente algo super machista por parte de la sociedad.

Aliena, mira: en los paises nordicos, hombres y mujeres gañan diñero para tener hijos. Los gobiernos necessitan de crianzas. En África és lo contrário, hay muchas crianzas, mucha pobreza. En China hace más de 30 años, las parejas solo pueden tener 1 hijo. Entonces todo és relativo cuando hablamos de paises. Con el individuo tambien todo es relativo. Pienso que és un mistério: por que unos quieren y otros no quieren. Por que muchos reproduzcan en la adversidad. Por que en Noruega, con todo diñero muchas personas no quieren, por que en China muchas personas sueñan tener más que 1 hijo. No hay reglas. Usted serás mucho feliz sin hijos!

Sobre el comentario de Esperanza... estoy de acuerdo con algunas cosas pero ese trozo de "En el mundo tiene que haber de todo y los que estamos procreando perpetuamos la especie humana. Si todos decidiéramos no tener hijos, el mundo se acababa. " Pues... somos 7 mil millones de personas y aumentando cada segundo, créeme que no es necesario, en absoluto, que la gente siga procreando a este ritmo, de hecho, lo que nos va a matar es la sobrepoblación! Aunque ya se sabe que hay mucha gente loca con planes de acabar con una parte de la humanidad.
Por otra parte, no se acabaría el mundo si nos extinguiésemos, de hecho, creo que muchos animales y plantas lo agradecerían. Y qué más me da a mí que la humanidad siga existiendo unos siglos o milenios más si antes o después moriremos todos? Quiero decir que no somos tan importantes ni para el mundo ni para el universo. Somos completamente prescindibles.
En cuanto a que los niños todo el mundo elige libremente... francamente, me parece una verdad a medias porque siempre se nos muestra el tener familia como si fuera una parte de la vida "nacemos, crecemos, estudiamos, trabajamos, nos casamos, tenemos hijos, tenemos nietos, morimos" y ése es el camino! Ahora, en los tiempos que corren, creo que es más importante centrarnos en solucionar las cosas que están mal y van por el camino de empeorar antes que siquiera plantearnos el traer más gente al mundo, eso SÍ que es egoísta... dejar un mundo de mierda para que otros lo arreglen. Y sí, sé que mi forma de expresarme es un poco ruda, pero cuando las cosas están tan mal, no hay edulcorante que valga.
Creo que hoy en día sigue siendo muy mal visto decir que no te gustan los hijos o hablar mal de la paternidad. Siempre que he dicho que yo no creo que quiera hijos en un futuro, la gente me dice que ya cambiaré de opinión, luego hablan de la necesidad de la mujer de ser madre, del instinto de maternidad... y todo eso son milongas! De hecho, no existe ese supuesto instinto materno en el ser humano, casi todo lo que hacemos es aprendido (por no decir todo) y no es natural tampoco tal y como nos lo pintan.
La gente tiene que saber todos los contras de ser padre o madre, porque está claro que las cosas buenas se dicen demasiado y luego pasa que mucha gente tiene hijos y luego se arrepiente.

Me parece absurdo que entremos en si es mejor tener hijos o no, si te hace más cabrón o menos, cada uno cuenta la feria como le va y lo que me sirve a mi no le sirve a otro.
Soy madre de una niña de cinco años, y es mi vida, pero me costó cederle todo mi tiempo, acostumbrarme al cambio fué duro, la maternidad es un camino más de la vida con todas las cosas que te puedes encontrar en el, buenas y malas, de cada uno depende aprender lo que te ofrece como experiencia ese camino, igual, si eliges no tener hijos.

Me parece absolutamente genial el artículo, me ha encantado.
Es evidente qué sólo las que somos madre de niños de esa edad lo vamos a comprender
Yo me identifico con todo lo que cuentas y el caso de los botones de la luz y ascensor me parece genial

Estoy con el primer comentario, aunque me gustaría añadir algo más: me he encontrado con una actitud absolutamente soberbia y arrogante por parte de los padres hacia los que -por una razón u otra- hemos decidido no procrear. Recuerdo haber entrado a un restaurante cuya puerta estaba abierta, y una de las señoras de las mesas me ordenó cerrarla para sus criaturas, sin modales, sin un por favor (y menos un gracias) como si fuera mi deber mantener a sus niños calientes. Me cabreé tanto que, en un arrebato infantil, volví a dejarla abierta al salir.

También noto un especial desprecio hacia el colectivo "dinki", como si no supiéramos lo que es el sacrificio o fuéramos personas egoístas, algo que me repatea muchísimo: cada uno que se autorrealice como pueda.

Y por último, la condescendencia: parece que quien no tiene hijos no sabe nada de la vida, como si fuera un requisito indispensable. Obviamente habrá cosas que ignoraremos por la falta de experiencia, pero lo mismo se puede decir a los padres que no pueden dedicar más tiempo para otras cosas.

Un saludo

Esperanza, tu comentário és el mas inteligente, respetuozo, analítico y sensible de todos. Los niños son esperanza hasta para los que no tienen. Y el humor de la autora es un poderoso antidoto contra el dolor de todos los dias. Como en la cancion brasileña: "é a promessa de vida no seu coração"

El artículo me parece muy divertido.Refleja la realidad de muchos. Lo que me parece fuera de lugar son muchos de los comentarios que he leído. El tono de acritud, de crítica y de intolerancia es repulsivo.
No creo que tengamos que hacer división del mundo entre los que tienen hijos y los que no. Cada opinión es respetable y cada uno toma su decisión con respecto a sus circunstancias.
La falta de respeto que muchos de los comentarios tienen había los que hemos decidido ser padres me parece triste porque además os olvidáis de algo muy importante. En el mundo tiene que haber de todo y los que estamos procreando perpetuamos la especie humana. Si todos decidiéramos no tener hijos, el mundo se acababa. Así, que aunque solo sea por eso, hay que respetar un poco a la gente.
Y a la autora del articulo le digo que me he reído bastante y que siga escribiendo artículos tan divertidos. En todas las fases del crecimiento de los niños se hacen cosas diferentes. Y hay actividades que se retoman y otras que no, y no pasa nada. Cuando uno toma decisiones en la vida, son eso, decisiones y no sacrificios. Para muchos, tener hijos es una elección y muchos somos completamente felices con ello.
Animo a que antes de escribir la gente sea más respetuosa con los demás. No se es mejor ni peor por ser madre o no. Solo que el tipo de vida es diferente. Ni mejor ni peor. Cada uno encuentra el tipo de vida que le llena y lo intenta vivir lo mejor posible. Y sí estoy de acuerdo con que hay personas que no merecen tener hijos porque no los tratan bien.

jajajajjajajaja ¡Cuantas verdades en tan poco espacio! Lo compartimos! ¡TODO!
A nosotras nos pasa lo mismo y más de una vez hablamos también de ello en nuestro espacio, compartiendo estos cambios que aunque raros la mayoría, de hecho... ¡nos encanta vivirlos!
:)

No comenta nadie, tampoco, la tristeza infinita que tienen los que quieren tener hijos y no pueden. En este caso no es una opción elegida y he visto mucho sufrimiento por esta causa. Personas amargadas que no son capaces de relacionarse normalmente con los que tenemos hijos. Una verdadera pena.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal