De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Cuando la opción es no tenerlos

Por: | 15 de agosto de 2013

Post

La revista Time publicaba hace unos días un reportaje que incluía una serie de datos que están poniendo los pelos de punta a muchos en EE UU. El número de mujeres que ha pasado la edad de procrear sin hacerlo se ha elevado un 9% entre 2007 y 2011, de forma que son ya casi una de cada cinco mujeres las que en EE UU han optado por no tener hijos, cuando solo una de cada 10 escogía esta opción en los años 70. Es la tasa de fertilidad más baja de la historia del país.

Muchos podrán pensar que la crisis que vivimos desde hace ya unos eternos cinco años tiene que ver con este brusco declinar de la fertilidad entre las estadounidenses, pero no es la única explicación. De hecho, la caída de la natalidad es superior a la registrada durante los pavorosos años que siguieron al crash del 29, la llamada Gran Depresión. Además, ya antes de la crisis, en 2008, el porcentaje de mujeres entre los 40 y los 44 años que no habían parido era del 18%, por un 10% en 1976. Y la tendencia se observa en todos los grupos raciales y sociales. Vamos, que el país se está llenando de lo que la revista llama childless o, más exactamente, childfree, es decir, mujeres o parejas que han decidido voluntariamente no tener hijos. Childless (traducido vendría a ser "sin hijos") evoca, según un testimonio, una carencia, una imposibilidad, mientras que childfree (libre de niños) implica la voluntariedad de no traer prole al mundo.

El reportaje incluye opiniones de expertos, sociólogos, psicólogos y estudiosos de toda índole para tratar de explicar el fenómeno. Algunos hablan de que las mujeres posponen su maternidad para conseguir una sólida posición profesional o sentimental y que, cuando la consiguen, se dan cuenta de que les gusta su vida y que no les merece la pena el sacrificio o, directamente, no les apetece cambiar. Incluso hay quien se ha molestado en calcular el quebranto económico que supone para una mujer aparcar su carrera profesional para criar a sus retoños: un millón de dólares (unos 750.000 euros). La autora del reportaje, Lauren Sandler, cita a un profesor de la London School of Economics, Satoshi Kanazawa, que sostiene una controvertida tesis: cuanto más inteligente es la mujer, menos tendencia tiene a tener hijos. Más en concreto: por cada 15 puntos de más en el cociente intelectual de una mujer, la probabilidad de convertirse en madre desciende un 25%.

Sin embargo, en los testimonios que incluye el reportaje, como el de Laura Scott, Esmeralda Xochitl o Leah Clouse, básicamente lo que le queda a uno es que no tuvieron hijos porque no les dio la gana. En el primer caso, por el recuerdo de la vida de sacrificio que llevó la madre para sacar adelante a los dos hermanos; en el último, por incompatibilidad con sus actividades habituales; en el tercero, porque sí.

Según la tesis del reportaje, la creciente cifra de mujeres en EE UU que opta por dejar a cero la casilla de su maternidad se enfrenta a la mentalidad reinante (“imperativo social”) de un país muy a favor de la descendencia, “obsesionado con los niños”, como dice una. De hecho, al menos dos de las personas que han hablado con Sandler se quejan de la “presión” que les agobia por parte del entorno por no tener hijos. Como ejemplos de esa presión, cita la autora un par de textos: un reciente artículo publicado en The New York Times por Ross Douthat titulado More babies, please (Más niños, por favor), en el que sostenía que la caída de la natalidad es, “de alguna manera, un síntoma del agotamiento moderno”, una señal de “decadencia” que revela “una mentalidad que prioriza el presente sobre el futuro”. Algo así como que cada vez somos más egoístas, más nos miramos el propio ombligo y no pensamos en el mañana. Algo de eso hay, seguro, me da que es una tendencia global, pero no sé hasta qué punto tiene que ver con la natalidad. El otro texto es el libro What to Expect When No One’s Expecting (Qué esperar cuando nadie está esperando, un juego de palabras con el archiconocido Qué esperar cuando estás esperando), de Jonathan V. Last, que achaca al egoísmo la tendencia a no tener hijos y asegura que ese egoísmo será responsable de la destrucción del futuro económico de EE UU, por la reducción de consumidores y contribuyentes. ¿Quién pagará nuestras pensiones?

La presión, sostiene la autora, aumenta sobre las mujeres que deciden no tener hijos por el hecho de que, gracias a las modernas técnicas de fertilidad y a la adopción, convertirse en madre es cada vez más posible incluso para mujeres que clínicamente no pueden serlo. “Nunca he visto tanta presión para que las mujeres sean madres, para que cumplan esa obligación”, dice la escritora Amy Richards en el reportaje. Dado que es una opción cada vez más disponible la de tener hijos, la que no los tiene es juzgada. Y esta presión convive también con la del éxito individual, profesional, también muy presente en EE UU, el país de las oportunidades. Vamos, que si no tienes hijos, mal; y si los tienes, también mal.

Pese a que el colectivo de mujeres o parejas que deciden no pasar por la m/paternidad es cada vez mayor, el texto recoge las quejas tanto por el agobio que provoca esa presión procreadora como por el aislamiento social en que se ven sumidos los childfree frente a sus amigos que se recluyen en sus vidas domésticas llenas de colores pastel. Al hilo de este aspecto, la conductora del blog Motherlode de The New York Times se pregunta de cuántas personas que no tienen hijos se ha hecho amiga desde que fue madre y cuántas oportunidades ha perdido de conocer gente por su maternidad.

 No sé si en España las mujeres sienten esa presión por ser madres. Como dice el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, aquí debe de ser al revés. Hay, dice, una “violencia de género estructural” por el hecho de quedarse embarazadas. Es decir, que se las mira mal o algo así. Sienten las españolas una “presión” de “determinadas estructuras” que, en vez de empujarlas hacia la maternidad, “violenta su derecho a ser madres”, que es, nos recuerda el ministro, para que no lo olvidemos, el “derecho reproductivo por excelencia de la mujer”, por encima, claro está, del del aborto. Menos mal que está él, Gallardón, para defenderlas.

Me temo que en España, las consecuencias de la crisis y los torpes manejos de nuestros gobernantes para sacarnos de ella con un mínimo de solvencia -con lo bien que lo hicieron para meternos- tienen bastante que ver con la decisión de retrasar la maternidad. Y si la decisión es definitiva, ¿quién es nadie para juzgar? Yo decidí tenerlos y a veces siento un pelín de envidia de amigos que se mueven libremente sin hijos. Pero luego llego a casa y un par de sonrisas me dicen que esos exóticos destinos pueden esperar. ¿Cómo lo veis?

Hay 138 Comentarios

Tener un hijo te cambia por completo la vida, así que me parece lícito que algunas personas decidan no tenerlos yo misma había decidido no tener hijos hasta que a los 43 y por sorpresa me quede embarazada, cualquier parecido de mi vida actual con la pasada pura coincidencia, es un gusto tener un hijo pero también es un sacrificio que hay que tener presente.

Yo me hice mayor esperando al hombre de mi vida y yo niños no hubiera tenido más que en un entorno optimo. Soy del porcentaje de población que sí tiene objeciones a la crianza que recibió y no tendría nunca un niño para que se agobiara y tuviera problemas. Ese fue siempre mi planteamiento hasta que al acercarme a la cuarentena me di cuenta que era ahora o nunca. Pensé en la fertilización in vitro pero me pareció que no tenía ningún derecho a decidir traer al mundo un niño sin padre. una madre sola lo tiene difícil. Una compañera de cuarenta años ha recurrido a la in vitro y ha tenido un par de gemelas sola y está muy agobiada y agotada. Claro, que hay muchas formas de vivir la maternidad.
Creo que en España hay una gigantesca presión para que la gente tenga niños y a mí cuando me preguntan por mis niños y digo que no tengo me miran como a una auténtica delincuente o infractora de alguna importante normativa. según los estudios son las mujeres más inteligentes las que no menos niños tienen, y estoy de acuerdo ;-D

Yo me hice mayor esperando al hombre de mi vida y yo niños no hubiera tenido más que en un entorno optimo. Soy del porcentaje de población que sí tiene objeciones a la crianza que recibió y no tendría nunca un niño para que se agobiara y tuviera problemas. Ese fue siempre mi planteamiento hasta que al acercarme a la cuarentena me di cuenta que era ahora o nunca. Pensé en la fertilización in vitro pero me pareció que no tenía ningún derecho a decidir traer al mundo un niño sin padre. una madre sola lo tiene difícil. Una compañera de cuarenta años ha recurrido a la in vitro y ha tenido un par de gemelas sola y está muy agobiada y agotada. Claro, que hay muchas formas de vivir la maternidad.
Creo que en España hay una gigantesca presión para que la gente tenga niños y a mí cuando me preguntan por mis niños y digo que no tengo me miran como a una auténtica delincuente o infractora de alguna importante normativa. según los estudios son las mujeres más inteligentes las que no menos niños tienen, y estoy de acuerdo ;-D

Las personas con hijos deberían pagar más impuestos por emisiones de co2.

No tengo hijos porque no me sale del mismísimo, hombre por favor.

David, por supuesto que he obrado con buena fe al ridiculizar el materialismo tarado y macabro de los adeptos al socialismo.

De todos modos, observo que te tienes una empanada mental muy importante mezclando si uno se muere solo o no con si se puede uno llevar equipaje o que si éste es metafórico y no literal, etc. En fin, un lío que no está a mi alcance. ¿Cuántas veces te has muerto? Porque hablas como todo un experto sobre el tema. Ahora mismo estás vivo, ¿no? Me gustaría que me aclararas este último aspecto. Le ruego la mayor sinceridad posible, porque no me gustaría emplear parte de mi tiempo libre en un día festivo con un muerto.

Tengo 32 años, pareja desde hace 10 y no tenemos hijos. Siempre había pensado que querría tener, pero cuanto más tiempo pasa, menos claro lo tengo.
Desde hace unos años la pregunta no falta y los comentarios de que seré una madre mayor y bla bla bla. Cada vez que alguien se pone pesado le pregunto si va a criar a mis hijos; me indigna la falta de respeto en un tema que es tan personal.
Todavía hay gente que cree que todos debemos llevar la misma vida lineal, pero por qué si yo aguanto a sus hijos, respeto el bombardeo en facebook de todos los posts hablando de lo maravilloso y meritorio que es ser madre, y respeto su opción de haberlos tenido no son ellos capaces de aceptar que hay diversidad de criterios en esta vida?

Yo si siento esa presion, "amigos" que te preguntan porque no tienes hijos, y ante tus objeciones te dice que son tonterias... No he visto mas falta de respeto que en ningun tema. Los comentarios de mis padres y suegros sobre ello han ido remitiendo, pero para mi eran mas comprensibles, el deseo de tener nietos,etc... Yo si siento en mi entorno esa maldita presion. ¿Porque hay esa falta de sensibilidad y discreccion al menos, en un tema tan privado y personal y emocionalmeynte complejo?

Habéis visto "Idiocracy"???? Nos da una explicación bastante precisa de porque quienes deberían tener hijos no quieren tenerlos y los que deberían ser esterilizados se reproducen como conejos. Y viene a ser la misma razón que aporta Satoshi Kanazawa en "The inteligence paradox; why the intelligent choice isn't always the smart one"

La mejor manera de tener hijos es deseando tenerlos. Cuando uno hace algo por presión o temor al juicio de los otros, lo que hace es cargar con una cruz el resto de sus días. Esto también se puede aplicar a la elección de una carrera u oficio o a la elección de un lugar para vivir. Cuando elegimos por deseo y no por obligación, encontramos lo mejor de nosotros, de lo contrario, somos mediocres.
Traer a un hijo al mundo no es cualquier cosa, respeto profundamente a quienes deciden no hacerlo tanto como a quienes deciden hacerlo. Las estadísticas suelen ser engañosas. El mismo estudio en otra población u otro país, podría dar una media de inteligencia diferente. Porque como alguien dijo, nuestra subjetividad es lo mas importante y esta no se parece nunca la del vecino, pues esta plagada de pequeñas diferencias.
Estos estudios no se hacen pensando en las pequeñas diferencias, sino en las necesarias tendencias, una cuestión simplemente de suma y resta, menos hijos, menos aportes, menos dinero disponible.

Imagino que lo haces con buena "fé"SOCIALISTA, pero te contesto por si acaso, cuando digo que lo subjetivo es lo único que te acompaña al desaparecer de este mundo , hablo en sentido metafórico y no literal. si no lo entiendes te lo puedo explicar. TODAS LAS CRIATURAS DE ESTE MUNDO MUEREN SOLAS, tú también lo harás.
Por otro lado te aconsejo , no des consejos gratuitos a los demás sin conocerles en base a esos prejuicios que tu llamas sabiduría, por que te equivocaras siempre majete. Los curas tuvieron conmigo su oportunidad pero no funcionó, así que con suerte la próxima atinarás más.

Julio, si la mujer tiene assistência obstétrica y anestésica eficiente, los medicos cortan la vagina para el bebé salir mas fácil. Despues costuran y todo vuelve normalito. Algunas con la vagina mucho mas apretada. Ser mamá no és sinônimo de vagina floja!!!!!!!!

David, cuando te mueres te pudres y nada más. No puedes "llevarte nada a la tumba". La experiencia de tener hijos es efímera, como todo en la vida.
Despierta y no dejes que te sigan sacando el dinero los curas.

Soy padre de dos hijos , el segundo llego con 41 años, tras haber recorrido medio mundo y experimentado con casi todo lo que se me puso a tiro o mis recursos personales fueron capaces de maximalizar.
Lo que quiero aportar es que el sacrificio necesario para dar vida y sobre todo para tener una vida propia con ellos y junto , se transforma en entrega esencial . Y por cansino que a ratos sea , desborda y empequeñece toda experiencia pasada.
P.D: dejo claro que que me refiero exclusivamente a mi experiencia subjetiva que es al fin y al cabo lo único importante, aquello que nos llevaremos con nosotros a la tumba.

En la vida sólo se vive una vez. Es una experiencia que recomiendo a todo el mundo. Miren que criaturica: http://xurl.es/nu51w

Hay otro tema que no se ha tocado , a mi las mujeres después de tener un hijo no me ponen nada sexualmente , me las imagino con el crio y se me baja la libido , además de que se eles ensancha la vagina .

Las únicas familias estables y con futuro asegurado en España son las de los partidos políticos. Unas veces se imponen unas y otras veces otras, pero siempre tendrán todas aseguradas sus tetillas del Estado.

Dicho lo cual, yo no sé ustedes, pero yo he conocido a muchísimas mujeres que no han sido madres y que han dado unos tumbos por la vida nada envidiables. Las madres también dan tumbos, por supuesto, pero no hay color.
La vida no es fácil para nadie, pero si sigue la moda esta de parir al final ni siquiera será posible.

Como alguien ha comentado más arriba, no tengo nada claro en mi vida a excepción de no querer tener hijos. No os podéis hacer una idea, algunos supongo que si, de lo asqueada que me llego a sentir cuando alguien hace comentarios sobre 'lo bien que voy a parir con esas caderas' o cuando me dicen eso de 'ya te entrarán las hormonas' para rebatir mi opinión... me hacen sentir como un útero con patas.

Mis padres siempre me cuestionan, que si se debe a que no les quiero o les tengo alguna especie de odio y por ello no quiero disfrutar de las 'cosas buenas que traen los hijos', mis suegros por su parte insisten en que es 'lo mínimo que podrías hacer ya que no tienes estudios, y si no lo quieres tú, lo criamos nosotros'.
Compañeros de trabajo que pese a no ser padres aún proclaman que 'el mayor logro para que una mujer se sienta realizada en la vida es ser madre'.
Chicas de veinte años que me han llegado a llamar loca por no querer ser madre... actualmente tengo veinticinco años, no se qué conclusión sacar puesto que muchos de más arriba comentáis que con más edad apenas os molestan.

Sin embargo lo que más me indigna, pese a que se que la gente hace esto comentarios sin pensar (como decirte que estás más delgada pensando que te hace gozo oír eso), es que traten de negarme y decirme que mi opinión no vale y no la respeten.

la organizacion social y familiar laboral y sobre todo legal en españa no favorece la familia...cuando se equiparen todas estas cuestiones y exista reparto y equilibrio entre todas las partes asunto arreglado

Perdon , quería decir que el articulo no dice que las personas que no quieren tener hijos son mas inteligentes y los que los tienen tontos ( habrá de todo ) pero si de media son mas inteligentes los que no quieren tenerlos y yo añadiroa por lo que veo a mi alrededor bastante mas interesantes también .

Perdon , quería decir que el articulo no dice que las personas que no quieren tener hijos son mas inteligentes y los que los tienen tontos ( habrá de todo ) pero si de media son mas inteligentes los que no quieren tenerlos y yo añadiroa por lo que veo a mi alrededor bastante mas interesantes también .

Perdon , quería decir que el articulo no dice que las personas que no quieren tener hijos son mas inteligentes y los que los tienen tontos ( habrá de todo ) pero si de media son mas inteligentes los que no quieren tenerlos y yo añadiroa por lo que veo a mi alrededor bastante mas interesantes también .

Ah, y para los listillos de siempre: el recurso clásico de las guerras no es la solución, ni moral ni estadísticamente (apenas reducen unas decenas o centenas de millones la población).
Así que un poquito de humildad y solidaridad con el planeta Tierra que nos da la vida y con el resto de la humanidad , por favor.

lo correcto seria poder tener hijos, si el mundo este fuera un lugar sano para ellos. Pero ahora, con las mujeres erroneamente suponiendose igual al hombre, y con la lacra del homosexualismo tomados como bandera politica, con la aceptacion de todas estas aberraciones como patrones de conducta aceptables, veo muy dificil para los nignos criarse en este mundo. Quizas las cosas sean mejores despues de que este mundo perverso alce fuego y vuelva a ser repoblado con gente que vuelva a los valores espirituales de verdad

Cuando alguien dice MI hijo no piensa en el hijo sino en
él mismo y casi todos se olvidan de los sentimientos del hijo y aparecen conductas posesivas sobre voluntades ajenas. Entonces quien es el egoista el que los tiene o el que no?.
Los hijos siempre se tuvieron y en cantidad por una razón de soledad miedo y sobre todo necesidad. A la vejez y para que el padre se retirase de sus labores y viviese asi mejor.
Dicho esto para que todos lo tengais claro lo difícil no es ser padre o madre se hace en un polvo de 3 minutos. Lo realmente dificil es ser HIJO y aguantar el egoismo de los padres.
Aun asi no me imoortaria tenerlos pero sino los tengo no soy egoista sino generoso que no os enterais de nada!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal