De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Cuando la opción es no tenerlos

Por: | 15 de agosto de 2013

Post

La revista Time publicaba hace unos días un reportaje que incluía una serie de datos que están poniendo los pelos de punta a muchos en EE UU. El número de mujeres que ha pasado la edad de procrear sin hacerlo se ha elevado un 9% entre 2007 y 2011, de forma que son ya casi una de cada cinco mujeres las que en EE UU han optado por no tener hijos, cuando solo una de cada 10 escogía esta opción en los años 70. Es la tasa de fertilidad más baja de la historia del país.

Muchos podrán pensar que la crisis que vivimos desde hace ya unos eternos cinco años tiene que ver con este brusco declinar de la fertilidad entre las estadounidenses, pero no es la única explicación. De hecho, la caída de la natalidad es superior a la registrada durante los pavorosos años que siguieron al crash del 29, la llamada Gran Depresión. Además, ya antes de la crisis, en 2008, el porcentaje de mujeres entre los 40 y los 44 años que no habían parido era del 18%, por un 10% en 1976. Y la tendencia se observa en todos los grupos raciales y sociales. Vamos, que el país se está llenando de lo que la revista llama childless o, más exactamente, childfree, es decir, mujeres o parejas que han decidido voluntariamente no tener hijos. Childless (traducido vendría a ser "sin hijos") evoca, según un testimonio, una carencia, una imposibilidad, mientras que childfree (libre de niños) implica la voluntariedad de no traer prole al mundo.

El reportaje incluye opiniones de expertos, sociólogos, psicólogos y estudiosos de toda índole para tratar de explicar el fenómeno. Algunos hablan de que las mujeres posponen su maternidad para conseguir una sólida posición profesional o sentimental y que, cuando la consiguen, se dan cuenta de que les gusta su vida y que no les merece la pena el sacrificio o, directamente, no les apetece cambiar. Incluso hay quien se ha molestado en calcular el quebranto económico que supone para una mujer aparcar su carrera profesional para criar a sus retoños: un millón de dólares (unos 750.000 euros). La autora del reportaje, Lauren Sandler, cita a un profesor de la London School of Economics, Satoshi Kanazawa, que sostiene una controvertida tesis: cuanto más inteligente es la mujer, menos tendencia tiene a tener hijos. Más en concreto: por cada 15 puntos de más en el cociente intelectual de una mujer, la probabilidad de convertirse en madre desciende un 25%.

Sin embargo, en los testimonios que incluye el reportaje, como el de Laura Scott, Esmeralda Xochitl o Leah Clouse, básicamente lo que le queda a uno es que no tuvieron hijos porque no les dio la gana. En el primer caso, por el recuerdo de la vida de sacrificio que llevó la madre para sacar adelante a los dos hermanos; en el último, por incompatibilidad con sus actividades habituales; en el tercero, porque sí.

Según la tesis del reportaje, la creciente cifra de mujeres en EE UU que opta por dejar a cero la casilla de su maternidad se enfrenta a la mentalidad reinante (“imperativo social”) de un país muy a favor de la descendencia, “obsesionado con los niños”, como dice una. De hecho, al menos dos de las personas que han hablado con Sandler se quejan de la “presión” que les agobia por parte del entorno por no tener hijos. Como ejemplos de esa presión, cita la autora un par de textos: un reciente artículo publicado en The New York Times por Ross Douthat titulado More babies, please (Más niños, por favor), en el que sostenía que la caída de la natalidad es, “de alguna manera, un síntoma del agotamiento moderno”, una señal de “decadencia” que revela “una mentalidad que prioriza el presente sobre el futuro”. Algo así como que cada vez somos más egoístas, más nos miramos el propio ombligo y no pensamos en el mañana. Algo de eso hay, seguro, me da que es una tendencia global, pero no sé hasta qué punto tiene que ver con la natalidad. El otro texto es el libro What to Expect When No One’s Expecting (Qué esperar cuando nadie está esperando, un juego de palabras con el archiconocido Qué esperar cuando estás esperando), de Jonathan V. Last, que achaca al egoísmo la tendencia a no tener hijos y asegura que ese egoísmo será responsable de la destrucción del futuro económico de EE UU, por la reducción de consumidores y contribuyentes. ¿Quién pagará nuestras pensiones?

La presión, sostiene la autora, aumenta sobre las mujeres que deciden no tener hijos por el hecho de que, gracias a las modernas técnicas de fertilidad y a la adopción, convertirse en madre es cada vez más posible incluso para mujeres que clínicamente no pueden serlo. “Nunca he visto tanta presión para que las mujeres sean madres, para que cumplan esa obligación”, dice la escritora Amy Richards en el reportaje. Dado que es una opción cada vez más disponible la de tener hijos, la que no los tiene es juzgada. Y esta presión convive también con la del éxito individual, profesional, también muy presente en EE UU, el país de las oportunidades. Vamos, que si no tienes hijos, mal; y si los tienes, también mal.

Pese a que el colectivo de mujeres o parejas que deciden no pasar por la m/paternidad es cada vez mayor, el texto recoge las quejas tanto por el agobio que provoca esa presión procreadora como por el aislamiento social en que se ven sumidos los childfree frente a sus amigos que se recluyen en sus vidas domésticas llenas de colores pastel. Al hilo de este aspecto, la conductora del blog Motherlode de The New York Times se pregunta de cuántas personas que no tienen hijos se ha hecho amiga desde que fue madre y cuántas oportunidades ha perdido de conocer gente por su maternidad.

 No sé si en España las mujeres sienten esa presión por ser madres. Como dice el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, aquí debe de ser al revés. Hay, dice, una “violencia de género estructural” por el hecho de quedarse embarazadas. Es decir, que se las mira mal o algo así. Sienten las españolas una “presión” de “determinadas estructuras” que, en vez de empujarlas hacia la maternidad, “violenta su derecho a ser madres”, que es, nos recuerda el ministro, para que no lo olvidemos, el “derecho reproductivo por excelencia de la mujer”, por encima, claro está, del del aborto. Menos mal que está él, Gallardón, para defenderlas.

Me temo que en España, las consecuencias de la crisis y los torpes manejos de nuestros gobernantes para sacarnos de ella con un mínimo de solvencia -con lo bien que lo hicieron para meternos- tienen bastante que ver con la decisión de retrasar la maternidad. Y si la decisión es definitiva, ¿quién es nadie para juzgar? Yo decidí tenerlos y a veces siento un pelín de envidia de amigos que se mueven libremente sin hijos. Pero luego llego a casa y un par de sonrisas me dicen que esos exóticos destinos pueden esperar. ¿Cómo lo veis?

Hay 138 Comentarios

Aquí todo el mundo opina como si su óvulo o su espermatozoide fuera el centro del universo.
Si los humanos quieren seguir reproduciéndose como conejos y expandiéndose en progresión geométrica es urgente que empiecen a hacerlo en Marte y en los siguientes planetas por explorar y colonizar o que se ejecute un programa de esterilización global que impida que el límite de 7.500 millones (el ideal serían 1.500 o 2.000 millones) de habitantes jamás se pueda superar.
La ecología es algo más serio e importante que saberse manejar con el contenedor verde, amarillo y azul.
A ver si se empiezan ya a concienciar porque así no vamos a ninguna parte. La Tierra da para lo que da y no se la puede someter a sobrexplotación porque entonces todo se acabó.

A mi el querer mas o menos a la gente porque sea de tu sangre me parece el colmo del egoísmo y el que tener un hijo le parece lo mejor es porque ha tenido una vida bastante triste .

Algunos no saben ni interpretar el articulo , no se ha dicho que las personas que tienen hijos sean inteligentes y las que no los tienen tontas ( habrá de todo ) pero de media si son mas inteligentes y yo por lo que veo a mi alrededor también bastante mas interesantes .

En EEUU como dada vez mas en el mundo, los grandes fondos de inversion controlan a empresas monstruosamente grandes, cuyo ciclo es siempre a largo plazo. Estos grupos estan muy preocupados por esta "aberacion " de no tener niños ya que supondra una quebrato a corte medio y largo plazo por falta de consumo. Haced una lista de productos y vereis cuando lo que sale de todo esto en terminos de negocio....

A los gobiernos les interesa que las personas tengan hijos porque son mas fácilmente controlables .

A los gobiernos les interesa que las personas tengan hijos porque son mas fácilmente controlables .

Hoy cumplo 43 años y soy una mujer que decidió no tener hijos. No sé si por esa circunstancia, pero lo cierto es que este hecho me ha permitido (creo) ir cambiando de trabajo y de ciudad según me ha ido apeteciendo. Ahora hace 2 meses decidimos, mi pareja y yo, venir a Montreal (Canadá), tras abandonar un puesto de trabajo fijo y más o menos bien remunerado en España. En estos momentos, me encuentro a la búsqueda de empleo -o quien sabe si iniciando un nuevo proyecto empresarial.
Creo que, conociéndome, no lo hubiera hecho si hubiera tenido personitas a mi cargo.
Quizás la historia más bien se escribe al revés y es el hecho de no tener hijos lo que me impulsa a una búsqueda constante de algo.. no lo sé.
En Madrid nunca sentí presión, ni siquiera cuando mi hermana tuvo a mi primer y único sobrino, de hecho, la mayor parte de mis amigos en Madrid, con pareja o no, no tienen hijos.. con lo cual, puedo decir que estoy en mi ambiente. No fue el caso en Castellón, donde todos mis compañeros de trabajo y amigos tiene su prole y la pregunta "y tú, ¿para cuándo?" fue bastante recurrente.
Lo cierto es que no debo de tener mucho instinto maternal, pues si mi reloj biológico sonó, nunca lo oí. Y a la fecha.. feliz como una lombriz!

Si nos ciñésemos a lo natural , cada hombre tendría hijos con cientos de mujeres a lo largo de su vida y no tendría ninguna responsabilidad económica ni de cariño sobre ellos , eso es lo verdaderamente natural ¿ lo hacemos ? yo personalmente siempre he visto muchos mas factores negativos que positivos en tener un hijo y tampoco creo en que haya que querer mas o menos a alguien porque sea de tu sangre , de hecho he sido entrenador de un equipo infantil y ver el egoísmo y envidia de algunos padres que matarían al entrenador que no saca a su hijo o al que le quita el puesto me parece vomitivo , cuanto frustrado hay que pretende compensarlo con su hijo y estoy de acuerdo con lo de la inteligencia , normalmente alguien inteligente valora mas pros y contras de las cosas y tiene mas personalidad con las absurdas y retrogradas presiones sociales y ya puestos a criticar lo que si es criticable es esos canis que salen en la tele con 4 hijos con 20 años y sin oficio ni beneficio , eso si que es criticable y no que alguien decida libremente no tener hijos , por cierto , no digo que haya que ser millonario para tener un hijo pero si un minimo de estabilidad económica .

Yo en esta vida tengo poquísimas cosas claras pero la de no tener hijos sin duda es una de las que si tengo claras .

El mundo esta mas cerca de desaparecer por sobrepoblación que por lo contrario .

50 años,nunca tuve hijos desde los 15 ya lo decidí,Respeto mas las decisiones de los demás que las que tuvieron conmigo.Ir en contra tiene siempre un precio,la libertar de uno mismo mas pero sobre todo saber que la persona hoy por hoy no necesito procrear para ser persona y es un acto egoísta pensar en la proyección personal.

Gracias a doñana por su sinceridad. Los padres a veces podemos sentir culpa por arrepentirnos en algunos momentos de haber tenido hijos, y sin embargo los amamos y tiramos para delante con las contradicciones que hay, de alguna manera incorporándolas. La vida no es lineal.

Yo quiero a mis hijos pero me arrepiento profundamente de haberlos tenido, tanto por lo que ha significado para mí como por lo que les hice al traerlos tal y como están las cosas.

Soy una mujer de 42 años sin hijos. Estoy con mi pareja desde hace 12 años y ambos coincidimos en eso. No sé si es una decisión egoísta, pero desde luego no está basada en el aspecto material, pues podríamos mantener uno o más niños, ni en cuestiones de ambición profesional. Simplemente nos gusta nuestra vida tal como es, soy feliz tal como vivo y no he sentido nunca la necesidad, deseo, o imposición de tener niños. Por eso no los he tenido, no sabría dar otra explicación. He vivido en diferentes países a lo largo de mi vida, y sigo moviéndome, me casé bastante tarde, quizás si hubiera vivido toda la vida en la misma ciudad, me hubiera casado más joven y hubiera llevado otra vida, los tendría, podría ser. En cualquier caso, no es la vida que elegí. Al final, lo realmente importante es que he podido tomar la decisión de no procrear libremente sin presiones de ningún tipo (aunque hay gente que te mira raro cuando dices que no quieres hijos) y eso es lo que cuenta. Respeto a los que tienen hijos igual que respeto a los que no tienen hijos, cada uno que viva su vida como decida vivirla mientras respete al resto. Quizás cuando sea anciana me arrepienta, no lo creo, pero nunca se sabe. Tendré que acarrear con ello. Por otro lado, me alegro que no todos seamos iguales, si todos fueran como yo, sería el fin de la humanidad.

Coincido con Alice en que los hijos te vinculan para siempre con personas con las que quizás ya no quieres tener vínculo alguno. A mí me ocurre. Tengo cierta dependencia de lo que haga o no haga el padre, del que estoy divorciada. Me enfadan algunas de sus acciones u omisiones, aunque intento trascender esto. Tuve hijas con alguien no idóneo para mí. Pero yo tampoco soy idónea. Tener hijos es hacerlo en un mundo imperfecto, con una persona imperfecta, apostando, quizás de modo poco realista, que la pareja será feliz y (en mi caso) constituirá una familia tradicional (madre, padre, hijos, familiares de ambas partes ...). En mi caso esta pretensión se quebró por el deseo más fuerte, por mi parte, de ser feliz con una pareja que de tener una familia aparentemente "intacta". Prefiero una familia aparentemente "quebrada" pero real a una pareja infeliz. Bueno, estoy diciendo obviedades, quizás. La cuestión es que esto tiene consecuencias sobre el tener hijos, cuidarlos, mantenerlos. Y de ahí surge la idea de que es quizás más sencillo no tener hijos. Evitar todas estas dependencias. Con todo, siento gran amor por mis niñas y, de modo irracional, me alegro de que estén en el mundo. Finalmente, quisiera decir que el tono de algunos comentarios es innecesariamente hiriente. Hay que saber exponer puntos de vista y experiencias limpiamente.

El tema es sumamente interesante. Lo primero que me hace gracia (humor patético) es que tanta gente se presente hablando de las carreras, los masteres que tienen y los idiomas que hablan... como si eso en sí mismo fuera singularmente meritorio. Debe ser reflejo de la famosa "titulitis" que infecta España. Para una sociedad avanzada, lo meritorio no son los estudios; lo meritorio es cuántos puestos de trabajo has creado, en cuántas patentes económicamente exitosas has intervenido o en qué descubrimientos relevantes para la ciencia has participado. España es el país del mundo con más titulados universitarios... y el país de la OCDE con más paro juvenil, lo que demuestra que los títulos españoles no sirven para gran cosa salvo para exportar mano de obra. Mucho título y poca ciencia e iniciativa. Dicho lo cual, yo soy de esas mujeres que voluntariamente he renunciado a la maternidad, aunque aún estoy a tiempo dado lo joven que soy. Pero dudo mucho que decida ser madre. Me gusta mi vida tal como es. Odio el estrés y amo la libertad de hacer lo que quiera, cuando quiera y como quiera. Incluida la libertad de mandar a paseo para siempre a una persona cuando la veo negativa para mí. Eso no es tan fácil cuando tienes hijos. A veces, muchas veces, siento "estrés ajeno" cuando veo a tantas personas destruidas en vida por tener que aguantar a ex-parejas con las que han tenido hijos el resto de sus vidas, siempre discutiendo por esto o aquello relacionado con los hijos. En un mundo más avanzado, mucho mejor organizado y más justo quizás me hubiera animado a tener hijos; en un mundo tan primitivo e injusto como éste, prefiero seguir siendo libre al 100%. Tener hijos es renunciar a la propia vida y es una opción de alto riesgo dado que tu felicidad va a depender, desde ese momento, de muchas otras personas, desde tu pareja o ex-pareja, la familia extensa, la suerte que tengas con el carácter y la personalidad de tus hijos, pasando por el juez que te toque (en caso de separación), abogados, servicios sociales y un interminable etcétera. Tener hijos es una decisión que te hace menos libre en muchos aspectos. Para mí, quien los tiene en esta sociedad tan atrasada demuestra valentía y amor por el riesgo. Yo... en esta sociedad, NO. Quizás en otra vida.

Thony, de acuerdo con todo lo que dices!!! La vida cambia MUCHO cuando tenemos hijos, para diferente. No és mejor o peor. Lo peor do peor que he visto: arrependerse despues, de ter tenido un hijo. Para esta tragédia no hay solucion!

Nadie és mejor o peor cuando decide no tener hijos. Hay mucha ignorancia, cuando de dice que aquel o aquela que no desea hijos es egoista. Por que egoista? És obvio y natural que lãs personas no quieran procrear en condiciones adversas. Se un pais necessita niños, que madres y padres tengan incentivos, incluso el derecho de la mujer de tener su hijo con anestesia, porque duele muuuucho. Yo jamas tendria hijos se no hubiesse anestesista en el mundo.
Otra cosa muy, muy importante: el hombre tiene su derecho sagrado de no querer ser padre. Y el, no ella debe tener cuidado usando condones. Porque he visto decenas de veces mujeres casadas omitirem que quitaran lá pildora o el DIU y oh! Un embarazo que el papá no quiere. El hombre en este caso és un objeto y no un sujeto. Mucho ojo!!!!!

Yo he tenido siempre muy claro que no quería hijos. Y ahora, con 40 años, dudo mucho que cambie de idea. Pero es porque odio a los niños, porque simplemente el sonido de su voz me resulta insoportable, y los quiero cuanto más lejos mejor. ¿Que otros quieren tenerlos? Me parece perfecto, siempre que sepan controlar a sus retoños para que no se dediquen a molestar a los demás cuando los sacan de casa, y siempre que no se pongan a darme la brasa vendiéndome lo bonito que es tener hijos. Cuando empiezan a hablar de lo maravillosos que son los niños, es cuando yo me pongo a hablar de lo horribles que son, a mala leche. Hoy por hoy, todavía la presión social es para tener hijos, así que ese tipo de frases me ponen a la defensiva. Pero si no me vienen con esas, me abstendré de meter las narices en las decisiones que toman los demás, es su problema.

1.- El reportaje es muy interesante, aunque el tema Gallardón está metido con calzador y sinceramente no viene a cuento a mi entender (y no soy precisamente un fan de nuestro Ministro).
2.- Algunos comentarios reivindicando la opción tener hijos o no tener hijos son de patio de colegio y de "y yo más"...Un poco de madurez por favor, que ya somos mayorcitos como para saber respetar la opción ajena en algo tan personal e íntimo como la m/p aternidad
3.- Cuando miro a mi alrededor me encuentro con que el 90% de las parejas y matrimonios que tienen hijos están divorciadas o rotas y otras en las que sé que hay infidelidades o sin llegar a tanto simplemente una convivencia pacífica pero que dista mucho de ser una relación de pareja como yo la entiendo y creo que todos la entendemos.
A mí me da pena de los hijos de mis famliares y amigos que están en esa situación, que son los que sufren las consecuencias de verdad y además para toda la vida.
Por eso pienso que tener un hijo no es una opción como tener un gato, y creo que a veces hay mucha gente que se deja llevar por la presión social de tener una pareja y procrear como si tal cosa, sin hacer examen de conciencia y ser sinceros con ellos mismos para darse cuenta de si la persona con la que se decide algo tan importante es la idónea.
4.- Para algún comentario que habla de las bondades de tener hijos, de que su vida no cambia, de que sigue saliendo, viajando, pasándoselo chupi con su churri y disfrutando como si fuera un jovial adolescente sin ninguna carga...sinceramente no es así. Seguro que tener hijos es maravilloso pero la vida cambia, ni a peor ni a mejor, simplemente es otra vida diferente, ya que no se puede tener todo y un hijo implica un sacrificio para siempre y por tanto la renuncia a un estilo de vida.
5.- Que cada uno haga lo que quiera. Ninguna opción es la mejor, ni la peor. Simplemente son dos modos de vivir distintos.
Saludos.

El que tiene hijos se empegna en convencer al que no tiene para que los tenga, para asi no sentirse celoso cuando el que no los tiene hace su vida "sin". El que no tiene hijos se empegna en convencer al que tiene de que es mejor no tenerlos para no sentirse mal cuando le da la vena p/maternal. Al final todos somos iguales y todos queremos que todos seamos iguales "con o sin hijos". Para no envidiar al vecino mejor ser todos iguales. Mi teoria es que solo el no envidioso y seguro de si mismo es capaz de respetar al vecino en su decision y ver las cosas buenas y las malas de cada opcion. Abrid la mente.

Adoro a mis dos hijas y me han enseñado muchas cosas, en especial a ver la vida desde otros ángulos. Pero desde el punto de vista material son una carga a veces difícil, en particular porque estoy divorciada y el padre no paga pensión alimenticia. También pienso que a mis dos maravillosas hijas les irá mejor en la vida si no tienen hijos, dada la precariedad inherente de la pareja.

Pero si todas tuvieramos niños, ¿quién estaría trabajando más de la cuenta para cubrir las bajas maternales/paternales y otros ausencias inevitables de sus compañeros? ¿Quién se quedaría en la oficina cuando el padre de turno tiene que irse pronto porque tiene que recoger el niño de la guardería? ¿Quién pagaría más impuestos/contribuciones sociales para pagar las ayudas familiares/reducciones de impuestos que disfrutan? El sistema español está diseñado para promover la procreación a coste de los childfree. No digo que esto sea bien o mal, pero lo que no acepto es que en este país me llaman más egoista por no tener hijos, cuando gano menos, pago más impuestos y contribuciones, y trabajo más horas, que mis compañeros padres. Y el argumento que necesitamos mantener la población para pagar nuestras futuras pensiones no es solo egoista sino me parece una falacia. ¿De verdad creeis que vamos a recibir una pensión del estado pagado por los trabajadores de entonces cuando nos jubilemos? Yo creo que lo más probable es que no haya pensión estatal, o que sea mínima y solo para los más necesitados, y que la gran mayoría tendremos que tirar de ahorros y fondos de pensiones privados. Y si eso es así, seremos la generación doblemente castigada, porque estaremos pagando las pensiones de los actuales jubilados y ahorrando para nuestros propios futuros. Pero eso es otro tema...

Veo aquí mucho máster y mucha competencia lingüistica, así que la mayoría no tendréis problemas en entender este video que vale perfectamente para aquellos que optan por no tener hijos: http://www.youtube.com/watch?v=x81M3g3zjXc

Que si egoísta tú, que si egoísta el otro. Todas las opiniones son válidas, todos con sus criterios, valores y experiencias comparten sus pensamientos en este blog. Yo no voy a criticar ninguna de las opciones. Me gustaría centrarme más en que si se decide tener hijos, hay que ser inteligentes y educarlos basándose en el respeto, la empatía y la solidaridad. Sólo así los hijos podrán ser ciudadanos útiles y provechosos tanto para ellos mismos (ser felices), como para la sociedad en general.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal