De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Pequeños cambios que nadie te cuenta antes de tener niños

Por: | 28 de febrero de 2013

 

La foto
La mano que mece la cuna y se come los Aspitos. Con las uñas cortas, eso sí...

 

Antes de tener niños, tienes claro que cambiará tu vida. Lo de no dormir, viajar menos, o reducir el cine, cenas o conciertos te lo esperas. Pero hay algunos aspectos que nadie te cuenta y ni te imaginas, pequeños detalles que, cuando te paras a pensar, han colonizado tu día a día. Me dí cuenta de uno de ellos en una conversación con mi compañero de trabajo y padre relativamente reciente Fernando Navarro, autor del blog La ruta norteamericana, al que emplazo desde aquí a que nos escriba un post con recomendaciones musicales roqueras para niños.

No sé cómo, acabamos hablando de por qué no llevo las uñas pintadas. No sólo sin pintar, sino que las llevo cortadas al ras. Las madres con niños pequeños seguro que adivinaréis por qué. Si no, os lo cuento aquí abajo, junto con otras pequeñas cosas que, supongo, volverán a su ser cuando mi prole (5 años, casi 4 y 19 meses) crezca. He aquí mi lista:

1. No me dejo las uñas largas ni me las pinto. Lo primero, para no arañarles sin querer al cogerles, bañarles, jugar, sonarles los mocos, etc, etc. Lo segundo, cuando eran más bebés, para que no se intoxicaran (no sé los vuestros, pero mis polluelos, en la fase de dentición, se metían de todo en la boca, incluidos mis dedos; y si no, se los metía yo para tocarles las encías). Y ahora, porque no tengo tiempo ni ganas de convertirme en la manicura de tres retacos pidiendo "ahora a mí".

2. No llevo bisutería o joyas grandes. Parecido al punto 1, pero con un elemento de autodefensa: para que mis orejas no acaben con los agujeros más grandes que los túneles del Metro y para no hincar las rodillas más de la cuenta recogiendo perlitas de collares rotos.

3. No leo en el cuarto de baño. Ya sabemos que hay dos clases de personas en estos menesteres: las rápidas (cacafast) y las lentas (cacaslow). La intermedia la forman los cacaslow con niños pequeños, forzados a acelerar y a renunciar a esos minutos de lectura pausada en un ambiente estimulante. Y es que es muy difícil concentrarse cuando tu bebé de 0 a 18 meses insiste en acompañarte, o tus niños de tres a cinco años abren la puerta o llaman cada dos minutos. A veces echo el pestillo, pero me esperan a la salida como a Vincent Vega (John Travolta) en Pulp Fiction.

 

4. No llevo ropa interior bonita. Que sí, que dar el pecho es muy bonito, así estoy yo, con la teta fuera desde hace años. Pero ¿por qué los sujetadores de lactancia son tan feos? Ya no digo lencería sexy, pero podrían fabricar algo más allá de armazones de algodón con menos gracia que un hábito de monja.

5. No hay sexo a deshoras. Una aportación de mi compañera Clara Blanchar, que ya lo explicaba muy bien en este post: se acabaron los encuentros matutinos de los domingos. A lo que añado las siestas alegres, las tardes rumbosas, los aquí te pillo aquí te mato... Todo queda reducido al estilo ninja, que desarrollaremos algún otro día: a oscuras, rápido y silencioso.

6. No llamo el ascensor. ¿Suena absurdo? Pues tampoco le doy al interruptor de la luz del garaje. Cuando están los niños delante, ya se pelean bastante entre ellos por pulsar cualquier interruptor pulsable como para que entre yo a competir. De hecho, tenemos ya tal pánico que cuando estamos Eduardo y yo solos y hay que pulsar, nos miramos con aprensión, no vaya a ser que el otro se cabree porque alguien le dé antes al botón.

7. Charlo con otros adultos en modo piloto automático. Ejemplo:

- Yo: ¡Cuánto tiempo sin verte! ¿Qué tal estás?

- Amiga: Bien, bien. Pero estamos en un apartamento porque estamos haciendo obra en casa.

- Yo: Ah, sí, qué bien. ¡David, deja a tu hermana en paz! Me decías que obra...

- Amiga: Sí, estamos cerrando la terraza y...

- Yo: Ah, sí, la terraza. ¿Dónde está Elisa? ¡Natalia, devuélvele eso a tu hermano! ¿Terraza?

- Amiga: Sí, y cambiando el parquet.

- Yo: Ummm, parquet, espera un momento, que no sé dónde está Elisa...

- Yo: ¿Amiga? ¿Pero ya te vas? ¡Si no hemos terminado de charlar!

 

Su merienda de ayer, mi desayuno de hoy8. He vuelto a comer chuches. Los gusanitos y los aspitos (en la foto de arriba) son lo más sano y están buenísimos. Pero además, hay todo un mundo, que vuelve con fuerza en forma de regalitos de cumpleaños de los compañeros del cole: chupachups, palotes, pica pica, petazetas (sí, qué pasa, ¡si los usa hasta Ferran Adrià!). En realidad, soy una madre coraje que me sacrifico por mis hijos, para que no se pongan malos comiéndoselo todo.

9. Como sobras. Muchas. Da pena tirar comida. Y muchas veces, es lo más rápido y limpio. Por ejemplo, vas por la calle y el niño no quiere medio plátano. ¿Lo tiras? No, al buche. Estás comiendo fuera y solo se comen la mitad de los nuggets. ¿Lo desperdicias? No. Pues al buche. Cenas en casa, y se deja el último bocado de pescado. ¿Lo más rápido? Al buche. Así estoy, que parezco embarazada de un cuarto niño. La pervensión de este complejo de trituradora humana, que comparten otras madres, es cuando miras al niño fijamente y deseas que NO se termine el plato porque es algo que estás deseando comer.

10. Hago manualidades y disfraces. Como ya conté en este post, la maternidad ha despertado en mí un extraño afán creativo que no se corresponde exactamente con mis habilidades manuales. Pero se hace lo que se puede.

 

Aquí tenéis otros ejemplos, escritos a medias por Eva Quevedo y Accidentalmente en el desternillante blogdemadre.  

¿Qué otras pequeñas cosas hacéis o habéis dejado de hacer desde que tenéis hijos?

Hay 393 Comentarios

Pequeños cambios dice. Te cambia la vida por completo, vamos que todo lo que hacías tienes que dejar de hacerlo. Pero deciros que no tendré tiempo para mi, pero sí me quedará algo se lo entregaría a ellos sin dudarlo. Tu vida cambia pero e te llena el corazón de alegría y amor.
http://www.menfoodspain.com

Pequeños cambios dice. Te cambia la vida por completo, vamos que todo lo que hacías tienes que dejar de hacerlo. Pero deciros que no tendré tiempo para mi, pero sí me quedará algo se lo entregaría a ellos sin dudarlo.
Tu vida cambia pero e te llena el corazón de alegría y amor.
http://www.menfoodspain.com

Y el sentimiento de ser un cubo de basura con patas?
Mamá, donde tiro el papel del chupa chups?, al bolso, mamá no quiero este juguete, al bolso, mama donde pongo el pañuelo de mocos, al bolso....... Desde que tengo a mis enanos mis bolsos son un cajon desastre, lleno de caramelos, rotus, pañuelos, papeles, piedras........

Desde luego hay gente que no sabe ver las cosas con sentido del humor...Yo alucino con algunos comentarios.

Muy bueno el texto y muy divertido. Y totalmente identificada.. sobre todo con el sexo ninja jajaja.

Un saludo

vaya chorrada

¡Y qué decir de la decoración de casa!
Cuando nos instalamos en nuestra casa, la de revistas de decoración y tiempo en dejar el aspecto de nuestro hogar al gusto deseado, pero todo fue llegar el peque y la decoración a cambiado radicalmente. A quitar cualquier cosa susceptible de romperse o de ser peligrosa para el peque.
Ahora toda la casa está decorada al gusto de mi hijo, con sus juguetes perfectamente distribuidos y papeles pintados con rayas que son auténticas obras de arte y están dedicados a papá o mamá y algunos muebles han cambiado de ubicación y se han comprado otros nuevos que no pegan mucho pero que cumplen su función contenedora y organizadora.

Un saludo, muy bueno el artículo. :)

Ser madre o padre no te resta nada, te suma todo te da la vida te la llena es lo más maravilloso del mundo, me pregunto yo si tanto se queja la autora del texto porque ha tenido 3 hijos, yo tengo una y es lo mejor que me ha pasado en la vida además es un ejercicio excelente para dejar de un lado el ego, os animo a todas a que lo probeis de verdad vais a entender la vida mucho más y conocereis la verdadera felicidad y el verdadero amor, incondicional y eso comparado con pintarse o no las uñas fijate que comparación, vivan estos locos bajitos.

Un grupo de científicos de Harvard identifica el sexo como la principal causa de embarazo. http://cort.as/3KmM

Me he reido un rato leyendo el artículo. Soy madre de dos hijos y sólo un comentario. Casi todos repetimos tras tener el primer peque, ¿Porqué será? Cuándo eres madre/ padre os aseguro que ni te paras a pensar que no te has pintado las uñas o que no vas muy moma, las prioridades cambian completamente. Vives en un mundo completamente diferente. Lo importante es el bienestar de tus hijos, puro instinto, lo demás queda relegado a un segundo plano.

Las peliculas de acción han pasado a ser Las Aventuras de Dora la exploradora, Los animales mécanicos.......


¿Por que todo el mundo se empeña en catalogar el hecho de tener hijos como hacer un gran sacrificio, si es una decision personal? cada cual puede hacer lo que quiera, pero apechugando co la decision...y no tener hijos por tenerlos o por la gracia de Dios,..los niños no son cosas que se deban descuidar.. Para mi la autora ha ganado en todo...dejarse las uñas largas?,...bisuteria?...Vaya rollo!!....

Jajajajaja, es todo verdad....todo!!! pero hay que citar también cuando empiezan a hablar en "esperanto avanzado" y tú eres la única que les entiende....la gente flipa....la niña/o suelta una parrafada larguísima....la gente abre los ojos....¿Qué dice??? y tú le dices tranquilamente y sonriendo...dice que hoy en el colegio le han puesto un contento porque ha hecho caca y pis en el orinal.....- jajjajajajajajjajaja y te sientes GRANDE!!!

No he sido capaz de ponerme a leer los 280 COMENTARIOS¡¡¡ que preceden al mío. Hay parejas sin hijos que también acaban perdiendo el interés por el sexo, hay que buscarse la vida¡¡ y explicarles que sus padre snecesitan momentos de intimidad, sin llegar a bandonar a los hijos ante la tele, hay que aprovechar cuando están hipnotizados¡¡
Lo de dejar de usar lencería sexy otra tontería¡¡ ¿qué pasa se asustan los niños cuando te ven? Hombre nop hace falta ir de SADO MASO.
De noche cuando se quedan fritos durmiendo, como ya te has comido las sobras de tus hijos, ya no tienes que cenar, pues en lugar de estar tirado en el sofá te lo puedes montar con tu pareja en el baño (nso somso capaces de encerrarnos y no perder el tiempo, ah me olvidaba ¿no os duchais? pues nada a COMPARTIR DUCHA y algo más enjabonarse uno a otro...
CHUCHES, vamos es una disculpa para comerlas los papis tambiém, yo no suelo comprárselas ni a los niños, muy de vez en cuando.
COMER SOBRAS, yo ya entrené cunado nación mi hermano peque, le llevo 8 años y yo me comía las papillas que dejaba él, mi favorita "CEREALES CON MIEL"

¿Cosas que cambian al tener hijos? Por ejemplo, ¿quién quiere comer viendo las noticias y sentirse informado del mundo como si fuéramos parte de esta sociedad pudiendo pelearse por "quítale el tomate a los macarrones, papi, que no guta" con Dora la Exploradora de fondo?Ah, qué maravilloso es vivir sin saber quien es el testaferro de Bárcenas pero conociendo de memoria el nombre de todos los personajes de Doramon...

Pues yo soy papi y es lo mejor que me ha pasado nunca (un peque de 3 años y otro de 6 meses). Desde el momento de verlos nacer hasta las luchas simuladas de Pokemon! Y seguimos teniendo una relación genial con todos nuestros amigos!!! Sí, con la pareja también aunque como bien dice el blog, nada de deshoras!!! ;)

Estoy con Luis padre, GAME OVER total, bueno lo ideal es como estoy yo ahora, separado con custodia compartida, la mitad del tiempo eres padre que también tiene cosas buenas y maravillosas y la otra mitad eres ser humano adulto e independiente, que está pero que muy bien.
Las hormonas no son iguales para chicas que para chicos, I am afraid...

Tengo una hija de 23 meses y estoy embarazada de un niño. Tener a mi hija es la mayor satisfacción que he tenido nunca (muy de lejos está la universidad, los masters, el erasmus, las multinacionales, etc) y no es comparable con nada. Es el trabajo más estresante y a la vez más satisactorio que he hecho, cuidarla. No lo cambiaría por nada y eso que antes, era totalmente anti-baby. En cuanto a lo que se dice en el blog, estoy de acuerdo con casi todo. Está hecho con buen humor y con buenas intenciones, no se por qué la gente se mosquea tanto. Yo sigo pintándome las uñas y cuidándolas. Lo peor, lo de lado que te dan los amigos/as. Esto sí que no me lo esperaba. Pero también se aprende de eso, un rato. Me como las sobras del pescado que no quiere mi princesa y me parece estupendo no tirar la comida. Ser madre es un reto maravilloso y animo a todas, incluídas las que dicen que "ni de coña". No sabéis lo que os perdéis, en serio. Cuando mi niña me dice "tequeiyo" se me parte el alma.

Me encanto el post, lo que no puedo entender es como hay gente que ataca este tipo de posts y la opción de ser padre, por que una cosa clara es que ellos fueron hijos....luego alguien paso por lo que trata de fondo el post y si no fue asi realmente lo siento por ellos. Soy padre y tras muchas experiencias en mi vida, sin duda es el mayor reto diario al que enfrento y el que mas satisfaccion me da sin lugar a dudas

Que gracioso! todos los comentarios positivos son de mujeres, yo soy padre y os digo una cosa.... GAME OVER

No, Jam, todas esas cosas que dices son importantes y pueden marcar hitos en tu vida pero no se le compara a tener un hijo. He cambiado 3 veces de pais, he hecho muchos amigos en cada uno de ellos, he cambiado varias veces de trabajo, me case, y todo eso fue importante, pero siempre podia predecir mi dia, podia saber lo que iba a hacer, me levantaba/acostaba a la misma hora, controlaba mi vida. Desde que nacio mi hijo eso se acabo, tu vida deja de pertenecerte para ser un apendice suyo. Y no me quejo, somos muy felices haciendo colecho, viendo los vengadores, jugando a guerras, pero eso son las cosas que hacen que pierdas (parte) de tu vida (mi marido se durmio en los vengadores!!, y a mi las guerras ni fu ni fa!). Pero lo haces feliz, aunque a veces te quejes un poco y medio en broma, como aqui!!

En esta guerra entre los que quieren hijos y los que no que cada uno haga lo que quiera pero puedo llegar a comprender alguna critica de los que no tienen a los que tienen como los gritos en bares o que te den la chapa con lo que hace el niño pero todavia no entiendo que puede molestar el que no tiene hijos al que los tiene salvo que le tenga envidia , para concluir dire que yo la gente mas interesante que conozco en este mundo la mayoria no tienen hijos .

Papá anónimo, de acuerdo, aceptamos barco...

Me ha encantado Cecilia, refleja la realidad en el más puro humor!! Gracias por reirme de mi/nosotris mismos. (y) :-D

Leyendo los comentarios se me viene a la mente algo que nos dijo una compañera veterana del trabajo madre de 2 hijos ya mayores:"tener hijos es precioso pero es algo que sino tienes puedes no echar de menos". Yo no tengo hijos, no se si los tendré. El post me ha parecido divertido, me recuerda a mis amig@s p/madres con sus historias diarias...lo añoro? A veces, pero cuando empiezan a quejarse porque no duermen, no comen, no hacen caso,....se me pasa. Para ser padre/madre en la sociedad que vivimos hay que tener muchas ganas.
Ah! Y si he entrado a leer esto es porque el acceso es libre, no? Esta guerra de gente con hijos/sin hijos es absurda! Nosotros "aguantamos" niños maleducados, pero tambien hay adultos que parecen haberse comido un megáfono y te enteras de toda su conversación mientras cenas, se me ocurre.
También me gustaria aclarar a los que dicen ver abuelos solos en residencias u hospitales y enseguida deducen que es porque no tienen hijos . Yo he asistido a moribundos totalmente solos aún teniendo hijos, o rodeados de ellos pero desando que estiren la pata para heredar. No idealicemos que la vida no es en rosa.
Despues del rollo, el post es divertido, que creo que es el objetivo, no? Un saludo

Joooolin, Matesa, qué buen ejercicio de sacarle punta a todo, lo podrías hacer con cualquier opinión, ¿verdad? yo también lo practico. Sin embargo debo aquí reconocer que con más o menos gracia el autor/a describe una situación muy real: un nugget y medio, medio plátano mordido o escachado... yo creo que sí son sobras. La cuestión de todos estos puntos, es que además duran y duran... y desgastan y desgastan. Y así es como las tonterías se vuelven importantes: nunca te duchas a gusto, el WC es exprés siempre, las noches en cuatro fases siempre. Eso es lo que nadie cuenta, lo que pueden llegar a durar y lo desgastado que te quedas con las "tonterías" que tú criticas pero que ocurren sin cesar y condicionan tu vida. Y son cosas simples, pero no tonterías.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal