De mamas & de papas

De mamas & de papas

De la comedia más almibarada al thriller más terrorífico, todo es posible en un día con hijos. En este espacio, padres y madres que a la vez son periodistas, y los lectores, comparten información y experiencias para sobrevivir a estos años apasionantes pero agotadores. Participa en los comentarios o a través de nuestro correo

Cuando la opción es no tenerlos

Por: | 15 de agosto de 2013

Post

La revista Time publicaba hace unos días un reportaje que incluía una serie de datos que están poniendo los pelos de punta a muchos en EE UU. El número de mujeres que ha pasado la edad de procrear sin hacerlo se ha elevado un 9% entre 2007 y 2011, de forma que son ya casi una de cada cinco mujeres las que en EE UU han optado por no tener hijos, cuando solo una de cada 10 escogía esta opción en los años 70. Es la tasa de fertilidad más baja de la historia del país.

Muchos podrán pensar que la crisis que vivimos desde hace ya unos eternos cinco años tiene que ver con este brusco declinar de la fertilidad entre las estadounidenses, pero no es la única explicación. De hecho, la caída de la natalidad es superior a la registrada durante los pavorosos años que siguieron al crash del 29, la llamada Gran Depresión. Además, ya antes de la crisis, en 2008, el porcentaje de mujeres entre los 40 y los 44 años que no habían parido era del 18%, por un 10% en 1976. Y la tendencia se observa en todos los grupos raciales y sociales. Vamos, que el país se está llenando de lo que la revista llama childless o, más exactamente, childfree, es decir, mujeres o parejas que han decidido voluntariamente no tener hijos. Childless (traducido vendría a ser "sin hijos") evoca, según un testimonio, una carencia, una imposibilidad, mientras que childfree (libre de niños) implica la voluntariedad de no traer prole al mundo.

El reportaje incluye opiniones de expertos, sociólogos, psicólogos y estudiosos de toda índole para tratar de explicar el fenómeno. Algunos hablan de que las mujeres posponen su maternidad para conseguir una sólida posición profesional o sentimental y que, cuando la consiguen, se dan cuenta de que les gusta su vida y que no les merece la pena el sacrificio o, directamente, no les apetece cambiar. Incluso hay quien se ha molestado en calcular el quebranto económico que supone para una mujer aparcar su carrera profesional para criar a sus retoños: un millón de dólares (unos 750.000 euros). La autora del reportaje, Lauren Sandler, cita a un profesor de la London School of Economics, Satoshi Kanazawa, que sostiene una controvertida tesis: cuanto más inteligente es la mujer, menos tendencia tiene a tener hijos. Más en concreto: por cada 15 puntos de más en el cociente intelectual de una mujer, la probabilidad de convertirse en madre desciende un 25%.

Sin embargo, en los testimonios que incluye el reportaje, como el de Laura Scott, Esmeralda Xochitl o Leah Clouse, básicamente lo que le queda a uno es que no tuvieron hijos porque no les dio la gana. En el primer caso, por el recuerdo de la vida de sacrificio que llevó la madre para sacar adelante a los dos hermanos; en el último, por incompatibilidad con sus actividades habituales; en el tercero, porque sí.

Según la tesis del reportaje, la creciente cifra de mujeres en EE UU que opta por dejar a cero la casilla de su maternidad se enfrenta a la mentalidad reinante (“imperativo social”) de un país muy a favor de la descendencia, “obsesionado con los niños”, como dice una. De hecho, al menos dos de las personas que han hablado con Sandler se quejan de la “presión” que les agobia por parte del entorno por no tener hijos. Como ejemplos de esa presión, cita la autora un par de textos: un reciente artículo publicado en The New York Times por Ross Douthat titulado More babies, please (Más niños, por favor), en el que sostenía que la caída de la natalidad es, “de alguna manera, un síntoma del agotamiento moderno”, una señal de “decadencia” que revela “una mentalidad que prioriza el presente sobre el futuro”. Algo así como que cada vez somos más egoístas, más nos miramos el propio ombligo y no pensamos en el mañana. Algo de eso hay, seguro, me da que es una tendencia global, pero no sé hasta qué punto tiene que ver con la natalidad. El otro texto es el libro What to Expect When No One’s Expecting (Qué esperar cuando nadie está esperando, un juego de palabras con el archiconocido Qué esperar cuando estás esperando), de Jonathan V. Last, que achaca al egoísmo la tendencia a no tener hijos y asegura que ese egoísmo será responsable de la destrucción del futuro económico de EE UU, por la reducción de consumidores y contribuyentes. ¿Quién pagará nuestras pensiones?

La presión, sostiene la autora, aumenta sobre las mujeres que deciden no tener hijos por el hecho de que, gracias a las modernas técnicas de fertilidad y a la adopción, convertirse en madre es cada vez más posible incluso para mujeres que clínicamente no pueden serlo. “Nunca he visto tanta presión para que las mujeres sean madres, para que cumplan esa obligación”, dice la escritora Amy Richards en el reportaje. Dado que es una opción cada vez más disponible la de tener hijos, la que no los tiene es juzgada. Y esta presión convive también con la del éxito individual, profesional, también muy presente en EE UU, el país de las oportunidades. Vamos, que si no tienes hijos, mal; y si los tienes, también mal.

Pese a que el colectivo de mujeres o parejas que deciden no pasar por la m/paternidad es cada vez mayor, el texto recoge las quejas tanto por el agobio que provoca esa presión procreadora como por el aislamiento social en que se ven sumidos los childfree frente a sus amigos que se recluyen en sus vidas domésticas llenas de colores pastel. Al hilo de este aspecto, la conductora del blog Motherlode de The New York Times se pregunta de cuántas personas que no tienen hijos se ha hecho amiga desde que fue madre y cuántas oportunidades ha perdido de conocer gente por su maternidad.

 No sé si en España las mujeres sienten esa presión por ser madres. Como dice el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, aquí debe de ser al revés. Hay, dice, una “violencia de género estructural” por el hecho de quedarse embarazadas. Es decir, que se las mira mal o algo así. Sienten las españolas una “presión” de “determinadas estructuras” que, en vez de empujarlas hacia la maternidad, “violenta su derecho a ser madres”, que es, nos recuerda el ministro, para que no lo olvidemos, el “derecho reproductivo por excelencia de la mujer”, por encima, claro está, del del aborto. Menos mal que está él, Gallardón, para defenderlas.

Me temo que en España, las consecuencias de la crisis y los torpes manejos de nuestros gobernantes para sacarnos de ella con un mínimo de solvencia -con lo bien que lo hicieron para meternos- tienen bastante que ver con la decisión de retrasar la maternidad. Y si la decisión es definitiva, ¿quién es nadie para juzgar? Yo decidí tenerlos y a veces siento un pelín de envidia de amigos que se mueven libremente sin hijos. Pero luego llego a casa y un par de sonrisas me dicen que esos exóticos destinos pueden esperar. ¿Cómo lo veis?

Hay 138 Comentarios

Cada cual que haga lo que quiera, lo que le parezca, lo que le apetezca, lo que le venga en gana, lo realmente estomagante y de una miseria personal supina es hacer gala de las decisiones -que las mas de las veces no llegan ni a serlo- mas bien meras circustancias de la vida de cada cual (que gestiona de diversa manera a medida que llegan, sobre la marcha) de las que sobran teorias, mistificaciones y analisis sociologicos varios. El ser humano es el rey de la justificacion a posteriori, lo cual esta muy bien -nos hace menos infelices- pero que en general no tiene planificacion, ni racionalidad alguna salvo la posterior coartada justificatoria de cualquier statu quo actual. Lo que es horrible y sangrante es la actitud prepotente y perdonavidas presente tambien en las opiniones del foro, sobre la supuesta superioridad de una u otra decision, tanto de unos como de otros.

Al lío. Es obvio que la presión es para que se tengan hijos. Hay quien la resiste y quien no, pero creo que es absurdo negar la evidencia: se sigue considerando "lo normal" tener hijos y quienes no los tenemos somos calificados de egoistas (para muestra, los comentarios que hay aquí). Yo también tengo una carrera, dos másters y cuatro idiomas pero no creo que eso esté absolutamente ligado a la decisión de tener hijos. En todo caso puede estarlo al hecho de retrasarlo. Aunque tengo 32 años y tengo oportunidad de cambiar de opinión, mi idea es no tener hijos, nunca tuve esa inquietud. Tampoco la tiene mi pareja. Estamos cansados de escuchar eso de "ya te arrepentirás". Es algo que a mí ni se me pasa por la cabeza decirle a quien los va a tener, ni siquiera si el momento elegido es inoportuno, es su decisión y asumo que está meditada y hará feliz a quien la toma. Sería muy conveniente que respetasen igual a quienes optamos por un camino distinto.

Yo acabo de enterarme de que voy a ser padre por segunda vez de forma inesperada. Tiene sus pro y sus contra pero si dejas pasar el tiempo al final te arrepientes. Fines de semana al campo, verles descubrir cosas, la Navidad... Desde que tengo hijos no viajamos y no hacemos muchas cosas. A veces eso me frustra pero lo que me hace sentir mi hijo no lo he experimentado nunca con ninguna otra cosa.

Hasta el siglo XIX, inclusive, las mujeres tenían como media entre 6 y 12 hijos/as y la mortandad infantil -y no solo infantil- también era alta, lo cual provocaba un cierto equilibrio demográfico. El progreso de la ciencia médica hizo bajar la mortalidad en todos los niveles y ello repercutió en el aumento de la población, que a escala planetaria se sitúa en unos 7 mil millones de habitantes. Luego, el problema reside en controlar la natalidad, con anti-conceptivos, no con abortos. Esto implica educar sexualmente a la juventud, es decir, como parte de la enseñanza escolar. Si en los siglos siguientes no se controla el crecimiento demográfíco nuestro Planeta llegaría a la destrucción de su habitat.

Ummm... !! Leo que alguien es más inteligente porque en su día ha tomado una decisión y le ha salido bien. Felicidades por ello, pero las cosas no son ni blancas ni negras y la vida no tiene una lógica, Se puede ser feliz sin tener hijos, pero también se puede ser feliz, sin viajar, o incluso teniendo un mal trabajo, el asunto es querer ser feliz. Hay gente feliz quedándose en casa y no tiene hijos, hay gente feliz emborrachándose todos los días, otros son felices con el celibato y otros tirándose cualquier cosa que se mueva, otros van y vienen. Me parece que todos somos distintos y la vida no siempre es como nos proponemos. Intenten ustedes ser un africano o un palestino y propónganse algo (ser una bomba humana quizás?). Que los católicos en España se sientan perseguidos o presionados por los "no católicos" o por hacer algo "contra la doctrina"...hay que tener un morro que te lo pisas.

Perdón por el lapsus, quise decir a costa del contribuyente, se me escapó una N.
Por lo demás, lo que quiero decir es que con tanto recorte en sanidad, hay que fecundar a las mujeres que no optaron por la fecundación en su momento para seguir trepando en la escala social y laboral. y mientras los ancianos sin dientes, sin gafas y casi sin pensión. Todo para satisfacer a las mujeres añosas que desean un bebé fuera de tiempo.

¿No será de tendencia egoísta el tener hijos? ¿Por qué tienes hijos? ¿Para que aseguran las pensiones? Joder, si eso no es egoísmo... La gente tiene hijos porque no existe tiquet de devolución porque, si no, los centros comerciales estarían llenos de devoluciones. Los pro-niños siempre han tratado de vender la moto diciendo que con niños es mejor (resumo todo lo que dicen en esa frase). ¡Y una mierda con papas! Respeto a las personas que han optado por tenerlos pero, no me jodas, sin niños es infinitamente mejor. Y si al final te arrepientes, es que te has engañado a ti mismo. Es otra opción de vivir la vida, sin nadie. Solo. Nacemos y morimos solos. ¿Para qué estar siempre acompañados? ¿Miedo a la soledad? Bueno, esta es mi opinión, la cual no es ni mejor ni peor que otra, pero... es la mía. Salud (sin niños, je, je).

Tener o no tener hijos en decisión personal (salvo que vengan por un descuido, dentro o fuera de la pareja) lo que es tremendamente EGOISTA es dejar pasar el tiempo por medrar y después pedir FECUNDACIÓN ASISTIDA a consta de los contribuyentes. Eso si que es egoismo y no temer el riesgo de malformaciones en el feto.

Para la bióloga, con cariño ;-)

Tengo 43 años, soy ingeniera agrónoma, un master, hablo tres idiomas, soy corredora, fotografa aficionada, me apaño con la ropa, cocino lo que puedo, hago punto de cruz de aquella manera y comercializo todo lo que se les queda pequeño a mis hijos (el próximo fin de semana tenemos mercadillo) y tengo un marido de chuparse los dedos. Soy muchas cosas y, además de todo eso, soy MADRE. No sé si será por inteligencia o supervivencia pero es una de las mejores cosas que he hecho en mi vida. El ser madre no para de traerme satisfacciones y algún mal rato también, pero generalmente las satisfacciones los compensan.

No me gusta la gente que no es capaz de mostrar el respeto debido a la gente que opta por ser ESO o por no serlo.

Guapa, mejor empiezas a abrir tu mente a otras opciones que, sin ser la tuya, son igual de válidas. Muestra que toda tu inteligencia sirve para algo.

PD. ah! y también trabajo, y viajo y salgo con amigos y voy al cine y a cenar con mi churri...

Se puede -o no- tener hijos, eso no deja de ser una opcion personal, y ambas son muy respetables. Pero yo sinceramente me pregunto si, entre los que optan por el no, el arrepentimiento luego llega tarde, cuando es demasiado tarde.

La inteligencia no se mide por el número de hijos que uno tiene o deja de tener. Yo, siendo padre, hago muchisimas cosas que me gustan como hacer senderismo, viajar, cocinar, ir al parque, ... y todo ello con mi hijo de apenas un año. Sí, uno puede hacer lo que quiera a pesar de tener hijos, y sí, me considero más inteligente que la mayoría de gente que opina que no tener hijos es de personas más inteligentes.
En cuanto a la excusa de la superpoblación, he oído muchas autoexcusas para no ser padres, pero ninguna tan demagógica como esa.

Concebir y "amar la vida" son términos contrarios. Quizás a eso se refiere ese estudio que dice que las mujeres que han decidido no parir son más inteligentes. Si amas adoptas, que ellos ya estan aquí.

Solo conozco un caso de persona sin hijos en la generacion de mis padres, una tia soltera... Ha vivido como ha querido y ha tenido muchas ventajas, pero ahora con ochenta anyos se lamenta de la "suerte que tienen mis padres que nos tienen a nosotros". Tengo 40, soy licenciada y doctora, he vivido en varios paises y hablo tres idiomas (y no lo digo por darme pisto sino porque parece que para hablar del tema hay que dar las credenciales) y tengo dos hijos que me dan disgustos, preocupaciones... y la mayor dosis de satisfacciones que he recibido en mi vida. Moraleja: cada cual es libre de hacer lo que quiera con su vida, pero por favor, que no lo asocie a la inteligencia y que luego se aguante dignamente con la decision que ha tomado.
Un supersaludo

da pena ver cómo se crean malentendidos en este foro, cómo estos adultos responsables, que toman decisiones maduras de tener o no tener hijos, no son capaces de comunicarse en paz. Ufff, jesusito, que me quede como estoy!!!

Ay, las mártires de la maternidad... Pobrecitas... Todos sufrimos presión: Los solteros para que se casen, los casados infelices para que se divorcien, los divorciados para que “rehagan” su vida (esta me hace mucha gracia), los asexuales para que tengan sexo, las amas de casa para que trabajen, los que trabajan para que dediquen más tiempo a sus familias, … @Silvia: Te diré mi principal razón para haber tenido hijos. Porque AMO la vida. Y porque no concibo mayor regalo que darle a alguien la oportunidad de VIVIR y descubrir el mundo. Si puedo, intentaré ayudarle a no cometer mis errores para que pueda tener una vida más feliz que la mía. Creo que con eso, basta. @Inés: Si no has encontrado al padre perfecto, ¿te has planteado que quizás la razón sea que tú tampoco les pareces la madre perfecta? Un poco de introspección, por favor. @Tamarinda: No tener hijos porque antepones tus necesidades a las de otros es un claro signo de EGOISMO. Creo que es algo que no admite discusión. Pero, ¿acaso tiene algo de malo ser egoísta? ¿Por qué tanto miedo a las palabras? Es un egoísmo que no daña a nadie – en caso extremo, sólo a ti mismo -, así que, ¿qué más da? ¿Tanta importancia le damos a lo que los demás piensen de nosotros? Se supone que ya somos mayorcitos... Entiendo, sin embargo, los miedos de nuestros mayores. Si nuestros hijos se niegan a tener hijos propios porque no quieren “molestias”, ¿qué sucederá el día que, en nuestra vejez, quizás necesitemos la ayuda de nuestros hijos? ¿Nos la negaran o nos la darán de mala gana porque “molestamos”? Me parece un temor legítimo... @Federico: Para tener pareja, ya es necesario tu punto 1 (brindar amor, sacrificios, paciencia, esfuerzo). En cuanto a la pasta, uno se adapta a las necesidades crecientes. Me parece un engaño hacerlo al revés porque el tiempo que perdemos intentando crear las condiciones propicias es un tiempo que no volverá. Y tendemos a exagerar las necesidades. No es para tanto. @María: Déjeme resumir su entrada: “soy joven e inexperta”. Y miope, si no ciega. Todo lo que hace, se puede hacer o aprender siendo madre. Las madres que tanto asco le dan probablemente no terminan de aceptar las consecuencias de sus decisiones. Y es que hay personas que viven en una adolescencia perpetua. Aprenda algo de humildad y valórese a sí misma por usted misma, no mediante el desprecio a los demás. Pisotear a los que tiene alrededor no le va a hacer parece más alta sino más tirana.

Yo decidí no tener hijos ya en mi adolescencia. No quería perder mi libertad ni contribuir a la superpoblación. No veo qué hay de bueno en este mundo para cometer semejante barbaridad, la concepción. Es más, creo que es el mayor acto de egoísmo posible. ¿Caída de la natalidad? La humanidad no para de aumentar. Además una mujer no se define por su capacidad de ser madre, eso es puro fascismo, puro machismo. Una mujer se realiza en la medida en que es feliz y está satisfecha con su vida. ¿Nadie recuerda que la planificación familiar eera una idea base de la izquierda, que la muejr no está obligada a parir y limpiar? Nunca me he arrepentido de mi decisión, y cuando veo a amigas mías de la carrera con trabajos miserables que apenas dan para dejar a sus críos a las 7 de la mañana en una guardería y estar con ellos media hora por la noche... Y esa cara con la que me miran cuando les cuento lo que he hecho durante la última semana o cuáles son mis próximos planes... No pienso dejar de viajar cuando me apetezca, no pienso dejar de ir al cine ni a cenar. Me gusta mi carrera profesional y mi vida sexual, mucho más interesante que el de esas madres. Seguramente es verdad que soy más inteligente y no voy a pedir perdón por ello.

Es increíble, por aquí alguien ataca a las madres solteras por "egoístas". Nos hemos vuelto locos? Viva la vida y viva la natalidad. Sinceramente, creo que tener hijos hace a las personas más felices, aunque entiendo que en el mundo haya diversidad. Pero si una toma esa decisión, que haya valorado realmente los pros y los contras. El contra fundamental es que una o varias vidas, con todo lo que ello significa, dejan de existir. Lo que "es" en potencia también es importante. Europa, además, va a perder población pronto si las tendencias continúan, justamente el continente que puede aceptar sin problemas más población.

El argumente ese de que hay que tener hijos para que paguen nuestras pensiones es una falacia: los que pagarán nuestras pensiones son los puestos de trabajo que generan cotizaciones al Estado. No es por falta de personal (que siempre habrá) sino de empleo. En la actualidad, con un 50 % de jóvenes en paro todavía quieren que tengamos más futuros parados, ¿para qué? ¿Para que los salarios bajen aún mas?

A mí me parece tan respetable tenerlos como no tenerlos, siendo mujer u hombre pues en un hecho tan decisivo como este, cada uno es dueño de su propia decisión o de la común, en el caso de la pareja. No me parece bien pues que ni de un lado, ni de otro se critique el egoísmo de tal o tal otra decisión. Tampoco me parece que una mujer se realice teniendo hijos puesto que un ser humano no depende de eso para llevar su vida hacia el máximo exponente, hacia la mejor versión de sí misma. Uno tiene que hacer en su vida lo que más le convenga y eso no tiene porque ser necesariamente egoísta siempre que se respete a los demás y a la colectividad que somos todos.
Dicho esto, no tengo hijos quizás un día los tenga, quiero pensarlo bien antes aunque sepa que no debo esperar a estar listo o bien no los tendré nunca :)
Por último decir que me parece horrible decir o justificar el no tener hijos con el argumento de que hay demasiada gente en el mundo, las personas no somos números y si todos colaborásemos más y fuésemos más ecologistas,solidarios y justos en el mundo no faltaría nada para nadie. Decir lo contrario me parece terrible, fruto de un pensamiento pragmático y económico que mide lo humano con números y ese no es nuestro valor amigos!

Respeto totalmente que alguien no quiera tener hijos, pero publicitar las "bondades" de la no natalidad me parece suicida. Creo que todos los que estamos aquí estaremos contentos de haber nacido, y agradeceremos que nuestros padres no tomaran la decisión de ser "childfree". Traer hijos al mundo es algo enormemente positivo, siempre y cuando la vida nos parezca algo positivo. Estar en contra de la natalidad (que debe ser libre y planificada, eso sí) es equivalente a considerar la vida algo negativo. Muy mal camino, y nada progresista.

Respuesta a Casiopea.
Me parece muy respetable la opcion de no tener hijos, es una eleccion personal y punto.
Lo que no acepto es la idea de que los que hemos elegido tener hijos, o los que no tenemos carreras y dos masters, seamos menos inteligentes. Eso es lo que sugieren algunas personas que escriben aqui.

A la bióloga: Lástima que tus másters del universo no incluyesen ortografía y gramática. Tal vez el próximo, aun eres muy joven.

Ya que se me pregunta, lo respondo. Siempre me vi como padre, desde pequeño. Ya de adulto, seguía con la idea, pero no me atrevía, no veía nunca que fuese el momento oportuno. Hasta que, por sorpresa, llegó. Y pasé mucho miedo. No sabría decir por qué quería ser padre. Supongo que me atraía la experiencia. Ahora que lo soy, lo que puedo decir es que no es por egoísmo, por tener compañía o asegurarme la pensión. Lo que me llena es compartir, enseñar, cuidar, ser refugio y llevarme a cambio nada. O una sonrisa. No te llevas mucho más, os lo aseguro. Poco me importa quién me pague la pensión, espero que nadie tenga que hacerlo

Tener hijos o no tenerlos es una opción personal (o de pareja) que nunca creo que se deba criticar. Pero a María la Bióloga le digo que mi madre tiene un curriculum mejor que el suyo y tiene dos hijos; además, ya te gustaría a ti convertirte en algo parecido al ESO que es la madre de mi hija.

Como respuesta a Kreuzberg: Tengo 42 y muchas experiencias vitales y laborales en mi currículum. Y también tengo muy claro que no deseo ser madre. Hay personas que lo tienen claro desde muy temprano. A otras nos pasa recién cumplida la treintena. No veo que tenga nada de malo que la inteligencia de nadie "se pierda" si una generación (y sobre todo una misma) puede aprovecharla y disfrutarla. Pensar en el futuro - en cuando ya no estemos aquí - es, para mí, lo egoísta en realidad: ¿y si es nuestro ego sólo el que quiere perpetuarse a través de nuestra descendencia? Un saludo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

¡Participa!

¿Tienes dudas sobre cuestiones pediátricas o de crianza para nuestro consultorio? ¿Quieres compartir alguna experiencia o proyecto interesante? ¿Conoces algún plan interesante para ir con niños? Escríbenos aquí

Eskup

Libros

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

Cosas que nadie te contó antes de tener hijos

por Cecilia Jan

Tener hijos está bien. En eso estamos todos de acuerdo. Es uno de los momentos más felices en la vida de una persona. Pero, como diría el maestro Yoda, tiene también un lado oscuro: falta de sueño, pechos caídos, poco sexo (y rapidito), gritos, llantos y discusiones... ¿Por qué nadie nos avisó antes de todo esto? Este libro no es una guía ni un manual de autoayuda, sino un recuento de todas esas cosas, recogidas con humor —la mejor forma de sobrevivir— por una madre reciente y que, pese a tener ya tres niños, se siente aún una primeriza.

Anécdotas de guardería

Anécdotas de guardería

por Javier Salvatierra

Veinte niños que no llegan al metro de estatura. Una habitación cerrada. Un solo adulto. Los enanos juegan, aprenden, comen (¡ellos solos y sin protestar!), duermen la siesta e incluso obedecen hasta que llega la hora de volver a casa. ¿Cómo es posible? Este libro abre la puerta de estas escuelas para contar todo lo que allí sucede. Por fin descubrirás cómo se las ingenia la profe de tu hijo para sobrevivir cada día cuando tú tienes serias dificultades para controlar a un solo niño en casa.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal