De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Cuando ni siquiera hay sexo ninja

Por: | 07 de marzo de 2013

Autor: NickHotel


Uno de esos pequeños cambios de los que nadie te avisa antes de tener hijos es, como contaba la semana pasada, que se acabó el sexo a deshoras. Salvo conjunciones astrales que implican movilización de abuelos, tíos, niñeras o viajes, los encuentros de pareja se limitan a esos momentos en los que los niños duermen, y muchas veces, estilo ninja: a oscuras, rápido y silencioso.

El tema ha dado mucho de sí esta última semana. Aparte de los comentarios que dejasteis en el post, ha originado un jocoso pero a la par sincero y esclarecedor debate en el grupo de Facebook El médico de mi hij@, del que ya os he hablado en otras ocasiones y que os vuelvo a recomendar. Más de 1.000 intervenciones, casi todas de madres, que muestran que la situación es mucho peor que el limitarse al sexo ninja.

Una de las participantes, Nerea, planteó, al grito de "¡somos mujeres, no muebles!", un reto al que os animo también: al menos dos "arrimes" a la semana. La sorpresa para mí fue ver cómo muchas madres lo consideraban inalcanzable, y relataban cómo el agotamiento, el estrés, las discusiones, los distintos horarios, habían minado su vida sexual tras la llegada de los hijos hasta el punto de no mantener relaciones en semanas o meses. Gema Rubio, doctora en Psicología y terapeuta de pareja en Sinews, me confirma que es más frecuente de lo que pensamos. Me responde a los testimonios recogidos del grupo de Facebook que le planteo, y da valiosos consejos, y en un lenguaje entendible, para salir de estas situaciones.

"La falta de libido es total y tengo que hacer esfuerzos para estar con mi chico. Le quiero mucho, tenemos una relación de más de 25 años y es el compañero que todas quisieran tener pero no tengo deseo sexual (...). Más que un cansancio físico hablamos de psicológico. Mi pareja se implica muchísimo con nuestros hijos y es un trozo de pan, lo que pasa es que con respecto al sexo parece que a él, o a los hombres en general, le afecta menos. Es decir, siempre está dispuesto y espera pacientemente a que yo le diga ven para dejarlo todo, como dice el bolero. Primero se resigna, luego pasa a la presión y por último se resiente se cabrea y es entonces cuando yo sé que tengo que ponerme las pilas. Pero entonces él se siente fatal, después del encuentro, porque me dice que si lo hago porque me presiona, por su satisfacción...es decir, se siente culpable. Total o me siento mal yo por no hacerlo o se siente mal él por hacerlo".

La psicóloga explica: "Este es un círculo muy común en el que caen las parejas, incluso antes de tener hijos. La necesidad sexual de uno es mayor a la del otro. El de mayor necesidad empieza pidiendo los encuentros y el de menor necesidad (generalmente con una respuesta sexual más influída por el cansancio, estrés, preocupaciones, etc...) empieza rehuyéndolos. Con el tiempo, el de mayor necesidad presiona y el de menor se resiste (lógico, el sexo es ejercicio físico y si se comienza sin ganas es como pedirte salir a correr a las once de la noche después de toda tu jornada, ¿hay ganas?). Con el tiempo y la reiteración de este patrón, el primero siente una necesidad mayor de sexo (no satisfecha) y el segundo una necesidad mayor de no sentirse presionado. El resultado es que las posturas están cada vez más distanciadas. Tras un tiempo sin pedir nada, suele llegar el enfrentamiento que puede concluir en encuentro sexual. ¿Qué han aprendido de esta experiencia? El primero que si no hay enfrentamiento no tengo sexo y el segundo que hasta que no hay enfrentamiento puedo posponerlo = CÍRCULO VICIOSO NEGATIVO".

Su recomendación:

Esto iría dirigido a conseguir despertar el deseo. Se pueden poner en marcha por separado o combinadas (siempre mejor):

  • Recurrir a cualquier cosa que nos levantaba la libido en el pasado o probar cosas nuevas que no sepamos si tienen ese efecto en nosotros (¡nos podemos sorprender!). Ejemplo: comprarnos determinada lencería, algún juguete erótico (hay tiendas de muy buen gusto exclusivamente para mujeres), lecturas eróticas, películas eróticas, películas pornográficas solos o acompañados… Lo ideal es comenzar la interacción sexual cuando ya hay deseo de tenerla (ahí no se siente cansancio). 
  • Empezar por acordar los momentos (aunque se viva artificial es mejor acordar entre los dos un momento que posponerlo indefinidamente). Si es necesario, dejar a los niños con los abuelos, en una ludoteca, etc... para esos momentos en los que van a estar juntos y en exclusiva el uno para el otro, con la idea de estar desnudos, piel con piel, acariciarse, besarse, probar una crema… sin tocarse genitales y sin la idea del coito (acordado también entre ambos). En una primera fase, los genitales y el coito están prohibidos (esto quita presión sobre todo a la mujer y la priva del efecto desexcitante que conlleva anticipar el "ejercicio físico"; además suele ser algo que ella echa de menos). Al final el hombre tendría que masturbarse él mismo si lo necesita. Con el tiempo, esta práctica hace que la mujer viva esta experiencia con relajación, FUNDAMENTAL para iniciar la respuesta sexual que comienza con el deseo, y que esté más receptiva a las caricias. Así irá recuperando el deseo, que hará que los encuentros terminen en estimular los genitales, coito o la práctica sexual que cada uno prefiera, que es la segunda fase (una vez se ha recuperado el deseo).
  • Recordad: la respuesta sexual depende de la activación de una parte del sistema nervioso responsable de la relajación. Si estamos nerviosos, estresados etc... está activada otra parte del sistema nervioso que inhibe la primera (no pueden estar activadas ambas, es decir, no podemos estar nerviosos y relajados a la vez). Son incompatibles, luego para una buena relación, tenemos que estar destensados.

 

 

 "Las edades de mis niñas son ocho recién cumplidos y la otra a punto de cumplir tres. Yo, 43 añazos. Lo de la libido baja me pasa desde el primer parto. Reconozco que desde que tuve a la primera no he vuelto a ser la misma, y lo peor es que no sé por qué. Al principio sequedad y dolor, pero la realidad es que es una bajada brutal de la libido. Mi marido lo lleva como puede. Al principio insistía, pero ahora ya no... Es cierto que con la primera, al cabo de los dos años y medio las cosas volvieron un poco a su cauce, y yo creo que piensa que ahora va a pasar lo mismo. De todas formas, el agotamiento es poco amigo del sexo. Pasar la tarde con las enanas y que tu marido no llegue a casa hasta las nueve de la noche a mí me deja completamente arrastrada. A la hora de la siesta impensable. La mayor nunca la durmió y mi santo y la pequeña son dos marmotas, así que complicado...". 

 

La psicóloga explica: "Efectivamente el agotamiento y el estrés no son amigos del sexo. Inhiben la respuesta sexual humana. Los pocos recursos energéticos hay que dirigirlos a otras funciones o actividades. Por otro lado, tras los embarazos y partos hay toda una alteración hormonal que influye en la necesidad sexual, a la que se suman los propios miedos de la mujer (“¿me hará daño?”) que anticipan el dolor y por ello, la contracción-tensión vaginal, lo que suele culminar en dolor de verdad. Ahí se puede comenzar otro CÍRCULO VICIOSO NEGATIVO perjudicial que termine en vaginismo: ante la idea de la penetración o el intento de penetrar el tercio exterior de la vagina se contrae de forma refleja. Con el tiempo, tras el parto se recupera el equilibrio hormonal (luego podemos recuperar la libido), pero si se ha desarrollado vaginismo, hay que tratarlo con un especialista (psicólogo)".

Su recomendación:

  • Primero cerciorarse de que el dolor o escozor no se deben a causas médicas (ir al ginecólogo).
  • Nunca mantener coito con dolor. ¡Nunca!
  • Utilizar lubricantes cuando cueste o sea molesta la penetración (si sabemos que no hay una causa médica).
  • Recordad: la respuesta sexual (deseo-excitación-meseta-orgasmo-resolución) depende de la activación de una parte del sistema nervioso que genera la relajación. Luego para una buena relación, tenemos que estar destensados (por eso el estrés inhibe el deseo y lubricación en la mujer y la erección en el hombre, los "gatillazos").

 

 

"Es una mezcla de todo: miedo después del parto a dos cosas, una, a ver si duele después de semejante salchucho, y dos, mira que si me quedo preñada... Después viene la montaña emocional de después de parir, ahora lloro, ahora estoy contenta, ahora no sé ni lo que quiero. Luego está el agotamiento, yo solo quería dormir... Cuando estás sin dormir, mal comida y sola todo el día con un bebe colgado de la teta, cuando viene el búfalo a tocarte la susodicha le dices que se toque el ... eso. Luego ya toca la vuelta al trabajo, en mi caso bastante estresante, más la casa, más un bebe de tres meses con lactancia exclusiva, más cansancio y solo quieres dormir.. es lo único en lo que piensas. A todo ello lo añado una cosa, yo no he discutido tanto con mi marido como desde que la niña empezó a moverse y a andar y tú más cansada aún, no sé si con razón o sin razón, pero vaya peloteras, como para tener el asunto para farolillos... Es una sensación de que tú tiras de todo, y aunque ayude, que lo hacía, pues eso, tú de mula torda tirando de todo, casa, niña, trabajo, comprar etc. Vamos que lo dejamos para los fines de semana, y algunos ni eso...".

 

La psicóloga explica: "Esta situación es una descripción muy veraz de la pura realidad. Lo que diríamos coloquialmente "el horno no está para bollos" o "no se puede estar al plato y a las tajadas". Nuestros recursos físicos y psíquicos son limitados y cuando hay poca energía, nuestro sabio organismo prioriza a donde dirigirlos. Por otro lado, como decíamos antes, si estamos cansados anticipamos el agotamiento de una relación sexual y eso nos "desmotivará" a tenerla y si además estamos estresados, el sistema nervioso implicado inhibirá la respuesta sexual (que empieza por el deseo). En este caso, se suma además una dosis de conflicto entre la pareja, que suele afectar emocionalmente más a las mujeres a la hora de querer ser tocadas, acariciadas y en definitiva tener una relación sexual con ellos (además la mujer tiene muchísimos más receptores en la piel que el hombre, lo que facilita que cuando nos enfadamos con alguien, no queramos que ese alguien nos toque). Alguna vez habremos oído aquello de que los preliminares de las mujeres son las 24 horas antes con ellos". 

Su recomendación:

  • Todas las tareas a llevar a cabo, priorizarlas y repartirlas de forma equilibrada entre ambos (sacrificar algo ambos: no tener todo hecho en el caso de ella y hacer más en el caso de él). Si ellos quieren un poco más de atención, tendrán que hacer algo para que ellas puedan dedicarles ese tiempo descansadas.
  • Solucionar negociando o pactando los conflictos antes de intentar tener una relación sexual. 
  • Reservar el/los momento/s de la semana para estar juntos. Lo mejor es hacerlo desde la idea de pasar un momento juntos sin la idea de que tiene que terminar en coito (como explicaba en otro punto anterior). Lo ideal es conseguir el deseo antes de iniciar el sexo (oral, vaginal...).

 

Por último, Gema Rubio nos hace un par de recomendaciones generales para todos:

  • Recordar que una relación sexual satisfactoria NO es aquella que culmina con coito, ni siquiera con orgasmo. Una relación sexual satisfactoria es aquella interacción en que ambos han disfrutado de estar junto al otro, han querido que el otro disfrute y no ha habido dolor ni deseo de que "el otro" termine.
  • Ante dudas o insatisfacción por parte de algún miembro de la pareja, acudir a la consulta con un especialista. Este nos puede resolver muchas dudas y desmontar mitos que boicotean nuestras relaciones, darnos algunos consejos para recuperar la salud de nuestra sexualidad o identificar un problema que sí es objeto de tratamiento.

 

Espero que estas recomendaciones os/nos sean útiles a todos. Y ahora, ¿os apuntáis a superar el reto de Nerea?

Hay 45 Comentarios

Os recomiendo q a los q no sabeis de donde viene este escrito os informeis primero, y segundo a los q ayudais tanto y aportais tanto en la pareja me gustaria saber la opinion de vuestra mujer. Si el articulo no os interesa para q lo leeis? Yo suelo leer lo q me interesa y me aporta algo

Que pesadito y que despectivo, allá te den majo

Cocinar con-ciencia, creo que ahí está la cuestión. Nosotras entendemos que para vosotros es muy importante peeero no tenemos ganas y vosotros entendeis cómo nos encontramos peeero pasan los días y los días... Nadie ha dicho aquí que las mujeres seamos las buenas y los hombres los malos. Es un problema de la pareja

Los mejores polvos de soltero. Las mejores pajas de casado.

Bueno, quizá algunos os sintáis ofendidos por el primer comentario que habla de 'presionar', pero de verdad que la realidad es esa si pasa el suficiente tiempo. Ya sólo con que el marido esté en la etapa de resignación desde el respeto hay un problema que habría que solucionar.

A mí me pasó lo contrario. Mi mujer cuando se recuperaba de cada parto (tuvo tres) me dejaba exhausto cada noche. Y así hasta que se dio el piro con otro.

A ver, tranquilidad ante todo, lo de búfalo no es por comparar al genero masculino con el reino animal, todos los comentarios vienen de una larga charla de mil comentarios, y ese adjetivo viene referido a las parejas que sufren el que su cónyuge ronque evocando el sonido de un búfalo, nada más, y como todo es en animus joncandi, y con ganas de chunga, de ahí el resultado, qeu nadie se ofendaaaaaaa

Para Alberto: me gustaría saber por qué empleas ese tono agresivo hacia el redactor o redactora del artículo. No encuentro el párrafo en el cual se mete con los hombres para sentirte tan ofendido. A mí, lo que se dice, no me parece machista ni retrógrado, de hecho, me parece que refleja muy bien la pura realidad y además, es un artículo estupendo que brinda mucha ayuda a las mujeres que, como a mí, nos ocurre que los niños, el trabajo y la casa ocupan el 100% de nuestro tiempo y energía. Quizá tú no lo entiendes porque eres un hombre, y como hombre, piensas y sientes de forma diferente a una mujer. Yo, como mujer y madre trabajadora con dos hijos, me siento bastante identificada con el problema del sexo, la falta de deseo y con el círculo vicioso que describe muy bien el/la redactor/a.

Muchísimas gracias por el artículo, me ha ayudado mucho saber que no soy la única mujer con ese problema. Ahora toca poner en práctica esos consejos... Un saludo.

Soy un chico de 38 y mi mujer tiene 50.Tenemos mellizos de 4 y me identifico con lo que dice Alberto en los primeros comentarios.Nos estais poniendo fatal,de animales para arriba(búfalos) y de esos no hay tantos,a ver elegido mejor chica.En nuestro caso yo ahora no trabajo y estoy hasta por la tarde con los niños y atendiendo a NUESTRA casa.
Pero antes cuando trabajaba tambien porque tenemos un proyecto en comun,nuestros hijos.
Mi mujer tiene un fisico privilegiado,no aparenta la edad que tiene y hace dos meses que no hacemos el amor.
NO LA PRESIONO porque la entiendo

Como bien dice M., aquí no se trata de un problema de machismo o feminismo, sino de un problema de pareja que por desgracia sufren muchas. El post está muy centrado en el testimonio de mujeres porque, como cuento, en el debate de Facebook de mil comentarios solo participaron tres hombres, y entraron más a animar y curiosear que a contar su experiencia. Pero las recomendaciones que da Gema Rubio, la psicóloga, se basan en su experiencia tratando a parejas, no solo a mujeres o a hombres. Me encantaría conocer a través de los comentarios cómo vivís los hombres estos problemas, pero si no los habéis sufrido, enhorabuena y a disfrutar!

Si, pero los hombres también tenemos nuestro corazoncito, joder, que no somos ni tan malos ni tan básicos. ¿Cómo crees que se siente un hombre cuando su pareja le da largas? ¿Y cundo pasan días y días y lo que para ti es primordial no parece tener importancia?

Me encanta!! plasma una REALIDAD. Los hombres no debéis sentiros ofendidos, puesto que ha plasmado una conversación larguísima en la que muchas mujeres hemos plasmado nuestros sentimientos. Han sido más de 1000 comentarios, casi todos de mujeres, así que no es una opinión sesgada, y por lo que leo a Cecilia, no es en absoluto machista ni feminista.
Venga hombre, no os enfadéis!!! ;)

Veo mucho despecho hacia los hombres en las entradas de esta periodista. Supura hembrismo por doquier. Yo sé de una que se llevó una cornamenta de alce y todavía no lo a digerido.

Que razón tienes en todo! Y si lo siento el 90% de los hombres son como los describes....

Yo es que la escusa de que "estoy muy cansada"..... Se trata de echar un polvo, no de hacer una mudanza o picar una zanja. A ver si os enterais de que esto son cuatro días, tres está lloviendo y hay que intentar disfrutar como se pueda. y el sexo sigue siendo gratis (todavía deja que Montoro descubra que lo puede gravar).

A mi me ha gustado mucho la entrada del blog. Creo que trata un tema real del que no se habla mucho.
No creo que se le deba dar una lectura feminista o machista.
Mi pareja y yo cuidamos al bebé al 50%, pero por motivos laborales, soy yo quien le va a buscar a la guardería y paso la tarde con él (intentando poner alguna lavadora y ordenar la casa mínimamente al mismo tiempo). Cuándo el papá llega más tarde a casa... la realidad es que yo estoy ya para pocos trotes, y siempre quedan mil cosas por hacer.
Además, me temo que solo nosotras les podemos dar de mamar... y sólo eso son muchas horas al día de dedicación.
No convirtais la discusión en un tema de género, sino en un problema que afrontan muchas, muchas parejas, y este blog afronta abiertamente.
Tal vez sería más constructivo si los hombres aportaran su experiencia y su punto de vista en los comentarios, y tal vez alguna sugerencia de cómo lo han solucionado.

Espero que sean pocas las madres que tengan esa vision machista de que la madre es la que carga con la crianza de los niños,si he dicho machista, porque esa vision es la de nuestros padres y abuelos ,la mujer es la que debe llevar el peso de la educacion y el marido a mirar
En cuanto al sexo ,menuda preocupacion,si no lo haces te mueres,y los hombres segun los comentarios somos animales sin sentimientos solo queremos sexo ,aunque nuestra pareja este mal queremos lo nuestro
Vergonzoso como nos poneis a los hombres
En que mundo vives

Yo no se porque este blog se llama mamas & papas si hablas solo para las mujeres ,como si en la epoca en que vivimos sea la madre la unica que hace un esfuerzo al criar el niño,
Yo no se que tipo de matrimonios y amigos conoces pero la mayoria de las parejas que yo conozco se reparten el trabajo al 50%
Dicho esto cambiale el nonbre al blog y pon para MAMAS yo cada vez que entro hablas de uñas(que trauma no llevarlas pintadas) ,momentos para la mujer ,y lo que sufris por no poderos pendientes y no sentiros femeninas ,vamos de risa ,eso es justo lo que nos preocupa a los padres

Que buena entrada, retrata la realidad de muchas parejas, el respeto, la paciencia, el cariño, y sobre todo el diálogo ayudan, y os digo que para el hombre la situación es también muy fastidiosa desde todos los puntos de vista, físico, emocional,....

Hoy en Cocinar con-Ciencia, un guiso de arroz del tipo "todo se come", muy bueno para los niños:

http://cocinarconciencia.blogspot.com.es/2013/03/guiso-de-cerdo-con-arroz.html

Saludos y buen jueves

Pues las tortugas tienen uno de los orgasmos más largos. Y él macho emite un sonido muy parecido al humano durante él coito. Curioso y cierto.
http://www.menfoodspain.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal