De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

¿Te quedarías embarazada en un nuevo trabajo?

Por: | 11 de marzo de 2013

Embarazada

Como anunciamos la semana pasada, arrancamos un consultorio semanal para que los propios lectores contestéis con vuestra opinión o experiencia a las dudas que nos planteéis. Empezamos con la duda de Chopinetta pianissimo, que todavía no es madre pero quiere serlo:

"Soy una chica de 29 que se prometió un día ser madre antes de los 30. Pero el tiempo pasa muy rápido y me he plantado en los 29 casi sin darme cuenta: carrera, máster, doctorado... Resulta que lo tengo todo para ser madre: una pareja que me quiere y que comparte el mismo sueño, una familia cercana, un sueldo digno (¡sí, soy afortunada en los tiempos que corren!), salud... Pero ahora viene la duda: acabo de cambiar de trabajo, y no creo que esté bien visto empezar un curro y quedarse preñada por todo lo que comporta de bajas, etcétera, al empresario. Es una empresa pequeñita y encima soy ingeniera, es decir, mujer en entorno de hombres, y eso tampoco ayuda. Así que mi ideal de ser madre antes de los 30 se complica por una regla laboral no escrita. ¿Qué experiencias similares conocéis? ¿Habéis tenido problemas en vuestro trabajo por ser mamás o papás en un momento laboral poco adecuado para vosotros o para vuestros jefes? ¿Lo habéis hablado abiertamente con ellos?"

Si queréis contestar a esta lectora, podéis hacerlo en los comentarios. Si queréis enviarnos alguna consulta, escribid a la dirección demamasdepapas[arroba]gmail.com

Hay 51 Comentarios

Probablemente el problema más grave de nuestra sociedad es que admitimos que sólo existimos para servir a las empresas privadas, y que estas sólo deben existir para su propio lucro. Que ellas no están al servicio de la sociedad. Esto es una creencia cultural, tan creencia como la ablación de clítoris. Ya es hora de abrir los ojos y cambiar de paradigma: las empresas que no existen para servir a la sociedad, no sólo son inútiles si no extremadamente perniciosas. Por ejemplo, destruyen la familia.

Yo me esperaría a quedarme embarazada cuando llevara un año en la empresa. Hay que entender a la mujer por querer ser madre, pero también hay que entender a la empresa que durante unos meses (en muchos casos rondando los 6, ya que muchas veces se cogen las bajas antes de dar a luz) va a "perder" a un empleado. En mi caso me cambié de empresa y retrasé la maternidad unos meses. Luego he tenido 2 hijos. Ahora que hace unos meses me he reincorporado estoy buscando de nuevo para progresar en otra empresa. Y aunque me gustaría se rmadre de nuevo sé que eso va a implicar retrasarlo un par de años. Tu tienes 29, aún eres joven. Además, te gustaría ser madre antes de los 30 pero en realidad sabes que esto no son matemáticas. Se que puede parecer crítico con las mujeres pero creo que también hay que comprometerse con la empresa. imagínate que tu tienes el hijo, después de mucho buscar encuentras a una persona´idónea para cuidar a tu hijo (porque no le quieres llevar a la guardería) y esa persona, a los 2 meses se queda embarazada. Estaría 8 meses cuidando a tu hijo y luego tendrías que buscar a otra persona que cubriera su baja por 4 meses. Con los cambios que eso supone para un bebé (que cuando volviera a cuidarle ya no la reconocería y tal vez tuviera mucho cariño a la nueva). ¿Qué opinas de esto?

Yo creo que esas reglas no escritas tenemos que cambiarlas nosotras mismas actuando. Mi caso es algo distinto porque soy funcionaria, pero en la función pública también las mujeres tardan mucho más en llegar a los puestos de responsabilidad que los hombres. Tengo muchas compañeras que al ir ascendiendo han ido retrasando su maternidad. Yo quería como tú ser madre antes de los 30, y a los 29 recién nombrada en un puesto de responsabilidad me quedé embarazada. Y año y poco después otra vez. Y sé que hay gente que me ha considerado mal por eso, pero no me da la gana aceptarlo. Para mi lo que hizo Soraya S Santamaría es el peor ejemplo a seguir, no se avanza renunciando a los derechos!!

Pues lo que me ocurió a mi resulta al menos algo extraordinario dentro de este mundo de locos que tenemos y teniendo en cuenta tal y como está el tema laboral: decido cambiar de empresa, me entrevistan en Febrero, en Marzo me entero de mi embarazo, y a los 3 días me llaman para decirme que he sido seleccionada. ¿Qué hice? Decidí decirles que estaba embarazada y que si su oferta seguía en pie: por lo que se ve les gustó mi gesto poque ya llevo dos años con ellos y tan contenta.
No tenía por qué haberlo hecho, lo sé, pero fue una decisión que tomé así que mi respuesta sería: sí, me quedaría embarazada en un nuevo trabajo. Si eres buena profesional a la empresa no le importará prescindir de ti furante cuatro meses que estarás de baja laboral.
Vamos, sigue siendo una decisión totalmente personal.
Suerte!

Yo estaba como tu más o menos a tu edad, también soy ingeniera, y te digo que ya tengo 38 años y llevo años intentando ser mamá sin conseguirlo, la biología por desgracia juega en nuestra contra... así que, según mi experiencia, lánzate, si te echan de ese trabajo, más adelante vendrá otro, pero cuando la fertilidad decrece, entonces ya es demasiado tarde a veces... eso sí, no digas nada en tu trabajo hasta que no se te note mucho, que una cosa es no dejar pasar tu edad fértil y otra ser tonta!!

Suerte!!

PD: Estas cosas solo pasan en nuestro país, donde ser madre parece el peor de los males, envidia de países como Australia donde un hijo es bienvenido y una madre, cuidada, empezando por su entorno laboral, donde no se les ocurre echarte por ese motivo.

Si ya has pasado el periodo de prueba quédate embarazada cuando tú y tu pareja lo decidais porque a veces pensamos que después de un tiempo será mejor para la empresa pero esto no tiene por qué ser así (puedes estar por ejemplo más metida en algún proyecto).

Piensa tambien que al final son sólo unos meses los que estás de baja y aunque es verdad que cuando te reincorpores tendrás que intentar conciliar tu vida laboral y personal creo que se puede hacer perfectamente.

@ Crudo, lo que hizo Soraya Sáenz de Santamaría es dar un malísimo ejemplo a las empresas. Si has tenido hijos sabrás que lo mejor para ellos sobre todo en las primeras semanas de vida es estar cerca de sus madres, sobre todo por el tema de la lactancia. Lo que hizo esta señora es ningunear el deber de una madre de estar con su hijo recien nacido. Respecto a la igualdad de derechos, por supuesto que los tenemos que tener, sobre todo en el tema del embarazo y baja maternal, si no protegemos a las madres que será de los hijos de este país, que ya de por sí tenemos una de las tasas de natalidad más bajas del mundo. Hay que mirar los paises desarrollados (bajas maternales mucho mas largas que n España y con garantía de que al volver te respeten tu puesto de trabajo) que les va bastante mejor que a España y es por algo.

La única solución para poder finalizar con todos estos miedos y estigmas hacia las mujeres en el mundo laboral, es que a los hombres se les apliquen las mismas medidas: pre y post natal obligatorio para ambos y responsabilidades compartidas a la hora de reducir jornadas o trabajar horas extras, etc.
Así a las empresas les da lo mismo contratar hombres o mujeres porque con ambos deben aplicar las mismas medidas.
En todo caso, el dificultar la compatibilidad entre mundo laboral y maternidad tiene que cambiar si no quieren tener una población cada vez más envejecida o que a la larga pase lo que está pasando en algunos países: las mujeres deciden simplemente no seguir desarrollándose profesionalmente y su participación en el mercado laboral es cada vez más reducida.

Mi situación era parecida a la tuya: ingeniera, en empresa familiar, 29 años,...

Ahora estoy embarazada, aunque de muy poquito. En mi caso mis jefes se han portado muy bien desde el primer momento. Realmente, como los meses que estás de baja no tienen que pagar sueldo, en mi caso hasta les ha venido bien (coincide además con meses de menos lío).

Al poco de quedarme embarazada empecé a leer, en base a unos primeros resultados que me dieron, sobre las posibilidades de que el niño venga con problemas (por ejemplo s. de down), que son proporcionales a la edad de la madre y aumenta a un ritmo vertiginoso a partir de los 30. Así que mi consejo: no lo dejes, tu salud durante el embarazo y jugar con unas probabilidades menores de tener un niño con problemas es lo primero.

Soy abogada, desde hace 4 meses trabajo en un despacho de tamaño mediano y la mayoría somos mujeres. En los últimos años ha habido varias bajas por maternidad y el jefe bromeaba diciendo que nada de embarazos hasta 2015. No era algo que me preocupase porque no tenía intención de quedarme embarazada tan pronto, pero a los pocos días de estar trabajando me quedé embarazada y cuando me enteré no sabía como decírselo a mi jefe... Hace un par de semanas se lo conté imaginándome lo peor pero reaccionó de maravilla, se alegró muchísimo por mi! Me dijo que la maternidad no tenía porque perjudicar mi vida profesional ya que son unos pocos meses de baja. Se dio cuenta de que tenía un poco de miedo en darle al noticia y me dijo que la vida profesional no estaba para limitar nuestra felicidad en la vida personal y que no podíamos tener una vida completamente subordinada a nuestro trabajo. Yo creo que la clave está en la organización, se puede ser una buena profesional y una buena madre!

En primer lugar darte la enhorabuena por tener la intención de cumplir tu deseo de ser madre en los tiempos que corren. Ese también era nuestro objetivo, y llevamos en ello casi 5 años, y aún no lo hemos conseguido. El comenzar a intentar, cuanto antes mejor, nunca se sabe cuando se consigue, yo tenía 35 años. Además, si tuvierais la mala suerte de necesitar ayuda, en Seguridad Social no te cubre el tratamiento llegados cerca de los 40 ¡nos consideran mayores! Llevo en el mismo trabajo mas de 19 años, mis jefes no me ponen impedimentos, pero si es cierto que mi sentido de la responsabilidad, a veces hace que te frenes. Desde aquí te animos a que sigas adelante, merecerá la pena, y aún no sabes cuando lo vas a conseguir.

Hay gente que se espera hasta los 35 por temas parecidos y luego resulta que pasan los años, se plantan en los 40 y, aunque lo han intentado, no han podido tener hijos. Eso es muy triste. Si la empresa no puede entender que quieras ejercer tu derecho a ser madre, aun recién contratada, no merece tu tiempo. Además, un embarazo no es ciencia exacta y te puede llevar un tiempo concebir, no crees?

También tengo una amiga que por casualidad se quedó embarazada las 2 veces que cambió de trabajo. Las respectivas empresas no pusieron NINGUN inconveniente. Es tu derecho.

En el caso de que, pongamos, tuvieras un accidente que te mantuviera 4 meses de baja, acaso la empresa no lo aceptaría?

Si el unico inconveniente es que has empezado un nuevo trabajo, yo me pondria a buscar el embarazo, ya que lo que en principio tiene que ir bien, nunca saber si te quedaras o tendras algun problemilla. Tienes que tener en cuenta que no nos quedamos a la primera, a si que desde que empieces a buscarlo hasta que te quedes puede pasar algun tiempo, si tienes suerte menos de seis meses, si no, como fue mi caso, tardamos año y medio.

Resulta terrible leer estos comentarios y el sentimiento de culpa que desprendemos por nuestra decisión de tener hijos. Hablar de baja rentabilidad derivada de achaques motivados por el embarazo me parece injusto. Pedir perdón por querer tener un hijo antes de los treinta o de los cuarenta es terrible. Ese hijo es un ejercicio de responsabilidad social y de ciudadanía, además de un recurso humano que garantizará la pensión de jubilación de quienes ahora están en activo, entre otras cosas. Mientras no cambiemos nuestra visión de la maternidad y la paternidad seguiremos pidiendo disculpas por tener hijos.

La pregunta del articulo esta mal formulada, no? Parece preguntar si el embarazo lo consumariamos en el lugar de trabajo

Desde mi punto de vista (hombre, ingeniero, director en empresa pequeña) lo más importante es mantener el compromiso y las ganas de trabajar, sin que eso tenga que suponer un perjuicio para tu familia. Si todo va bien, sólo estarás cuatro meses fuera de la oficina, no debería ser un drama para tu empresa.

Los problemas vienen cuando muestras desconfianza y no dejas margen de maniobra a tus compañeros (sólo lo comunicas cuando ya es evidente) o si directamente te 'borras' durante el embarazo sin causa médica justificada. No olvidemos que nuestras relaciones no tienen lugar con las empresas (que es un mero concepto jurídico y organizativo) sino con las personas.

Te recomendaría que hablaras con tus jefes y fueras franca sobre tus expectativas después del embarazo. Esa decisión sí es estratégica en tu vida y va a afectar a largo plazo a tu empresa. Si demuestras tu valía y tu compromiso, siempre se puede buscar un encaje.

Yo salgo de cuentas en 10 días, también quería ser madre antes de los 30 y creo que lo conseguiré :-) Me quedé embarazada cuando llevaba 6 meses trabajando en la empresa. Conozco varias personas en la misma situación. Mi productividad sí se ha resentido: he faltado a trabajar cuando no me encontraba bien, cuando tenía que ir al médico a las revisiones (también lo ha hecho mi pareja, sin faltar ni a una), ha habido días en que me he ido antes a casa porque estaba agotada y ahora estoy de baja porque no podía más. He de decir que mi trabajo está a una hora y media de mi casa y que en mis actuales condiciones no me parece prudente ni conducir hasta allí ni pasarme 3 horas al día cambiando de metros y trenes. Evidentemente, esto para la empresa es malo y desde esa lógica puedo entender que prefieran contratar a hombres que no se queden embarazados, que no compartan la crianza de sus hijos, que no se pongan enfermos... y si seguimos así, que sean altos, rubios y de ojos azules.

A mi vecina, de mi misma edad, acaban de despedirla. Dos meses después de reincorporarse al trabajo al terminar su baja por maternidad. Paradójicamente, si ella hubiera pedido reducción de jornada no habrían podido hacerlo. Pero eligió dejar a su hijo de 5 meses en una guardería de 7'30 de la mañana a 6 de la tarde para no perjudicar a su empresa. Por cierto, su jefe le dijo que "así podría pasar más tiempo con su hijo".

Trabajar para vivir, y no vivir para trabajar, me parece una cuestión de dignidad. Lamentablemente, estamos tan formateados que nos sentimos culpables de querer ser cualquier cosa aparte de seres que producen beneficios. Dejamos de ser madres para producir beneficios. De tener tiempo libre para producir beneficios. De tener conciencia para producir beneficios. De vivir para producir beneficios. Al que le valga esto, que lo disfrute. Y al que no... pues que le sea leve, porque además de ser una lucha dura como pocas, y más teniendo en cuenta cómo empeoran día a día las condiciones laborales, la comprensión del entorno brilla por su ausencia.

Por otro lado, ante el deseo de ser madre o padre, ¿alguien se pregunta alguna vez qué es lo mejor para la criatura a la que traemos al mundo? ¿Es lo mejor para la critaura reincorporarte al trabajo en seis semanas? ¿Es lo mejor para la criatura tener disponibilidad total?

En el caso de Soraya Sáenz de Santamaría yo pienso que sí: lo mejor para su hijo desde luego es estar lo más lejos posible de su madre. Estoy segura de que su nanny es infinitamente mejor persona.

Yo he estado exáctamente en tu misma situación. Ingeniera, en obra, en un mundo masculino, joven y con ganas de ser madre. Decidí que mi trabajo no podía limitarme hasta tal punto, y busqué mi primer hijo. Tardé mucho en quedarme embarazada (primer punto, puede que te quedes a la primera o puede que no) y cuando lo conseguí llevaba seis meses en una nueva empresa.
Decirte que se lo tomeron bien, vieron que cumplía (médicos fuera de horas de trabajo, analíticas los sábados o a las siete y media de la mañana...) y nunca me pusieron una pega ni durante el embarazo ni a mi vuelta. Al reincorporarme eso sí, fui yo la que se dió cuenta de que todo había cambiado y prioricé mi familia. He renunciado a mi ''proyección'' laboral pero sinceramente me parece poco importante. Estoy valorada y soy respetada en mi trabajo, pero entiendo que mis prioridades son otras, y cuando mi empresa me pide un esfuerzo hay algunos que me cuestan menos (quedarme fuera de horas) y otros que no me piden porque saben que diría que no (irme una semana fuera de trabajo).
La decisión es sólo tuya, no dejes que nadie piense por tí, y menos tu empresa. Luego todo sale, y si no es en esa empresa, será en otra.

No me he encontrado en nunca en esta situación, ni conozco a nadie. Pero con los tiempos que corren parece que esa no es la mejor idea, aun así creo que tienes los derechos de tu parte, nadie puede echarte por estar embarazada. Supongo que todo dependerá del tipo de empresario que sea.
Un saludo

¿Qué es eso de igualdad de derechos? ¿Crees acaso que si yo, hombre, cojo baja paternal de dos meses y luego jornada reducida hasta que mi hijo tenga 8 años, y manifiesto que ya no puedo viajar con tanta asiduidad ni hacer horas de más, mi carrera laboral no se va a ver afectada? Durante los años en que estuve casado, pude progresar laboralmente gracias a que el horario laboral de mi esposa nos permitía que uno de los padres - ella - pudiese atender más a los hijos. Luego me divorcié y el tiempo con mis hijos se redujo a la mínima expresión. Tuve que tomar la decisión entre seguir progresando laboralmente o dedicar más tiempo a mi familia. Escogí lo segundo y el parón laboral fue en seco. Es lógico. ¿Cómo voy a poder atender responsabilidades cuando apenas puedo asistir a viajes de trabajo dado que prefiero estar con mis hijos? El que algo quiere, algo le cuesta. Así de simple.

como ya han dicho: quieres ser madre antes de los 30 y tienes 29, pues blanco y en botella. Yo estoy en una empresa grande, en la que no ponen pegas para acogerte a todos los derechos habidos y por haber (aunque las promociones laborales ni las huelo), pero mi cuñada está en una empresa pequeña en la que le pidieron que si algún día era madre no se cogiese reducción de jornada y ella aceptó.


Todo es cuestión de que priorices tu deseo de ser madre, y luego expliques en la empresa que no pretendes que afecte a la productividad (que no tiene por qué afectar!!!), pero si aún así tú quieres cogerte reducción, o una excedencia, o lo que sea, que sepas que con la ley en la mano tienes derecho, aunque a la vuelta te esperen caras largas. Y en el hipotético caso de que a la vuelta sientas que te dejan de lado, te dan menos trabajo o de peor calidad, pues a denunciar, que eso se llama mobbing, y si te despiden o te impiden ejercer tus derechos, pues también a denunciar, que a veces parece que somos tontos y nos dejamos tomar el pelo.

Eso depende, Crudo. Conozco casos de mujeres a las que han contratado o ascendido estando embarazadas. Cuando una amiga, que trabaja en una de las grandes consultoras, pidió la reducción de jornada y acumularla en horario de 8 a 15 hace 10 años, creyó que la iban a despedir porque era la primera que lo solicitaba. Se la concedieron, y desde entonces, ha tenido tres hijos más y la han ascendido varias veces y teletrabaja muchos días. Por suerte, cada vez más empresas aprecian la valía de las personas y reconocen que un trabajador feliz en su vida personal trabaja mejor y es más fiel a la compañía. También es cierto que es más fácil cubrir las bajas en empresas grandes que en una de muy pocos empleados. Creo que priorizar a la empresa sobre tu hijo a lo Sáenz de Santamaría es un error: el hijo lo tienes para toda la vida, la empresa, aunque seas un trabajador modelo, te puede despedir en cualquier momento y más en esta época de crisis y con esta reforma laboral. Y te habrás perdido unos años importantísimos con tu hijo ¿para qué?

perdón, ve a por ello ;-)

Pues yo opino todo lo contrario, lo que haga tu empresa está fuera de tu control, incluso podrían despedirte en unos meses sin embarazo ni nada, o una vez embarazada ponerte una cruz independientemente de lo que hagas con tu baja o tu lactancia.
Si lo tenias tan claro ves a por ello, piensa en lo que aparentemente si controlas y cómo quieres hacerlo, lo digo porque no necesariamente va a ser llegar y besar el santo...

@Crudo, claro que sí! años de lucha por la igualdad de derechos, para que el ejemplo a seguir sea Soraya Saenz de Santamaría.
Me parece indignante que se una la palabra maternidad a esta persona.
Sinceramente, sí el tema es ser madre antes de los 30 y tienes 29, no hay mucho que preguntar.
Sí tu decisión va a estar influenciada por, cómo se lo tomarán en tu trabajo. Aquí tienes que valorar sí tu empresa tiene políticas de conciliación o no y qué opciones quieres coger para la crianza de tus hijos.
En cualquier caso, yo no tomaría la decisión en función de cómo reaccionarán los demás. Si quieres ser madre lo eres y ya.

No se puede condicionar tu vida y el crear tu propia familia a pensar que te van a echar, que tomaran represalias, bien es cierto que en este país las leyes laborales no favorecen a las mujeres a la hora de quedarse embarazadas, pero eso deberiamos cambiarlo nosostros mismos y cualquier despido injusto por estar de baja o cualquier anomalía deberíamos denunciarla.

http://curiosidadesasombrosasweb.blogspot.com.es/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal