De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Cuando la opción es no tenerlos

Por: | 15 de agosto de 2013

Post

La revista Time publicaba hace unos días un reportaje que incluía una serie de datos que están poniendo los pelos de punta a muchos en EE UU. El número de mujeres que ha pasado la edad de procrear sin hacerlo se ha elevado un 9% entre 2007 y 2011, de forma que son ya casi una de cada cinco mujeres las que en EE UU han optado por no tener hijos, cuando solo una de cada 10 escogía esta opción en los años 70. Es la tasa de fertilidad más baja de la historia del país.

Muchos podrán pensar que la crisis que vivimos desde hace ya unos eternos cinco años tiene que ver con este brusco declinar de la fertilidad entre las estadounidenses, pero no es la única explicación. De hecho, la caída de la natalidad es superior a la registrada durante los pavorosos años que siguieron al crash del 29, la llamada Gran Depresión. Además, ya antes de la crisis, en 2008, el porcentaje de mujeres entre los 40 y los 44 años que no habían parido era del 18%, por un 10% en 1976. Y la tendencia se observa en todos los grupos raciales y sociales. Vamos, que el país se está llenando de lo que la revista llama childless o, más exactamente, childfree, es decir, mujeres o parejas que han decidido voluntariamente no tener hijos. Childless (traducido vendría a ser "sin hijos") evoca, según un testimonio, una carencia, una imposibilidad, mientras que childfree (libre de niños) implica la voluntariedad de no traer prole al mundo.

El reportaje incluye opiniones de expertos, sociólogos, psicólogos y estudiosos de toda índole para tratar de explicar el fenómeno. Algunos hablan de que las mujeres posponen su maternidad para conseguir una sólida posición profesional o sentimental y que, cuando la consiguen, se dan cuenta de que les gusta su vida y que no les merece la pena el sacrificio o, directamente, no les apetece cambiar. Incluso hay quien se ha molestado en calcular el quebranto económico que supone para una mujer aparcar su carrera profesional para criar a sus retoños: un millón de dólares (unos 750.000 euros). La autora del reportaje, Lauren Sandler, cita a un profesor de la London School of Economics, Satoshi Kanazawa, que sostiene una controvertida tesis: cuanto más inteligente es la mujer, menos tendencia tiene a tener hijos. Más en concreto: por cada 15 puntos de más en el cociente intelectual de una mujer, la probabilidad de convertirse en madre desciende un 25%.

Sin embargo, en los testimonios que incluye el reportaje, como el de Laura Scott, Esmeralda Xochitl o Leah Clouse, básicamente lo que le queda a uno es que no tuvieron hijos porque no les dio la gana. En el primer caso, por el recuerdo de la vida de sacrificio que llevó la madre para sacar adelante a los dos hermanos; en el último, por incompatibilidad con sus actividades habituales; en el tercero, porque sí.

Según la tesis del reportaje, la creciente cifra de mujeres en EE UU que opta por dejar a cero la casilla de su maternidad se enfrenta a la mentalidad reinante (“imperativo social”) de un país muy a favor de la descendencia, “obsesionado con los niños”, como dice una. De hecho, al menos dos de las personas que han hablado con Sandler se quejan de la “presión” que les agobia por parte del entorno por no tener hijos. Como ejemplos de esa presión, cita la autora un par de textos: un reciente artículo publicado en The New York Times por Ross Douthat titulado More babies, please (Más niños, por favor), en el que sostenía que la caída de la natalidad es, “de alguna manera, un síntoma del agotamiento moderno”, una señal de “decadencia” que revela “una mentalidad que prioriza el presente sobre el futuro”. Algo así como que cada vez somos más egoístas, más nos miramos el propio ombligo y no pensamos en el mañana. Algo de eso hay, seguro, me da que es una tendencia global, pero no sé hasta qué punto tiene que ver con la natalidad. El otro texto es el libro What to Expect When No One’s Expecting (Qué esperar cuando nadie está esperando, un juego de palabras con el archiconocido Qué esperar cuando estás esperando), de Jonathan V. Last, que achaca al egoísmo la tendencia a no tener hijos y asegura que ese egoísmo será responsable de la destrucción del futuro económico de EE UU, por la reducción de consumidores y contribuyentes. ¿Quién pagará nuestras pensiones?

La presión, sostiene la autora, aumenta sobre las mujeres que deciden no tener hijos por el hecho de que, gracias a las modernas técnicas de fertilidad y a la adopción, convertirse en madre es cada vez más posible incluso para mujeres que clínicamente no pueden serlo. “Nunca he visto tanta presión para que las mujeres sean madres, para que cumplan esa obligación”, dice la escritora Amy Richards en el reportaje. Dado que es una opción cada vez más disponible la de tener hijos, la que no los tiene es juzgada. Y esta presión convive también con la del éxito individual, profesional, también muy presente en EE UU, el país de las oportunidades. Vamos, que si no tienes hijos, mal; y si los tienes, también mal.

Pese a que el colectivo de mujeres o parejas que deciden no pasar por la m/paternidad es cada vez mayor, el texto recoge las quejas tanto por el agobio que provoca esa presión procreadora como por el aislamiento social en que se ven sumidos los childfree frente a sus amigos que se recluyen en sus vidas domésticas llenas de colores pastel. Al hilo de este aspecto, la conductora del blog Motherlode de The New York Times se pregunta de cuántas personas que no tienen hijos se ha hecho amiga desde que fue madre y cuántas oportunidades ha perdido de conocer gente por su maternidad.

 No sé si en España las mujeres sienten esa presión por ser madres. Como dice el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, aquí debe de ser al revés. Hay, dice, una “violencia de género estructural” por el hecho de quedarse embarazadas. Es decir, que se las mira mal o algo así. Sienten las españolas una “presión” de “determinadas estructuras” que, en vez de empujarlas hacia la maternidad, “violenta su derecho a ser madres”, que es, nos recuerda el ministro, para que no lo olvidemos, el “derecho reproductivo por excelencia de la mujer”, por encima, claro está, del del aborto. Menos mal que está él, Gallardón, para defenderlas.

Me temo que en España, las consecuencias de la crisis y los torpes manejos de nuestros gobernantes para sacarnos de ella con un mínimo de solvencia -con lo bien que lo hicieron para meternos- tienen bastante que ver con la decisión de retrasar la maternidad. Y si la decisión es definitiva, ¿quién es nadie para juzgar? Yo decidí tenerlos y a veces siento un pelín de envidia de amigos que se mueven libremente sin hijos. Pero luego llego a casa y un par de sonrisas me dicen que esos exóticos destinos pueden esperar. ¿Cómo lo veis?

Hay 138 Comentarios

Tener o no tener hijos no es egoista. Todos tenemos una vida y la vivimos como nos da la gana. No es obligatorio y son una carga suficiente como para hacerlo porque quieras, no por presión.

Yo tengo 39 estoy desde hace ya 10 años con mi pareja y no tengo la intención de reproducirme ni por accidente. No siento presión de ningún lado aunque a veces sí me dicen los típicos comentarios que me entran por un oido y me salen por otro. Me gusta mi vida como está y no concibo un hij@ en ella, sin excusas.

Yo tengo una hija porque me apetecía mucho ser madre, comprendo que esta es un opción personal, aunque desgraciadamente, influye la situación económica.
Cada persona tiene que decidir libremente, sin ser criticada.

Yo solo tengo uno, dice el refran (uno no es ninguno y dos son un momtón) que nadie se preocupe por la natalidad, sobramos la mitad de los actuales.

En Estados Unidos no se como será (Aunque me temo que aún peor, ya que criar a un niño allí es mucho más caro que aquí), pero en España, ¿Quién puede pensar en tener hijos si no saben si van a tener trabajo mañana? Y aunque lo tengan, salvo unos cuántos, van a tener sueldos de subsistencia, así que es una completa locura tenerlos.

si no tienes hijos y lees mamas &papas y comentas lo bueno que es no tener hijos entonces o bien se te ha pasado el arroz o bien no eres sincero/a.
yo no leeria un artículo sobre perros si no me interesaran, asi que no entiendo que puñeta tiene que opinar alguien sin hijos en un blog de maternidad si no le gustan los niños.
.

La gente tiene hijos y luego se pasa todo el verano intentando quitárselos de encima con campamentos , cursillos absurdos , cualquier cosa para no aguantarlos .

Curioso que haya gente que justifique sus vacíos existenciales y sus soluciones desesperadas como "amor". El amor es otra cosa que cargar en las espaldas de otro -para colmo que ni siquiera existe- lo que uno mismo no puede sorportar -la vida, la relación de pareja, la necesidad de sentirse parte de su sociedad...-.

Marco Atílio, de acuerdo con cada palavra tuya. Yo añadiria un fenômeno he escuchado de una anciana, colega de hidroginastica( donde vês muchas ancianas), una mujer muy inteligente, madre de 5 hijos: "Cuanto más hijos, más problemas".

Sinceramente, ahora mismo en España, con la crisis tan atroz que hay y con los sueldos tan bajos y la falta de empleo que padecen muchas personas, el tener hijos es una total irresponsabilidad. Por otra parte tengo que decir que los hijos te pueden hacer la persona más feliz del mundo pero también la más desgraciada. Ya sabes desde que nacen que tu vida está ligada a la de tus hijos por los restos de tu existencia. Sus alegrías y triunfos serán tus alegrías y tus triunfos y sus penas y fracasos serán también los tuyos. Tambíen tendrás mucho menos dinero y mucha menos libertad, dos cosas a tener muy en cuenta. Parece una postura un tanto egoísta pero no debemos ser hipócritas, esta es la realidad. Aunque los dos hijos con los que Dios nos ha bendecido son personas honestas y honradas y, en general, me han proporcionado más alegrías que penas, si no los hubiera conocido no tendría ningún tipo de sentimiento. Ya lo dice el refrán: "Ojos que no ven, corazón que no siente". De cualquier manera ahora que los he tenido, sin dudarlo un solo instante daría la vida por ellos.

¿En serio aún hay gente que piensa que hay que tener hijos "para la jubilación"? Que se pasen por cualquier asilo y que vean lo mucho que los hijos se ocupan de los padres...

Mi visión de este asunto ha variado a lo largo de mi vida:
- 10- 12 años: no entendía por qué había personas sin pareja y parejas sin hijos.
- 20 años: pensaba que un hijo era como un punto de llegada, cuanto antes lo tenías significaba que lo único que podías alcanzar era lo que habías conseguido hasta entonces, es decir algo de lo más limitador que había. Valga decir que nunca me acerqué a un bebé, si acaso por cortesía hacia los padres si la situación lo pedía.
- 30 años: pensaba que un hijo era un premio de la vida por haber encontrado la persona adecuada para tenerlo y para compartir todo lo que nos emociona de este mundo imperfecto y bello a la vez.
- como madre: mi mayor motivación fue un 'ataque' profundo de enamoramiento, quería un hijo del hombre de mi vida, algo que, sin ser posesión nuestra, era un poco yo y un poco él.
En mi opinión, la m/paternidad es un proyecto difícil, es un trabajo del que es imposible desconectar, pero que, al menos a mí, me enseña un montón de cosas, sobre mí y sobre el mundo.
A fin de cuentas, cada uno tiene que vivir su vida como mejor le parezca, tomando decisiones en determinadas circunstancias, esta es una de ellas y cada uno elige la que considera más adecuada.

buff, yo no soporto cuando me dicen "ya cambiarás de opinión".. ¿porqué si una mujer dice que no quiere hijos no la toman en serio?? Porqué están tan seguros de que cambiaré de opinión???

Nunca se sabe lo que pasará mañana, pero me apostaría la cabeza a que en eso, no, no cambiaré de opinión. Lo siento por mis padres/ suegros que quieren ser abuelos, pero no voy a traer un hijo a esta mierda de mundo para satisfacer a nadie.

Layla , si es porque realmente quieres tenerlo , adelante , si es por presiones o por tener algo dentro de la tripa no te lo recomendaría , o acaso esos que te dan consejitos te lo van a cuidar o alimentar luego , pues que les den por donde amargan los pepinos , por cierto gran anticonceptivo el coito anal .

Layla , si es porque realmente quieres tenerlo , adelante , si es por presiones o por tener algo dentro de la tripa no te lo recomendaría , o acaso esos que te dan consejitos te lo van a cuidar o alimentar luego , pues que les den por donde amargan los pepinos , por cierto gran anticonceptivo el coito anal .

Layla , si es porque realmente quieres tenerlo , adelante , si es por presiones o por tener algo dentro de la tripa no te lo recomendaría , o acaso esos que te dan consejitos te lo van a cuidar o alimentar luego , pues que les den por donde amargan los pepinos , por cierto gran anticonceptivo el coito anal .

Aunque no tenga nada que ver había una frase que decía , el soltero vive como un rey y muere como un mendigo y el casado vive como un mendigo y muere como un rey , con los hijos también se podría aplicar solo que también muriendo como un mendigo .

Yo me siento muy frustrada por no tener hijos, tengo 37 años y no consigo un buen hombre para casarme y tenerlos. Yo respecto a quien no los quiere tener, no me meto a preguntar esas cosas pues se qeu es un tema delicado, yo sufro dia a dia pues siento que cada año es un año menos de vida reproductiva, no puedo negar que siento un gran deseo de ser madre, pero desd que tenía 20 años solo que entonces pensaba que seguro llegaría el momento. ahora solo pienso, que para mi no hay nada más frustante que no ser madre. Es un milagro tener una vida en el vientre y quiero sentirlo. yo tengo un límite, si a los cuarenta no tengo pareja, me hago inseminación artifical o me monto un amante para quedar embarazada, no se. pero este tema es una angustia que hasta me quita las ganas de comer. a veces me pone supertriste y luego para más colmo todas mis amigas embarazadas o recien paridas y no paran de hablar lo bonito que es ser madre y lo bonito del embarazo, cada dia hablo menos con ellas pues es un sufrimiento para mi. es como tener prohibido comer y estar rodeado de gente comiendo a gusto.

Si no me hubiera sentido presionada por mi entorno nunca hubiera tenido hijos. Por sentirme integrada tomé la peor decisión de mi vida y eso repercute cada segundo en la vida de mis chicos de la misma manera que arruinó mi vida con mi pareja. Fui una cobarde y pago las consecuencias cada día, y lo peor es que ellos, sin culpa ninguna, también.

David, hay tantos tipos de muerte...Con todos os mi respectos, de que valerá tener hijos si tienes una muerte rápida como los acidentes de coche, de avion, los assassinatos, los infartos fulminantes, un choque anafilatico por un plátano por ej. Se tiveres una muerte lenta, despacito, sus hijos no aguantaran a su lado mas de 1 semana. O entonces, que alguno tiene misericordia de su sufrimento e te hace una eutanasia o ortotanasia...Entonces, no se justifica tener hijos para la hora de tu muerte. Este és un raciocínio de nuestros abuelos. Como todo, la muerte ha cambiado mucho. Hijos no poden ser ahorros para el futuro!

SOCIALISTANUMBER1
No veo contradicción alguna en lo que afirmaba respecto a que ante la muerte el individuo muere en la más absoluta soledad . Es decir nadie puede acompañarte en ese viaje o en esa último acto que realices," elige la opción que prefieras" (solo tus recuerdos y vivencias te acompañan en el momento de la última exhalación).
Aunque volviendo al tema original solo los tuyos serán los que lloren tu muerte,¡tener hijos ayuda!

La gente tiene hijos y luego se pasa todo el verano intentando quiatrselos de encima con campamentos absurdos , cursillos etc ...cualquier cosa para no aguantarlos .

Es indispensable tasar con un impuesto ecológico especial traer bebés con un peso superior a 3 kilos. El plan sigue aun bajo estudio y sometido a algunas revisiones, en todo caso.
Pero defraudar al Estado, retrayéndole nuevos contribuyentes mediante el uso del preservativo debe ser penalizado. Sobre esta cuestión no se admiten ni se admitirán debates.

Me parece muy válida la opción de no querer tener niños, y más con las condiciones socio-laborables que hay en España; pero esas teorias que estoy leyendo por aquí, de gente que se supone que es inteligentísima (según ellos mismos), que dicen que tener hijos es algo propio de gente de derechas, o de seres inteligentemente inferiores, me parecen un poquito anticuadas. Abran los ojos por favor , no vean sólo lo que quieren ver.

La gente que recoge el agua de lluvia en cubos deberá también declararlo a Hacienda, como se debe hacer cuando se tienen placas solares.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal