De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

¿Comprarías alcohol para que tus hijos adolescentes hagan botellón?

Por: | 15 de abril de 2013

 

Foto: Santi Burgos
Foto: Santi Burgos


 Hoy traigo al consultorio un tema planteado la semana pasada en el grupo de Facebook El médico de mi hij@. Una madre, Nerea (la impulsora del reto para revitalizar las relaciones de pareja que contaba en este post), escribía:

 

Mi cuñada me ha contado que algunos padres de algunas amigas de mi sobrina (14 años), les compran ELLOS las bebidas alcohólicas a sus hijas para ir de botellón!!! Ojiplática me quedé, oye. Mi cuñada ya les ha advertido a sus hijas que ni sueñen jamás con que ella haga algo similar. Una cosa es que hagan "cosas ilegales" a sus espaldas (como hemos hecho todos) y otra muy distinta que ella se lo ponga en bandeja de plata. Al hacerlo a la espalda, eres consciente de que está mal, pero si tu padre te lo da... ¿cómo vas a pensar que no es correcto? (Aclarar que hablo de familias "normales", clase media, trabajadores, con hijas que estudian, etcétera). ¿Qué os parece? ¿Os habéis encontrado con casos similares?

La justificación de estos padres es que, puesto que sus hijos van a beber, sea con permiso o no, así por lo menos controlan en cierta forma lo que toman y se aseguran de que no les toca garrafón. Otras madres en el grupo contaron de casos de padres que compraban cigarrillos a sus hijos. Y otras recordaron que en su adolescencia, sus padres les ofrecieron probar el alcohol o el tabaco delante de ellos. Pensando en mis años mozos, no recuerdo situaciones similares entre mis amigos. Lo más, un compañero, pero ya de universidad, que le cogía el tabaco y los porros a su madre y tenía autorización para llevarse a los ligues a casa, lo que me tenía asombrada.

Creo que es tema muy interesante, aunque todavía no me he visto en la tesitura porque mis hijos, por suerte, lo más peligroso que me piden de momento son chuches. Lo divertido del debate planteado en Facebook es ver cómo todas recordábamos nuestros pecadillos y excesos adolescentes y ahora, madres respetables, nos da pánico pensar en nuestros pequeñines haciendo lo mismo.

¿Qué preferís, tirar con el 'ojos que no ven' o intentar el control de daños? Si queréis participar, podéis hacerlo en los comentarios. Y como siempre, os invitamos a que nos enviéis vuestras consultas sobre crianza a la dirección demamasdepapas[arroba]gmail.com

Hay 58 Comentarios

A mi no me compraban el alcohol pero si nos dejaban hacer el botellon en casa. Aunque nuestro botellon solo consistia en cerveza y "calimocho" y ya pasabamos los 18 años.
Estabamos en casa jugando a la consola, con la musica charloteando, luego nos íbamos un par de horitas o tres a bailar y para casa a dormir...

Creo que los padres, y lo digo para aquellos que sus hijos son aun pequeños, debemos enseñar a nuestros hijos formas de diversión más sanas y culturales. Yo lo he hecho así en casa siempre ha habido música clásica, hemos asistido a eventos como teatro, cine de calidad, artísticos de todo tipo, y la verdad es que me ha salido muy bien. Quiza debemos empezar por culturizarnos primero un poco nosotros mismos.

Paea nada en absoluto el alcohol no deja de ser una droga y crear dependencia. Desgraciadamente no esta tan mal visto como consumir droga. Yo no soy la colega de mis hijos y debo hacerles ver las consecuencias de situaciones no recomendables

Yo, en todos los casos que conozco, no son los padres quienes compran botellas de whisky, ginebra, ron, etc. en el SuperMercado, sino un/a hermano/a mayor de edad, el/la cual, presentando el DNI a la cajera, convierte el asunto de la adquisición de alcohol en actividad lícita a todos los efectos. Y mucho más barata y socializadora (los jóvenes comparten diálogos, intercambian opiniones,...) que si la ejercieran en un bar o en un pub de forma aislada o en reducido grupo. Esto es lo que hay. ¿Qué se puede hacer? Desde luego, la Policía Local no puede impedir este tipo de compras; lo único el espacio público donde se ubica la fiesta del botellón, pero si se celebra en un espacio privado, entonces tampoco. En fin, si alguien es capaz de aportar una idea solucionadora, por favor que lo haga. Enhorabuena por la elección del tema. Saludos.

Con todo el respeto, muy bien escrito el articulo... pero desde luego has visto pocas cosas, seguramente por el grupo social en el que te movias.

afortunadamente mis hijos son pequeños, así que no me veo en este dilema, pero me da la sensación de que es parte de la tendencia "buenrollista" que pretendemos tener los padres con nuestros hijos, olvidando que somos padres, y no coleguitas con los que puedas irte a tomar unos chismes al parque de enfrente.

Creo que es más facil responder a esa pregunta si se plantea bien. ¿Comprarías a tu hijo drogas....?. Señores el ALCOHOL = DEPENDENCIA. Que manía de tomarnos en España el tema como si fuera algo ligth.
http://xurl.es/gyf45

no puedo creer y basta !
http://www.newshub.es/ noticias en tiempo real. un producto heeloo.es

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal